Famosetes al agua

Los famosos y famosetes son la pera. La pera de guapos, de ingeniosos, de originales y de simpáticos, pero también de solidarios. Su última ocurrencia para epatar al vulgo, y demostrar lo generosos que son y su empatía con las miserias ajenas, es un prodigio de talento: se echan por encima un cubo de agua helada. Tronchante ¿verdad? Y solidario que te cagas. Actores, deportistas, músicos… Todos empapados de golpe y porrazo de agua fría, en pleno veranito, para ocupar las portadas de unos medios que se desangran.

Desde Ronaldo y Marcelo, lumbreras del fútbol de élite, hasta los presentadores de los programas de televisión más mediocres del canal más sórdido. Pasando por personajes como Marck Zuckerberg, Justin Bieber, Joe Jonas, Jennifer Lopez, Lebron James, Chris Brown, Jon Bon Jovi, Kobe Bryant, Joe Manganiello, Selena Gomez, Taylor Swift o Wiz Califa. A la mitad ni les conozco, todos se han mojado por, dicen, una buena causa: la lucha contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).

¿Cómo se lucha contra una enfermedad mojándose con agua fría? Pues ni idea. Lo cierto es que a la lista de famosos anterior se han sumado todos los famosotes ibéricos de medio pelo que usted pueda imaginar, esos que aparecen en la tele cinco minutos y cuando son reclamados para dar el pregón en su pueblo se consideran en la cima del mundo. Solo falta Leo Harlem, que con dos pelotas se ha negado a hacer de pregonero en Tordesillas. “No me gusta el maltrato a los animales”, ha dicho, en serio, el cómico.

Pedagogía en La Sexta

En La Sexta, la cadena B (de izquierdas) de Lara, hay pedagogía. Es decir, respuestas. O sea, servicio público. Lo dice Javier Gómez, flamante presentador veraniego de “La Sexta Noche”: “La Sexta tiene cierto servicio público porque da respuestas a la gente”. Es decir, que cuando usted oye a Marhueda, Alfonso Rojo, Carmona o Eduardo Inda, no escucha a cuatro buscavidas diciendo sandeces partidistas. Escucha respuestas. Ciertas respuestas. Es decir, que esos tertulianos aparentemente tendenciosos y chuletas lo que en realidad hacen es ponerle en bandeja la sabiduría, el conocimiento, la razón. Ya lo dice Gómez, cierto servicio público.

Cuando Marhuenda dice en La Sexta que “habrá que enseñar a las mujeres a no quedarse embarazadas”, es servicio público. Y cuando dice que el periodista Carmelo Encinas es un “payaso” y un “bufón”, también. Cuando Alfonso Rojo llama “gordita” a Ada Colau, servicio público auténtico. Y cuando dice que sus seguidores son “piojosos”, más servicio público. Y cuando dice a Pablo Iglesias que ha cobrado “de todos los asesinos del mundo”, eso es servicio público del bueno.

Cuando Antonio Miguel Carmona asegura que ha “metido gente en los medios de comunicación” y que su discurso en plató está “teledirigido”, eso es servicio público necesario. Cuando Eduardo Inda dice que Pablo Iglesias “elogia a ETA”, eso es servicio público. Y punto.

“Tenemos cierto servicio público,porque la gente en estos momentos tiene la necesidad de preguntar mucho y obtener respuestas. Y nosotros se las damos. Por tanto, hay función pedagógica”, insiste Javier Gómez, presentador de La Sexta Noche. Y tiene mucha razón. Pero no solo con los tertulianos, como hemos podido ver, sino también con, por ejemplo, los programas de videntes nocturnos. Auténtico servicio público. Y con los bloques de publicidad de diez minutos. Servicio público. Y con los tarotistas, homeópatas y adivinos. Y con las repeticiones de programas. Servicio público. ¿Del bueno? Del cierto.

inda-mar

Furgol

Dice Enrique Cerezo, presidente del glorioso Atlético de Madrid, actual campeón de Liga, que “el fútbol entretiene a gran parte del país”. Con esa frase trata de justificar los 500 millones que los clubes deben a Hacienda. “Me hace gracia cuando hablan de la deuda de 500 millones a Hacienda. ¿Y eso es un drama? Parece que hemos matao a Manolete. Cualquier empresa grande en suspensión de pagos triplica eso”, sentencia el amiguete del presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.

futbol_muestra_4

La deuda de los equipos con Hacienda es una subvención encubierta. Llevan sin pagar desde el 2007, cuando comenzó la crisis. Cerezo, declarado culpable por apropiación indebida (delito prescrito), le quita importancia. Apela al “entretenimiento” del populacho. El factor social, el miedo a los narcotizados de la calle: ¿Sin fútbol el país sería ingobernable? No olvidemos que 2.224.000 telespectadores contemplaron como borregos el coñazo de partido amistoso que jugaron hace solo unos días el Real Madrid y la Fiorentina. Más de dos millones de ciudadanos hipnotizados durante dos horas. ¿Quién da más? El fútbol, vía de escape para la agresividad y el resquemor de una población que, de no tener este desahogo, se lanzaría a saquear grandes almacenes, quemar iglesias y violar políticos. Si tienen huevos, amigos del Gobierno, intenten cobrar la deuda de los clubes con Hacienda. O frenar algunas recalificaciones de terrenos. El acabose.

El fútbol es así. De maravilloso, cuando estás en el campo viendo un partido memorable o en el callejón jugando una pachanga inolvidable. Y de cutre en todo lo demás: las declaraciones de Cerezo coinciden con el retorno a la pantalla de “El chiringuito de jugones” (Neox), programa histérico y fanático presentado por el histriónico Josep Pedrerol. Enésimo cambio de canal, me voy y vengo, en el que sin duda mantienen la línea editorial: el griterío, el amarillismo, el furgol.

 

 

Había que intentarlo

TVE, la televisión pública española, estaba preparando un concurso familiar en el que las familias participantes tenían que ser como dios manda. Es decir, formadas por un hombre y una mujer. Es más, por un hombre y una mujer que viviesen, de manera habitual, bajo el mismo techo. Nada de mariconadas, de esas familias, por llamarlas de alguna manera, formadas por parejas homosexuales. Ni siquiera monoparentales. Un concurso para familias de las de toda las vida, de hombre y mujer, como tiene que ser.

No se si ha caído en la cuenta de que el programa, que se llama “¿Quién manda aquí?”, es la adaptación de un espacio turco, e iba a estar realizado por la productora privada Gestmusic, no era un encargo de 13TV, la cadena de los obispos. Era un encargo de TVE, la tele pública de todos los españoles. Y ha sido causa de escándalo, como no podía ser de otra manera: la asociación de defensa de los derechos del colectivo LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales) ha dicho que resulta “más grave aún que sea TVE, una cadena pública, quien lo emita, que se dedique dinero de los contribuyentes a perpetuar un modelo que no es el actual”. La Asociación de Familias por la Diversidad, cree que se trata de un espacio “totalmente discriminatorio e ilógico. Nos  gustaría que explicaran cuál es el motivo. Hay una ley que nos permite casarnos y que está sustentada por el Tribunal Constitucional. Nos gustaría saber qué es lo que impide que una familia formada por dos hombres o dos mujeres, o uno de los padres y su hijo, sea reconocida en todos los ámbitos”.

Ante el follón organizado, en TVE han dado marcha atrás: en el nuevo programa podrán participar cualquier tipo de pareja que conviva y tenga un hijo. TVE parece un pollo sin cabeza, sin dirección, sin criterio.

¿Rectificar es de sabios? En este caso habría que preguntarle a tipos como Paolo Vasile, el capo de Telecinco, la cadena que nunca hubiese dudado: que la ideología nunca se imponga a la audiencia. Es decir, que puedes ser todo lo conservador que quieras, pero a la hora de hacer un concurso de éxito, cuanto más alboroto y alegría mejor. ¿Familias homosexuales? Por supuesto.

Pero la ideología es la ideología. Había que intentarlo… Y si no que se lo digan a Luz Sanín, senadora del Partido Popular por Ceuta. Según ella, “las subvenciones de Zapatero a los homosexuales aumentaron la deuda pública”.

BvLLl24IAAArNr_

Matrimonio concursante en “¿Quién manda aquí?” (TVE)

P.D.1

En El Mundo, un nuevo alarde de periodismo, educación y buen gusto: La niña del Gorila (Melody) ha crecido, ahora es más racial y menos putón”.

BvQFkWCIMAAmXhx

 

P.D.2

Lo mejor que se pudo ver el fin de semana en televisión, sin duda alguna, estos dos legendarios sketches de Tip y Coll en La 2 de TVE (19:40). Así están las cosas…