You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: tve


TVE salve a la reina

Comienza el informativo estrella de la televisión española, domingo a las tres de la tarde, televisión pública, y lo hace con imágenes en las que todos los ciudadanos podemos ver la felicidad que vive la familia real, unida como una piña en el hospital para visitar al abuelo operado de rodilla. El día anterior, sábado, ese mismo informativo había arrancado con el niño Gabriel, asesinado hace semanas. Un tema macabro el día 7 para camuflar la noticia del día: la presencia de Cifuentes en un congreso del PP que cada día parece más una reunión de la Camorra. Un tema absurdo el día 8 para maquillar a una familia en descomposición, la real, que se consume en su propia hipocresía, entre Corinas, elefantes, Urdangarines y malos modos.

TVE, la televisión de todos los españoles, al servicio del PP… y de la familia real. Lo primero no es ninguna novedad. Lo segundo es un asco. Para el telespectador y para los profesionales de la información que tienen que soportar imágenes como las que se vieron ayer: la niña que hace unas horas arrancaba de su hombro la mano de su abuela ahora la acaricia con cariño. La madre que le limpiaba a la niña el beso de la abuela en la frente ahora sonríe feliz con la presencia de su suegra. Ya no impiden que se hagan fotografías, ya no se lanzan miradas asesinas, ya no se desprecian. TVE ha conseguido que posen juntos con alegría, que parezcan una familia no ya normal, sino hasta feliz. Y lo ha conseguido con el dinero de todos los españoles.

Nos toman por idiotas, y eso sí que no. Si mantenemos a la familia real, al menos que de espectáculo. Más Corinas, más Urdangarines y Marichalares, más froilanes en el bingo, más cacerías vergonzosas y más negocios con dictaduras, más mierda de la que poder burlarnos los plebeyos. Y menos maquillaje a costa de nuestros bolsillos, que esa partida no está incluida en los presupuestos de la Casa Real.

Incidente-Familia-Real-Palma-Mallorca_ECDIMA20180405_0018_3

Un motivo para NO ver la televisión

Nos vemos en el baño.

Autor: Lizzy Goodman.

Editorial: Neo-Sounds.

9788415887263_3

¿Recuerda los tiempos del CBGB, el templo del rock undergroung durante 30 años en la Gran Manzana? Coincidían en su escenario en la misma noche Patti Smith, los Ramones, Blondie, Richard Hell, Warhol, David Byrne… Eran buenos tiempos, los setenta y parte de los ochenta, vividos en esa ciudad sin remilgos que derrochaba talento, que se movía a ritmo de punk y de new wave. Mucho se ha escrito de aquellos días, de aquellas bandas, de aquellos conciertos, de aquella mítica movida neoyorkina. “Por entonces Nueva York daba miedo. Era como en Taxi Driver, esas escenas, esas luces, y las putas; las putas tenían aspecto de estrellas de rock” (Jesse Malin). Era, es, nuestra cultura. Pues bien, hoy hablaremos de otro movimiento musical, más reciente pero no menos brillante, que sucedió en el mismo lugar a comienzos del siglo XXI.

Esta es la historia del último tsunami sonoro que ha sufrido la ciudad de Nueva York, la penúltima oleada de bandas de rock and roll unidas por unas calles, por unos garitos, por las mismas ganas de divertirse, de hacer buena música, de tocar en directo y, en ocasiones, de derribar lo viejo y aburrido para dar paso a los sonidos del futuro. “Nos vemos en el baño” es la crónica de un instante, entre 2001 y 2011, y de las bandas de rock and roll que nacieron entonces para devolver a Nueva York su viejo esplendor musical. Con el final del siglo XX la ciudad de las ciudades había perdido buena parte de su lustre cultural: ya no era el Nueva York de los setenta. Era la meca de lo moderno, de lo punto com. Era el culo del rock and roll.

Pero entonces, como surgidos de las cenizas de las Torres Gemelas, comienzan a aparecer grupos que se habían formado en las catacumbas, en la clandestinidad. The Strokes, The Killers, Kings of Leons, The White Stripes… Y por supuesto tipos que rezuman creatividad y clase, que saben cuáles son sus raíces pero miran al futuro: Jack White, Jesse Malin, Ryan Adams, Conor Oberst“¿Quieres venir? Por supuesto… Y de repente habíamos formado un grupo. La idea de la sincronización, de ser libres por las calles, de disponer de tiempo y espacio para aburrirte, eso existía en Brooklyn en aquella época” (Ryan Adams). La última gran hornada de genios del rock and roll que nos regala Nueva York, digna heredera del punk y el Nuevo Rock Americano. “Todos –público y artistas- perseguíamos lo mismo: una sensación de rebelión, de posibilidad, de promesa, de caos. Teníamos que encontrarla para descubrir quiénes éramos en realidad y no podíamos hacerlo sin los demás”, sentencia la autora de un libro repleto de anécdotas musicales.

De eso habla “Nos vemos en el baño”, la crónica apasionada y apasionante de una ciudad y una música escrita por Lizzy Goodman, periodista musical que para trazar el perfil sonoro de la primera década del siglo XXI ha realizado más de 200 entrevistas, ha escuchado miles de canciones y de discos, ha recorrido cientos de tugurios y ha descubierto a decenas de buenas bandas. Su trabajo ocupa casi 700 páginas, pero se lee en un suspiro: es historia viva a ritmo de rock, contada en persona por los protagonistas de la misma. Una gozada.

Lo veo muy negro

TVE ha cancelado “¿Cómo lo ves?”, el programa que presentaba Carlos Herrera. Solo se han emitido seis entregas por razones absolutamente obvias: no alcanzaba la audiencia esperada y recibía unas críticas demoledoras. ¿Quién pudiera imaginar este fracaso? Nadie, después del éxito obtenido por Bertín Osborne.

Osborne y Herrera representan y defienden los principios fundamentales de la España de bien. Esa España con una honradez y una formalidad, amiga de las tradiciones y la religión, de la buena mesa y los buenos vinos, de las mujeres hermosas y los caballos andaluces, de los trajes elegantes y las monterías, de la feria de Abril y los buenos puyazos (usted ya me entiende). Esa España que tiene clase y orden, que huele a machote y chulito, que sabe a jamoncito bien cortado y puro de cien pavos. Esa España nuestra donde se vive como en ningún sitio.

¿Alguien dijo caspa? Envidioso…

DI6YqBMW4AETgIg

Un motivo para NO ver la televisión

Los gansos de las nieves

Autor: William Fiennes.

Editorial: Errata Naturae.

Los_gansos_de_las_nieves-350x538

Subtitulado “Mi viaje migratorio al gran norte”, este maravilloso libro de viajes y pájaros narra la aventura del británico William Fiennes siguiendo por Estados Unidos la migración de los gansos de las nieves. Fiennes abandona la comodidad de su castillo en Broughton para superar definitivamente una larga enfermedad y encontrar respuesta a una existencia sin sentido. Todo comienza con la lectura de un libro infantil: “La gansa blanca”, de Paul Gallico. Un libro que le acompaña desde Texas, donde los gansos pasan el invierno, hasta el Círculo Polar Ártico, donde se reproducen.

“Tendemos a volver a casa. Las aves migratorias no viajan por placer. Se desplazan entre las zonas de invernada y las de cría porque el eje de la Tierra no es perpendicular al plano de su órbita alrededor del sol. Migran en respuesta a la inclinación y a las estaciones y a los suministros variables de comida que existen a causa de ellas. En cualquier especie, un individuo que permanece dentro de un entorno familiar tiene más posibilidades de encontrar agua y alimento, de eludir a los depredadores y la congelación, que otro que se aventure en territorio desconocido. Puede que la añoranza haya evolucionado como una manera de decirle al simio que vuelva a casa”.

“Los gansos de las nieves” es un libro de viajes escrito por un hombre que sabe mirar, que consigue ver, que se relaciona con gente interesante, y que presta atención a los detalles. Y también un ameno manual de ornitología, sobre todo en lo referido a los grandes viajes migratorios. Pero es mucho más que todo esto, puesto que cuando has terminado su lectura, con una sonrisa de satisfacción en los labios, te das cuanta de que sabes cosas que jamás imaginaste sobre trenes, auroras boreales, leyendas vikingas y hasta de deportes como el Curling o profesiones como los bañadores de chocolate. Fiennes escribe de maravilla, con esa sencillez abrumadora del que se recrea en lo que ve y no en contarlo de manera deslumbrante. Es un narrador hábil, eficaz y brillante. No sobra un solo adjetivo, una sola descripción. Cada párrafo es necesario, y se convierte en un placer. Un título que no debería faltar en ninguna buena biblioteca pajarera y/o viajera.

“Me dijo que la radio de la camioneta se había quedado atascada en la cadena de country y western y que más me valía apagarla y escuchar a los pájaros. Las temperaturas habían superado ya los cero grados y las tormentas de nieve eran historia. Había barnaclas canadienses en las charcas derretidas de la tundra cercanas al aeropuerto y las primeras gaviotas argénteas habían llegado del sur. Deje a Ruth en la terminal y conduje solo por la carretera que llevaba a Goose Creek”.

Casa nostra, casa vostra

En la ciudad de Barcelona se celebró el pasado sábado la manifestación más grande de Europa a favor de los refugiados. El lema “Casa nostra, casa vostra”. Los organizadores hablan de medio millón de personas, la Guardia Urbana de 160.000. Las fotografías aéreas son impresionantes: miles y miles de ciudadanos con pancartas azules, en unas calles abarrotadas, pidiendo acoger a las personas refugiadas y defender su derecho a asilo. Algo que debería hacer el Gobierno de Rajoy, pero no hace.

1487433362_060661_1487435752_album_normal

De los periódicos de tirada nacional, solo El País ha considerado la noticia digna de su portada de papel. En ABC han preferido dedicar tan exclusivo espacio a la frase “A la infanta la han sentado en el banquillo por ser quien es”. En La Razón han apostado por una foto a toda página de alguien de la familia, María Dolores de Cospedal: “Veo a Rajoy candidato…”. Y en El Mundo desvelaron que en Podemos se ha “consumado la purga”.

La solidaridad ejemplar de Barcelona, la ciudad más cosmopolita y europea de este país, saca los colores al resto del Estado. Lo cual es un problema: Que Colau o la Generalitat o Cataluña hagan bien las cosas… no le interesa al gobierno del PP. Los catalanes son egoistas, roñosos, aburridos… independentistas. Usted ya me entiende. “Hagamos como que no ha pasado”, piensan de la manifestación algunos directores de periódicos, empresas privadas entregadas a intereses particulares. En TVE, una televisión pública, la cosa es bien distinta, ¿verdad? Hablamos de servicio público pagado por todos los ciudadanos…

Pues resulta que según denuncia UGT-RTVE, el presentador y director de los informativos del fin de semana, Pedro Carreño, censuró algunas de las imágenes que los periodistas de la redacción de informativos de TVE habían seleccionado para informar de la manifestación de los refugiados. Carreño quería que salieran menos esteladas en su televisión. Este tipo de actuaciones ha conseguido que 2.225 trabajadores de los informativos de RTVE, un tercio de los 6.400 que forman la plantilla, presenten un escrito en el Congreso pidiendo que la televisión pública “no sea utilizada como instrumento de propaganda partidista o gubernamental”.

Captura de pantalla 2017-02-19 a la(s) 13.02.37

Un tercio de los trabajadores de RTVE pide pluralidad e independencia. A los dos tercios restantes les deben ir bien las cosas como están. Lastima. La radiotelevisión pública debería ser, recuerde aquel Casa nostra, casa vostra, la televisión de todos los españoles. De todos.

El-Roto-Medios-participativos

Un motivo para NO ver la televisión

El buen soldado.

Autor: Ford Madox Ford.

Editorial: Sexto Piso.

El-buen-soldado_Cubierta_Alta-3-657x1024

En la contraportada del libro de hoy, Graham Green asegura que “El buen soldado”, quizá la obra cumbre del escritor británico Ford Madox Ford, es “una de las mejores novelas del siglo XX”. No seré yo quien lleve la contraria al autor de “El americano impasible” y “Nuestro hombre en La Habana”. Se trata de un ejercicio literario complejo, con idas y venidas en el tiempo, con personajes que entran y salen, con situaciones que se cruzan y tramas que aparecen y desaparecen: “Soy consciente de haber contado esta historia de un modo tan desordenado que tal vez resulte difícil que alguien encuentre el camino en lo que quizá sea una especie de laberinto”, reconoce el narrador, la voz del autor, en la recta final de la obra. No le crea. Madox Ford resuelve con enorme solvencia y brillantez ese problema: el lector jamás se siente perdido en el tiempo, no tiene una sola duda sobre el espacio, se encuentra en todo momento situado en el lugar correcto. El laberinto se recorre con facilidad y gran placer.

“Ella no debería haberlo hecho. No debería haberlo hecho. Se interpuso entre él y Leonora movido por un estúpido espíritu de santurronería. ¿Puese usted creer que mientras fue la amante de Edward estuvo constantemente intentando reconciliarse con su esposa? Acostumbraba a sermonear a Leonor sobre el perdón… desde el alegre punto de vista estadounidense. Aunque Leonora solía tratarla como la furcia que era. En cierta ocasión le dijo a Florence al encontrarse con ella a primera hora de la mañana:

- Vienes directamente desde su cama a decirme que es mi lugar. Ya lo sé, gracias”.

Dos parejas protagonizan el arranque de “El buen soldado”: los Dowell y los Ashburnham. Son dos parejas aparententemente bien avenidas, de cómoda posición económica, una norteamericana (a la que pertenece el narrador) y otra británica, que hacen buenas migas. O eso parece. La relación se mantiene, pero sufre diversos… digamos que contratiempos. ¿Lo normal en una amistad, en un matrimonio, en una vida? Lo normal en una gran novela sobre sentimientos desencadenados. Porque de eso va este libro, de la vida y sus reveses. De la pasión y la soberbia, del amor y el adulterio, del desequilibrio y la sinceridad, de los arrebatos y las decepciones, de las mentiras y la muerte.

“Creo que en todas las relaciones conyugales existe una constante: el deseo de ocultar a la persona con la que vivimos algún punto debil de nuestro carácter o de nuestra vida. Pues resulta insoportable vivir constantemente en compañía de un ser humano que percibe nuestras debilidades más mezquinas. Resulta verdaderamente insoportable. Es por eso que tantos matrimonios son infelices”.

Publicada en 1915, “El buen soldado” es, en el fondo, un catálogo de miserias humanas. Un catálogo triste, por momentos furibundo y lúgubre, que viene envuelto en papel de regalo: es imposible escribir sobre el desamor, la decadencia y la derrota mejor que Ford Madox Ford. Una grandísima novela, tenía razón Greene.

I Master de Rock and Roll Matutino Sobre Ruedas.

You Got To Walk That Lonesome Valley

“Mississippi” John Hurt

Se llamaba John Smith Hurt, pero todos le conocían como “Mississippi” John Hurt. Nació cerca de Avalon, Misisipi, allá por 1893. Y tocó el blues con alma folk: una guitarra acústica que se dejaba acariciar (¡fingerstyle!), canciones con letras que trataban los problemas de cada día, y una voz que susurraba y podía parecer melancólica o dolorosa.

Mississippi grabó numerosos discos, algunos tan redondos como “Today!”, “The Inmortal” o “Last Session”. Todos son recomendables, porque estamos ante el bluesman acústico por excelencia. Como nos sirve cualquiera de sus clásicos, aprovechemos éste grabado en glorioso blanco y negro: You Got To Walk That Lonesome Valley.

La edad de plomo

Había más televisión pública en un minuto de “La edad de oro” que en toda la programación que emitió ayer mismo TVE. Paloma Chamorro, la directora del programa, tenía talento y libertad. Y supo utilizar ambas cosas. Ayer nos dejó, y la actual televisión española anunció, a modo de homenaje, la emisión del primer capítulo de la antología de “La edad de oro”… a la 1:45 de la madrugada del martes 31 de enero al miércoles 1 de febrero, en La 2. Miserables.

1485768260_086617_1485768921_noticia_normal

Incluso a esa hora insultante la vieja “Edad de oro” sacará los colores a los actuales dirigentes de TVE, responsables de “La edad de plomo”. Tuve la inmensa suerte de asistir a varios programas, de hablar con Paloma, de ver en directo en la televisión pública a Johnny Thunders y a Siniestro Total, a Tom Verlaine y Alan Vega, a Dream Syndicate y a Gun Club… Era la primera mitad de los 80, y TVE era infinitamente más moderna y progresista y culta que la actual, un simple instrumento de propaganda en manos del Gobierno.

En aquel entonces, 1984, yo trabajaba en una tienda de discos, Record Runner, en la que además de vender los mejores vinilos de la ciudad organizábamos conciertos. Trajimos al gran Elliott Murphy, y Paloma le hizo un hueco en su programa. ¡Elliott Murphy en TVE! No me lo pude creer hasta que no le vi subir al escenario y cantar “Drive All Night”, una canción absolutamente grandiosa…

Paloma Chamorro hizo posible que esa España ignorante y olvidada, mojigata y paleta, desconcertada y gris, de los años 80 escuchase en riguroso directo al gran poeta del rock and roll neoyorkino…

Oh won’t you be my night connection

I’ll give you true highway affection

Please don’t ask where we’re goin’

I’m tryin’ to race the light

And we can drive all night

Elliott aullaba, la batería hacía temblar el escenario, la guitarra y la armónica hablaban de Dylan y los Stones, de coches robados y parejas que necesitan dinamita, que no estan satisfechas con sus vidas, con el sitio de dónde vienen… El telespectador, boquiabierto, podía incluso comprender la letra de la canción gracias a los subtítulos: “¿Quieres ser mi conexión nocturna? / Te daré auténtico amor de autopista”. Yo estuve en el rodaje, y vi trabajar a la gente de TVE, y pasé unos días con Elliott (y los colegas de la tienda, Pepe, José Luis, Bólido)… y poco después TVE emitió el programa, y entonces me sentí el tipo más feliz del mundo. Gracias, Paloma, por todo ese aire fresco: la música, la modernidad, la cultura, la vida.