Humor absurdo

Un motivo para NO ver la televisión

Humor absurdo. Una constelación del disparate en España.

Varios autores.

Editorial: Astiberri.

humorabsurdo

Un recorrido amplio y detallado, podríamos decir que histórico, por el humor absurdo ibérico. Ni más ni menos es lo que propone este ambicioso libro, complemento perfecto de una exposición que tuvo lugar hace unos meses en el Centro de Arte 2 de Mayo de Móstoles. Yo caí derrotado ante sus encantos al ver que dentro de la muestra se encontraba una de mis portadas favoritas: aquella de Hermano Lobo con una viñeta de Gila en la que un hombre con boina pide a otro que deje de dar puñaladas a un tercero…

gila_1

“Humor absurdo” es obra de la comisaria de la exposición, Mery Cuesta, con cómplices de la categoría de Joaquín Reyes, Luis E. Parés, Gloria G. Durán, Gerardo Vilches y Desiré De Fez. Auténticos tunantes. Y es que el trabajo recopilatorio quizá finalice en La hora chanante, pero atención porque arranca en los Disparates de Goya. Así es como había que ver la expo, con la mirada amplia y libre de prejuicios, y así es como hay que leer este libro, dispuesto a desternillarte en una página y a no entender nada en la siguiente.

“El mundo, al fin, se dará cuenta del sentido humorístico de la vida y acabará siendo un gran circo, franco, sincero, desenrollado… y la gran farsa caprichosa y disparatada del mundo habrá encontrado su sincero ritmo y su estilo verdadero”. Ramón Gómez de la Serna.

Vivimos tiempos duros, que sin duda se soportan mejor con humor. Algunos se quedarán con el inteligente. Quizá por ser de provincias, aunque de adopción, me quedo con el humor gañán. Reivindico la sonora carcajada castellanomanchega ante la blandengue sonrisa capitalina. Recuerden al Fary. Y no dejen escapar esta maravilla, que tendrán que colocar en la misma estantería en que reposan “Autopista” de Perich, “Los 50 años de Forges”, las recopilaciones de La Codorniz, “Ortega y Pacheco”… y por supuesto los VHS de Faemino y Cansado. Una bendición.

La frontera

Un motivo para NO ver la televisión

La frontera

Autor: Don Winslow.

Editorial: Harper Collins.

9788491393580-300x0-c-default

Todo comenzó con “El poder del perro”, una obra maestra que sorprendió por su crudeza. “El cártel” fue la continuidad, perfecta bisagra entre dos clásicos. “La frontera”, más de 900 páginas que se leen en un suspiro, cierra de manera brillante una trilogía a la que Don Winslow ha dedicado más de veinte años de su vida. Ha merecido la pena. Se trata de una obra de ficción inmensa que se devora como la mejor crónica periodística, con la misma ansiedad con que el yonqui se busca la vena, con la misma voracidad con que el narco acaba con el cártel rival, con esa ansiedad del que está ante algo adictivo, peligroso, fascinante.

«Cuarenta años luchando en esa guerra, haciendo el mal en nombre del bien común, haciendo pactos, jugando a ser Dios, bailando con el diablo. (…) Luchar. Seguir luchando. Tú caerás, pero ellos caerán contigo. ¡Quizá. Si puedes. Impedirles, quizá, que se adueñen del país. Si es que no lo han hecho ya».

Don Winslow ha escrito El Padrino del narcotráfico. Cuando acabas de leer la trilogía parece que conoces de toda la vida a las grandes familias de la droga, que has estado en sus fiestas repletas de droga, sexo y violencia, que la forma de trabajar de la policía y la DEA no tienen secretos para ti, que conoces como la palma de tu mano los senderos que llevan la cocaína y la heroína desde México hasta Estados Unidos o Europa.

«La corrupción no solo es cuestión de dinero, tiene raíces mucho más profundas. Tenemos que preguntarnos qué clase de corrupción es la que afecta a nuestro espíritu colectivo como nación para que seamos el mayor consumidor de drogas ilegales del mundo. Podemos decir que el origen de la epidemia de heroína está en territorio mexicano, pero los opiáceos son siempre una respuesta al dolor. ¿Qué dolor impulsa a la sociedad americana a buscar drogas para aliviarlo, para mitigarlo? ¿Es la pobreza? ¿La injusticia? ¿El aislamiento?»

Art Keller es nuestro hombre. El tipo que quiere acabar con las organizaciones que están sembrando Estados Unidos de coca y caballo. Es decir, de muerte. Los cárteles que matan de manera impune a más de 40 jóvenes que viajan en autobús para recuperar el cargamento de droga que transportan junto a las maletas. Keller lleva 40 años en la línea de fuego. Ahora, con el cuerpo lleno de cicatrices y el currículo plagado de luces y sombras, está al frente de la lucha contra el narcotráfico. Una mafia que salpica a su propio gobierno, el dinero no tiene fronteras, y le coloca contra las cuerdas. No se lo pierda de ninguna manera.

Essex County

Un motivo para NO ver la televisión

Essex County.

Autor: Jeff Lemire.

Editorial: Astiberri.

EssexCountyintegral

No estamos ante una obra nueva, un estreno. Se trata de la reedición integral, en un solo volumen, de tres tomos que hace ya más de una década se publicaron en nuestro país: “Historias de la granja”, “Historias de fantasmas” y “La enfermera rural” (Astiberri). Lamentablemente la recuperación de estas joyas, en forma de robusto libro de cuidada impresión y bella portada, con más de 50 páginas nuevas y un prólogo del también dibujante Darwyn Cooke, ha coincidido con el confinamiento. De ahí esta reseña: No podía consentir que esta obra maestra del cómic canadiense pasase desapercibida.

Jeff Lemire, autor galardonado con decenas de grandes premios, firma una novela gráfica rural que habla del Canadá profundo. Sitúa la acción en un pueblo imaginario, y crea una comunidad inolvidable de personajes marcados por la importancia de la familia, el trabajo y la mentira, la soledad y el dolor, el pasado y sus secretos… Los elementos de que está construida la vida. No la deje pasar otra vez. Es una delicia.

Captura de pantalla 2020-05-22 a las 15.04.09

Showtime

Un motivo para NO ver la televisión

Showtime

J. Teixi Band.

Warner Music.

FullSizeRender

Debí perder “Showtime” durante alguna mudanza. Había buscado el disco en varias ocasiones, aquellas en las que quería escuchar algo de buen rock and roll en castellano, pero no aparecía por ninguna parte. Me tenía que conformar con el primero de los Burning. Últimamente también recurría a “9 bajo 0”, un directo anterior (1992) de Mermelada del que me pinchaba cañonazos como “Mary Mary” y “Vuelvo a las calles”. Metadona.

En pleno confinamiento una buena noticia: Teixi y su banda anuncian la reedición de “Showtime”, ahora como vinilo + CD, con las catorce canciones de antaño y alguna más. Un directo glorioso en una edición a su altura: vinilo recio, sonido musculoso (los metales se salen), buenas canciones, diferente foto de portada pero respetando el diseño, otro orden de canciones, el ambiente de velada histórica del madrileño Chesterfield Café… y un grupo en plenitud. ¿Su mejor momento? Sería difícil decir cuando no ha estado en la cumbre esta super banda, seguramente la mejor, la más sólida, la única realmente legendaria, del rock and roll español.

Este es el disco perfecto para entrar en el mundo de Javier Teixidor. Está fabricado con energía pura. Cuando escuche el trueno, porque a eso suena este álbum, y necesite más J. Teixi Band debería hacerse con “Letra y música (2000/2018)”, un doble recopilatorio de su última etapa que no tiene desperdicio. Y sí tiene canciones como “Jole Blon”, “Calles de miel” o “I don´t wanna go home”. Luego, se lo pedirá el cuerpo, vendrá todo lo demás. Porque la J. Teixi Band es, sin duda, lo mejor que le ha pasado al rock español desde los tiempos de Mermelada. Y “Showtime” es uno de sus discos imprescindibles.