El vals del gulag

Un motivo para NO ver la televisión

El vals del gulag.

Autores: Pellejero y Lapière.

Editorial: Astiberri.

elvalsdelgulag

El dibujante Rubén Pellejero y el guionista Denis Lapière publicaron en 2005 una historia de amor memorable enmarcada en uno de los momentos más duros del régimen estalinista soviético. Astiberri recupera ahora esa inolvidable aventura en una edición perfecta. Kalia es la heroína, una supermujer que ve cómo su marido, Viktor, es deportado a Siberia como consecuencia de una denuncia falsa. Pasan los años, sus dos hijos crecen sin padre, y Kalia espera. Hasta que recibe una carta en la que Viktor, un enemigo del pueblo según el gobierno de Stalin, pide a su mujer que le olvide, que no le espere, que inicie una nueva vida. Lejos de hacerle caso, Kalia viaja a Siberia para encontrar a Viktor cueste lo que cueste.

“La gente delata por tan poca cosa… Por la promesa de un piso más grande o un trabajo menos duro. Solo por la promesa… Condenaron a Viktor a diez años de reeducación por el trabajo. Le escribía todos los días y, cuando podía, le mandaba paquetes… aunque raras veces podía. Yo me convertí en la mujer de un “enemigo del pueblo”. La mujer de un zek”. 

Lo dicho, una historia de amor con mayúsculas. Kalia descubre con sus propios ojos las miserias de la URSS de la postguerra, contempla las mayores miserias de la condición humana, sufre el desengaño que supone pertenecer a un país dictatorial. Pero siempre hay esperanza para mujeres como Kalia. Incluso tras enterarse de que Viktor se vio obligado a bailar el vals del gulag.

“Aquello era el vals del gulag: hombres y mujeres, los mejores trabajadores, los socialistas de mérito, todos juntos y encerrados en una barraca”.

Poco más de setenta páginas para recordar al lector que ni todas las miserias del estalinismo (que es tanto como decir de todas las dictaduras), ni todas las penurias del destino, son capaces de acabar con el amor, con la esperanza, con las energías de quienes luchan por estar en el lado correcto de la historia. Pellejero y Lapière realizaron un trabajo impecable a partir de una gran historia, la base de todo buen cómic. El excelente dibujo y el desbordante color, los eficaces diálogos, los inolvidables personajes, el impecable ritmo narrativo… todo perfectamente ajustado en torno a una narración épica que es, sobre todas las cosas, una declaración de amor. A la verdad, la justicia, la constancia… a la vida.

Letra y música

Un motivo para NO ver la televisión.

J. Teixi Band.

Cd: Letra y música (2.000/2018).

61MQ+-oGzuL._SS500

La J. Teixi Band es el secreto mejor guardado del rock and roll español. Un grupo grande, maduro, con clase, con raíces y con repertorio. Una banda histórica que ha sido capaz de renacer sin necesidad de reciclarse, manteniéndose fiel a sus principios, que son los del buen ritmo y el mejor blues. Una formación de leyenda, con buenos discos, pero sobre todo con un directo grandioso. Resumiendo: no se puede comprender el rock ibérico sin Javier Teixidor, Daniel Montemayor, Charly y compañía.

Por todo esto el disco doble del que hoy hablamos es fundamental. Treinta y cuatro canciones (cinco nuevas, algunos directos y tomas alternativas) que resumen dieciocho años de rock and roll sin concesiones, sin derivas, sin vacilaciones. Teixi y compañía saben lo que quieren. Y te lo ofrecen en un álbum que es una fiesta. Escucha “Rosas Rojas”, “Psychedelic Sally”, “Tengo la noche”, “Jole Blon”, “Tengo la noche” o la descomunal versión de “I Don´t Wanna Go Home” y comprenderá que se trata de un disco absolutamente imprescindible.

Marxismo y huevos

Un motivo para NO ver la televisión

Los doce nacimientos de Miguel Mármol.

Autor: Dani Fano.

Editorial: Astiberri.

losdocenacimientos

Una vida dedicada a la Revolución. Y a sobrevivir. La de Miguel Mármol, sindicalista salvadoreño que se entregó con todas sus fuerzas a los trabajadores, a luchar contra la injusticia social, al marxismo leninismo. Una vida de correrías sin fin, de riesgos constantes y de sucesos milagrosos que sirven de título a esta novela gráfica emocionante. Porque Mármol sobrevivió a un fusilamiento, a terremotos e inundaciones, a torturas y persecuciones, al ganado bravo y a los perros de presa, a cuchilladas y tentaciones de suicidio… incluso a su propio funeral.

“Yo gané alguna batalla, pero perdí todas las guerras”.

Una vida nada fácil, una muerte que parecía imposible. Mármol fue un activista obrero, un luchador, y su vida una sucesión de peripecias dantescas. En ocho años de trabajo duro el dibujante y guionista Dani Fano ha realizado un trabajo memorable, en forma de crónica biográfica donde la belleza del dibujo y la firmeza del guión consiguen reflejar a la perfección no solo las hazañas del protagonista, sino un periodo fundamental para entender la realidad centroamericana. Los paisajes son hermosos, los personajes secundarios inolvidables, los diálogos chispeantes. Y la edición, un auténtico lujo. Todo lo que se le puede exigir a una novela gráfica lo encontramos en estas doscientas páginas repletas de aventuras, historia, compromiso y emociones.

“¡Marxismo y huevos! ¡Esa es la fórmula de la revolución! Por lo menos de la revolución salvadoreña, no se de las demás”.

losdocenacimientos_3

En los senderos

Un motivo para NO ver la televisión

En los senderos

Autor: Robert Moor.

Editorial: Capitán Swing.

RobertMoor_EnLosSenderos-450x702

Cansados de la tensa vida urbana, de los agobios y el asfalto, de la dependencia del coche y las nuevas tecnologías, mucha gente está mirando al campo. Algunos pretenden cambiar el piso o el adosado por la cabaña, el estrés por la sencillez. Otros solo quieren pisar tierra. Este libro está dedicado a estos últimos. Aquellos que son felices con solo sentir la hierba bajo las botas. Que se conforman con respirar libertad, ver nubes y escuchar pájaros.

“La información reside en los caminos, pero está codificada en un lenguaje que debe aprenderse concienzudamente”.

Robert Moor, prestigioso periodista norteamericano, ha escrito un libro que nos ayuda a entender esa lengua, un ensayo emotivo sobre los caminos que nos llevan. Caminos que cruzan el planeta, trazados por humanos y por animales, bajo la forma de sencillos senderos o de enrevesadas autopistas. Caminos que han crecido con la civilización, que sorprenden por su utilidad y su belleza, que forman parte indiscutible de la humanidad. La vida es un sendero, y de eso precisamente habla Moor en esta obra fundamental para caminantes, naturalistas y amantes de la vida en movimiento.

“Ciertos caminos son tan elegantes que parece que simplemente hubieran estado durmientes bajo la superficie de la tierra. Lejos de ser una creación nuestra, parece como si se revelaran a través de nosotros. Cuando los humanos, los bisontes, los ciervos y otros animales de los bosques van en busca del paso menos escarpado de una cadena montañosa, todos ellos tienden a optar por la misma ruta. Entonces, ¿quién inventó el camino? ¿Los humanos? ¿Los bisontes? ¿Los ciervos? Parece que la respuesta es que nadie puede atribuirse todo el mérito, puesto que todo camino esencial –en cuanto vía de menor resistencia, o de “mínimo esfuerzo”- viene predeterminado por la forma de la topografía y las necesidades de quienes lo recorren. Del mismo modo que en ocasiones los biólogos afirman que “la función precede a la estructura”, en cierto sentido puede decirse que el camino precede a su constructor, que simplemente está ahí aguardando a que aparezca alguien y lo desbroce”.

“En los senderos” se subtitula acertadamente “Reflexiones de un caminante”. Y es que Moor no habla de oídas: ha seguido caminos de pastores, de cazadores, de escaladores… y por supuesto el legendario Sendero de los Apalaches, el sueño de todo caminante (junto a algunos trekkings en Himalaya). “La vida interior de un senderista cuando lleva tanto camino recorrido es una mezcla menguante de sed de aventuras, hambre creciente, moderada impaciencia y una tranquila capacidad de concentrarse en un solo tema”, escribe un autor capaz de mezclar con criterio y acierto descripciones de paisajes con análisis históricos y sensaciones personales. El resultado es un libro maravilloso que se lee como se recorre un sendero llano de montaña. Con los ojos bien abiertos, los pulmones llenos de aire puro y la sonrisa en los labios. Imprescindible.