You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: tve


Retorno al pasado

Como es bien sabido, TVE le tiene cogido el gusto a lo vintage. Después del retorno de los toros, carnicerías en horario infantil en la televisión pública, ha vuelto el fútbol. Como en los viejos tiempos, cuando se ataban los perros con longanizas, TVE emitió el domingo a las diez de la noche un partido de la Liga BBVA: Levante-Celta. No es un partidazo, para qué vamos a engañarnos, y me temo que nunca lo será: el partido contratado por TVE para emitir en abierto no será ninguno del Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid ni el resto de equipos que juegan competiciones europeas. ¿Esto es lo que entienden por servicio público? Bueno, más o menos: “Hacer accesible el fútbol a todos los ciudadanos a lo largo del territorio nacional. Y que los equipos estén presentes de manera exclusiva y en abierto en la sociedad española, poniendo en valor su contribución, no sólo al deporte sino también al crecimiento económico y a la internacionalización de nuestra economía”.

Está clarísimo, ¿verdad?. Toros y fútbol en TVE. Poner en valor su contribución, no sólo a los negocios del pelotazo y la tortura, sino también al crecimiento económico y a la internacionalización de nuestra economía. ¿Falta algo para cerrar el círculo viejuno, para volver al pasado glorioso, para mantener a los telespectadores tan entretenidos y alejados de la realidad como antaño? El Caso. Eso es, una buena selección de crímenes brutales, de esos que gustan al populacho, contados con pelos y señales…

Que ningún seguidor de la tele pública pase hambre: TVE ha encargado a la productora Plano a Plano una serie que, según dicen, transcurre a finales de los sesenta y cuenta el día a día de un diario de sucesos llamado… ¡El Caso!

Propongo a TVE tres detalles innovadores, pero no tanto, para enriquecer la programación que está a punto de arrancar. Tres guindas para una nueva temporada de ensueño en la tele pública: recuperar la Carta de Ajuste, volver a programar los mejores momentos del NODO y, por último pero no menos importante, quitar todos esos colores que no hacen más que distraer al telespectador. Con semejante programación, emitir en blanco y negro sería lo suyo.

port-gitana-Caso

 

Días de sangre y furia

La 1 de TVE retransmitió ayer por la tarde, en horario infantil, la tortura de seis herbívoros que tuvo lugar en la plaza de toros de San Sebastián. Me parece muy bien. Estocadas, banderillas y puyazos. Sangre a borbotones, a chorros, que se coaguló en la arena, entre aplausos y moscas. Muerte a cascoporro para unos chavales que tienen que comprender que la vida no es un video-juego. Es lucha despiadada, es dolor y llanto. La televisión pública española hace lo que tiene que hacer, servicio público, y muestra a los pequeños que disfrutan de las vacaciones cómo es realmente el mundo que les ha tocado vivir. Un mundo violento y cruel teñido de rojo. Que olviden los cuentos de hadas, las aventuras de Pixar y demás mariconadas. Solo si los chavales se acostumbran desde muy pequeños a la cruel realidad, muerte sobre muerte, sobrevivirán en este valle de lágrimas.

Normal que en estas circunstancias Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, diese la pasada semana un empujón a la tauromaquia de la región. Cifuentes ha nombrado a Manuel Ángel Fernández Mateo director gerente del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid. ¿De qué estamos hablando? Concretamente de 65.993 euros al año.

El dinero mejor gastado por los madrileños, sin duda. En un primer momento puede parecernos excesivo, si tenemos en cuenta que en la misma comunidad un maestro gana 1.990 euros al mes. Pero si nos paramos a pensar nos daremos cuenta de que es un chollo: el maestro enseña al niño ciencias, matemáticas y ortografía, tontadas, nada realmente útil para el día a día callejero de nuestro pequeño sinvergüenza. El experto en asuntos taurinos trabaja, sin embargo, para que el chaval sea consciente del mundo real, ese que rezuma crueldad, suplicio y aflicción. Ese mundo que nos encontramos cada día en los periódicos y en los informativos de TVE: dos mujeres asesinadas y enterradas en cal viva, una mujer “con el demonio dentro” (El País) degüella a su bebé en un cementerio de Toledo, una chica de 17 años se mata haciendo puenting, un hombre se ahorca en prisión tras matar a su mujer…

Gracias TVE, por no enfocar los asientos vacíos de la plaza de Donostia. Gracias a su majestad Juan Carlos y a la infanta Elena, por llevar a sus nietos-hijos a la corrida como gesto de apoyo a la “fiesta nacional”. Gracias Cristina Cifuentes, por invertir 65.993 euros de los madrileños en un director gerente del Centro de Asuntos Taurinos. Gracias, periódicos y televisiones enganchados al periodismo veraniego de sucesos. Gracias por enseñar a nuestros hijos que el mundo puede ser una puta mierda.

BpEhWt6IgAA1IxQ

 

P.D.

Marca España…

CLvK8e1WoAAcSZN

 

Purga anacrónica

En TVE, la televisión pública española, han repuesto viejos programas de “La hora de José Mota”. Todo correcto: no está prohibido aprovechar material ya emitido para rellenar ciertos huecos de programación. Lo que resulta extraño es que de esos programas se hayan extraído los sketches en los que se parodiaba a Mariano Rajoy, nuestro flamante presidente del Gobierno. Purga. Esa es la palabra que me viene a la boca. Una purga burda, absurda e innecesaria: ningún humorista, ni siquiera Mota, es capaz de ridiculizar a Rajoy tanto como el propio Rajoy…

Mariano Rajoy se basta y se sobra para quedar como un absoluto mentecato delante de una cámara. No necesita ni humoristas, ni guionistas, ni imitadores, ni coreografías… Nada. Él solo, a pecho descubierto, con su boca acuosa, su mirada vacía y su discurso errático es capaz de arrancar la sonrisa al más triste de los enterradores…

“La emisión de algunas de esas escenas cómicas referidas a personajes públicos resultaría ahora totalmente anacrónica, ya que podría dar lugar a error o confusión por parte del telespectador”, aseguró José Antonio Sánchez, Presidente de RTVE, en el Congreso. Sánchez hace referencia al momento en que se estrenó “La hora de José Mota”, en 2010. Bueno, como usted lo vea. Teniendo en cuenta los archivos de TVE, enormes, yo no hubiese emitido un programa purgado. ¿Qué tal otra vez Cousteau? Sí, los refrescantes documentales del mundo submarino. Porque lo de “escenas anacrónicas” no cuela: simplemente es historia. Ahí tiene a Los Simpson, repuestos mañana y tarde sin suprimir una sola tronchante escena con BushClinton como protagonistas.

 

Pretemporada

El vertiginoso descenso a los infiernos de TVE parece no tener límites. Si no me cree tenía que haber visto el pasado viernes, 24 de julio, el partido amistoso que enfrentó al Oporto portugués y al Borussia Mönchengladbach alemán. Sí, a las siete de la tarde y en la cadena estrella de la televisión pública, una pachanga futbolera entre dos equipos extranjeros. Y la cosa no termina ahí: TVE ha comprado otros tres partidos del Oporto en pretemporada. Partiduchos. Auténtica morralla, adquirida con el dinero de los telespectadores con una excusa que no se sostiene: la presencia de Iker Casillas en la portería del equipo portugués.

¿Esto es todo lo que puede ofrecernos TVE? Así parece. Los cerebros de la televisión pública quizá justifiquen su absurda decisión en conceptos aún más surrealistas, como que TVE fue el medio de comunicación que ofreció en exclusiva la noticia del fichaje de Casillas por el Oporto. Casi nada. A partir de ahora tendrán que retransmitir hasta los campeonatos de petanca que juegue Casillas en su pueblo. Por el periodismo de investigación…

Casillas-en-su-despedida-del-R_54433868985_51351706917_600_226

El descanso del Borussia-Oporto resultó especialmente patético. En TVE quisieron hacer un homenaje a la carrera del que fuera portero del Real Madrid, y les salió un churro en forma de acelerado resumen, cuatro paradas rescatadas del archivo. No había por donde coger la emisión de ese partido, auténtico relleno, indigno de TVE. Y la cosa no acaba aquí: al Oporto le esperan el Schalke 04, el Stoke City

Solo puede haber una explicación: quieren acabar con la televisión pública, quizá en previsión de una pérdida de Gobierno en las próximas elecciones. Otra cosa no tiene sentido. Es imposible hacer peor las cosas, gestionar con menos talento un medio público, ser más tendencioso y menos profesional. Contratar partidos amistosos del Oporto solo porque juega Casillas escapa de todo concepto no ya de servicio público, sino de televisión comercial. Es antitelevisión.

P.D.

“Lo que tenemos aquí es una máquina perfecta. Una máquina devoradora. En realidad, es un milagro de la evolución. Lo único que hace esta máquina es nadar y comer y hacer tiburoncitos y eso es todo” (Jaws).

“¡Saquen a los niños del agua! ¡Cierren las playas!” (Jaws)

Captura de pantalla 2015-07-26 a la(s) 18.54.14

Un motivo para NO ver la televisión

Días felices en el infierno.

Autor: György Faludy.

Editorial: Pepitas y Pimentel.

cub_faludy_comple_1

Primero una orden: compre este libro de hermosa portada desplegable. Y léalo en vacaciones, disfrutando de cada frase, de cada personaje, de cada diálogo, de cada reflexión y cada aventura. Me lo agradecerá el resto de su vida: ¡estamos ante uno de los mejores libros publicados en España en meses! Y ahora hablemos algo del autor y la obra…

György Faludy (1910-2006) fue todo un personaje: poeta, traductor, periodista… y sobre todas las cosas, superviviente. Esta es la fascinante biografía de quince intensos años de su vida, en los que el escritor húngaro tiene que abandonar su país acosado por el nazismo. Aterriza en París, viaja hasta Casablanca, salta a Nueva York, y termina en 1949 en el campo de trabajos forzados de Recsk, en Hungría. Un periplo alucinante en el que Faludy lucha por su vida, y por la de aquellos que le rodean, tanto a nivel físico como intelectual. Nuestro hombre es un escritor, algo que en 1938 no estaba bien visto en toda Europa: el nazismo y el comunismo acorralaban a todos aquellos que pensaban de manera diferente.

“La lengua húngara era el único sitio del que jamás podrían echarme”, escribe Faludy en este maravilloso libro de aventuras. Y es que hasta en los momentos más duros, que son muchos, nuestro hombre recuerda su país, su lengua y su poesía: resulta emocionante ver cómo escribe sin papel, memorizando los poemas en pleno campo de trabajo. Y cómo muchas de las situaciones que vive en la Hungría comunista, una dictadura feroz, nos recuerdan los días actuales: “Las gentes comunes, aquellas gentes a las que el profeta había querido alimentar no con pan, sino con ideología, siempre lo habían mirado con desconfianza. Y ahora estaban felices de que, en vez de pan, se les ofreciera circo”.

“Días felices en el infierno” es una crítica feroz a los totalitarismos. Pero también a la ignorancia, a la brutalidad, a la deslealtad, al desprecio por los placeres y las bellezas de la vida.  Estamos ante la crónica de un periodo terrible de la historia de Europa, y ante los esfuerzos titánicos de un hombre especial por mantenerse cuerdo, por tener amigos y amantes, por beber y vivir, por enfrentarse a sus miedos y sus demonios.

Candidato al Nobel, Faludy se casó en dos ocasiones. Cuando falleció su segunda esposa comenzó una relación de 26 años con el bailarín y poeta Eric Johnson, al que dejó en 2002 (“el primer hombre de la historia abandonado por un amante de 92 años”) para casarse con una escritora de 26 años llamada Fanni Kováks. Juntos protagonizaron la portada de la edición húngara de Penthouse. Así era el bueno de Faludy, ese tipo al que muchos nos gustaría parecernos…

urban_adam2