You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Telecinco


La vuelta de tuerka

En el momento de escribir este post dos noticias de gran alcance y no poca dimensión sacuden el mundo de la televisión, y ocupan las portadas de los medios dedicados a informar sobre la misma. La primera asegura que Chavelita Pantoja, hija de la popular tonadillera, ha sido evacuada de la isla del programa “Supervivientes” (Telecinco) por sufrir fuertes diarreas. La segunda afirma que Juan Carlos Monedero, el que fuera número tres de Podemos, ha fichado por Mediaset, empresa propietaria de Telecinco. Fuentes de la cadena descartan, en un principio, que el que fuera mano izquierda de Pablo Iglesias sustituya a Chavelita. No porque el politólogo no tenga tirón mediático en tanga, cuidado, sino porque a la hermana de Kiko Rivera le están dando suero, Isostar y Coca Cola sin gas, y esperan que en unas horas se recupere y regrese a la playa.

monedero--644x362

“La moderación puede desarmar a Podemos”, dice un desmelenado Monedero en El País el mismo día que sabemos que pasa a formar parte de la cuadra de Paolo Vasile, el capo de la televisión moderada. Es decir, que Monedero pasa de La Tuerka, televisión de la señorita Pepis creada por un grupo de intelectuales vinculados a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, a la empresa que domina el negocio audiovisual español, responsable de programas tan exitosos y, por qué no, tan comprometidos, como “Hombres, mujeres y viceversa”, “Gran Hermano” o “Sálvame”.

Los seguidores del ex líder de Podemos pueden estar tranquilos: En principio, Monedero no se sumergirá en las aguas del Caribe junto a Nacho Vidal. Jugará cedido en las tertulias matutinas de Cuatro, la hermana pequeña de Telecinco, para irse fogueando en la televisión comercial. Ya sabe, las grandes ligas, las audiencias millonarias, los buenos sueldos.

De esta manera Monedero da una vuelta de tuerka definitiva a su carrera televisiva. ¿Se modera, es decir, se desarma, como él mismo dice? No lo parece. Quizá sea un infiltrado, dispuesto a seguir ejerciendo el contrapoder desde las mismas entrañas del poder. Como Chavelita, que yo creo que ni diarrea ni nada, que lo que tiene es miedo a que la nominen antes que a Carmen Lomana, que es una bruja de mucho cuidado, no hay más que ver que cara de mosquita muerta pone cuando habla con Rafi Camino y con Jorge Javier Vázquez.

 

 

LA NOTICIA

La noticia es de esas que te invitan a saltar de la cama, superar los delirios febriles con un calimotxo de Dalsy, y escribir un post, un gran post, el post televisivo de tu vida: “El presunto descuartizador de Majadahonda fue ´niño perdido`del “Quién sabe dónde” de Lobatón”. ¿No es la perita en dulce con que espera encontrarse el bloguero cada mañana? Se trata de uno de esos titulares densos y jugosos, con diferentes implicados y numerosos enredos, que, a nivel periodístico-televisivo, no tienen parangón: tenemos un descuartizador, un niño perdido, un Lobatón… Todos los ingredientes para rellenar horas y horas de excelente televisión comercial, un espectáculo redondo, circo de tres pistas con el que obtener excelentes audiencias y jugosas recaudaciones. ¿Qué más se puede pedir?  Estamos ante LA NOTICIA.

localizan-restos-biologicos-finca-descuartizador-majadahonda_MDSVID20150424_0042_17

La televisión comercial, que en España es toda la televisión, se asienta en tres patas. A saber: el corazón y la casquería. ¿No eran tres patas? se preguntará el lector más espabilado. Pues sí, falta la política. Pero la política es, en nuestro país, corazón y casquería. Es decir, debate y partidismo, tertulianos y pesebreros, intereses y presiones, chanchullos y mafias. Corazón y casquería.

Con una noticia titulada “El presunto descuartizador de Majadahonda fue ´niño perdido`del “Quién sabe dónde” de Lobatón” las grandes cadenas, que son dos, Antena 3 y Telecinco (recuerde que las otras dos son sus hermanas pequeñas) son capaces de hacer maravillas: entrevistas a los familiares, del descuartizador que fue niño perdido y de las víctimas, análisis de criminólogos, observaciones de psiquiatras, comentarios de ex policías, sugerencias de expertos en lenguaje corporal, consejos de trabajadores de la sección de despiece de un matadero… Todo es posible en un buen programa matinal de Telecinco y Antena 3. Hasta llegar a la guinda: Lobatón entra en plató, entre vítores y aplausos de un público de pago acalambrado por horas de espera.

Esto es LA NOTICIA. Esto es televisión. Esto es periodismo ficción… pero no tanto.

30

Un motivo para NO ver la televisión

Faris

Cd: Mississippi to Sahara.

1430731409_mississippi-to-sahara-faris

Tuareg del sur de Argelia, Fais Amina es un bluesman del desierto. Autodidacta con un sinfín de instrumentos, domina la guitarra y el piano. Con 18 años y los bolsillos vacíos vagabundeó por Europa, con los ojos y los oídos muy abiertos, actuando en garitos y festivales, escuchando sonidos diferentes que influían directamente en su música. “Mississippi to Sahara” es un homenaje a los viejos blues, a la música del Delta, del diablo, a través del corazón de un africano que conoce las raíces, pero que tiene mucho mundo. Sorprendente.

.

Por un puñado de votos

“El populismo no ha traído más que miseria y opresión”. Esperanza Aguirre segundos antes de vestirse de chulapa y bailar un chotis con un inmigrante negro sobre un sofá Chester.

Maria Teresa Campos, presentadora del programa de Telecinco “¡Qué tiempo tan feliz!”, bailó un chotis en directo con Antonio Miguel Carmona, candidato socialista a la alcaldía de Madrid. Y le invitó a cantar una de “las canciones de su vida”: “Le gusta cantar, y como le gusta cantar ¿nosotros qué hemos hecho? Traerle rápidamente al escenario y decirle cántanos esta canción que te gusta a tí tanto de Dean Martin que cuando estabas en San Francisco cantabas…”. El picarón Carmona pregunta “¿te la puedo dedicar a tí?”, y ríe como un maníaco su propia gracia. “Verán, verán, porque es un magnífico eso que antes llamaban crooner, sentencia Campos, y da paso a un Carmona que comienza a aullar como un coyote en celo. Pinchen sobre estas palabras y no se pierdan, sobre todo si alguna vez barajaron la posibilidad de votar al socialista, estas imágenes para la historia del despropósito.

carmona

¿Se puede caer más bajo? El político con aspecto de apoderado de novilleros destroza el clásico “Everybody Loves Somebody Sometimes”. Como si estuviera borracho como una cuba en el karaoke del burdel de un puerto olvidado, el socialista no duda en hacer el ridículo para arrancar un puñado de votos. ¿Todo vale? No le quepa duda alguna. ¿Hay límites? Ninguno.

aca0ed546f214c755fcb04debdccbf2dAntonio-Miguel-Carmona-foto-promocional_EDIIMA20150406_0574_13

Con su enésimo ridículo televisivo Carmona solo trata de neutralizar a Esperanza Aguirre, su rival, la política que piensa que “el populismo no ha traído más que miseria y opresión”. Sí, la misma Aguirre que, solo unos días antes y en el mismo programa, tarareó una canción de Joaquín Sabina.

“¡Qué tiempo tan feliz!”, aullan Carmona y Aguirre, rivales políticos unidos por la ausencia de pudor, capaces de cantar y saltar, de abrazar al hambriento y besar al leproso, de bailar sobre sus propias tumbas, de rebajarse a la categoría de peleles. ¿Ideología? ¿Programa? ¿Proyecto? Por favor, estamos hablando en serio, está en juego el futuro de Madrid. ¡Qué suba el volumen de ese organillo! ¡Qué vivan los político huecos, mentirosos y manipuladores capaces de mover el esqueleto al ritmo de un chotis!

Esperanza-Aguirre-promocional-suscitado-criticas_EDIIMA20150406_0561_4

Un motivo para NO ver la televisión

Carmen y Jimena: futuro imperfecto

Carmen-Jimena-espectador-realidades-identificar_EDIIMA20150424_0355_4

Ayer se estrenó este documental multimedia, resultado de una campaña de micro-mecenazgo, cinco meses de trabajo y un deseo enorme de dar voz a dos adolescentes, Carmen y Jimena, para que nos ayuden a comprender mejor las desigualdades sociales en la España actual. Una idea de Por Causa, proyecto de periodismo de servicio público apoyado en datos y equipos multidisciplinares que impulsa proyectos de investigación y periodismo sobre pobreza y desigualdad.

“El futuro de un país descansa en la buena salud de los sueños y expectativas de sus jóvenes, grandes protagonistas en los titulares pero con escasa presencia en el debate público. Sin embargo, hoy en España crece una generación entre las cenizas de una prolongada crisis económica y social. Crisis que sienten, y que pone en peligro sus aspiraciones de desarrollo personales y profesionales.

La escasez de recursos en muchos hogares (producto de las altas tasas de desempleo, el recorte en las ayudas y servicios sociales, el aumento de las tasas educativas, el incremento del IVA, del precio de la energía, la pérdida de la vivienda…) condiciona sin paliativos la calidad de vida de miles de jóvenes. El acceso a una formación que les permita conseguir un empleo de calidad y el disfrute de un ocio es esencial en esta etapa de la vida para el crecimiento personal”.

 

 

Ocho apellidos de allí abajo

Estoy cansado de escuchar que el talento está en la televisión, y que vivimos una edad de oro de la ficción, de las series, de la calidad. Como telespectador español, como consumidor de televisión ibérica, como individuo que quiere ver buenos programas sin necesidad de pagar, estoy harto de oír estas memeces. El talento quizá esté en la ficción norteamericana, la edad de oro puede que se viva en la BBC, pero lo cierto es que el telespectador español tiene que pagar si quiere disfrutar de ese tsunami de arte y creatividad audiovisual del que nos hablan las secciones de cultura de los diarios.

La tele en España es otra cosa… La noche del martes Antena 3 estrenó “Allí abajo”, una comedia que se limita a copiar, adaptar si usted prefiere, la idea principal de la exitosa película de Telecinco “Ocho apellidos vascos”. Es decir, a desarrollar el conjunto de diferencias entre Euskadi y Andalucía, a trabajar la manida serie de tópicos culturales y sociales, las desemejanzas entre vascos y andaluces: el chuletón frente a la fritura, el txakolí ante el fino, el “pues” contra el “pisha”, el de Bilbao que nace donde quiere y el andaluz pícaro, gracioso y religioso que adora la Semana Santa.

Pues semejante basura, interpretada por actores de medio pelo, repleta de chistes chuscos y de chascarrillos simplones, se ha convertido en el estreno más visto en ficción en España desde “Aída” en 2005: 32,4% de share y más de seis millones de espectadores.

El talento no está ni en Antena 3 ni en Telecinco. La edad de oro de la televisión no se vive ni en Antena 3 ni en Telecinco. En estas dos cadenas está la pasta, el dinero que ganan tras convertirse en las cabezas del duopolio audiovisual español, ese negocio redondo para dos empresas que limita las posibilidad de elección de un telespectador, el español, condenado a manejar un mando a distancia con solo dos botones: Mediaset y Atresmedia.

P.D.

El Telediario de TVE censura a Mortadelo y Filemón para no hablar de Bárcenas

Ibanez-aprovecha-Barcenas-Mortadelo-Filemon_EDIIMA20150407_0574_14

Un motivo para NO ver la televisión

Will Hoge.

Cd: Small Town Dreams.

promoted-media-optimized_54dfa2016ec46

Will Hoge, cantante y compositor de Nashville, Tennesse, está en el mejor momento de su carrera. A sus 42 años lanza su décimo álbum de estudio, “Small Town Dreams”, una nueva joya para una discografía que roza la perfección, en la que el rock and roll, la Americana y el soul se mezclan a la perfección.

Once canciones que acercan de nuevo a Hoge a las raíces, a las guitarras eléctricas, los metales y las composiciones con cierto aire épico, esas que pueden recordar al mejor Springsteen. “Small Town Dreams” es un disco contundente, en el que destaca, como de costumbre, la voz de uno de los mejores cantautores de los últimos tiempos.