Esa cosa libre y gratuita

“Hay una cosa muy libre en este país que se llama mando a distancia, que es absolutamente libre y gratuito”, dice Ana Rosa Quintana. ¿Qué quiere decir con esta frase tan compleja la popular presentadora y escritora? ¿Acaso que el mando está incluido en el precio de la televisión? No, que el ciudadano tiene derecho a ver cualquier cosa que decidan emitir las cadenas de televisión. “Lo más importante en la vida es la libertad de expresión y no se pueden acallar voces”, asegura la reina de la telebasura en una emocionante defensa de “Sálvame”, uno de los programas más infectos en la historia de la televisión.

2011_12_27_IMG_2011_12_27_115339_equipo_de_salvame

“Sálvame” se emite en Telecinco por las tardes, de 16.00 a 20.00 horas, horario de protección reforzada infantil según la Ley de Comunicación Audiovisual. Cansados de ver freaks y escuchar sandeces, en la Comisión Nacional del Mercado de Competencia han dado a Mediaset un plazo de diez días para que adapte los contenidos de su programa al horario en el que se emite. En caso contrario se enfrenta a un procedimiento sancionador por una infracción de carácter grave que le podría acarrear una multa de entre 100.000 y los 500.000 euros.

Parece razonable, ¿verdad? “Sálvame” es el programa que se utilizaría como ejemplo para hablar de telebasura. Hace dos años, trescientos responsables de marketing y publicidad de las empresas y agencias de medios españolas lo eligieron como el peor programa de la televisión, según un estudio sobre la calidad de la televisión realizado por el Grupo Consultores.

Pues para Ana Rosa Quintana la orden de Competencia, modificar sus zafios contenidos de cara al horario infantil, es un ataque a la libertad de expresión. Yo creo que en realidad es un ataque a su libertad para forrarse, aún más, desde una cadena que, no lo olvide usted nunca, es una concesión del Estado. Por eso cuando Jorge Javier Vázquez, presentador del engendro, dice que “Asociaciones ultraconservadoras con intereses ocultos nos acusan de cosas sórdidas”, solo es posible troncharse de risa. Tanto de esa frase como del melodramático monólogo que soltó en pantalla: “Después de cinco años y medio pasando la tarde juntos, cinco años y medio, vosotros desde casa y nosotros aquí, después de cinco años y medio de puro entretenimiento, de risas y grandes emociones con la única vocación de haceros compañía, os vengo a contar que hoy han amenazado seriamente la continuidad de ‘Sálvame’ y que quieren destruir nuestra gran familia”.

¿Gran familia? ¿Risas y grandes emociones? Me descojono. “Sálvame” es lo peor de la televisión, entretenimiento de ínfima calidad, un esperpento diseñado para hacer rentable el cotilleo, el escándalo, la maledicencia y la zafiedad. “Sálvame” es el programa de Telecinco que intenta que los telespectadores sean peores personas. Y pretenden emitirlo en horario de protección infantil aludiendo a la sagrada libertad de expresión. Al mando a distancia, “esa cosa libre y gratuita” que, afortunadamente, tiene un botón rojo.

Parada-culos_MDSIMA20120724_0167_5

 

Liderazgo

“Soy bastante modesto, no quiero decirle a la gente que soy su líder”. Pol Pot.

La revista del bienestar que, plagada de publicidad, regala el diario progresista, se abre con un editorial firmado por un “experto en liderazgo”. El texto, a medio camino entre el libro de autoayuda, el monólogo del psicólogo argentino y la homilía del vidente televisivo, habla de “estados de la mente”, “neurociencia afectiva” y la “reinvención de nuestros cerebros”: “No bajes tus sueños a la altura de tus capacidades aparentes, al contrario, deja que tus capacidades suban a la altura de tus sueños”, advierte el experto en liderazgo. ¿Usted no acaba de entenderlo? No se preocupe, le pondré un ejemplo… Ana Mato, seguramente la política más incompetente de la historia reciente, podría haberse hundido tras su estrepitoso fracaso al frente del ministerio de Sanidad. Pero lejos de asumir la derrota y desaparecer, tierra trágame, ha levantado la cabeza, ha sacado pecho y ha dejado “que sus capacidades suban a la altura de sus sueños”: acaba de ser designada por su partido vicepresidenta de la Comisión de Cooperación, nombramiento por el que recibirá un aumento en su nómina de diputada de 1046,48 euros mensuales.

El_Roto_L_der

El liderazgo es un estado económico, no lo olvide. Líder fue Ernest Shackleton, heróico explorador polar que suelen utilizar como ejemplo los vendedores de motivación. Pero eso fue hace mucho tiempo, cuando los ciudadanos admirables y envidiados eran aquellos que contribuían a ampliar los conocimientos de la humanidad. Hoy envidiamos a la gente por su coche, su reloj o su bronceado. Y pasa lo que pasa: que llamamos a Esperanza Aguirre la lideresa. Que Pedro Sánchez cree que es el líder de la izquierda. Y que líderes estimados y respetados han sido Rodrigo Rato, Gerardo Díaz Ferrán o Jordi Pujol.

En nuestra sociedad, un experto en liderazgo equivale a un vendedor ambulante de crecepelo del Far West. Las paparruchadas que antes viajaban en una renqueante carreta arrastrada por una mula, ahora lo hacen en los asientos de cuero de un Audi 6. Porque liderazgo es sinónimo de éxito. Y éxito lo es de dinero.

Ni dios, ni patria, ni rey… ni líder. No necesitamos cabecillas, caudillos, amos… Necesitamos educación, cultura y espíritu crítico. Necesitamos nuestras propias ideas. “No esperen a los líderes, háganlo ustedes mismos, persona a persona”, dijo Teresa de Calcuta.

Un motivo para NO ver la televisión

Una infancia

Autor: Harry Crews.

Editorial: Acuarela & A. Machado.

PORTADA FINAL UNA INFANCIA

Subtitulado “Biografía de un lugar”, este libro habla no sólo de la infancia de un escritor muy especial, autor de libros sobre desheredados y desubicados. También describe la Norteamérica de la depresión, de la pobreza y la desesperanza, de la soledad y el vagabundeo. “La biografía de una infancia que, forzosamente, ha de ser la biografía de un lugar, de un estilo de vida que ha desaparecido para siempre”.

Harry Crews es un escritor del lado salvaje absolutamente coherente con su obra. Es decir, que escribió como vivió. Apuntándose a la sien con una pistola, bebiendo como un camello, drogándose como una mula y luchando con los marines en Corea. Puro Southern Gothic. Sus libros son un catálogo de perdedores, y su biografía muestra el camino recorrido por el autor para llegar al borde del precipicio. “El mundo en que se movía la gente de la que procedo tenía tan poco margen de error, tan poco margen para la mala suerte, que cuando algo iba mal casi siempre acababa ocurriendo algo que lo empeoraba aún más. Se trataba de un mundo en el que la supervivencia dependía del valor, de un coraje crudo nacido de la desesperación y mantenido por la ausencia de alternativas”.

Esta es la historia triste de un chico rodeado de penurias, soledad y tristeza que, mientras ojea un catálogo de Sears, piensa que aquellos que le rodean son bien distintos de la perfección que muestra el papel y la publicidad: “A casi todas las personas a las que yo conocía les faltaba algo: un dedo cortado o aplastado, una oreja medio comida, un ojo nublado por la ceguera a causa de una grapa que sobresalía en una cerca… Y si no les falta algo lucían cicatrices dejadas por alambre de espino, cuchillos o anzuelos”.

Una biografía dura y triste, absolutamente imprescindible para aquellos que adoramos a ese maravilloso perdedor llamado Harry Crews.

El complejo de la coleta

En la cafetería, dos empresarios talaveranos rigurosamente vestidos de Montepicaza (ropa para pijos de provincias) comentan la actualidad mientras desayunan: “Los del coletas quieren ganar ahora la guerra que perdieron entonces”. Un análisis riguroso no solo de la situación que atraviesa España, sino de la Transición y sus sombras. Tras soltar media docena de sandeces más, mezcla de tópicos conservadores e ignorancia pura y dura, se suben el cuello del Barbour y se dejan engullir por la niebla del Tajo. A sus espaldas queda un desagradable tufo a cueva húmeda, incienso revenido y sulfuro de hidrógeno.

El coletas se está convirtiendo en el enemigo público número uno de buena parte de los españoles. Miembros del partido que gobierna este país le acusan de comunista, de bolivariano y hasta de terrorista. Normal: la Familia defiende sus intereses. Lo que resulta más sorprendente, y preocupante, es el resquemor que Iglesias despierta en la izquierda. En la supuesta izquierda. En la sombra de lo que un día dicen que fue izquierda. Rafael Hernando, flamante nuevo portavoz del PP, lo resume de manera brillante diciendo que el PSOE tiene “el complejo de la coleta”.

B5EjgOBCcAAXjAP

No son los de Pedro Sánchez los únicos acomplejados. “Iglesias posee una vivienda en Ávila y una moto”, subtitula el diario progresista El País. Concretamente una vivienda rústica, adquirida en octubre de 2013 por 13.487 euros, y una motocicleta comprada un año antes por 2.670 euros.

Casa de campo, moto… ¡Joder con el bolivariano! Vive como un auténtico burgués. El País titula a todo trapo con los ingresos de Pablo Iglesias, “casi 70.000 euros en 2013 como profesor y tertuliano”, en lo que es un claro ejemplo tanto de servicio público como de periodismo de investigación. Ahora solo falta el mismo tratamiento, la misma precisión, similar minuciosidad, con otros personajes. Y no hablo de Juan Luis Cebrián: el presidente ejecutivo de una empresa en ruinas capaz de ganar 2.142.000 de euros en 2013 podría tener no ya una moto, sino toda la fábrica Harley Davidson. Me refieron al resto de políticos. ¿Cuánto mide el garaje de Esperanza Aguirre? ¿Tiene Thermomix Felipe González? ¿Posee Aznar algún terreno rústico en Irak? Vayamos a lo importante, al detalle, a la moto del coletas, no nos quedemos en el ático de Ignacio González, en las cuentas de Rato o en los ahorros de los Pujol.

P.D.

La ciencia en España…

B5DsabsIIAAQjrJ

Un motivo para NO ver la televisión

Un mal día para nacer

Autora: Courtney Collins.

Editorial: Lumen.

unademagiaporfavor-LIBRO-Un-mal-dia-para-nacer-Courtney-Collins-portada

Courtney Collins es la Cormac McCarthy australiana. El mejor Cormac McCarthy, es decir, aquel que escribió la llamada Trilogía de la Frontera. La gran diferencia es que mientras “Todos los hermosos caballos”, “En la frontera” y “Ciudades de la llanura”, obras maestras indispensables, narran un enconado y rudo mundo masculino, el que hoy nos ocupa habla de la soledad femenina. Todos los valores y miserias que McCarthy deposita en un grupo de hombres asilvestrados, Collins se los adjudica a Jessie Hickman, forajida de leyenda, ladrona de ganado, gran amazona.

“Un mal día para nacer” se desarrolla en Australia. Muy bien podría tratarse del lejano Oeste o la linde entre Estados Unidos y México. Naturalezas ásperas y desoladas, tierra de serpientes y caballos. Los Bisontes dejan paso a los canguros. Un paisaje donde el aislamiento es lugar común. Jessie se sumerge en el desamparo y el destierro tras acabar violentamente con una vida de esclavitud, con un marido violento, con una suerte perra y un pasado de bandolera.

El libro comienza con un puñetazo en el estómago del lector: una madre degüella a su hija recién nacida, que se convierte en narradora fantasma, antes de enterrarla. Se acabó el sometimiento, ni una vejación más, comienza la huida y el vagabundeo. Aires de libertad en un ambiente de miedo, recelo y resentimiento. Podría haber una segunda oportunidad: hay otro hombre además del marido violento. Pero todo acaba torciéndose siempre en este paisaje inmisericorde, un bush australiano en el que parece que es imposible desaparecer. ¿O sí?

Magnífica primera novela de Courtney Collins, un western en las antípodas que fascinará a los seguidores de McCarthy. Y de Dorothy Johnson, James Agee, Eudora Welty o el mismísmo Faulkner.

200.000

“Es más contagiosa la mediocridad que el talento”. José Ingenieros, filósofo argentino.

Una cifra que no está mal, 200.000 euros. Y que sirve igual para un roto que para un descosido. 200.000 euros es el sueldo bruto anual de José Antonio Sánchez, actual presidente de RTVE. 200.000 euros es lo que ha cobrado el Pequeño Nicolás a la productora que maneja sus apariciones televisivas, y que según sugiere Francisco Marhuenda es Mandarina, empresa filial de Mediaset.

Unidos por una cifra, Sánchez y Nicolás viven fantasías paralelas: el primero quiere hacernos creer que la televisión pública es una realidad, el segundo que la alta política está al alcance de cualquier ciudadano. Toda una lección de democracia, un ejemplo de optimismo. Sánchez asegura que la entrevista a Pablo Iglesias en la televisión que preside fue “impecable”, y felicita por ello al presentador de la misma. Nicolás afirma, en el anuncio de su enésima entrevista, que es hora de decir la verdad. Si Sánchez y Nicolás han llegado donde han llegado, es que algo está fallando. Un disparate que tiene un precio: 200.000 euros, el salario base en un mundo quimérico, insólito, el de la televisión.

Una cifra redonda, 200.000 euros, tanto para el ineficaz gestor de una televisión decadente como para el estafador arquetipo de una sociedad enferma. Dinero público el primero, privado el segundo. Una pequeña fortuna en estos tiempos de crisis, un caudal importante destinado a financiar dos espléndidas mediocridades. Un montón de cuartos invertidos en un par de individuos vulgares y anodinos, un dispendio solo viable en los tiempos que vivimos, en un entorno social, político y económico marcado por la corrupción, la mezquindad y el adocenamiento.

2008delirium1dibu5

P.D.1

Este es Rafael Hernando, nuevo portavoz parlamentario del Partido Popular

P.D.2

Captura de la web de El País

B4-rnwhCIAEK3_b

 

Un motivo para NO ver la televisión

Random Thinking

Cd: Random Thinking.

4-Diciembre_Lanzamiento-del-disco-1024x1024

Aurora y Ángel, hermanos gaditanos, acaban de lanzar un disco que suena a jazz suave y a blues elegante, una colección de canciones que miran al otro lado del charco, un trabajo que rezuma un folk tan luminoso y soleado como California o Zahara de los Atunes. Aurora y Ángel son el corazón y el alma de Random Thinking, una banda que ha contado con la ayuda de grandes músicos a la hora de grabar este primer trabajo, registrado en los Pko Estudios: Bernd Voss en la guitarra eléctrica (Dionne Warwick, Bonnie Tyler, Miguel Ríos), José Mena en la batería (Jorge Drexler), Alberto Miras al piano (Paco Cepero), José Manuel Posada “Popo” al bajo (Concha Buika, Vicente Amigo) y Gospel Factory a los coros (Jon Secada, Juanes).

El resultado es brillante. Un sonido limpio, que presta especial atención a las guitarras, y una voz, la de Aurora, que roza la perfección. Una voz y unas guitarras que, tras escuchar en disco, apetece escuchar en directo, más asilvestradas y libres.