You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Podemos


Licencias de televisión

Podemos pide un mayor control sobre las licencias de televisión. No lo hacen como usted y yo, en la barra de un bar, con media docena de cañas en el cuerpo, y poniendo como ejemplos la telebasura de “Gran Hermano”, la cadena facha de los obispos o la sinvergonzonería del duopolio formado por Atresmedia y Mediaset. Lo hacen en el Congreso de los Diputados y como proposición de ley. Reclaman lo que es habitual en países civilizados: un Consejo Estatal independiente.

Algunos dirán que lo que en realidad quiere el coletas es controlar los medios, como todos los estalinistas leninistas bolivarianos perroflautas antisistemas. Bien. Si se molestara en leer la denuncia comprendería que se trata de, simplemente, cumplir la ley: “tanto en el sector radiofónico como en el televisivo se observa una falta de seguimiento sobre el uso de las frecuencias, con un claro incumplimiento de las obligaciones adquiridas en los pliegos de los diferentes concursos públicos”.

No olvidemos que Mediaset y Atresmedia controlan el 88% de la publicidad, y el pasado año sumaron 434,2 millones de un total de ingresos publicitarios televisivos de 477,1 millones.

Este es uno de los temas que se tratan de manera obsesiva en este blog. Las licencias de televisión. La ausencia de pluralismo, el amiguísmo en su concesión, la creación de un duopolio, la falta de competencia, los abusos con la publicidad, la falta de respeto a los horarios infantiles, la ausencia de servicio público. Sí, las licencias a las cadenas privadas no se conceden solo para que ganen dinero dos empresas, o para que ayuden a sostener esta falsa democracia, o para que mantengan anestesiada a la población. Deben cumplir ciertas reglas, ciertas obligaciones, ofrecer una calidad mínima, algo de servicio público.

Podemos no pide una televisión a la venezolana. Pide “favorecer un sector mediático plural, diverso y democrático, fomentando la producción nacional y la creación de empleo en el sector de la comunicación en España”. De seguir como estamos, sin pluralismo, sin calidad, sin competitividad y sin servicio público, quizá deberían revisarse las concesiones de licencias. Por el bien de la democracia.

ingresos-publicitarios-tv-2t15-660x330

 

Un motivo para NO ver la televisión

Coca Cola en lucha

Documental de Georgina Cisquella y Pere Joan Ventura.

2016-10-04-PHOTO-00000002

En enero de 2014, Coca-Cola Iberian Partners, fusión de las 7 embotelladoras españolas, acordó eliminar una de las fábricas mas rentables del país, la planta de Coca-Cola Fuenlabrada (Madrid), al amparo de la Reforma Laboral. Una resolución que desencadenaría un largo conflicto, con cientos de familias implicadas, y todavia sin resolver.

Este emocionante y necesario documental da voz a los trabajadores, que explican su lucha titánica frente a una gran multinacional. Cuentan por qué decidieron oponerse al despido y al cierre de su empresa, llevar ese cierre a los tribunales, declararse en huelga y pelear en la calle. Un documental imprescindible en estos tiempos duros de abusos y miserias.

PRESENTACION DEL DOCUMENTAL : SABADO 8 DE OCTUBRE, A LAS 19H

LUGAR: AUDITORIO MARCELINO CAMACHO (CCOO), Calle Lope de Vega 40

ENTRADA LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO.

Coletas en la sopa

Me trago los dos especiales con Pablo Iglesias que emite casi al mismo tiempo el Canal Único de Información en que se ha convertido la televisión en España. Y me queda una profunda sensación de aburrimiento, de vacío, de asco. En Telecinco, Iglesias con niños y con Ana Rosa Quintana, la escritora-presentadora, hablando de memeces. En Antena 3, Iglesias con Susanna Griso hablando de sexo con el salero con que lo harían dos monaguillos eunucos. ¿Esto es lo que nos espera hasta el 26 de junio? Pues estamos jodidos.

Telecinco y Antena 3 son la misma porquería televisiva, de la misma forma que Ana Rosa Quintana y Susanna Griso son la misma bazofia matinal. Las reinas del magazine amarillo, de la noticia sangrienta, del corazón hortera, de los juicios paralelos, de la telebasura tempranera… ahora por la noche. El Canal Único de Información televisivo español, creado por Zapatero para gloria y beneficio de sus colegas y aledaños, hace que enchufar el electrodoméstico sea conectarnos al mismo esfínter, el tubo de salida de la fosa séptica de la comunicación audiovisual: no se puede distinguir si lo que sale es un zurullo de Antena 3 o una boñiga de Telecinco. Pues justo ahí, en el retrete de plasma, se encontraba soriente Iglesias, jugando al baloncesto de mala manera, tirando unos dados eróticos (¿), agarrándose a unos niños resabiados que daban asco, haciendo el juego a unas cadenas de televisión que son idéntica máquina de triturar cerebros, de ahogar inteligencias, de acabar con el sentido crítico.

img_gmartin_20160531-235731_imagenes_lv_otras_fuentes_pabloninos-476-kpvF-U402169522896XpC-992x558@LaVanguardia-Web

El único momento chispeante, para la esperanza, tuvo lugar en el programa de Griso en Antena 3. Mientras camina por la calle con Iglesias alguien la llama “fascista”. Instante tenso de enorme calado emocional, que rompe con la monotonía burguesa y confirma que hay vida inteligente extrapantalla. Un festivo toque de color que la cadena de Planeta no dudó en rentabilizar…

susanna-griso--575x323

Y esto ha sido con la presencia de Pablo Iglesias, sangre supuestamente fresca al servicio de unas televisiones con las venas colapsadas. Ahora llegan los cadáveres andantes, Rivera, Sánchez y Rajoy, la derecha más casposa. La televisión que nos ofrece el Canal Único de Información. Un puto asco.

Un motivo para NO ver la televisión

¡Al cajón!

Autor: Montero Glez.

Editorial: Stella Maris.

al_cajón_portada.indd

Esta es la historia de un mitin de Podemos en Cádiz. Algo que podría resultar poco atractivo en estos tiempos saturados de información electoral, con los líderes de los partidos suplicando presencia mediática, con diarios y televisiones ofreciendo información descafeinada y barata (Canal Único de Información) sobre los cuatro partidos que se reparten la tarta. Nada más lejos de la realidad. “¡Al cajón!” es todo lo que tiene usted que leer sobre política antes del próximo día 26.

La clave está en que la crónica sobre el mitin la escribe no un periodista, más de lo mismo, sino un novelista en estado de gracia, literatura sociopolítica. Montero Glez recibe a Pablo Iglesias y su equipo en la puerta de la comisaría del aeropuerto, les describe y rebautiza, sigue sus pasos y movimientos, analiza sus ideas y sus contradicciones, refleja con precisión sus tics, su escenografía y sus propósitos. Y lo hace desde una original perspectiva, teniendo a la Transición como patético fondo de escenario (“Cuando el capitalismo entra en crisis, saca al fascismo de paseo”) y a la comunicación moderna como tablero de juego.

“El pueblo no perderá nunca su inocencia. Nunca llegará a comprender que el azar no existe y que en este mundo todo obedece a un cálculo secreto. Nunca es Dios, sino el Diablo, quien juega a los dados sobre la capa de Maquiavelo, extendida a modo de tapete para la timba de la democracia. Un juego donde la banca siempre gana”.

Montero Glez situa a Podemos en el decorado político actual con poesía, precisión y cariño. Desmonta a latigazos un socialismo que, a las noticias del día me remito, se descompone en sus propias heces. Y golpea con saña a líderes de paja como Albert Rivera: “Naranjito, candidato elegido por los mercaderes para que el mercado siga autorregulándose y adelgazando a un estado mínimo… La actitud de naranjito refleja piel blanda, semejante a la de esos gatos castrados que se dejan acariciar el lomo por la mano siniestra del capitalismo”.

Francis Scott Fitzgerald, el vividor atormentado que escribió sobre las promesas y la desesperación, se pasea por cada página de este libro para recordarnos que los buenos escritores nadan por debajo del agua y aguantan la respiración. Montero Glez es nuestro hombre rana: ejerce de cronista asilvestrado de la nueva política, se sumerge en la charca morada y traza un perfil magnífico de una campaña electoral que se repite una y otra vez. Literatura de largo recorrido informativo, periodismo con enorme profundidad emocional e intelectual. En resumen: no vote sin leer “¡Al cajón!”.

¿Qué es la corrupción?

En la medianoche del lunes al martes Bertín Osborne y Esperanza Aguirre analizaron los males de la corrupción, en un sonrojante alarde de hipocresía, mientras se zampaban un arrocito en el prime time de Telecinco. “Acabar totalmente (con la corrupción) no se puede, como tampoco con los violadores o los asesinos, pero poner medidas sí”, dijo la mujer que destapó la Gürtel con la boca llena. Llena de mierda: “Volví por miedo a Podemos. He vuelto a la política para evitar que lleguen al gobierno, eso sería un drama”. El cantante con cuentas en Panamá movía la copa de vino, servida con decantador, mientras la llamaba “mi vida” y le recordaba cuánto habían robado los Pujol. Es evidente que la pareja no tenía muy claro qué es la corrupción.

1331059893_435047_1331060698_noticia_normal

Sólo unas horas después, a las nueve de la mañana, Pepa Bueno entrevistaba en la Cadena SER al vicesecretario de Organización del Partido Popular Fernando Martínez-Maillo. Un tipo mediocre que sin embargo dejó una frase para la historia: “Tenemos que ponernos de acuerdo en qué es corrupción. Para mí, corrupción es robar”.

Acabáramos. Si el vicesecretario de Organización del Partido Popular, grupo político considerado por la Guardia Civil una “organización criminal”, todavía no sabe bien qué es corrupción, apaga y vámonos. Lástima que nada más terminar la entrevista se marchase, porque en la misma cadena en que Martínez-Maillo quedó como un cínico miserable los ciudadanos pudieron escuchar, solo unos minutos después, la respuesta a la pregunta del millón. El sumario de la Operación Púnica: “Mordidas en mano y pelotazos del 20%”.

¿Qué es corrupción? Y tú me lo preguntas, Maillo. Corrupción es el Partido Popular.

el-roto

P.D.

Los partidos políticos quieren gastar menos en esta nueva campaña electoral. O eso dicen. El que más fácil lo tiene es Podemos, qué duda cabe. La campaña se la está haciendo el enemigo. Recuerde las palabras de Aguirre: “Volví por miedo a Podemos. He vuelto a la política para evitar que lleguen al gobierno, eso sería un drama”. Una frase pronunciada en hora de máxima audiencia televisiva poco antes de que El Mundo abriese su web con este titular: “Marjaliza pagaba a Granados y a cada alcalde `entre 3.000 y 6.000 euros´ por vivienda”.

¡Da las gracias, Coletas! No hay dinero en Venezuela y en Irán para pagar la campaña que os está haciendo Aguirre.

0.  Granados, bailando con Aguirre al ser elegidos presidenta y diputado de la Comunidad de Madrid.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Ha muerto Guy Clark, uno de los más grandes cantautores norteamericanos, con permiso de John Prine y Townes Van Zandt. Poeta y guitarrista, el tejano no grabó discos malos, pero sí algunos memorables: el primero, “Old Nº 1″, del 75, es imprescindible. El último, “My Favorite Pictures of You”, resulta estremecedor.

700_Music

 

La Sexta, el dinero es su religión

La Sexta quiere convertirse en la cadena que apuesta por la información progresista de calidad, por el periodismo de denuncia serio y comprometido. Y lo quiere conseguir con Eduardo Inda como periodista estrella. Normal, ¿verdad? Cuando el director de La Sexta no está a pie de atentado, gorrito de lana y teatral gesto circunspecto, y habla desde un plató, es para decir que el periodismo es su “religión”. La de La Sexta, que es quien rellena horas y horas de programación con las exclusivas de Eduardo Inda, quien cree que la responsablidad informativa finaliza cuando suben las audiencias, quien deja que sea otro el que ponga en marcha su propio ventilador de la mierda.

Lo que está haciendo La Sexta con la información no tiene nombre. Bueno, quizá “sinvergonzonería” esté muy cerca. “Indecencia” no desentonaría demasiado. Y por supuesto “inmoralidad” también se ajusta a la realidad. Y no me refiero solo a la exclusiva sobre el dinero que Venezuela ha pagado a Pablo Iglesias en un paraíso fiscal…

Escuchar a Inda hablar del “casoplón” que tiene en Galicia la familia de Carolina Bescansa en “La Sexta Noche” (video, minuto 6:07), una y otra vez, con una sonrisa cínica nauseabunda, “¿De quién es, de Amancio Ortega?”, ante la pasividad del presentador de la cadena, fue simplemente repugnante. Sencillamente vergonzoso. Impropio de un periodista con un mínimo de decencia, evidentemente, pero también de una cadena de televisión que presume de tener “el periodismo por religión”.

Eduardo Inda se ha convertido en el juguete de García Ferreras. ¿He dicho juguete? Mamporrero quizá se ajuste más al trabajo que el primero desempeña para el segundo. Contratado para manchar el nombre de un político, de todo un partido, desde una cadena de televisión que en un alarde de hipocresía pretende permanecer al margen de esa miserable actitud. Ya sabe, tirar la piedra y esconder la mano. No, no, nosotros no somos, lo dice ese de ahí, el de la risa de loco. Nosotros solo ponemos el altavoz. Y enfocamos el documento público falsificado. Y le pagamos, eso sí, por los servicios prestados.

Que La Sexta de voz a la infamia es evidentemente cuestión de audiencia; es decir, de dinero. Pero también de política: en La Sexta ya han jugado bastante con Podemos. ¿Imaginan que fuese verdad lo del “sorpasso” y con la ayuda de IU se zampasen al PSOE, a su PSOE? Hasta ahí podíamos llegar. En La Sexta no están por el periodismo verdadero, están por el periodismo rentable, por el periodismo de amiguetes, por el poder y la gloria. Por eso arrancaron con una estrategia que consistía en ocupar un hueco libre en la parrilla televisiva. ¿La cadena progresista? Perfecto. Partían de cero, y les dio buenos resultados a la hora de posicionarse, de crecer, de apoyar a la parte del duopolio televisivo que le corresponde (Atresmedia, Planeta, etc). Pero una vez ocupado el espacio, lo importante es conservarlo. Y eso no se consigue con Podemos, sino con el Ibex y el bipartidismo.

En La Sexta quieren mantener los privilegios televisivos, políticos y económicos conseguidos gracias al socialismo, a los socialistas. Y tras utilizar a Podemos para ubicarse, dan paso a Inda para forrarse. Para que nada cambie. Porque el dinero es su religión.

P.D.

IMG_1069

Un motivo para NO ver la televisión

Como viaja el agua

Autor: Juan Díaz Canales.

Editorial: Astiberri.

comoviajaelagua

Esta reseña tiene que arrancar diciendo que Juan Díaz Canales es uno de los mejores guionistas de este país, responsable de maravillas como “Blacksad” o “Bajo el sol de medianoche”, las nuevas aventuras de Corto Maltés. Canales se tira al barro y dibuja su primer cómic, un thiller social con fondo filosófico: tras leer “Como viaja el agua” es imposible no pararse a pensar en la crueldad del tiempo, en la fugacidad de la vida, en la miserable existencia de los viejos, de los olvidados.

El guión es impecable, no podía ser de otra manera. Una mezcla inteligente de humor irónico y reflexión vital, que presta especial atención al mundo de los ancianos, con un Niceto de 83 años como protagonista…

“Lo peor es la indiferencia. Un buen día te das cuenta de que la realidad te ha ganado la partida. Una partida que ni siquiera sabías que estabas jugando. Y tú, impasible, como un árbol al que el otoño deja con los pantalones bajados en mitad del bosque. Pero como buenos árboles vivimos ajenos a esta ironía. Un árbol sin ojos ni oídos ni dientes…”.

“Como viaja el agua” cuenta una historia triste de viejos que disparan su última bala, que fuman Ducados y beben sol y sombra en tabernas castizas, y que trapichean con objetos robados como signo de rebeldía, de insumisión.

El dibujo seguramente sorprenderá a los seguidores de Canales. Aquí no encontrarán los héroes gatunos y los colores deslumbrantes de “Blacksad”, ni la épica marinera en tonos crema del retorno del legendario Corto. Aquí el blanco y negro es austero, y se mueve entre el compromiso social de Carlos Giménez, la angustia desmitificadora del uruguayo Alberto Breccia y el lumpen barriobajero de Jordi Bernet y su “Torpedo”.

El resultado es una obra más densa de lo que pueda parecer, de textura gris y profunda melancolía, que invita a reflexionar: “Porque queremos pensar que nuestra vida es un viaje como el del agua. Que nunca desaparece del todo. Que siempre encuentra el camino de vuelta. Pero un buen día, cuando ya eres tan viejo que todo te da igual, llega la revelación. Sabes que ese camino no existe. Que la lluvia que te cae encima nunca es la misma”.

Como-viaja-el-agua-4