You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Astiberri


Duques y artistas terroristas

La Audiencia Nacional ha condenado al rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, conocido como Valtonyc, a tres años y medio de prisión por el contenido de sus canciones. Letras que se refieren al Rey Juan Carlos y, según la sentencia, “van más allá de la expresión de coincidencia con objetivos políticos, solidaridad con los presos o camaradería nacida de vínculos ideológicos… exceden de la crítica política y se introducen en el campo del atentado contra la dignidad personal”. Resumiendo: enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona.

“Monarquía es su ideología / no desea catalán pero sí esta porquería / quiere recortar la lengua / llegaré a la nuez de tu cuello, cabrón / encontrándonos en el palacio del Borbón con un kalashnikov”, canta un Valtonyc que, como poeta, no parece Gustavo Adolfo Bécquer. Ni falta que le hace. Es un rapero que quiere provocar. “Para hacer canciones de amor ya están Andy & Lucas”, asegura el cantante, que pasa a formar parte de la lista de artistas-terroristas junto a los titiriteros, Cesar Strawberry

Con solo unas horas de diferencia la Audiencia de Palma ha ignorado la petición de la Fiscalía y ha dejado a Iñaki Urdangarín libre y sin fianza. El duque empalmado residirá, en uno de esos requiebros maravillos de la vida, en Suiza.

Captura de pantalla 2017-02-23 a la(s) 16.38.05

(El Jueves)

Como la justicia es, evidentemente, igual para todos, tendrán ustedes que reconocer conmigo que el rapero ha tenido muy mala suerte. Y el duque, tanta como para no tener que pagar ni los 200.000 euros que pedían de fianza. Condenado & Condenado. Así las cosas, me atrevería a decir que este país necesita más raperos, si es posible más inspirados que Valtonyc, no sé si con Kalashnikov, sin duda con veneno en la lengua. Y más titiriteros, y más agitadores, y más terroristas culturales. Y fiscales que no se quejen tanto de sufrír amenazas e intimidaciones, que ya está bien de gente con la piel fina. En esta democracia de mínimos, una auténtica pantomima, es lo único que nos queda. El humor y la ironía, digo. Y las calles.

Un motivo para NO ver la televisión

Catálogo de búnkers.

Autores: Jordi Pastor y Marcos Prior.

Editorial: Astiberri.

catalogodebunkers

¿Recuerda la pareja de supervivientes, padre e hijo, que protagonizaban “La carretera”, el último libro de Cormac McCarthy? Pues en este cómic opresivo y sangriento nos encontramos con otra odisea similar, formada por el irascible Eric K y su hijo Alexander, que se encuentran en un mundo víctima de un cataclismo. El refugio es el búnker. Eric K conoce su situación y la de su entorno, o se lo inventa, y no duda en tomar medidas contra sus hipotéticos enemigos. El resto de un mundo raro.

“A título pesonal, Frederic Von Strongheim era el flamante propietario de 3 búnkeres, 2 habitaciones del pánico y una mochila de las 72 horas, mochila que se llamaba así porque en su interior contenía todo lo necesario para sobrevivir las 72 horas que tardan de media en desplegarse los equipos de emergencia y rescate a partir del inicio de algún tipo de catástrofe”.

Colores planos que chirrían, personajes grotescos en su maldad, un mundo en descomposición y un padre que miente, que crea una moral enferma, que intenta justificar una violencia, la suya, que salpica a su hijo, la última esperanza. Una historia inquietante que admite varias lecturas, diferentes visiones, distintas percepciones. Un cómic especial.

Captura de pantalla 2017-02-23 a la(s) 16.46.27

Vallecas antifascista

La afición del Rayo Vallecano ha dicho NO a Roman Zozulya, un jugador ucranio que la directiva del equipo madrileño tenía ya fichado. “Zozulya not welcome”, se podía leer en una pancarta durante el partido del pasado domingo. El problema es la presunta ideología nazi de Zozulya. Y es que los seguidores del Rayo son muy de izquierdas. Y muy de pancartas…

Portada1

Se ha hablado mucho sobre el tal Zozulya y su supuesta ideología nazi. Si no lo fuera, se estaría cometiendo una gran injusticia. Pero el diario El País aseguraba el pasado lunes que “el jugador no ha ocultado nunca su admiración por Stepán Bandera, figura destacada y controvertida de nacionalismo ucranio, héroe independentista y anticomunista en el oeste y títere nazi en el este rusófilo”.

cartel-roman-zozulya-rayo-1

¿Tienen derechos los seguidores del Rayo a bloquear el fichaje de un jugador por su ideología política? Si llevas años ejerciendo desde las gradas un compromiso político y social, si te consideras solidario y antifascista, imagino que sí. No a los desahucios, no a la violencia machista, no al racismo, no a Rumasa… En estos tiempos de tibieza, de corrección política, de blandenguería e indefinición, igual no esta de más que unos futboleros luchadores digan “not welcome” a un jugador asociado al nazismo.

1416764204641

n_rayo_vallecano_los_aficionados-448283

post20140315-4c

Un motivo para NO ver la televisión

Asylum

Autor: Javier de Isusi.

Editorial: Astiberri.

asylum

Todo es cuestión de geografía. Y de abrazos. De ambas cosas trata este cómic profundamente conmovedor y de absoluta y total actualidad. En los días de Trump y su muro, tiempos de insolidaridad en Europa y miseria en medio mundo, Javier de Isusi nos ofrece varios motivos para la esperanza. Tantos como los protagonistas este “Asylum”, que es lugar de amparo y protección para personas perseguidas.

Marina es la protagonista principal. Tiene 94 años, pero dice que su vida acabó cuando cumplió quince: vivió el primer bombardeo sobre población civil tras el golpe de estado franquista, y formó parte de los primeros refugiados de la guerra. Desde Otxandio hasta Francia, después Barcelona, finalmente Venezuela.

“Venezuela nos dio muchas cosas, nos dio tanto… Sobre todo nos dio una lección de generosidad que yo me prometí a mí misma no olvidar jamás”.

La historia de Marina es la historia de todos los hombres y mujeres que se ven obligados a abandonar su tierra huyendo de la pobreza, de la guerra, de la violencia, de la homofobia, de la explotación… En paralelo a la narración de Marina, que mantiene con los ojos abiertos a su sobrina Maialen, iremos conociendo a los otros exiliados, protagonistas de auténticas epopeyas. Aina, nigeriana, escapa de una vida condenada a la pobreza, de casarse con un viejo, de quedar atrapada en la protitución. Christopher es de Uganda, y ha cometido el error de ser homosexual: la única opción que tenía allí era morir por ello. Sanza es congoleña, huyó de la guerra y espera una oportunidad en una valla de Marruecos. Imelda es de Ciudad Juarez, México, y tuvo que marcharse para no formar parte de la lista de mujeres desaparecidas.

“- El futuro es siempre incierto, pero es terrible cuando solo puedes imaginarlo peor… cuando tienes tanto miedo que no te atreves ni a soñar.

- A lo mejor has escapado de la guerra, pero vives y sueñas llena de temores.

- Lo único que nos salva, al final, es el calor humano… la acogida… el abrazo”.

“Asylum” es un libro imprescindible en estos tiempos egoistas y ultraconservadores, rapaces e insolidarios, de capitalismo devorador y fronteras con cuchillas. Es un libro que habla de gente que huye y de gentuza que trata de impedírselo, pero tambien de personas fuertes, de la importancia de la camaradería y del poder de la solidaridad. El final, que no desvelaré, nos recuerda en cinco páginas que todo es cuestión de geografía. Y que en nuestras manos está acabar con las fronteras, con las diferencias, con el exilio como drama del siglo XXI.

ASTASYLUM01_4

 

I Master de Rock and Roll Matutino Sobre Ruedas.

Mohammed´s Radio

Warren Zevon

El más grande de los cantautores olvidados. Siempre a la sombra de Dylan, Springsteen, Randy Newman o Jackson Brown, Warren Zevon escribió canciones tremendas, repletas de ironía y crítica social. Canciones que le convirtieron en una leyenda entre los músicos de su generación, y atrajeron a un gran número de fieles seguidores.

Warren nació en 1947 en Chicago, y murió con solo 56 años, tras grabar 13 discos, cuatro de ellos, los primeros, absolutamente imprescindibles. No es sencillo escoger una canción de Warren Zevon, es absurdo intentar elegir entre “Studebaker”, “Poor, Poor Pitiful Me”, “Reconsider Me” o “Carmelita”. Hoy sonará “Mohammed´s Radio”, un tema que habla de cómo la radio pirata de Mohammed ofrece consuelo con su música a todos aquellos que viven sumergidos en la angustia de lo cotidiano, pagar el alquiler y la gasolina, tratar de sobrevivir. En las canciones de Mohammed esa gente encuentra el rock and roll dulce y conmovedor que les permite mantener el optimismo, seguir vivos.

Everybody’s restless and they’ve got no place to go

Someone’s always trying to tell them

Something they already know

So their anger and resentment flow
But don’t it make you want to rock and roll

All night long

Mohammed’s Radio

I heard somebody singing sweet and soulful

On the radio, Mohammed’s Radio
You know, the Sheriff’s got his problems too

He will surely take them out on you

In walked the village idiot and his face was all aglow

He’s been up all night listening to Mohammed’s Radio
Don’t it make you want to rock and roll

All night long

Mohammed’s Radio

I heard somebody singing sweet and soulful

On the radio, Mohammed’s Radio
Everybody’s desperate trying to make ends meet

Work all day, still can’t pay the price of gasoline and meat

Alas, their lives are incomplete
Don’t it make you want to rock and roll

All night long Mohammed’s Radio

I heard somebody singing sweet and soulful

On the radio, Mohammed’s Radio
You’ve been up all night listening for his drum

Hoping that the righteous might just might just might just come

I heard the General whisper to his aide-de-camp

“Be watchful for Mohammed’s lamp”
Don’t it make you want to rock and roll

All night long Mohammed’s Radio

¡Viva México, cabrón!

Donald Trump insiste en construir un muro que separe Estados Unidos de México. Por si la estupidez fuese pequeña, por si la bravuconería fuese corta, por si la afrenta se hubiese quedado chica, Trump insiste en que México corra con los gastos de la juerga y pague la valla. El presidente mexicano Enrique Peña ha suspendido, como no podía ser de otra manera, la reunión con el presidente norteamericano prevista para el martes. La pesadilla, en forma de primer gran conflicto diplomático, ha comenzado. Imagine el ánimo de los cinco millones de sin papeles que sobreviven en los USA…

En este momento, todo parece estar en manos de los ciudadanos norteamericanos. Sí, de los mismos que han votado a este déspota de arrogante mirada, a este impresentable macarra. De aquellos que ya se están arrepintiendo de su error. Esos que en este momento temen que Estados Unidos retroceda en los próximos años a los tiempos previos a Abraham Lincoln.

Paren a este hijo de su pinche madre. No va de farol, es un peligro público. Salgan a las calles, rodeen la Casa Blanca, visiten a sus vecinos del sur… Hagan lo que quieran, pero detengan a este miserable. Por su bien, y por el de todos.

Un motivo para NO ver la televisión

Dr. Uriel.

Autor: Sento.

Editorial: Astiberri.

doctoruriel

Esta edición integral, que reune en una edición primorosa los tres tomos originales de las aventuras y desventuras del doctor Pablo Uriel Díez, ya forma parte de mi biblioteca médica favorita. Reposa en la balda que acoge a clásicos del calibre de “Historias de médicos”, de William Carlos Williams (Montesinos), “Doctor Arrowsmith”, de Sinclair Lewis (Nórdica), “El siglo de los cirujanos”, de Jürgen Thorwald (Destino), y más recientemente, “Diario de un resurreccionista”, de James Blake Balley (La Felguera Editores). Pero muy bien podría hacerlo en aquella otra estantería, más amplia, dedicada a la Guerra Civil española. Y no desentonaría en ninguna de las dos: es una novela gráfica con mayúsculas, de largo recorrido, con una historias increíble (real), repleta de personajes entrañables y con un ritmo narrativo simplemente perfecto.

“¿Sabe, capitán, que muchos buenos médicos opinan que, a veces, el ejercicio de su profesión en la vida civil llega a ser un infierno? Todo el mundo confía en el médico sin saber que estamos inermes frente a muchos problemas… …aún ejercemos una medicina primitiva y a veces inútil. Supongo que, en muchas ocasiones, todo lo que podemos hacer es charlatanería. Una humillante comedia para alejar de las gentes el vergonzoso temor a la muerte”.

“Dr. Uriel” comienza en la Zaragoza del año 36. Universidad de medicina. Jóvenes que terminan sus estudios y ven cómo los conflictos políticos, el golpe militar y la guerra civil acaban con sus sueños. Ya no hay planes. Poco a poco todo se complica, los bandos se enfrentan con saña, y la vida queda reducida a una mera cuestión de supervivencia. Afortunadamente se suceden detalles que ofrecen motivos para la esperanza: la amistad, la solidaridad, la lealtad, la memoria… Memorables, por cierto, las páginas delirantes que ofrecen una conversación entre Dios y unos fusilados por la Falange…

“- ¿Por qué ese afán de los hombres por uniformarse?

- Es una forma de faltar a tus designios. Tú, Señor, pusiste en el hombre el germen de la infinita variedad. Algunos pretenden modificar tu obra unificando los impulsos de tus criaturas. Empiezan por uniformar sus vestiduras y terminan por unificar, también, su inteligencia: de este modo van creando rebaños de humanidad que siguen a un jefe”.

Nuestro doctor, un tipo espigado y observador, listo y republicano, íntegro sobre todas las cosas, vive las miserias de ambos bandos. Este detalle dice mucho del autor, un dibujante eficaz y un narrador excelente. Rojos y azules matan y mueren, y se intercambian de posición en lo que algunos consideran alta traición y otros simple reubicación. Cuestión de geografía. Sento Llobell ha recogido una historia formidable, con momentos de acongojante emoción. Ha investigado, se ha documentado, ha trabajado duro en el guión. Y ha dibujado un cómic épico que es la crónica de una vida maravillosa y de un conflicto aún no superado. Formidable.

I Master de Rock and Roll Matutino sobre Ruedas.

Viernes 27 de enero

Como un huracán

Burning

Viernes, canción en castellano. Chuletas de la Elipa, Burning son los Rolling Stones españoles. Que se dice pronto. Nacieron en la hostil España del 74, se han repuesto de numerosas pérdidas causadas por los abusos, y han grabado algunas canciones excelentes, muchas de ellas dedicadas a Madrid y sus noches salvajes. Siguen vivos y con excelente salud. Esta es una de mis canciones favoritas: de su álbum de 1989 “Regalos para Mamá”, este “Como un huracán”.

Desconfiemos

Dicen en la televisión que España es uno de los países más solidarios del mundo. No sé si creérmelo: lo dice un tal Marhuenda tras advertir que la solidaridad es un privilegio de los países ricos. “En los países pobres la solidaridad no existe”, asegura. Y se queda tan ancho.

Todo esto viene a cuento por el famoso Caso Nadia, la estafa periodística, médica y… solidaria más famosa de los últimos tiempos. “Tras el Caso Nadia, no dejemos de confiar”, titula La Razón.

ana-rosa-qu_75118860

Soy desconfiado por naturaleza. Y lógicamente se me ocurren algunas preguntas: ¿Es posible ser uno de los países más solidarios y, al tiempo, de los más corruptos? ¿Podemos relajarnos en el país de Bárcenas y Granados, de la Gürtel y los ERE, de Mario Conde y Jesús Gil, del pequeño Nicolás y el padre de Nadia, del tocomocho y la estampita, del pitufeo y el blanqueo, del enchufe y la recalificación?

Creo que debemos desconfiar. No sé si la palabra es desconfiar… Debemos exigir transparencia. Al Gobierno, evidentemente, pero también a los partidos políticos, a las ONG, al emprendedor que pide fondos para poner en marcha una empresa fascinante… y al padre que pide dinero para su hija enferma. En realidad no deberíamos exigir nada: la transparencia debería formar parte de la vida diaria. Sobre todo cuando se maneja dinero ajeno. Algo absolutamente innegociable en un país tan rico, tan solidario… y tan corrupto como España.

Quiero pensar que ser desconfiados no nos impide ser generosos, comprender las necesidades de una sociedad civil que el gobierno no puede cubrir (o no quiere), admirar la solidaridad ajena. Incluida la de unos países pobres, señor Marhuenda, profundamente solidarios. Se lo aseguro.

Un motivo para NO ver la televisión

Escapar.

Autor: Guy Delisle.

Editorial: Astiberri.

escapar

A medio camino entre el tebeo y el periodismo, este libro, subtitulado “historia de un rehén”, cuenta la aventura vivida por Christophe André, miembro de una organización de ayuda humanitaria en la región del Cáucaso. “Escapar” analiza la situación política de la zona, uno de los lugares más calientes y olvidados del planeta, pero sobre todo cuenta la batalla de Christophe para sobrevivir, para no volverse loco, para no ceder a la presión de un secuestro.

Reconozco que “Escapar” me resultó, por momentos, profundamente angustioso e incómodo. Claustrofóbico es la palabra exacta. Semanas y semanas de monótono encierro, sin apenas luz, sopa y pan, sin información, sin hablar, sin calendario. Y todo contado por un Guy Delisle, autor de obras inolvidables como “Crónicas de Jerusalén” o “Pyongyang”, que apuesta por una monotonía similar en la distribución de las páginas: seis viñetas, cinco viñetas, seis viñetas… Así las 428 páginas, azul sobre grises, son una invitación a la reflexión íntima, al análisis personal: “Ser rehén es peor que estar en la cárcel. En la cárcel sabes por qué estas allí, y en qué fecha saldrás. Cuando eres rehén ni siquiera tienes esas referencias. No tienes nada”.

No desvelaré el final de la historia, digno de una buena novela de aventuras. Solo le diré que estamos ante la perfecta mezcla de información y entretenimiento. Un drama real narrado de manera original, con discreta belleza, a golpe de frase corta, de dibujos aparentemente repetitivos, de tenebrosa batalla interior, de resistencia pasiva.

En esta novela gráfica hay rutina en cantidades ingentes, pero ni un solo instante de tedio o aburrimiento. “Escapar” es una obsesión, el testimonio de una forma de tortura, la lectura necesaria para saber lo espantoso que puede llegar a ser el mundo actual.

4975519_3_ee2b_2016-07-01-cb9b424-7945-i5bn9v_e0f86460bae568c04c294c9e58fc7b95

img-46