You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Partido Popular


Canta, político, canta

En el Partido Popular de Aragón han tenido los cojonazos de pedir a Pablo Echenique, secretario de organización de Podemos, que abandone la política por cantar una jota picante durante una cena con amigotes. Ya sabe, un clásico: “Chúpame la minga, Dominga…”. El vídeo, la tipica grabación cutre realizada con un teléfono móvil durante la juerga, ha sido emitido por todos los informativos de televisión junto a imágenes de, por ejemplo, el terremoto de Italia o un atentado en Turquía.

Lo del PP ya sabemos que no tiene nombre. Bueno, sinvergonzonería se le aproxima bastante. Y desfachatez. Y desvergüenza. Y… El hecho de que un partido político al que la Guardia Civil califica de “organización criminal” descalifique a un rival por cantar una jota en una cena privada es el colmo del cinismo y de la hipocresía. Pero del PP ya no nos sorprende nada, ¿verdad? “En el Partido Popular la fiesta no se acaba nunca”, reconoció Ricardo Costa, el secretario general del PP valenciano que necesitaba 100 gramos de caviar y se los pedía al Bigotes.

Más preocupante que lo del PP, una banda de delincuentes sin posibilidad de redención, es lo de los medios de comunicación. Ver cómo Echenique cantaba esa jota guarra, sin afinación ni salero, ha sido un insulto para el telespectador. Queremos que los políticos canten, es cierto, pero no de esta manera. Queremos oir a Bárcenas por seguidillas, y a Barberá por bulerías. Queremos escuchar a Granados rapear. Queremos un coro angelical con Galeote, López Viejo, Sepúlveda, Sonia Castedo, Fabra, Matas y todos los que quieran incorporarse a la fiesta, interpretando viejos éxitos gospel. Y los queremos para, una vez todos reunidos, escuchar el que debería ser su canto del cisne. Otra canción tradicional, esta vez  en el más puro estilo Negro Prison Song…

Un motivo para NO ver la televisión

Cuentas pendientes

Autores: Sergi Álvarez y Sagar.

Editorial: Astiberri.

cuentaspendientes

Este es un cómic para aquellos que no pueden vivir una vida sin música. Y sin novela negra. Gente con criterio, evidentemente. Para ellos el guionista Sergi Álvarez y el dibujante Sagar Forniés han dado lo mejor de sí mismos y han creado un personaje inolvidable: Lefty Palmer, un pianista con los dedos rotos y la suerte en contra que, como en las mejores películas de los hermanos Coen, se ve implicado en una enloquecida cadena de acontemientos. No falta de nada. Violencia, amor, deudas, ambición, sexo, una mujer fatal y muchos hombres fatales, un chulo, un tratante de arte, un pintor de éxito, montones de policías… y un jockey sin suerte.

“Un hombre puede ser honesto o ambicioso, pero no las dos cosas. Tarde o temprano tendrá que elegir”.

Bueno, la verdad es que en “Cuentas pendientes” es más fácil encontrar un unicornio azul que un ápice de suerte. El guión de Álvarez bebe de los clásicos policiacos, y el dibujo de Sagar insiste en un respetuoso blanco y negro aliñado con grises. El ambiente ideal para hablar de la oscuridad que bordea las ciudadas, ese lugar sin futuro en el que terminan todos aquellos que no tienen ninguna posibilidad de ganar. Nuestro pianista lisiado es uno de estos perdedores de manual. Y se ve envuelto en una espiral de violencia y fracaso por algo que quizá está usted sospechando: “no puedo imaginar la vida sin música. Por eso estoy aquí”.

“Cuentas pendientes” es un sólido paso adelante en la larga y jugosa relación entre el cómic y el género policiaco. Viene siendo así desde mediados de los setenta, cuando Muñoz y Sampayo dieron vida a Alack Sinner. Como ellos, Álvarez y Sagar ofrecen la mezcla perfecta de aspereza y lírica sentimentalidad como para garantizar al lector páginas y páginas de placer inteligente.

cuentaspendientes_1

PPopulismo

“Lo último que necesita España es populismo”. Pablo Casado, vicesecretario del Partido Popular.

La sangre nueva del Partido Popular da tanto asco como la sangre vieja del Partido Popular. Ahí tienen a Pablo Casado, el risitas de Ávila, disfrutando de sus vacaciones de manera discreta: arando, trillando, sembrando y segando, y lo que haga falta, con tal de salir en la portada del Diario Palentino

CpxiAunWAAQvNbv

No se lo pierda, está dándolo todo en el campo. Y no como gran terrateniente, sino como humilde jornalero. “Este Pablo Casado es de los nuestros”, pensarán a partir de ahora todos los campesinos de este país, tan ignorantes como para no darse cuenta de que el político popular está insultando su inteligencia, se está riendo de ellos en su puta cara. No olvide usted que el tipo que, sin perder la sonrisa, sin manchar con una gota de sudor la camisa Ralph  Lauren, se agarra para la foto al arado es colega del Rajoy de “Se fuerte, Luis“, y de Rita Barberá, de Fabra y de Ana Mato, y de tantos y tantos otros políticos manchados no de barro, sino de la mugre del dinero negro y la financiación ilegal.

Casado, el político que dijo aquello de “lo último que necesita España es populismo”, se despidió del labrador, dio la mano al fotógrafo, saludó al populacho, se limpió los mocasines de tierra y se subió al Audi. Misión cumplida. Y es que los nuevos valores del PP han entendido perfectamente que la política está cambiando.

Fraga y el embajador Angier Biddle Duke bañándose en Palomares

No maldiga el país en el que vive

En primer lugar y antes que nada, tras quitarme el salitre y limpiarme de arena playera el ojete, quiero dar las gracias a todos los que en estos quince días (¿o ha sido un mes?) han mantenido vivo el blog con unos comentarios la mayoría de las veces más interesantes que los mismísimos posts. Gracias.

El último post… Quedó claro que los resultados electorales me habían amargado ligeramente las vacaciones (pude superarlo). Aterricé en España hace unos días con cierta tristeza, lo reconozco. Me daba pereza volver a las mismas miserias que había dejado atrás. Miserias políticas. “España no es un gran país”, había titulado ese último post, escrito en caliente desde tierras muy lejanas y muy diferentes. Volvía sin ganas de volver.

Y me encontré con que los que querían romper España se han hecho amigos de los que aman la unidad de España sobre todas las cosas. Al principio no entendí nada. Luego recordé lo que inconscientemente siempre trato de olvidar: que todo es cuestión de dinero y de poder. Que los cambios reales son complicados, todo está organizado para que las cosas sigan igual. Sudoroso y triste comencé a escribir un post deprimente. Afortunadamente, en una pausa leí en Infolibre a un Luis García Montero que parecía haber escrito para mí: “El PP ha obtenido 7.941.236 votos en las elecciones del 26J. No se indigne con España, ni maldiga el país en el que vive, porque el censo electoral español tiene 36.518.100 votos”.

“Tenemos derecho a pedirle a la vida mucho más”, dice García Montero en la frase que cierra su imprescindible texto. Y dice muchas otras cosas, que yo por supuesto firmo gustoso: que no quiere que le reduzcan a ser el Electorado, por ejemplo. Porque, ademas de ser electores, creemos en la sanidad pública universal, y en la importancia de la educación pública, y en el trabajo digno con un salario decente. Creemos que el miedo al cambio es un arma utilizada para perpetuar privilegios. Y nos avergonzamos de la corrupción sistemática del Partido Popular.

Somos mucho más que electorado. Y tenemos derecho a pedirle mucho más a la vida. Yo, por ejemplo, no quiero de ninguna manera un Gobierno del PP con Mariano Rajoy como presidente. Dicho esto, comenzamos el veranito…

CnKm3sXW8AAXlpB

Pablo Casado tiene un amigo

Pablo Casado, el vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, es el futuro. De la Comunicación y del PP. La sangre fresca que tanto necesita el partido de Bárcenas, Rato y Camps. Es decir, Pablo Casado es la moderación, la juventud, la honradez, la nueva derecha. ¡Qué suerte, que existan políticos como Pablo Casado! Un tipo que, además de compañeros de partido, tiene un amigo…

Hace unos días Pablo Casado colgó un tuit que confirmaba su condición de político honrado, moderno y moderado, de tipo fiable, de líder moral de esa nueva derecha que tanto necesita España. El tuit decía: “Me manda esto un amigo de Venezuela: el pueblo se enfrenta a la policía chavista pidiendo comida #NoPodemosTolerarlo”. El tuit incluía un video con enfrentamientos callejeros entre manifestantes y policías. ¡Venezuela en llamas, maldita sea! Y sus socios de Podemos intentando implantar en nuestro país ese régimen de violencia, injusticia social y ropa deportiva de colores imposibles… #NoPodemosTolerarlo, efectivamente.

Pablo-Casado_EDIIMA20160611_0419_19

Poco después supimos que en esas imágenes en las que el pueblo venezolano se enfrentaba a la policía chavista pidiendo comida, no hay ni pueblo venezolano, ni policía chavista ni petición alguna de comida. Pertenecen a unas protestas que tuvieron lugar en enero de 2015 en Kinsasha, Congo, contra una ley electoral de Joseph Kabila.

Pablo Casado, la sangre fresca del PP, la moderación y la honradez frente a la picaresca y la sinvergonzonería de Granados y compañía, casi nos la clava. ¡Esto de engañar sí que lo tienen en el ADN, los jodíos, y no lo de la creación de empleo! Afortunadamente Casado, la prudencia y la seriedad de la nueva derecha, un vicesecretario de Comunicación como la copa de un pino, ha sabido rectificar. ¿Pide perdón rojo como un tomate, agacha las orejas, mete el rabo entre las piernas, abandona la política y se marcha a vivir a la cueva que dejo libre Bin Laden? No, no, qué va: “El vídeo anterior es incorrecto. Pero estos de EFE/AFP, no”, y cuelga otros vídeos. Pablo, ¿Y tu amigo venezolano que te mandó el impresionante documento gráfico? Queremos conocer las fuentes de todo un vicesecretario de Comunicación. Queremos animar a tu colega a que siga mandándote imágenes sobre la ruina de Venezuela, aunque estén tomadas en Kinshasa, para hacernos una fiel idea de cómo será dentro de poco la España podemita y perroflauta que nos espera.

Esta vez le hemos pillado (le ha pillado @AntonioMaestre). Pero ¿Cuántas veces nos ha engañado antes? ¿Cuántas no nos engañará después? Esta es la savia nueva del PP, la regeneración, la honradez y la moderación, y la mejoría se nota un huevo.

Captura de pantalla 2016-06-12 a la(s) 13.01.13

P.D.

Y hablando de todo un poco… ¿Recuerda usted al marido de Susana Díaz, ese que la socialista decía estaba “tieso”? Pues no lo estaba tanto: “La nómina de José María Moriche, el marido de la presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz, durante su etapa como auxiliar administrativo en el Instituto de Formación y Estudios Sociales (Ifes) de UGT, se cargó al menos a 102 cursos distintos costeados por el Gobierno andaluz, a través de las subvenciones millonarias para la formación que cada año concedía a la federación andaluza de este sindicato”.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Colvin & Earle

Unknown

El gran Steve Earle cambia de pareja. En princio para la grabación de un disco, este formidable “Colvin & Earle” editado a dúo con una vieja amiga de los 80, la cantante folk Shawn Colvin. Un trabajo de enorme intensidad, en el que las voces de ambos circulan en paralelo: olvide una versión roots de los Pimpinela, yo te hablo y tú me respondes. Aquí cantan juntos, con enorme energía y convicción, sobre una sólida base instrumental que incluye a Buddy Miller, que también ejerce de productor, y a Chris Wood, de los Wood Brothers.

Escuche el primer single de “Colvin & Earle”, el arrastrado y pantanoso “You´re Right (I´m Wrong)”, o la vitaminada canción que abre el disco, “Come Wath My”, el pop-rock perfecto de “You Where On My Mind” o simplemente la deliciosa versión del “Ruby Tuesday” de los Stones, y comprenderá que está ante el mejor disco de Earle, y compañía, en años. Una maravilla.