You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: tve


Cowboys de medianoche

¿Recuerda usted “Midnight Cowboy”, la película clásica de John Schlesinger? Dustin Hoffman y Jon Voight son dos perdedores que tratan de sobrevivir en Nueva York. Uno de ellos es un gigoló alto, engreído e ignorante, el otro un estafador bajito y enfermizo. Dos tipos marginados que sueñan con escapar de la miseria y la derrota. Suena “Everybody´s Talking“, de Harry Nilsson

Captura de pantalla 2016-02-02 a la(s) 13.55.15

Una cosa hay que reconocerle a Bertín Osborne: tiene una endemoniada capacidad de superación. Cuando crees que nada puede ser más sórdido y cutre que sus entrevistas con Ana Obregón, Carmen Martínez-Bordiú, los Morancos o Jesulín de Ubrique, el muy puñetero se viene arriba, sube de nuevo el listón otro medio metro, y dedica una hora del prime time de la televisión pública a Arévalo, el humorista de las casetes con chistes de gangosos, tartamudos y mariquitas. El de Jerez de la Frontera se marca un programa que en realidad es una cuña promocional, financiada por todos los españoles, del espectáculo teatral que ambos, Osborne y Arévalo, realizan por nuestros escenarios bajo el nombre de “Mellizos”. Un espectáculo que han denominado, muy acertadamente, “2 caraduras en crisis”.

¿Le parecen poco ofensivos los chistes de Arévalo? ¿Y no le resulta suficientemente decadente un cara a cara con Bertín? Pues no se preocupe, porque para garantizar la avalancha de caspa también pudimos ver en TVE a Fernando Esteso, invitado de lujo a la paella que prepararon los dos primeros. Todo aliñado con toques melodramáticos, puesto que la vida de estos humoristas está repleta de momentos trágicos que invitan a la melancolía. La vida triste del payaso. Intimidades familiares que dichas en televisión suenan obscenas: que si no ve a su padre “de noventa y tantos años” porque no se habla con su hermana, que ha superado la muerte “de un hijo… no, de dos”, que ha estado desahuciado, que le ayudaban “las chiquitas de alterne” de los clubes donde actuaba… “Pero… ¿a qué te ayudaban?”, pregunta el siempre socarrón Bertín.

“En los último 25 años se ha perdido el sentido del humor en este país, y ya está”, dice el gemelo alto cuando el bajito intenta justificar sus chistes de gangosos. Y continúan con los chascarrillos más o menos cutres, el colorante en el arroz, la Ramona, la interminable anécdota del esquí “con una gorda” y las habituales referencias “a tías que estaban muy buenas”“¡Hay que ver la pareja que hacemos! Yo entiendo que la gente venga a vernos…”, sentencia Osborne cerca de la medianoche.

Le llaman televisión pública, pero es promoción personal camuflada como entretenimiento de baja calidad. No nos quedemos con tan mal sabor de boca…

P.D.

“En general, la cultura está huérfana”, dice Mónica Naranjo en El Mundo solo unas horas después de dejar que Pablo Motos le besara el culo en prime time de Antena 3.

Captura de pantalla 2016-02-03 a la(s) 19.56.17

Un motivo para NO ver la televisión

La niña Bois-Caïman.

Autor: Francois Bourgeon.

Editorial: Astiberri.

laninaboiscaiman

El libro que hoy nos ocupa, “La niña Bois-Caïman”, cuenta una historia que arranca en el lugar en el que terminó “Los pasajeros del viento”. Ni más ni menos. “Los pasajeros del viento” es un cómic legendario que comenzó a publicarse en España en forma de serie a finales de los años 80, en la inolvidable colección Vértigo de Tótem. Narraba las aventuras de Isa, una mujer de armas tomar, en la época napoleónica, concretamente durante el conflicto naval que enfrentó a Francia e Inglaterra. Fue la consagración de Francois Bourgeon, dibujante parisino que considera de enorme importancia en su obra tanto la fidelidad de los detalles históricos de sus narraciones como la reivindicación del papel de la mujer.

“Los pasajeros del viento” es un clásico absoluto, reeditado hace poco en un solo volumen por Astiberri, que sitúa el cómic en un plano superior. En ese lugar, entre la literatura, la ilustración y la historia, arranca “La niña de Bois-Caïman”, conclusión de aquella saga de culto. La acción comienza en los Estados Unidos de la guerra de Secesión, 1862. Zabo, hija mayor de un médico sudista asesinado por el ejército rival, emprende un peligroso viaje para reunirse con su hermano pequeño en casa de su bisabuela… Isa. “Aunque despiadada con los débiles, Luisiana es capaz de producir un puñado de centenarios ásperos e irreductibles”. Isa, la anciana que  le muestra su legado: “Son los borradores de mis memorias ahogadas, que abarcan desde mi nacimiento hasta 1782…”.

Los seguidores de “Los pasajeros del tiempo” disfrutarán esta cuidada edición integral de “La niña de Bois-Caïman” desde la portada a la abolición final. Son 146 páginas de una intensidad inusual: se suceden los paisajes salvajes, y no dejan de pasar cosas, de aparecer personajes fascinantes, de vivirse aventuras de enorme intensidad. Es Bourgeon en estado puro: una mezcla perfecta de acción intensa y crónica realista, de equilibrio en la estructura, el guión y los diálogos, de semblanza cronológica y desbordante imaginación, de color apabullante y narración crepuscular.

“Allí uno muere de mil fiebres, rodeado de mosquitos, de serpientes y de caimanes. ¡Acuclillarse para orinar puede ser letal! Por no hablar de los indios emplumados, los acadianos retrasados y los negros fugados”. El sur tumultuoso y violento, sumido en conflictos raciales y sociales, contado en unas viñetas de ecos faulknerianos, que huelen a pantano y a sudor, a un país de sombras. Simplemente brillante.

Captura de pantalla 2016-02-03 a la(s) 19.26.01

 

Fecha de caducidad

Mariló Montero es una presentadora de TVE, la televisión pública española, que se ha hecho famosa por la necedad de sus comentarios. “No está científicamente demostrado que el alma no se transmita”, dijo en lo que se ha convertido en el momento cumbre de su carrera. Tras el éxito de esta reflexión se vino arriba, y defendió el Toro de la Vega: “Una fiesta maravillosa que se celebra desde hace miles de años”. Dijo que el olor del limón es anticancerígeno: “El aroma del limón puede prevenir el cáncer. Veremos si también pueden prevenir el cáncer los aceites esenciales, si tienen los mismos efectos anticancerígenos que la pieza de fruta”. Sugirió al marido de Teresa Romero, la enfermera que contrajo el ébola, que no presentase una denuncia contra el consejero madrileño de Sanidad. Y comparó a los desahuciados con “los negritos”, y propuso “enseñarles a labrar la tierra”.

Mariló Montero presenta el magazine estrella de las mañanas en La 1, un programa diseñado para toda la familia, para grandes audiencias. En ese espacio Montero ha ofrecido la mayoría de momentos de estupidez que comentaba en el párrafo anterior, además de otros muchos instantes delirantes en los que ha demostrado tanto ignorancia como soberbia. Confundió el Miño con el Nilo. Creyó que los calamares gigantes de los museos estaban vivos. Acorraló de mala manera a la cantante Edurne con preguntas impertinentes sobre su novio futbolista. Y así, poquito a poquito, torpeza a torpeza, necedad a necedad, se ha ganado una merecida fama de corta, engreída y… conservadora. El director de TVE está encantado con Montero.

El pasado viernes la presentadora volvió a meter la pata. En esta ocasión no por desconocimiento, ni por torpeza, ni por simple estupidez. Durante una entrevista a la diputada socialista María González Veracruz la amiga Montero se quitó la careta, olvido que trabaja en TVE, la televisión de TODOS los españoles, y se lanzó a la yugular de la socialista: “Usted ha definido así al presidente en funciones de una manera que yo no voy a repetir. ¿Cómo califica entonces a Pablo Iglesias que ha hecho con su empresa negocios con la televisión pública iraní o que ha hecho negocios con Venezuela, o que ha hecho discursos concretos en los que ha pedido ministerios concretos como el CNI o la televisión pública en la que estamos trabajando? … No sabe dónde va Podemos, pero sí sabe lo que ha hecho Podemos. ¿No tiene en cuenta ese histórico de Podemos el PSOE a la hora de pactar?”.

Quizá el momento cumbre de la entrevista fue cuando, ante la negativa de la política socialista a pactar con un partido acusado de corrupción, Montero le pide que revise su postura. Como si fuese ella misma portavoz o negociadora del PP: “Tienen que ver ustedes las fechas de caducidad de esos asuntos de corrupción y las fechas de cuándo han sido cometidos esos asuntos de corrupción”.

¿Esos asuntos de corrupción? ¿Sus fechas de caducidad? ¿Información/opinión política en un magazine matinal, al margen de la sección de informativos de la casa? Escucho las solicitudes de Montero, su análisis, y me pregunto: ¿A esta señora la pago yo, la pagamos TODOS los españoles? Pues sí. Y además, de maravilla: actualmente cobra 600 euros por programa diario, pero ha llegado a tener un sueldo de 400.000 euros anuales. Por cada entrega del programa “El pueblo más divertido” cobraba 13.000 euros.

¿Por qué TVE mantiene en nómina, y en pantalla, a alguien tan ignorante como tendencioso? “Porque la ex mujer de Carlos Herrera es una de las nuestras”, podría muy bien responder José Antonio Sánchez, presidente de RTVE y votante confeso del Partido Popular. Por eso lejos de advertirla de su estupidez y sancionar su sectarismo, de retirarda de la pantalla, la premian con entrevista en el programa de Bertín Osborne. Afortunadamente estas miserias, utilizar la televisión pública para hacer propaganda de un partido político, tienen fecha de caducidad. O eso me gustaría a mí creer…

Un motivo para NO ver la televisión

Tedeschi Truck Band

Cd: Let Me Get By.

z-41-300x300

Susan Tedeschi es, con permiso de Bonnie Raitt, mi cantante/guitarrista de blues rock favorita. Si piensa usted que exagero escuche cualquiera de sus discos en solitario, o aquellos cuatro que desde 2011 graba con su pareja, el también guitarrista Derek Trucks (ex Allman Brothers). En este caso diez piezas nuevas, dieciocho en la versión de lujo, compuestas y producidas por ambos con la ayuda de Doyle Bramhall II.

Una nueva joya con acentos del sur y los pantanos, siempre al ritmo que marcan las guitarras y con la voz arrastrada de Susan como referencia. Ella es de Boston, Derek de Florida, y coinciden en el cruce de caminos del blues sureño, profundo y verdadero. Blues rock de categoría.

La pobreza

El domingo por la mañana el canal 24 Horas de TVE retransmite, en riguroso directo y de principio a fin, un discurso de María Dolores de Cospedal en Guadalajara. La intervención tiene lugar dentro de un acto de la Junta Directiva Provincial del PP en esa provincia. La mediocridad del monólogo es absoluta. Doña finiquito en diferido habla en directo, pero sin guión, sin orden, sin ideas. Improvisa, retuerce los resultados electorales, invoca miedos ancestrales, reclama una nueva transición, habla de un pacto de perdedores, ensaya gestos melodramáticos. No dice nada: las palabras de la secretaria general del Partido Popular están vacías, muertas.

Podría haber aprovechado la ocasión para explicar por qué su partido, el PP, ha sido “imputado” (El País), o si usted lo prefiere “está siendo investigado” (ABC), por destruir pruebas del caso Bárcenas. O haber analizado la dimisión de la mano derecha de la vicepresidenta del Gobierno, Sáenz de Santamaría, por el caso Aquamad. Pero prefiere advertir de que la nueva política solo quiere sus sillones, que ellos son el centro y la moderación, y que los nuevos partidos “traerán la pobreza, el retroceso, la inestabilidad y la quiebra a España”.

Captura de pantalla 2016-01-24 a la(s) 23.04.32

Nadie tiene que traer la pobreza a España. La pobreza ya está en España: Un tercio de los españoles son pobres y 3,3 millones están ya en situación extremaEl 40 % de los españoles entre 16 y 24 años está en riesgo de pobreza. Nuestro país es el segundo de la Unión Europea en el que más ha crecido la distancia entre rentas altas y bajas, sólo por detrás de Estonia: En 2015 el 1% de la población concentró tanta riqueza como el 80% de los más desfavorecidos.

La pobreza de Cospedal no es económica, es moral. Y política. No hay una sola idea en el discurso insoportablemente rastrero de esta escolta de Rajoy en su ejército de muertos vivientes. No hay propuestas, no hay generosidad, no hay un plan, no hay política. Sólo hay un miedo terrible a perder. A dejar de mandar. Quién sabe si a tener que enfrentarse a la justicia desde la misma posición que el resto de ciudadanos. El miedo está en las entrañas del PP y de su órgano de propaganda, TVE, una televisión pública destruida por un grupo político corrupto y corruptor, por unos personajes antediluvianos que se aferran al poder con sus últimos alientos.

Acaba el discurso de Cospedal, comienzan las preguntas de los periodistas. La primera parece incómoda, Cospedal tuerce el gesto. Quizá se trate de un auténtico periodista… Cortan la señal. La presentadora del canal 24 Horas pide disculpas, un fallo técnico, y da paso a la información meteorológica. Debería haber advertido de que estábamos viendo un canal promocional, no un canal informativo. De que la pobreza se ha instalado en TVE.

Malos tiempos para la tele pública

Acaba 2016, y también los cuatro años de Gobierno de Mariano Rajoy. El presidente dice que en este país ya nadie habla del rescate, la recesión o el paro. Que estamos saliendo de la crisis, que la economía va como un cañón, que se está creando empleo y acabando con la desigualdad. Buenas noticias, que terminan cuando se habla de televisión. Concretamente de televisión pública. Y es que La 1, la principal cadena de la Corporación RTVE, ha continuado su caída libre en estos últimos doce meses hasta alcanzar una audiencia media de un miserable 9,8%. Por primera vez en su historia baja del 10%. Y aún no ha tocado fondo. El duopolio privado, Atresmedia y Mediaset, no puede ser más feliz, con todo un campo de posibilidades, amplio y despejado, sin rivales, en lontananza. Y el ciudadano, el telespectador, no puede ser más desgraciado. Aquellas cadenas que están en manos privadas son una máquina de hacer audiencia, de conseguir dinero, de influir en la sociedad. Las nuestras, las públicas, no tienen audiencia, ni prestigio, ni credibilidad y, encima, económicamente son un agujero negro. Más claro, imposible. Grite conmigo: ¡Viva lo privado!

3333693136_ef61708656

“¡Que cierren las teles públicas, que no sirven para nada!”, aullan los liberales mientras apagan el iPad y cierran The Economist. Tienen razón. TVE ya no sirve ni para que el Gobierno de Mariano Rajoy, Sergio Martín, Bertín Osborne y compañía gane cómodamente las elecciones. La han maltratado tanto, han abusado tanto de su potencial, han destruido con tanta impunidad su legado, han menospreciado de tal manera a los telespectadores/contribuyentes, han enriquecido con tanto descaro a las cadenas privadas, que la televisión pública ya casi no sirve ni como medio de propaganda política.

Que cierren las teles públicas. Será el banderazo de salida, el comienzo del final. Así, cuando poco después acaben con la educación y la sanidad públicas, no quedará nadie para contarlo. Mejor, seremos felices en nuestra ignorancia. Veremos en bucle “Gran Hermano”, debates fascistas camuflados como progresistas, y entrevistas a miembros del Gobierno y de la oposición. Nos dirán a quién votar. Y en los telediarios conectarán con el estadio Santiago Bernabéu para que escuchemos, en riguroso directo, la alineación del Real Madrid y los pitos a Benítez. ¿Cómo, que eso pasó ayer? Efectivamente, en el Telediario de mediodía de ayer mismo, 30 de diciembre de 2015.

Feliz año…

ortugno_manipulaciontve

P.D.1

Televisión pública, decíamos…

Captura de pantalla 2015-12-30 a la(s) 19.09.48

P.D.2

CXbWZUmWMAAd4-6