You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Cadena Ser


Los debates, esa pereza

“A nadie le apetecen los debates”, dice Mariano Rajoy en la cadena SER. Y se queda tan ancho. Se refiere a esos debates en televisión que exige toda campaña electoral democrática que se precie. Cuando dice que a nadie le apetecen, en realidad se refiere a él mismo. A Rajoy no le apetece ese ejercicio intelectual, de diálogo y exposición de ideas, que sin embargo los ciudadanos esperan con ganas. Así lo dicen las audiencias: 9,7 millones de espectadores (un 48,7% de cuota de pantalla) vieron el último cara a cara entre Rajoy y Sánchez, lo más visto del 2015. ¡Menos mal que a nadie le apetecen los debates!

Rajoy es un presidente triste, vago y pusilánime que, si pudiera, solo saldría de Moncloa para ir a Milán a ver al Atlético de Madrid jugar la final de la Champion (a la hora de escribir este texto no se conocía el rival del equipo del Manzanares). Las ruedas de prensa, en plasma. Las explicaciones a la prensa, deprisita: empieza el fútbol. Y los debates, ya sabe usted, no le apetecen a nadie: “Supone una gran responsabilidad, hay que prepararlo, hay que hacerlo bien, hay que respetar al que está oyéndolo…”. Y eso que dice estar “fresco” de cara a la campaña electoral.

No es normal que un presidente no quiera debates. Negar el debate es negar las ideas, los proyectos, el diálogo, la reflexión, la cooperación, el pensamiento… Negar el debate es negar la democracia.

periodistas-discurso-Rajoy-presidente-preguntas_EDIIMA20130202_0147_13

El nuevo periodismo

Como usted ya sabrá, en la Cadena SER han prescindido de Ignacio Escolar como analista político por resultar “incompatible” con… con… A ver si me explico de manera directa y sencilla: ¿publicar que la ex mujer de Juan Luis Cebrián aparece en los papeles de Panamá? ¿Asegurar que Cebrián es accionista de una petrolera controlada desde paraísos fiscales?

“Uno de los principios básicos de cualquier democracia es la defensa de la libertad de información”, se puede leer en el editorial del pasado día 22 del diario El País, del que Cebrián es consejero delegado. Y qué mejor forma de dar credibilidad a tan sabias palabras, de defender con uñas y dientes la sagrada libertad de información y la bendita democracia, que poner en la calle a un periodista por no estar de acuerdo con lo que ha publicado en un medio de comunicación.

30

Me parece escuchar las voces de los trabajadores de Prisa, y de los miembros de las Asociaciones de la Prensa, dirigiréndose como una horda de encabronados bárbaros al despacho de Cebrián, con antorchas y bates de béisbol, al grito de ¡Por la libertad de información! ¡Por la democracia!

Me da la sensación de que el periodismo está pidiendo cambios. Urgentes. Solo los más listos han comprendido el giro que se está produciendo en la profesión, y han sabido reciclarse y estar a la altura de los nuevos tiempos. Ahí tiene a Bertín Osborne, quien tras su salto a Telecinco se ha confirmado como un entrevistador del nivel de David Frost, Pepa Bueno o Rosa Montero. Y lógicamente, se ha venido arriba: quiere realizar un monográfico sobre el ciudadano rey con ayuda de Pedro J Ramírez.

Bertín es el nuevo periodismo. El Tom Wolf de Telecinco, el Hunter S Thompson del siglo XXI. El futuro de esta profesión imprescindible. ¿No me cree? ¿Piensa que estoy de coña? Lea dos de las preguntas y respuestas de la entrevista que publica este mes la revista Vanity Fair al cantante de rancheras con sociedad en Panamá…

  • Vanity Fair: ¿Si pudieras entrevistar a cualquier personaje de la historia de la humanidad?
  • Bertín: Creo que la entrevista soñada sería la de Hitler. Saber lo que tiene un tío como ese en la cabeza debe ser surrealista. Ha habido muchos monstruos, pero él es el más reciente.
  • Vanity Fair: Tengo entendido que usted no entrevistaría jamás a Nicolás Maduro
  • Bertín: Bueno, es que a sinvergüenzas y delincuentes, procuro no tenerlos cerca, y entrevistarles, menos.

P.D.

Captura de pantalla 2016-04-27 a la(s) 20.40.03

Captura de pantalla 2016-04-27 a la(s) 20.36.50

Un motivo para NO ver la televisión

Malaria

Autor: Jali.

Editorial: Astiberri.

malaria

Jali es José Ángel Labari Ilundai, un licenciado en Bellas Artes que nació en Pamplona y tiene la cabeza llena de caminos que zigzaguean sin final, nubes de caramelo, tumbas vacías, sombreros táctiles, cangrejos parlanchines y ojos de mosca. Jali es un genio alternativo, entre clásico y futurista, entre siniestro y vanguardista, entre los góticos de Valdemar y los hijos de Tim Burton. Jali firma “Malaria”, una historia gráfica que se lee en un suspiro para, nada más recobrar el aliento, volver a empezar a leer.

“Malaria” es la historia de una niña muerta y la troupe que le acompaña en su camino al más allá. Un viaje a pie por las entrañas de la soledad. Un paseo por el lado salvaje de la tristeza que salta de la melancolia al humor (negro), de la nostalgia al amor incondicional, del ataúd más oscuro a la más bonita de las flores.

La flor que abre los ojos muertos de la niña. La belleza, que lo es todo. Incluso la publicación de este libro hermoso, editado con mimo, que se lee y se relee, que se sueña y se fantasea, que se imagina y se anhela. Lo más parecido a volar sin mover los pies del suelo.

la foto 2

La estirpe de los libres

Dice Iker Jiménez, el presentador del programa “Cuarto Milenio”, que se identifica con Félix Rodríguez de la Fuente porque ambos comparten “la sensación terrible de pertenecer a la estirpe de los libres”. Acabáramos. La estirpe de los libres. Sabias palabras del periodista que ha construido su prestigio de la mano del hombre del saco y se ha forjado una sólida reputación con las caras de Bélmez. Me gusta tanto su reflexión que se la voy a tomar prestada, puesto que a mí me sucede algo parecido: comparto con Albert Camus la sensación terrible de pertenecer a la estirpe de los libres.

Captura de pantalla 2015-10-27 a la(s) 12.51.23

La televisión es el hábitat perfecto para la estirpe de los libres. Es decir, el último refugio para fabricantes de elixires medicinales y champús de caballo, para santeros, homeópatas, vendedores de afrodisíacos, diseñadores de pulseritas Powerbalance y adictos a la baba de caracol. La pantalla está llena de farsantes, de iluminados, de superdotados y de curanderos. La televisión es ese territorio sin ley en el que se refugian los grandes impostores de nuestra época. Con permiso de la política y la banca.

La televisión es el escenario perfecto para el freak show del siglo XXI, una versión en HD del espectáculo de variedades grotescas, fenómenos biológicos y rarezas humanas que triunfó en la época victoriana. Entonces paseaban por el mundo al hombre elefante, la mujer barbuda y el albino andrógino. Hoy muestran en prime time aquellos que forman la estirpe de los libres, una élite audiovisual que va desde Bertín Osborne a Francisco Marhuenda pasando por Belén EstebanMariló Montero, los presentadores de docu shows y telerealidad, o los concursantes de reality shows. Hexágono amoroso, celos y primer ‘edredoning’ gay de la historia en Gran Hermano”, anuncia la prensa televisiva.

P.D.

Si usted vió la entrevista de Ana Blanco a Mariano Rajoy, y le pareció un publireportaje, debe saber que no todo el periodismo es igual. Que el periodismo libre existe, que es posible hacer buenas entrevistas, que no todo es sumisión y complacencia. Hágase un favor y escuche la entrevista que hizo Pepa Bueno al ministro de Justicia Rafael Catalá en la Cadena SER. Impresionante. Sin levantar la voz, sin acosar al ministro pero sin darle tregua, conociendo los temas a la perfección, planteando cuestiones peliagudas, dejando hablar y sabiendo escuchar, sin robarle un ápice de protagonismo… Simplemente perfecta.

Captura de pantalla 2015-10-27 a la(s) 12.43.30

 

Un motivo para NO ver la televisión

El círculo del agua clara

Autor: Gavin Maxwell.

Editorial: Hoja de Lata.

Cubierta_Maxwell

De nutrias y hombres. De sus costumbres y sus relaciones, de cómo se integran en el paisaje, se sumergen en la naturaleza, se entregan con pasión absoluta a la vida salvaje. De eso va este libro, un gran éxito del naturalista y explorador escocés Gavin Maxwell que vendió más de dos millones de ejemplares en el comienzo de la década de los sesenta.

Maxwell es un ex militar, y un empresario fracasado, que en la primavera de 1949 instala su campamento en un lugar perdido de las islas Hébridas, el archipiélago de la costa oeste escocesa. Le acompaña su perro Jonnie y un sinfín de sueños, generalmente relacionados con la soledad, la naturaleza y la supervivencia. El mar regurgita objetos con los que amuebla su cabaña. Los campos le suministran setas. Los vecinos están lejos. El aislamiento alimenta su alma.

Mijbil es un cachorro de nutria que irrumpe como un torbellino en la vida de Maxwell, una nutria que viaja con él, que duerme en su regazo o dentro de su chaqueta, que juega con canicas, frutas de goma y pelotas de ping-pong. “Nunca he sido realmente capaz de concluir si ciertos aspectos del comportamiento de la nutria se parecen sólo por azar a los seres humanos o, si en el caso de animales tan jóvenes como lo era Mij entonces, existe un verdadero fenómeno de imitación de los padres humanos de adopción”.

“El círculo de aguas claras” es un soplo de brisa salada. Aire fresco que por momento recuerda a los clásicos de Durrell, Gerald, sin duda por lo íntimo y divertido de la relación del autor con los animales: “Mij tenía un vicio peculiar que todavía no he mencionado, un vicio que no fuí capaz de corregir, en parte, supongo, porque nunca entendí sus causas o motivaciones. Para decirlo sin ambajes: mordía los lóbulos de las orejas de la gente, y ello no era para nada una señal de enfado o de mala idea, ni su intención era tampoco la de agredir o causar daño, simplemente le gustaba hacerlo”.

Asunta

¿Qué pensará José María Aznar del asesinato de la niña Asunta? ¿Y Felipe González? Los lenguaraces ex presidentes me tienen en ascuas. Sus opiniones se han convertido en imprescindibles, y no solo cuando se refieren a la actualidad política, en una sociedad erudita y reflexiva como la española. Nada es definitivo hasta que conocemos las opiniones de estos dos pensadores. ¿Creerá el musculoso líder popular que los padres de la muchacha planificaron fríamente el crimen ante la posibilidad de reiniciar su relación sentimental? ¿Pensará el ideólogo socialista que se trata de un suceso de características bolivarianas, más propio de una atroz dictadura caribeña que de una plácida democracia europea? Espero ansioso las declaraciones de ambos ex, imprescindibles para completar el mapa del acontecimiento mediático del momento.

Captura de pantalla 2015-09-29 a la(s) 13.06.14

Por si usted no lo sabe, ha comenzado en Santiago de Compostela el juicio por el asesinato de la niña Asunta Basterra Porto, cuyo cadáver se encontró en un camino en la madrugada del 22 de septiembre de 2013. Televisiones, radios y periódicos se frotan las manos: es difícil encontrar un caso más sórdido, un suceso familiar con más sombras, un espectáculo periodístico más morboso. Una niña de 12 años, estudiante aplicada, quién sabe si asesinada con premeditación por sus padres adoptivos, divorciados y problemáticos, rodeados de penumbra y secretos. Las pruebas se acumulan contra ellos: Grabaciones de cámaras callejeras, las cuerdas con que se ató el cuerpo, los celos y envidias, las medicaciones, las contradicciones, las grabaciones de charlas en las celdas… ¿Alguien da más?

“Esas conversaciones se grabaron de forma ilegal, son ilegales, y por tanto no se van a escuchar”, dicen en la Cadena SER unos segundos después de emitir las grabaciones de la conversación de los padres en prisión. Así son los medios de comunicación actuales, un amasijo de contradicciones e incoherencias. El periodismo es su religión, evidentemente, pero ¿Quién puede resistirse a un buen infanticidio? Las grandes cadenas recurren al armamento pesado, los periodistas carroñeros se frotan las manos, los ejecutivos diseñan programas especiales, horario infantil y prime time: Cien informadores, decenas de unidades móviles, 134 testigos y peritos… “Temo un veredicto incorrecto”, apunta el abuelo de Asunta, habitual en los medios, en su última entrevista.

Espero que las televisiones estén a la altura. Que no desaprovechen una ocasión irrepetible para confirmar aquello que todos sabemos: son capaces de cualquier cosa por subir un punto su audiencia. Viene siendo así desde 1993, cuando Nieves Herrero entrevistó a los familiares de las niñas de Alcasser el día en que aparecieron los cuerpos. Nos esperan días lúgubres, jornadas funestas de afección y gloria, horas y horas de información basura y periodismo macabro.

El_Roto_-_Crimenes_produccion_propia

Un motivo para NO ver la televisión

 Sukkwan Island.

Autor: Ugo Bienvenu.

Editorial: Norma.

01203453201_g

Estamos ante la adaptación al cómic de uno de los libros más impactantes de los últimos años. Escrito por David Vann, publicado en España en 2010 por la editorial Alfabia, y reseñado en su día en este blog, en esta sección, “Sukkwan Island” es una novela breve que te deja temblando. Habla de las complicadas relaciones entre un padre y un hijo que, cubiertos de cicatrices, tratan de sobrevivir tanto física como emocionalmente en una isla de Alaska.

La novela es tremenda, brutal, acojonante. El cómic recoge toda intensidad con unos dibujos que no son los más bellos del mundo, blanco y negro austero, cercano al manga. Un estilo que pudiera parecer sobrio, pero que ciertamente recoge de maravilla tanto la frialdad de la naturaleza salvaje del norte de América como la intensidad de una historia que pone los pelos de punta. Una curiosidad que no debe impedir leer en primer lugar la novela, una auténtica obra maestra.

INT012034532Sukkwan_4