You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Astiberri


Somos cangrejos

La fiscalía ha pedido un año de cárcel y siete de inhabilitación a Cassandra Vera Paz, la joven acusada de enaltecimiento del terrorismo por publicar en Twitter chistes sobre el asesinato a manos de ETA de Luis Carrero Blanco, presidente del Gobierno con el dictador Francisco Franco. Ha rebajado su solicitud inicial: en principio había pedido dos años y medio de prisión.

Seguramente alguién ha enseñado al fiscar un librillo de Tip y Coll titulado “Orgía”, publicado por el Círculo de Lectores en, no se lo pierda, 1983. Sí, solo diez años después del atentado la famosa pareja de humoristas hacía (y publicaba impresos en papel) chistes como éste: “Carrero Blanco. De todos mis ascensos, el último fue el más rápido”. Y no pasaba nada. Pasa ahora, cuando han transcurrido ya 34 años de la publicación de “Orgía”, cuando deberíamos estar en el primer mundo intelectual y democrático.

C7nX9p2WkAE7wbW.jpg-large

Es más, incluso la nieta de Carrero Blanco ha dicho, en una carta enviada al diario El País, que es “un disparate” pedir semejante castigo por unos tuits sobre su abuelo: “Me asusta una sociedad en la que la libertad de expresión, por lamentable que sea, pueda acarrear penas de prisión”.

Vamos para atrás. Busquemos culpables en la Ley Mordaza, el liberalismo salvaje o la banda de ultraconservadores camuflados de demócratas. Lo cierto es que nos recortan las libertades, como hacen con el resto de derechos sociales y laborales. Retrocedemos de manera dócil, perdemos calidad de vida sin inmutarnos, nos acostumbramos a vivir en una democracia de mínimos. Somos putos cangrejos caminando hacia atrás.

Un motivo para NO ver la televisión

Disparen al humorista.

Autor: Darío Adanti.

Editorial: Astiberri.

disparenalhumorista

El subtítulo de este libro desvela su contenido, “un ensayo gráfico sobre los límites del humor”, y lo convierte en imprescindible para completar el post de hoy. “El humor consiste en sacar a la luz nuestros miedos, nuestros pensamientos oscuros, nuestras crueldades y debilidades”, explica el dibujante argentino. “Es exorcismo de nuestros males y reflejo de lo peor de nosotros mismos”.

Fundador de la imprescindible “Mongolia”, Adanti analiza con textos inteligentes e ilustraciones brillantes hasta dónde puede llegar el humor, si es que su fuerza y su poder de redención tienen límites. Yo creo que no, que el humor tiene que ver con la libertad, la inteligencia y las entrañas, elementos sagrados, y por tanto intocables.

“Ese desapego que genera el humor negro nos permite ver todo lo que tenemos de desgraciado, de patético y de monstruoso… Y ahora que el humor negro te ha traído de este lado del espejo, dime: ¿Qué ves exactamente?

¡Veo al monstruo! ¡Lo veo, lo veo! ¡Y el monstruo somos nosotros!”.

Para dar consistencia a sus teorías sobre el humor, el ilustrador de Buenos Aires busca la complicidad de personajes del calibre de Jardiel Poncela, Darwin, Italo Calvino, Mark Twain (el humor es el primer muerto), Kant, Hannah Arendt o Frida Kahlo. Y les devuelve el favor con unas ilustraciones maravillosas, tonos azules, luminosa imperfección, en un big bang de ideas, colores y, por supuesto, comicidad. Un libro de nuestro tiempo y para nuestro tiempo.

disparenalhumorista_5-e1484737967662

Leer al poder

Juan Cruz ha tenido que salir, por una vez y sin que sirva de precedente, en defensa de El País. “Yo sí leo El País”, titula una columna/post en la que no duda en hacer dolorosa autocrítica: “Este periódico que rodea este blog, y que tiene una versión en papel, que es mi preferida, con perdón de los que prefieren el digital, me da el confort del orden que otros han elegido para mí. Hay historias humanas, del extranjero y de España, hay entrevistas de piedra, de mármol y de humo, hay un esfuerzo enorme de reporteros que se juegan cada día el oficio de contar sin saber que al cabo de sus días o de sus noches alguien va a decir, como si fuera un hallazgo: que conste que ya no leo tu periódico”.

Debo reconocer que yo también leo El País. Pero cada vez menos. Lo que no hago de ninguna manera es comprarlo. No hace falta para dar un repaso a la crónica deportiva, a Forges y El Roto, a unos cuantos amiguetes y a otros tantos buenos periodistas que sobreviven. En el bar, en el teléfono… Cada vez leo menos El País, el mejor de los grandes periódicos nacionales, porque cada vez me interesa menos lo que dice, y porque en algunos momentos incluso se atreve a faltarme al respeto. Es decir, pone en duda mi inteligencia, mi criterio. Por ejemplo cuando habla de Podemos. O cuando intenta destruir a Pedro Sánchez (sí, destruir) en un desesperado apoyo a Susana Diaz. Podría ponerle más ejemplos. Como lector, es muy difícil creer en periódicos que insultan tu inteligencia.

Mucha gente ha dejado de leer El País, las ventas del diario han caído un 26,4% en el pasado mes de enero en relación a las del mismo mes del año 2016, y otros muchos están en ello. En un mundo como el actual, donde la sobredosis de información (la mayoría de baja calidad) es brutal, los grandes diarios deberían ser diferentes, marcar la diferencia, ofrecer más y mejor. Más compromiso, más espíritu crítico, más independencia, más denuncia, más libertad, más periodismo. Pero no pueden, porque han recortado sus plantillas, son más dóciles, están del lado del poder. Y el periodismo y el poder son agua y aceite.

elroto

Un motivo para NO ver la televisión

Un millón de años.

Autor: David Sánchez.

Editorial: Astiberri.

unmillondeaños

Aunque no lo sepa, es casi seguro que usted no solo conoce a David Sánchez, sino que incluso le admira. ¿Recuerda esas portadas de la editorial Errata Naturae con maravillosos retratos de Walt Whitman, Marx, Thoreau o Nietzsche? ¿Esos retratos de familia de Mad Men, Juego de Tronos o criminales y prostitutas tatuados? Pues son suyos. Sánchez no se prodiga mucho con los cómics en este formato, un álbum completo, editado por cierto de manera lujosa por Astiberri, así que la satisfacción es enorme.

“Un millón de años” cuenta historias de otros mundos habitados por otros seres. Parecen humanos, pero… Muchas veces ni los humanos lo parecemos, ¿verdad? No importa si tienen un solo ojo o cuatro, si se tranforman en culebra o tienen cara de sapo, si tratan de sobrevivir o matan por placer. El asunto es que usted leerá “Un millón de años” diferente al que he leído yo. Excepto por una cosa: la belleza de unas ilustraciones inquietantes, de unos personajes diabólicos o entrañables, de unos paisajes de otra galaxia.

Este cómic quién sabe si futurista o prehistórico me recuerda a los mejores momentos fantásticos de otro gran artista: Moebius. Ese escenario que se desdobla, esos personajes en constante evolución, esos mundos raros que nos invitan a explorar los rincones del inconsciente. Torcer la cinta, cambiar la dimensión, ser dualidad, decía Jean Giraud cuando pasaba a ser Moebius, cuando aparcaba a Blueberry y se subía al terodáctilo de Arzach. David Sánchez, como Moebius, ama el desierto. El lugar ideal para situar sus aventuras, para que la imaginación vuele, para invocar al chamán, para abrir los ojos, la mente, a un espacio metafísicamente limpio, amplio, perfecto y en constante evolución. El territorio por el que se mueven los protagonistas de “Un millón de años”, el cómic fuera de plano. Dantesco, hermoso y sorprendente.

Captura de pantalla 2017-03-14 a la(s) 19.19.21

Duques y artistas terroristas

La Audiencia Nacional ha condenado al rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, conocido como Valtonyc, a tres años y medio de prisión por el contenido de sus canciones. Letras que se refieren al Rey Juan Carlos y, según la sentencia, “van más allá de la expresión de coincidencia con objetivos políticos, solidaridad con los presos o camaradería nacida de vínculos ideológicos… exceden de la crítica política y se introducen en el campo del atentado contra la dignidad personal”. Resumiendo: enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias graves a la Corona.

“Monarquía es su ideología / no desea catalán pero sí esta porquería / quiere recortar la lengua / llegaré a la nuez de tu cuello, cabrón / encontrándonos en el palacio del Borbón con un kalashnikov”, canta un Valtonyc que, como poeta, no parece Gustavo Adolfo Bécquer. Ni falta que le hace. Es un rapero que quiere provocar. “Para hacer canciones de amor ya están Andy & Lucas”, asegura el cantante, que pasa a formar parte de la lista de artistas-terroristas junto a los titiriteros, Cesar Strawberry

Con solo unas horas de diferencia la Audiencia de Palma ha ignorado la petición de la Fiscalía y ha dejado a Iñaki Urdangarín libre y sin fianza. El duque empalmado residirá, en uno de esos requiebros maravillos de la vida, en Suiza.

Captura de pantalla 2017-02-23 a la(s) 16.38.05

(El Jueves)

Como la justicia es, evidentemente, igual para todos, tendrán ustedes que reconocer conmigo que el rapero ha tenido muy mala suerte. Y el duque, tanta como para no tener que pagar ni los 200.000 euros que pedían de fianza. Condenado & Condenado. Así las cosas, me atrevería a decir que este país necesita más raperos, si es posible más inspirados que Valtonyc, no sé si con Kalashnikov, sin duda con veneno en la lengua. Y más titiriteros, y más agitadores, y más terroristas culturales. Y fiscales que no se quejen tanto de sufrír amenazas e intimidaciones, que ya está bien de gente con la piel fina. En esta democracia de mínimos, una auténtica pantomima, es lo único que nos queda. El humor y la ironía, digo. Y las calles.

Un motivo para NO ver la televisión

Catálogo de búnkers.

Autores: Jordi Pastor y Marcos Prior.

Editorial: Astiberri.

catalogodebunkers

¿Recuerda la pareja de supervivientes, padre e hijo, que protagonizaban “La carretera”, el último libro de Cormac McCarthy? Pues en este cómic opresivo y sangriento nos encontramos con otra odisea similar, formada por el irascible Eric K y su hijo Alexander, que se encuentran en un mundo víctima de un cataclismo. El refugio es el búnker. Eric K conoce su situación y la de su entorno, o se lo inventa, y no duda en tomar medidas contra sus hipotéticos enemigos. El resto de un mundo raro.

“A título pesonal, Frederic Von Strongheim era el flamante propietario de 3 búnkeres, 2 habitaciones del pánico y una mochila de las 72 horas, mochila que se llamaba así porque en su interior contenía todo lo necesario para sobrevivir las 72 horas que tardan de media en desplegarse los equipos de emergencia y rescate a partir del inicio de algún tipo de catástrofe”.

Colores planos que chirrían, personajes grotescos en su maldad, un mundo en descomposición y un padre que miente, que crea una moral enferma, que intenta justificar una violencia, la suya, que salpica a su hijo, la última esperanza. Una historia inquietante que admite varias lecturas, diferentes visiones, distintas percepciones. Un cómic especial.

Captura de pantalla 2017-02-23 a la(s) 16.46.27

Vallecas antifascista

La afición del Rayo Vallecano ha dicho NO a Roman Zozulya, un jugador ucranio que la directiva del equipo madrileño tenía ya fichado. “Zozulya not welcome”, se podía leer en una pancarta durante el partido del pasado domingo. El problema es la presunta ideología nazi de Zozulya. Y es que los seguidores del Rayo son muy de izquierdas. Y muy de pancartas…

Portada1

Se ha hablado mucho sobre el tal Zozulya y su supuesta ideología nazi. Si no lo fuera, se estaría cometiendo una gran injusticia. Pero el diario El País aseguraba el pasado lunes que “el jugador no ha ocultado nunca su admiración por Stepán Bandera, figura destacada y controvertida de nacionalismo ucranio, héroe independentista y anticomunista en el oeste y títere nazi en el este rusófilo”.

cartel-roman-zozulya-rayo-1

¿Tienen derechos los seguidores del Rayo a bloquear el fichaje de un jugador por su ideología política? Si llevas años ejerciendo desde las gradas un compromiso político y social, si te consideras solidario y antifascista, imagino que sí. No a los desahucios, no a la violencia machista, no al racismo, no a Rumasa… En estos tiempos de tibieza, de corrección política, de blandenguería e indefinición, igual no esta de más que unos futboleros luchadores digan “not welcome” a un jugador asociado al nazismo.

1416764204641

n_rayo_vallecano_los_aficionados-448283

post20140315-4c

Un motivo para NO ver la televisión

Asylum

Autor: Javier de Isusi.

Editorial: Astiberri.

asylum

Todo es cuestión de geografía. Y de abrazos. De ambas cosas trata este cómic profundamente conmovedor y de absoluta y total actualidad. En los días de Trump y su muro, tiempos de insolidaridad en Europa y miseria en medio mundo, Javier de Isusi nos ofrece varios motivos para la esperanza. Tantos como los protagonistas este “Asylum”, que es lugar de amparo y protección para personas perseguidas.

Marina es la protagonista principal. Tiene 94 años, pero dice que su vida acabó cuando cumplió quince: vivió el primer bombardeo sobre población civil tras el golpe de estado franquista, y formó parte de los primeros refugiados de la guerra. Desde Otxandio hasta Francia, después Barcelona, finalmente Venezuela.

“Venezuela nos dio muchas cosas, nos dio tanto… Sobre todo nos dio una lección de generosidad que yo me prometí a mí misma no olvidar jamás”.

La historia de Marina es la historia de todos los hombres y mujeres que se ven obligados a abandonar su tierra huyendo de la pobreza, de la guerra, de la violencia, de la homofobia, de la explotación… En paralelo a la narración de Marina, que mantiene con los ojos abiertos a su sobrina Maialen, iremos conociendo a los otros exiliados, protagonistas de auténticas epopeyas. Aina, nigeriana, escapa de una vida condenada a la pobreza, de casarse con un viejo, de quedar atrapada en la protitución. Christopher es de Uganda, y ha cometido el error de ser homosexual: la única opción que tenía allí era morir por ello. Sanza es congoleña, huyó de la guerra y espera una oportunidad en una valla de Marruecos. Imelda es de Ciudad Juarez, México, y tuvo que marcharse para no formar parte de la lista de mujeres desaparecidas.

“- El futuro es siempre incierto, pero es terrible cuando solo puedes imaginarlo peor… cuando tienes tanto miedo que no te atreves ni a soñar.

- A lo mejor has escapado de la guerra, pero vives y sueñas llena de temores.

- Lo único que nos salva, al final, es el calor humano… la acogida… el abrazo”.

“Asylum” es un libro imprescindible en estos tiempos egoistas y ultraconservadores, rapaces e insolidarios, de capitalismo devorador y fronteras con cuchillas. Es un libro que habla de gente que huye y de gentuza que trata de impedírselo, pero tambien de personas fuertes, de la importancia de la camaradería y del poder de la solidaridad. El final, que no desvelaré, nos recuerda en cinco páginas que todo es cuestión de geografía. Y que en nuestras manos está acabar con las fronteras, con las diferencias, con el exilio como drama del siglo XXI.

ASTASYLUM01_4

 

I Master de Rock and Roll Matutino Sobre Ruedas.

Mohammed´s Radio

Warren Zevon

El más grande de los cantautores olvidados. Siempre a la sombra de Dylan, Springsteen, Randy Newman o Jackson Brown, Warren Zevon escribió canciones tremendas, repletas de ironía y crítica social. Canciones que le convirtieron en una leyenda entre los músicos de su generación, y atrajeron a un gran número de fieles seguidores.

Warren nació en 1947 en Chicago, y murió con solo 56 años, tras grabar 13 discos, cuatro de ellos, los primeros, absolutamente imprescindibles. No es sencillo escoger una canción de Warren Zevon, es absurdo intentar elegir entre “Studebaker”, “Poor, Poor Pitiful Me”, “Reconsider Me” o “Carmelita”. Hoy sonará “Mohammed´s Radio”, un tema que habla de cómo la radio pirata de Mohammed ofrece consuelo con su música a todos aquellos que viven sumergidos en la angustia de lo cotidiano, pagar el alquiler y la gasolina, tratar de sobrevivir. En las canciones de Mohammed esa gente encuentra el rock and roll dulce y conmovedor que les permite mantener el optimismo, seguir vivos.

Everybody’s restless and they’ve got no place to go

Someone’s always trying to tell them

Something they already know

So their anger and resentment flow
But don’t it make you want to rock and roll

All night long

Mohammed’s Radio

I heard somebody singing sweet and soulful

On the radio, Mohammed’s Radio
You know, the Sheriff’s got his problems too

He will surely take them out on you

In walked the village idiot and his face was all aglow

He’s been up all night listening to Mohammed’s Radio
Don’t it make you want to rock and roll

All night long

Mohammed’s Radio

I heard somebody singing sweet and soulful

On the radio, Mohammed’s Radio
Everybody’s desperate trying to make ends meet

Work all day, still can’t pay the price of gasoline and meat

Alas, their lives are incomplete
Don’t it make you want to rock and roll

All night long Mohammed’s Radio

I heard somebody singing sweet and soulful

On the radio, Mohammed’s Radio
You’ve been up all night listening for his drum

Hoping that the righteous might just might just might just come

I heard the General whisper to his aide-de-camp

“Be watchful for Mohammed’s lamp”
Don’t it make you want to rock and roll

All night long Mohammed’s Radio