You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: antena 3


Respeten a Los Simpson

Antena 3, dos de la tarde. Finaliza la publicidad y comienza la cabecera de la grandiosa serie de animación Los Simpson. Tras solo catorce segundos la mundialmente famosa cabecera, un ejercicio de imaginación desbordante que cambia la historia en cada capítulo, se interrumpe de golpe. A capón. Y entra de nuevo publicidad: un bloque de ocho minutos y 53 segundos. Cuando finalizan los asunción regresan Los Simpson… durante apenas un minuto y 53 segundos. Nueva interrupción violenta para dar paso a un nuevo bloque de otros seis minutos de publicidad.

Poco más de dos minutos de Los Simpson, salvajemente mutilados, envueltos en casi 15 minutos de anuncios. Anuncios en su mayoría prescindibles, puesto que se trata de promociones de películas que emitirá en los próximos días la propia cadena. Pues así es como Antena 3 trata uno de sus programas estrella. Así es como trata la cadena de Atresmedia a sus telespectadores. Con enorme desprecio. Con intolerable desconsideración. ¿Ninguna comisión audiovisual, o de defensa del telespectador, puede hacer algo con semejante exceso? ¿Qué pensarán los autores de esta cruel amputación?

Y esto por no hablar de los cambios de formato, de cómo han cortado y reducido la imagen de la serie cuando han tenido que jugar con los tamaños de pantalla, pasando de 4:3 original hasta el panorámico 16: 9. Una vergüenza. Una auténtica humillación para la serie creada por Matt Groening, que ha cumplido 25 años en antena. Los Simpson se emite en Antena 3 desde hace 20 años, forma parte de la historia de la mejor televisión, y desde luego no merece el maltrato al que le somete la cadena privada.

Los simpson

Al rincón de forrarse

Risto Mejide es lo que llaman “un fenómeno audiovisual”. Con su semblante malencarado, sus gafas negras y sus comentarios jactanciosos, el tipo se ha convertido en un personaje televisivo. Como Belén Esteban, sin ir más lejos. Así es la televisión, un medio en el que importa poco que no tengas absolutamente nada que decir, siempre que resultes original, descarado y deslenguado. Mejide es un publicista serio y altivo que se pone aún más serio y altivo cuando se dirige a cámara. Y poco más. Pues ahí le tienen, convertido en protagonista de una enconada rivalidad entre Atresmedia y Mediaset, el duopolio televisivo de este país. Se lo rifan. Se rifan la insignificancia disfrazada de humo.

0e4f617163175b6d18eebb2ed1cf888b

Mejide ha tenido un desencuentro, imagino que económico, con Telecinco, y se ha marchado a Antena 3. “No soy un pesetero”, ha dicho el publicista-presentador a modo de justificación. Le he resumido el conflicto para que ni usted ni yo perdamos el tiempo. Como consecuencia del enfrentamiento, el tal Mejide dejó de presentar “Chester” en la primera cadena de Mediaset, y pasó a formar parte de la primera cadena de Atresmedia, donde anoche estrenó “Al rincón de pensar”. Se trata de un programa de entrevistas, quién lo hubiera imaginado, que arrancó con dos invitados no demasiado excitantes: Borja Sémper y Hombres G. Abrumado por la campaña electoral, el blandengue presidente del PP de Guipúzcoa me importa un pimiento. Y sobre los creadores de “Devuélveme a mi chica” o “Marta tiene un marcapasos” lo único que puedo decir es que seguro que están en el iPod de Sémper.

¿El programa? “Una conversación abierta en canal”, dice un Mejide con un gran concepto de sí mismo. No se lo crea. Solo es un presentador sobrevalorado que hace preguntas con las que pretende resultar ingenioso a gente que tiene pocas cosas interesantes que decir. La “conversación abierta en canal” se convierte en una entrevista minuciosamente editada a favor del entrevistador. “El talento se cultiva en soledad”, reza la cita inicial, nada menos que de Johann Wolfgang von Goethe. Ahí es nada… Pues todo el talento de “El rincón de pensar” acaba en esa frase. Bueno, en la respuesta a la pregunta “¿Si fueras Rajoy dimitirías?”. El popular vasco calló, vaciló y finalmente soltó un lacónico “no lo sé”. ¿El resto? Engolamiento, arrogancia, gestos ensayados, afectación… y toneladas de soberbia. Todo aquello que da forma a un entrevistador que tiene una misión: quedar por encima de los entrevistados.

Para colmo de males el programa comienza a medianoche, un horario criminal capaz de convertir una hora de televisión minúscula en sesenta minutos de televisión insoportable. Una auténtica tortura. Una triste pérdida de tiempo. Pero cuidado, que incluye un bombazo: ¡Mejide se ha quitado las gafas de sol! Acojonante momento mediático, televisión en estado puro.

P.D.2

Una portada para la historia de la infamia periodística…

Captura de pantalla 2015-05-19 a la(s) 17.46.26

Un director que no se ha estrenado y se desmarca del tema…

CFYScUvWgAILHJN

Y los lectores, siempre por delante…

portada-el-mundo-5

P.D.2

César Strawberry, cantante del grupo Def Con Dos, detenido por enaltecer el terrorismo. Un abrazo fuerte, amigo.

LA NOTICIA

La noticia es de esas que te invitan a saltar de la cama, superar los delirios febriles con un calimotxo de Dalsy, y escribir un post, un gran post, el post televisivo de tu vida: “El presunto descuartizador de Majadahonda fue ´niño perdido`del “Quién sabe dónde” de Lobatón”. ¿No es la perita en dulce con que espera encontrarse el bloguero cada mañana? Se trata de uno de esos titulares densos y jugosos, con diferentes implicados y numerosos enredos, que, a nivel periodístico-televisivo, no tienen parangón: tenemos un descuartizador, un niño perdido, un Lobatón… Todos los ingredientes para rellenar horas y horas de excelente televisión comercial, un espectáculo redondo, circo de tres pistas con el que obtener excelentes audiencias y jugosas recaudaciones. ¿Qué más se puede pedir?  Estamos ante LA NOTICIA.

localizan-restos-biologicos-finca-descuartizador-majadahonda_MDSVID20150424_0042_17

La televisión comercial, que en España es toda la televisión, se asienta en tres patas. A saber: el corazón y la casquería. ¿No eran tres patas? se preguntará el lector más espabilado. Pues sí, falta la política. Pero la política es, en nuestro país, corazón y casquería. Es decir, debate y partidismo, tertulianos y pesebreros, intereses y presiones, chanchullos y mafias. Corazón y casquería.

Con una noticia titulada “El presunto descuartizador de Majadahonda fue ´niño perdido`del “Quién sabe dónde” de Lobatón” las grandes cadenas, que son dos, Antena 3 y Telecinco (recuerde que las otras dos son sus hermanas pequeñas) son capaces de hacer maravillas: entrevistas a los familiares, del descuartizador que fue niño perdido y de las víctimas, análisis de criminólogos, observaciones de psiquiatras, comentarios de ex policías, sugerencias de expertos en lenguaje corporal, consejos de trabajadores de la sección de despiece de un matadero… Todo es posible en un buen programa matinal de Telecinco y Antena 3. Hasta llegar a la guinda: Lobatón entra en plató, entre vítores y aplausos de un público de pago acalambrado por horas de espera.

Esto es LA NOTICIA. Esto es televisión. Esto es periodismo ficción… pero no tanto.

30

Un motivo para NO ver la televisión

Faris

Cd: Mississippi to Sahara.

1430731409_mississippi-to-sahara-faris

Tuareg del sur de Argelia, Fais Amina es un bluesman del desierto. Autodidacta con un sinfín de instrumentos, domina la guitarra y el piano. Con 18 años y los bolsillos vacíos vagabundeó por Europa, con los ojos y los oídos muy abiertos, actuando en garitos y festivales, escuchando sonidos diferentes que influían directamente en su música. “Mississippi to Sahara” es un homenaje a los viejos blues, a la música del Delta, del diablo, a través del corazón de un africano que conoce las raíces, pero que tiene mucho mundo. Sorprendente.

.

Ocho apellidos de allí abajo

Estoy cansado de escuchar que el talento está en la televisión, y que vivimos una edad de oro de la ficción, de las series, de la calidad. Como telespectador español, como consumidor de televisión ibérica, como individuo que quiere ver buenos programas sin necesidad de pagar, estoy harto de oír estas memeces. El talento quizá esté en la ficción norteamericana, la edad de oro puede que se viva en la BBC, pero lo cierto es que el telespectador español tiene que pagar si quiere disfrutar de ese tsunami de arte y creatividad audiovisual del que nos hablan las secciones de cultura de los diarios.

La tele en España es otra cosa… La noche del martes Antena 3 estrenó “Allí abajo”, una comedia que se limita a copiar, adaptar si usted prefiere, la idea principal de la exitosa película de Telecinco “Ocho apellidos vascos”. Es decir, a desarrollar el conjunto de diferencias entre Euskadi y Andalucía, a trabajar la manida serie de tópicos culturales y sociales, las desemejanzas entre vascos y andaluces: el chuletón frente a la fritura, el txakolí ante el fino, el “pues” contra el “pisha”, el de Bilbao que nace donde quiere y el andaluz pícaro, gracioso y religioso que adora la Semana Santa.

Pues semejante basura, interpretada por actores de medio pelo, repleta de chistes chuscos y de chascarrillos simplones, se ha convertido en el estreno más visto en ficción en España desde “Aída” en 2005: 32,4% de share y más de seis millones de espectadores.

El talento no está ni en Antena 3 ni en Telecinco. La edad de oro de la televisión no se vive ni en Antena 3 ni en Telecinco. En estas dos cadenas está la pasta, el dinero que ganan tras convertirse en las cabezas del duopolio audiovisual español, ese negocio redondo para dos empresas que limita las posibilidad de elección de un telespectador, el español, condenado a manejar un mando a distancia con solo dos botones: Mediaset y Atresmedia.

P.D.

El Telediario de TVE censura a Mortadelo y Filemón para no hablar de Bárcenas

Ibanez-aprovecha-Barcenas-Mortadelo-Filemon_EDIIMA20150407_0574_14

Un motivo para NO ver la televisión

Will Hoge.

Cd: Small Town Dreams.

promoted-media-optimized_54dfa2016ec46

Will Hoge, cantante y compositor de Nashville, Tennesse, está en el mejor momento de su carrera. A sus 42 años lanza su décimo álbum de estudio, “Small Town Dreams”, una nueva joya para una discografía que roza la perfección, en la que el rock and roll, la Americana y el soul se mezclan a la perfección.

Once canciones que acercan de nuevo a Hoge a las raíces, a las guitarras eléctricas, los metales y las composiciones con cierto aire épico, esas que pueden recordar al mejor Springsteen. “Small Town Dreams” es un disco contundente, en el que destaca, como de costumbre, la voz de uno de los mejores cantautores de los últimos tiempos.