Motivos para una moción de censura

En el Partido Popular siempre han presumido de una cosa: la economía. Decían que de eso es de lo que realmente sabían. De las perras. Ellos eran los adecuados para levantar este país, hundido por la crisis. Ellos crearían empleo y devolverían a los españoles la dignidad y el trabajo perdidos.

Pues bien, aquí estamos. En abril de 2017, con el paro aumentando en 17.200 personas en el primer trimestre del año y 69.800 empleos destruidos. Datos que suponen un incremento del 0,4% del paro, y un numero total de desempleados de 4.255.000 personas, con una tasa del 18,75%.

¿Poco empleo pero de calidad? Me temo que no. La temporalidad alcanza cifras de record: los trabajadores que encadenan más de 15 contratos anuales crece un 83% tras la reforma laboral.

“¿Quién habla hoy del rescate, la recesión o el paro?”, se preguntaba el presidente del Gobierno Mariano Rajoy. “El PP sabe crear empleo”, dijo un día Cospedal. Exceso de triunfalismo o, simplemente, un desprecio soberano por la realidad de la calle. Una realidad trágica: Hoy hay más españoles en riesgo de pobreza que cuando Rajoy llegó al poder. La Encuesta de Condiciones de Vida demuestra que en 2016 el 27,9% de la población estaba en riesgo de pobreza, mientras que en 2011 era el 26,7%.

Pero no quiero abrumarle con datos, algunos realmente sonrojantes (España es, según UNICEF, el tercer país de la UE en pobreza infantil, detrás de Rumanía y Grecia). Porque lo cierto es que tambien hay motivos para la esperanza. ¡No a todo el mundo le va mal con el PP en el Gobierno! El BBVA ha ganado 1.199 millones hasta marzo, un 69% más. Y en ese mismo periodo Bankinter ha ganado 124,4 millones, un 18,7% más.

¿Quiere que hablemos de la corrupción? Ya no será de casos aislados, tendremos que hacerlo de una organización diseñada para delinquir. Mafia. “El PP está al frente de la lucha contra la corrupción”, dice un Rafael Hernando que se burla de los ciudadanos.

¿Y del estado de la justicia? Solo le recordaré que el Fiscal General Anticorrupción intentó apartar al fiscal principal de la ‘Operación Lezo’.

Moción de censura. Para el PP es “una charlotada”. Para el PSOE, “un numerito”. Y para Ciudadanos, “un circo”. Yo creo que todavía puede quedar algo de dignidad y honradez en la política. Ahora o nunca.

PD: Cuando cierro este post, esta es la noticia que abre El País: “Cinco regiones españolas están entre las diez con más paro de la UE”.

pp-eta_1216x782_cdcf8ab5

Un motivo para NO ver la televisión

Villa Wanda.

Autor: Eduardo Bravo.

Editorial: Autsaider (División Sesuda).

VW6

Vivimos en un país profundamente corrupto. Quizá usted se encuentre cansado de leer noticias sobre la podredumbre política y económica, sobre el saqueo de las administraciones públicas, sobre partidos políticos que en realidad son bandas criminales. Es posible que usted piense que con el Gobierno de este país tiene cubierta su dosis de mafia. No se precipite.

“Villa Wanda” es un delicioso libro, bellamente editado, que contiene cantidades ingentes de podredumbre: “Corrupción política, ambición, venganzas, secuestros, drogas, asesinatos, estupro, logias masónicas desviadas, algún que otro nazi y fraudes financieros urdidos por señores con delantal y sotana”. Pero cuidado, porque “Villa Wanda” no habla de la actualidad española. “Villa Wanda” habla de auténticos profesionales, de los maestros de nuestros corruptos, de la Italia del siglo pasado. Ya sabe de qué le hablo: la logia Propaganda Dos, el caso Moro, el Banco Ambrosiano, la Banda de la Magliana, las Brigadas Rojas…

Eduardo Bravo recopila historias negras, recupera nombres de criminales, entrevista a personajes que vivieron en la primera fila del estercolero. Y con todo ello construye una obra que se lee como si fuera una novela negra, capítulos breves e intensos de gran carga emocional, y se disfruta como si se tratase de un brillante ensayo histórico-periodístico. Buena parte de culpa la tiene el autor, y su derroche de ingenio, conocimientos y, sobre todo, ironía. Solo por los pies de foto merece la pena hacerse con este libro, un trabajo sorprendente sobre la villa del corazón de Italia en que nació la corrupción. Una corrupción de la que solo nos separa algún pequeño detalle: “En Italia, todo está contaminado y el elemento clave allí, a diferencia de España, es la violencia: están dispuestos a matar”.

P.D.

Si puede, consiga un diagrama desplegable que se convierte en compañero perfecto del libro: ayuda a “saber qué senderos transitar y conocer un poco mejor al vecindario”. Simplemente delicioso.

Se fuerte, Nacho

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, envió un mensaje de apoyo a Ignacio González en 2016, cuando el expresidente de la Comunidad de Madrid ya estaba imputado por el caso del ático de Estepona. “Gracias, Nacho. Un fuerte abrazo. Ojalá se cierren pronto los líos”. El ministro de Justicia enviaba de esta manera su particular “Se fuerte” a Nacho, su colega.

Cuando escribo este post Nacho sigue en chirona, y el ministro en el ministerio. La primera parte de la frase es comprensible, la segunda resulta insoportable. Catalá debería marcharse de inmediato: es intolerable que un ministro de justicia se dirija en esos términos a un imputado. Pero el listón de la decencia está no bajo, sino a ras de suelo: cuando Mariano Rajoy no se fue tras apoyar a Bárcenas, sabiendo que tenía 22 millones en Suiza, abrió la barra libre de la indecencia política, de la desverguenza judicial, de la corrupción institucionalizada. De la justicia dependiente.

“Se fuerte, Nacho”, le dice el ministro de Justicia al sapo número uno de la charca de Esperanza Aguirre. Y no pasa nada. Este país se está convirtiendo en un estercolero, si no lo es ya, y buena parte de la culpa la tiene el Partido Popular, una organización diseñada para delinquir.

14931195910094

Un motivo para NO ver la televisión

Sabina. Sol y sombra.

Editorial: Efe Eme.

julio-valdeon-sabina-sol-y-sombra

Si usted va a leer este año un solo libro de música, no lo dude: “Joaquín Sabina. Sol y sombra” es lo que está buscando. Si usted va a leer este año un solo libro, en general, quizá también debierá sumergirse en “Joaquín Sabina. Sol y sombra”: disfrutará tanto que quizá se enganche al virus de la lectura y de un giro a su triste existencia. Y es que estamos ante una obra amplia y concienzuda, entretenida y brillante, educativa y literaria, profundamente musical y poética, intensamente literaria. En este libro encontrará todo lo que necesita para disfrutar de uno de los grandes artistas españoles contemporáneos, para entender un país y un tiempo a través de sus canciones, de sus discos, de sus conciertos.

Sabina es un cantante con voz de serrucho, un poeta ingenioso y un compositor apañado, un ángel y un crápula, una leyenda y una promesa, un atlético hasta la médula. Sabina quizá sea el músico que necesita este país. Con una profunda carga de ironía y un regusto a melencolía, derrocha picardía ibérica y amor de contrabando. Quizá se le podría pedir un compromiso político más intenso, canciones de lucha y sangre, discos redondos sin rellenos, producciones más musicales y conciertos a la americana. De todo eso, de lo que se le puede pedir a Sabina y de lo que debemos agradecerle y disfrutarle, trata este libro mágico escrito por un vallisoletano que reina en la Gran Manzana.

Julio Valdeón es uno de los secretos mejor guardados del periodismo y la literatura de nuestro país. Tras analizar un disco y una época de Springsteen en un trabajo memorable, “American Madness”, regresa tras meses de duro trabajo con uno de esos libros que tienen como destino la gloria. Un libro sin fisuras, en el que no se han escatimado esfuerzos, donde se analiza la vida, la carrera y la obra de uno de los grandes cantautores españoles. Valdeón ha escrito en castellano una obra “a la inglesa”, es decir, una obra total para una sociedad exigente con cultura musical, con tradición sonora, con respeto por los artistas y los creadores.

“Joaquín Sabina. Sol y sombra” no es un ensayo para pusilánimes. Son 500 páginas repletas de información y pasión, de datos y análisis, de declaraciones y opiniones. Es la biografía definitiva de un genio escrita por el más brillante de nuestros periodistas musicales. Un placer inmenso.

 

Bienvenido a casa

A muchos kilómetros de casa, en un lugar perdido y aislado, solo era posible saber del mundo algunas tardes, en algunos hoteles, mediante algunas conexiones nefastas. Entrar en Internet suponía meter la boca en el respiradero de una fosa séptica: ayer Ignacio González, hoy el Compi Yogui, mañana Marhuenda, pasado…

Vista desde lejos, España es un asco. Aterrizas en Madrid esperando ver edificios en llamas, hordas de ciudadanos sedientos de justicia, piquetes de guardias civiles arrastrando a delincuentes encadenados hasta el paredón. Y te encuentras con una ciudad abarrotada de turistas que comen paellas de saldo en terrazas que huelen a cagada de paloma.

He leído estos días “Los hermanos Karamazof”, “La vida sin armadura” (Alan Sillitoe), “Eramos unos niños” (Patti Smith) y la mitad de “Grandes esperanzas”. Un Dickens brillante que habla, como siempre, de la gente. De la afortunada, pero sobre todo de la desdichada. De hombres y mujeres que sufren su mala suerte, que quieren superar sus orígenes mediocres, que intentan escapar de la miseria. Hay ironía y humor en este Dickens. Y a eso debemos agarrarnos, a la ironía y al humor, para soportar este país insoportable en el que todo parece hundirse pero todo flota. Como esos zurullos anónimos que vemos habitualmente en las aguas de nuestras playas.

“El deterioro de las instituciones, cuyo último episodio atañe a la Fiscalía Anticorrupción y a la Fiscalía General del Estado, no es un problema de izquierda ni de derecha, sino de políticos responsables, capaces de asumir su principal obligación en momentos de emergencia”, escribe en El País la siempre lúcida Sol Gallego.

Quizá sea cuestión de credibilidad. De lo difícil que resulta confiar en estos políticos, en este Gobierno, en unas instituciones que se tambalean. En un país que soporta impasible semejante cúmulo de miserias.

Bienvenido a casa.

Ignacio_Gonzalez-Audiencia_Nacional-Cristina_Cifuentes-Canal_de_Isabel_II-Mauricio_Casals-Grupo_Atresmedia-Tribunales_209739092_32857899_1024x576

P.D.

¿Quién desprecia la memoria histórica, la memoria de quienes fueron asesinados y se pudren en las cunetas, de aquellos que dieron la vida por la democracia? ¿Quienes defienden el callejero fascista, el Valle de los Caídos? ¿Quienes proponen “no mirar al pasado” y “no reabrir viejas heridas? En este vídeo, grabado el pasado sábado, están las respuestas. El ex ministro de justicia Alberto Ruiz-Gallardón carga con el ataúd de su suegro, José Utrera Molina, el falangista y franquista que como vicepresidente del Gobierno firmó en 1974 la sentencia de muerte de Salvador Puig Antich (garrote vil), en un funeral que acaba con el Cara al Sol y vivas a Franco.

El ocio es la madre de la filosofía

Leo Leviatán de Thomas Hobbes, filósofo inglés del siglo XVII, y sólo puedo admirar su capacidad de reflexión, su excelente articulación del conocimiento y los límites de la existencia, su invitación a replantear bajo nuevos prismas problemas que nos afectan vitalmente. “El ocio es la madre de la filosofía”, asegura este absolutista absoluto. Y quién soy yo para contradecirle… Me parece que me voy a coger unos días de vacaciones.

Intentaré seguir escribiendo, pero no puedo garantizar nada. El ocio, que es la esencia del pensamiento, entendido como postura revolucionaria, como acto de rebeldía ante un sistema que pretende convertir al hombre en instrumento de sus propios instrumentos. ¡Salgan, vean y diviértanse!

El-Roto-El-País-10-01-2013

Un motivo para NO ver la televisión

Una temporada en el purgatorio

Autor: Dominick Dunne.

Editorial: Libros del Asteroide.

arton1898-ac7bd

Ésta es una novela negra diferente. Cuenta la historia de una familia y de un crimen. Ellos son los Bradley, muy ricos, muy poderosos y, si cabe, aun más miserables. El principal sospechoso del crimen es Constant Bradley, ojito derecho del patriarca, Gerald Bradley. El narrador es un compañero de estudios de Constant, un escritor que no se limita a reflejar el proceso policial: lo mejor de esta obra es cómo describe a una sociedad podrida, la clase alta norteamericana vanidosa y soberbia que se cree superior, por encima del bien, del mal e incluso de la justicia.

“Si un crimen idéntico hubiera ocurrido en lugar menos pudiente habría atraído mucha menos atención mediática. Pero las casas de Scarborough Hill eran grandes, los terrenos extensos y los residentes, ricos. Estos ricos residentes habían decidido permanecer dentro de sus casas, para observar desde allí a los instrusos”.

Harrison Burns, compañero de estudios de Constant Bradley, se infiltra en la familia de este último “como una serpiente”. Admira la vida de esta gente todopoderosa de origen irlandés, sufre por no poder estar a su altura, y se convierte en negro de un Constant para el que su padre ha diseñado una exitosa carrera política. El asesinato, la acusación de asesinato, amenazan con acabar con los planes de un tipo que no está acostumbrado a fracasar.

“Una temporada en el purgatorio” podría definirse como una suerte de “Gran Gatsby” con trama policial añadida. En estas páginas encontraremos lo peor de la alta sociedad USA, su desprecio por el resto del mundo, su egoismo desenfrenado, el alcohol y la fiesta, el poder de la sangre. Y una decadencia moral que estremece. Una idea muy potente que, afortunadamente, fue escrita por un auténtico genio llamado Dominick Dunne. Un Scott Fidgerald oculto que Libros del Asteroide nos descubrió con el también excelente “Las dos señoras Grenville”. Absolutamente recomendables ambos.