You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Partido Popular


Fútbol es política

La final de la Copa del Rey de fútbol ha sido un gran éxito de audiencia, no podía ser de otra manera: un 49,8% de cuota de pantalla, más de diez millones de telespectadores. Si te gustaba el deporte del balón, partidazo. Si no, morbo: que si la prohibición de las esteladas, que si la pitada al himno, que si la reina repite modelito…

Así estaban las cosas en este país, los temas fundamentales son los temas fundamentales, cuando surgió la mujer de rosa. Una versión somnolienta, pintorreteada y algo decrépita, de la inolvidable Julia Roberts, sentada en el palco VIP del estadio Vicente Calderón, justo detrás del presidente del Barcelona y de Ada Colau. No, la de las gafas no, la dormida…

Captura de pantalla 2016-05-23 a la(s) 12.38.54

¿Quién era la amodorrada Peggy? Las redes sociales ardían. La respuesta era muy sencilla: Ana Bollaín Domenech, la mujer del presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar. Una pena que la buena señora dispusiese de una localidad tan exclusiva, cuando es evidente que se aburría como una momia incluso en un partido tan emocionante como el que disputaron Sevilla y Barcelona. Mucha gente hubiese dado un brazo por estar en el campo, disfrutando de esa final pero, o bien no pudieron conseguir entrada, o no pudieron pagarla. Los palcos VIP son así: nidos de enchufados, de hombres de negocios, de bellas durmientes… de políticos.

“Fútbol es fútbol”, había dicho unas horas antes la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. Nada brillante, parafraseaba una frase clásica del entrenador Vujadin Boskov. Pero muy significativa, puesto que pretendía separar el deporte de la política. Y lo hacía poco después de intentar, por medio de la delegada del Gobierno, prohibir las esteladas en el Calderón.

Fútbol es fútbol. Y dinero. Y poder. Y violencia. Y por supuesto, política. Porque así lo quieren los políticos: mientras hablamos de fútbol, o de esteladas, no hablamos de pobreza, de paro, de corrupción, de mentiras o de que, por ejemplo, el Partido Popular, el partido que gobierna este país, será embargado si en 10 días no paga 1,2 millones de euros por sus problemas con la caja b.

Un motivo para NO ver la televisión

Todos los hijos de puta del mundo

Autor: Alberto González Vázquez.

Editorial: Astiberri.

Todos_los_hijos_de_puta_del_mundo_00

No están todos los que son, pero sí son todos los que están. Y es que este libro de titulo ambicioso, me temo que no hay árboles en la tierra para fabricar el papel necesario para la edición de semejante enciclopedia, está protagonizado por los políticos más famosos de este país. Y por Bertín Osborne, Ferran Adriá y los toreros. Todos ellos sumergidos en una locura de colores planos, rostros lineales de dureza inmisericorde, ideas furibundas sobre el poder y el dinero, y diálogos enloquecidos no demasiado alejados de la realidad.

No encontrará en esta obra sublime, auténtico costumbrismo ibérico, nada que no sepa. Los hijos de puta están entre nosotros las 24 horas del día, los siete días de la semana, en la tele y los periódicos, pero también en el metro, el curro, el centro sanitario o la oficina del paro. Hijos de puta de todos los colores, calibres e ideologías. Hijos de puta altos y bajos, delgados y gordos, morenos y rubios. Hijos de puta que nos humillan, nos explotan, nos roban, nos mienten. Hijos de puta que, en resumen, hacen que el mundo sea un lugar más asqueroso y repugnante.

la foto

Todo el libro mantiene un gran nivel hijoputesco, pero lo cierto es que algunos momentos quedarán para la historia del bastardeo nacional. “Todos los hijos de puta que aparecen en esta obra son ficticios. Cualquier parecido con algún hijo de puta vivo o muerto es pura coincidencia”, advierte la editorial. No se lo crea. Ese Jose María obligando a Ana a hacerse la muerta durante el acto es real como la vida misma. Y ese Mariano preguntando a un acelerado Rafa por la cocaína. Y ese Pedro Sánchez siempre dispuesto a hacer la bisagra, a poner el culo en pompa. Y esa jugadora de Candy Crush intentando hacer las paces con el apestoso de las rastas…

la foto 2

El autor de este catálogo de personalidades ilustres, de este “Who´s who” del ojete de la sociedad española, es Alberto González Vázquez, guionista en “El Intermedio” (La Sexta) y colaborador habitual de El Mundo Today y Orgullo y Satisfacción. González Vázquez ha firmado infinidad de cortometrajes de animación, y se encarga de los vídeos manipulados del programa del Gran Wyoming. “Todos los hijos de puta del mundo”, su segundo libro, es una obra maestra de la crítica política, de la observación ciudadana, del análisis social y de la opinión mordaz. Una guía de campo para recordar los rostros de esta subespecie humana, para no olvidar nunca de qué van los que mandan en este puto mundo.

¿Qué es la corrupción?

En la medianoche del lunes al martes Bertín Osborne y Esperanza Aguirre analizaron los males de la corrupción, en un sonrojante alarde de hipocresía, mientras se zampaban un arrocito en el prime time de Telecinco. “Acabar totalmente (con la corrupción) no se puede, como tampoco con los violadores o los asesinos, pero poner medidas sí”, dijo la mujer que destapó la Gürtel con la boca llena. Llena de mierda: “Volví por miedo a Podemos. He vuelto a la política para evitar que lleguen al gobierno, eso sería un drama”. El cantante con cuentas en Panamá movía la copa de vino, servida con decantador, mientras la llamaba “mi vida” y le recordaba cuánto habían robado los Pujol. Es evidente que la pareja no tenía muy claro qué es la corrupción.

1331059893_435047_1331060698_noticia_normal

Sólo unas horas después, a las nueve de la mañana, Pepa Bueno entrevistaba en la Cadena SER al vicesecretario de Organización del Partido Popular Fernando Martínez-Maillo. Un tipo mediocre que sin embargo dejó una frase para la historia: “Tenemos que ponernos de acuerdo en qué es corrupción. Para mí, corrupción es robar”.

Acabáramos. Si el vicesecretario de Organización del Partido Popular, grupo político considerado por la Guardia Civil una “organización criminal”, todavía no sabe bien qué es corrupción, apaga y vámonos. Lástima que nada más terminar la entrevista se marchase, porque en la misma cadena en que Martínez-Maillo quedó como un cínico miserable los ciudadanos pudieron escuchar, solo unos minutos después, la respuesta a la pregunta del millón. El sumario de la Operación Púnica: “Mordidas en mano y pelotazos del 20%”.

¿Qué es corrupción? Y tú me lo preguntas, Maillo. Corrupción es el Partido Popular.

el-roto

P.D.

Los partidos políticos quieren gastar menos en esta nueva campaña electoral. O eso dicen. El que más fácil lo tiene es Podemos, qué duda cabe. La campaña se la está haciendo el enemigo. Recuerde las palabras de Aguirre: “Volví por miedo a Podemos. He vuelto a la política para evitar que lleguen al gobierno, eso sería un drama”. Una frase pronunciada en hora de máxima audiencia televisiva poco antes de que El Mundo abriese su web con este titular: “Marjaliza pagaba a Granados y a cada alcalde `entre 3.000 y 6.000 euros´ por vivienda”.

¡Da las gracias, Coletas! No hay dinero en Venezuela y en Irán para pagar la campaña que os está haciendo Aguirre.

0.  Granados, bailando con Aguirre al ser elegidos presidenta y diputado de la Comunidad de Madrid.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Ha muerto Guy Clark, uno de los más grandes cantautores norteamericanos, con permiso de John Prine y Townes Van Zandt. Poeta y guitarrista, el tejano no grabó discos malos, pero sí algunos memorables: el primero, “Old Nº 1″, del 75, es imprescindible. El último, “My Favorite Pictures of You”, resulta estremecedor.

700_Music

 

La enviada de dios

“Me han dicho que soy una enviada de dios, me quedo con eso”, dijo la representante española en Eurovisión a la presentadora Anne Igartiburu. Y se quedó tan ancha. Barei, que así se llama la supuesta cantante, hizo esa confesión entre religiosa y mística tras saber que había quedado en la posición número 22 de un total de 26 participantes.

No digo yo que dios no la haya enviado, ni muchísimo menos. Pero sí que podía haberlo hecho cuando estuviese un poco mejor preparada, quizá con una mejor canción, quien sabe si después de hacerse un curso de inglés de CEAC, puede que con una coreografía que ofreciese algo más que un movimiento de piernas a lo Lina Morgan y una falsa caída. Podía haberlo hecho, pero no quiso: los caminos del señor son inescrutables.

Barei estuvo a la altura de un festival musical que es una auténtica mierda. Y que de manera absolutamente increíble despierta el entusiamo de determinados sectores dedicados al mundo de la televisión. El festival de Eurovisión es la nada. Nada de talento, de interés, de imaginación, de novedad, de arte. El festival de Eurovisión es la caspa. Y si no me cree recuerde las palabras de José María Íñigo: “El festival de Eurovisión es como una final de la Champion”.

Tras el fracaso digamos que… artístico, de esta edición de Eurovisión, solo nos quedará un detalle para el recuerdo: la presencia en el festival del vicesecretario de accción territorial del Partido Popular Javier Maroto, fan declarado, junto a su marido Josema Rodríguez. Maroto disfrutó del fracaso estrepitoso de nuestra enviada por los dioses solo unas horas después de que el Tribunal de Cuentas le condenase, a él y a Alfonso Alonso, ministro de Sanidad en funciones y presidente del PP vasco, por un “perjuicio” de 393.862 euros a las arcas públicas de Vitoria.

Sí, sí, Maroto, la sangre nueva de los populares, uno de los jóvenes encargados de renovar el partido, el mismo que una vez pidio, todo serio y muy cabreado, una “purga” contra la corrupción “que se lleve por delante a quien se lleve”.

La corrupción en el PP, ese sí que es un festival cojonudo.

Captura de pantalla 2016-05-15 a la(s) 18.32.01

Rata come rata

Se veía venir. Cuando el barco se hunde, las ratas abandonan el navío. Las que saben nadar. Las que no saben se van a la bodega a pegarse el último banquete, o a montar una gran orgía final… o le sueltan un bocado a esas otras ratas a las que tienen ganas.

El Partido Popular es, desde hace tiempo, un barco a la deriva con el casco agujereado. A partir de esta peliaguda situación le dejo a usted que imagine quiénes son los roedores, en qué consiste el banquete y qué orificios resultarán sellados con carne en la última bacanal. ¿Las ratas que comen rata? Muy sencillo. “No está diciendo toda la verdad”, dicen unos vicesecretarios del PP que se niegan a seguir defendiendo a José Manuel Soria, el último ministro enjardinado en su propio laberinto de mentiras.

Ratas de élite mordisqueando los testículos de una rata líder. El acabose. Barra libre en las alcantarillas de la derecha española. Y si no me cree, un segundo detalle de esta explosión de canibalismo roedor: el ministro de Hacienda Cristobal Montoro ha multado con 70.403 euros a José María Aznar por irregularidades fiscales, y le obliga a pagar otros 199.052 en una liquidación complementaria. ¿Complementaria? ¡Coño, como el sinvergüenza de Monedero!

“Si todos los españoles hiciéramos eso, a ver cómo pagábamos los servicios públicos educación y sanidad”, dijo la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría. Y tenía toda la razón del mundo, ¿verdad? Tanta que el mismo José María Aznar estaba de acuerdo, allá por 1997, con la sinvergonzonería de los defraudadores: “El fraude fiscal es incompatible con una sociedad moderna y solidaria. Lo que uno deja de pagar, lo acaban pagando otros”.

Ratas comiendo ratas. Un banquete antropófago que no ha hecho más que empezar.

Captura de pantalla 2016-04-14 a la(s) 19.38.35

P.D.

“Nunca pactaremos con populistas”, dijo en una ocasión la socialista Susana Díaz. ¿Se refería a un acto de onanismo político sin precedentes? Seguro…

Captura de pantalla 2016-04-14 a la(s) 19.09.42