You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: antena 3


Inteligencia relativa

Solo unos minutos después de que Javier Bardají, director general de Atresmedia Televisión, presentase en la sede de La Razón el libro “De Antena 3 a Atresmedia pasando por La Sexta. Innovación en la gestión de marcas audiovisuales”, editado por Deusto (Grupo Planeta), se pudo ver en el prime time de Antena 3 cómo a Fernando Esteso se le caía la baba mirando las piernas de Anna Simón.

Captura de pantalla 2016-05-12 a la(s) 12.34.19

“¿Tenías miedo de tener una erección cuando hacías películas de destape?”, le preguntó Pablo Motos a Esteso en “El Hormiguero” (Antena 3). El actor confesó que en ocasiones se ponía hasta tres calzoncillos. Innovación en las gestión de empinamientos audiovisuales. Poco antes de la jugosa entrevista, durante la presentanción de su libro, el director general de Atresmedia había asegurado que “la exitosa unión de Antena 3 y La Sexta se debe a que ambos canales comparten un entretenimiento inteligente”.

El concepto de entretenimiento inteligente de los cerebros de algunos grandes medios de comunicación es relativo. Incluso el concepto mismo de inteligencia puede serlo. Podrían llegar a considerar que una demostración no solo de inteligencia, sino de imaginación, talento y calidad literaria, es, por ejemplo, trabajar en Atresmedia, editar un libro en Planeta y presentarlo en La Razón. Algo solo al alcance de los mejores escritores, los más inteligentes.

31

Sacar en prime time a Fernando Esteso mirando una minifalda mientras se le pregunta por sus erecciones es otra cosa. Gran televisión, sin duda. Pero entretenimiento inteligente, inteligente, no sé yo.

El problema es el de siempre. La gente de la tele lo quiere todo. La pasta, Atresmedia logró en 2015 un beneficio neto de 99,2 millones de euros, y la inteligencia. Forrarse y escribir libros. Esteso mirando chicha e innovación audiovisual. Y eso es imposible. Ricos, sin duda. Inteligentes…

Un motivo para NO ver la televisión

Tú no eres como otras madres.

Autora: Angelika Schobsdorff.

Editorial: Periférica & Errata Naturae.

Portada_Tu-no-eres-como-otras-madres-350x538

Dos editoriales pequeñas pero con gran criterio, de esas que no publican libros malos, han unido fuerzas para lanzar uno de los títulos del año. No le será fácil encontrar una novedad tan intensa, tan emotiva, tan sorpredente y tan bien escrita como “Tú no eres como otras madres”. La historia de la vida de Else, una mujer libre, inteligente, intensa, burguesa y judía que amaba el amor y la vida sobre todas las cosas.

“Else era –en un mundo de autoengaño, de disimulo e hipocresía- tan auténtica y elemental como sólo puede serlo una criatura de la naturaleza. Y al mismo tiempo tenía un intelecto agudo, un pensamiento mucho más ágil, rápido e independiente que las mujeres de su época. En efecto, era distinta… No solo por ser judía y ejercer por ello cierto encanto exótico, quizá incluso prohibido, sobre sus conciudadanos alemanes, sino por ser autónoma y estar muy adelantada a su generación”.

Else tuvo tres hijos, Peter, Bettina y Angelika, con tres hombres distintos a los que amó con intensidad pero de diferente manera: “Lo cierto es que no se hubiera podido dar con una situación más complicada: una judía que convivía bajo el mismo techo con su marido, la amante de éste, un amante suyo y dos hijos de padres diferentes”.

Es Angelika quien narra la vida de su madre en un libro formidable, en el que describe la ascensión y caída de una mujer excepcional que rompió las reglas de su tiempo y apostó por aprovechar cada día de su vida, por conocer gente luminosa y divertida, por amar sin cortapisas. “Poco antes de su muerte me decía en su última carta: ´Como mujer de mi generación, yo era algo nuevo, insólito y sospechoso. Me salía del marco, por así decir, tenía que ser muy fuerte y hacerme mis propias leyes. Nadie me ayudó, al contrario: se me aceptaba, en el mejor de los casos; y en el peor, se me tenía por una degenerada´”.

“Tú no eres como otras madres” no solo cuenta la vida de una mujer diferente, también es la crónica social y política de una época, de un país en descomposición y del nacimiento de un régimen totalitario: el nazismo. Desde el ambiente bohemio del Berlín de los años veinte, días de música e intelectualidad, de fiestas y placeres, al exilio en Bulgaria, con la familia repartida por una Europa que se deshace en manos de Hitler. Los que rodean a Else son judíos, medio judíos o judeoalemanes, caen en desgracia y, tras los días de gloria y esplendor, deben preocuparse por sobrevivir, por no perder para siempre a los suyos.

“Las preguntas que a ella le interesaban eran: ¿cómo maneja uno el miedo y el dolor sin reventar? ¿Cómo vive en un país extranjero, con personas extranjeras cuyo idioma, cultura y costumbres desconoce? ¿Cómo protege a sus hijos de daños psíquicos de por vida? ¿Cómo sobrelleva el adiós a sus padres sabiendo que los deja en el infierno y que, con gran probabilidad, no volverá a verlos? ¿Cómo comprenderá jamás los instintos bestiales que se manifestaron en el sumamente culto y sumamente civilizado pueblo alemán, cómo asimilará esa realidad?”.

Un libro hermoso y emocionante que es mucho más que una obra maestra del género biografico. Jamás olvidaremos a Else, la protagonista, una judía indómita, inquieta y libre que vivió con gozosa intensidad tanto los buenos como los malos tiempos. Inmortal, eterna.

La siniestra alianza

La Guardia Civil ha detenido a Diego Cañamero en plena conexión en directo con el programa de Antena 3 “Espejo Público”. La noticia ha sorprendido a medios de comunicación tan prestigiosos como La Vanguardia, que llevaron el acontecimiento a la portada de su web: ¡detenido en plena conexión en directo!

maxresdefault

Lo extraño, la verdadera noticia, habría sido que la Guardia Civil detuviese a Diego Cañamero en la sede sindical, en su casa, en una taberna, en una consulta de fisioterapia o bajándose del autobús. Es decir, que le hubiesen detenido cuando NO se encontraba en plena conexión en directo con el programa de Antena 3 “Espejo Público”. El líder del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) se ha convertido en un habitual del programa presentado por Susanna Griso. Tanto que debería estar en nómina. No hay mañana en la que el sindicalista, un tipo sin duda con tendencias masoquistas, no se ponga delante de las cámaras de ese programa, rodeado de gente del pueblo que le hace la clac, para impartir algo de doctrina revolucionaria y recibir unos cuantos mamporros de los tertulianos conservadores.

Los dos bandos parecen estar muy satisfechos con una relación de beneficio mutuo que el biólogo más zoquete definiría como una simbiosis de manual: tú me sacas en la tele para que me tire el pisto, yo doy cuatro voces para que tus presentadores y opinadores me sacudan. Informativamente el espectáculo, por reiterativo y hueco, dejó de tener interés tras las primeras veinte conexiones. Televisivamente, ni le cuento: las apariciones de Cañamero en “Espejo Público” han entrado en un bucle sin fin que se repite más que un revuelto de picadillo con ajos y morcilla.

Un sindicalista en busca de un show televisivo, por supuesto en prime time, en siniestra alianza con una cadena sensacionalista. El resultado solo puede ser uno: basura. Política y televisiva.

Un motivo para NO ver la televisión

Bernie Sanders.

Autor: Bernie Sanders y Jonathan Tasini.

Editorial: Capitán Swing.

BernieSanders_SusPrincipalesIdeasParaEEUU-450x702

A los medios de comunicación españoles les encanta informar sobre Donald Trump, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos. Le llaman payaso, resaltan sus declaraciones racistas, y advierten de que tiene posibilidades de ganar las elecciones. Ayer mismo el diario El País abría su portada a todo trapo con una noticia firmada por el corresponsal en Washington: “Trump lleva su populismo a un paso de la Casa Blanca”.

Para encontrar una noticia propia sobre Bernie Sanders en el mismo diario hay que remontarse al pasado 18 de febrero. Y es para calificarle de “populista, como Trump”. ¿Quién es Bernie Sanders? Pues un senador independiente de izquierdas, judío, con sentido común, que se explica con soltura, tiene conciencia ecológica y parece comprometido con los más humildes de entre los norteamericanos. Lo que viene siendo, según Rubén Amón, un político que “ilustra la pujanza del populismo en la carrera hacia la Casa Blanca”.

No haga caso a los periódicos conservadores y lea este libro, con ideas de Sanders (discursos, declaraciones, entrevistas) recopilados por el escritor y analista político Jonathan Tasini. Son simplemente brillantes.

“Esta campaña va a enviar un mensaje a la clase multimillonaria. Y es el siguiente: no se puede tener todo. No puede haber grandes exenciones fiscales mientras los niños de este país pasan hambre. No se puede seguir trasladando nuestros puestos de trabajo a China mientras millones de personas carecen de empleo aquí. No se pueden ocultar los beneficios en las islas Caimán y otros paraísos fiscales mientras haya necesidades insatisfechas masivamente por todos los rincones de este país. La codicia tiene que terminar. No se puede obtener beneficio de todas las ventajas que ofrece Estados Unidos si se niega uno a aceptar sus propias responsabilidades. Esta es la razón por la que necesitamos un sistema fiscal justo y progresivo, que haga que los individuos más ricos y las empresas con mayores beneficios empiecen a pagar los impuestos que les corresponden”.

¿Le suena todo esto de algo? Sí, Sanders sería considerado un peligroso antisistema bolivariano en España. En Estados Unidos es el rival de Clinton, y seguramente la gran esperanza para los desfavorecidos, para esos millones de familias de clase media que han visto cómo se desmoronaban sus sueños. Y es que el país vive una crisis solo comparable a la padecida durante la Gran Depresión. Un solo dato: 35 millones de estadounidenses carecen de seguro médico.

En el país de la Coca Cola mucha gente tiene que elegir entre las medicinas o la comida. Pero en España los medios de comunicación prefieren hablar de Venezuela. Sanders coge el toro por los cuernos, e incluso en temas tan olvidados como el medio ambiente lanza un discurso comprometido con ideas sorprendentes…

“Ya sabe que sufrimos el 11 de septiembre de 2011, un terrible incidente. Fueron asesinadas tres mil personas, que desaparecieron. Tenemos a los científicos, que nos dicen que el calentamiento global se traducirá en sequías, inundaciones e incendios catastróficos, en el aumento del nivel del mar, que inundará ciudades costeras, lo que producirá enormes trastornos a millones y millones de personas. Por no hablar de los miles y miles de millones de dólares que habrá que destinar a la reconstrucción de los daños ocasionados por las perturbaciones climáticas extremas. ¿Dónde está el movimiento que se alce y diga que tenemos que actuar de forma radical y agresiva para abordar este problema? El calentamiento global es un problema mucho más grave de lo que Al-Qaeda lo es durante un segundo”.

Lea a Sanders, ideas frescas y esperanzadoras para un Estados Unidos más justo, social, solidario y sostenible. Un Estados Unidos que muchos toman como modelo económico y social, y que para serlo realmente debería parecerse al país que soñó Franklin Delano Rooselvelt: “La grandeza de una nación no se mide por lo que brinda a los más solventes, sino por cómo trata a las personas más necesitadas”. Imprescindible.

 

Asco de periodistas

A veces, los periodistas dan asco. Y en esta ocasión no estoy hablando de Juan Luis Cebrián. Es un empresario, no un periodista. Estoy hablando, por poner un ejemplo, de las tertulias matinales de las televisiones. Cavernas. Nidos de fachas. Encorbatados opinadores y elegantes juzgadoras contratados a la carta. Antes de que abran la boca se sabe lo que van a decir: hablan al dictado de su medio, de sus intereses, arrean al enemigo común, y terminan como tiene que ser, cargando contra Venezuela.

Ayer mismo en Antena 3 se produjo un nuevo conato de linchamiento: un grupo de periodistas-tertulianos-asesores, embrutecidos por su propio ingenio y consentidos por la presentadora, arrinconaron desde el plató a un político de Podemos que se encontraba en el exterior. Ramon Espinar, portavoz de Ahora Podemos en el Senado y diputado en la Asamblea de Madrid, no escuchaba bien por problemas de retorno. Desde el plató, los periodistas-tertulianos-asesores se jaleban unos a otros y se descojonaban de la risa con su propio gracejo y sus golpes bajos. “¿Se cree usted que los ciudadanos son idiotas?”, repetían mientras le acogotaban con comentarios irónicos y risas.

RotoTELE_1_in_3.jpg

Un tal Luis Arroyo, consultor socialista de melena popular, sonrisa arrogante y discurso engolado, se choteó desde la distancia y la supremacía sonora: “habla, querido…”, decía, dando paso desde su supuesta superioridad intelectual al miembro de Podemos. Susanna Griso consintió el cachondeo hasta que creyó que se le podía ir de las manos. Cuando el plató comenzaba a parecer la barra de un burdel se hizo la digna, interrumpió las risas y garantizó a la víctima el derecho a ser escuchado, a visitar otro día el programa. Periodismo de calidad.

¿Y así va a ser hasta finales de junio?

Un motivo para NO ver la televisión

Manifiesto incierto

Autor: Frédéric Pajak.

Editorial: Errata Naturae.

Portada_Manifiesto-Incierto_web-350x485

Viejo amigo de esta sección, Frédéric Pajak es ilustrador y escritor. O si usted lo prefiere, escritor e ilustrador. Sus obras conceden la misma importancia a los textos, auténtica literatura, que al dibujo, hermosos cuadros en blanco y negro a toda página. Ensayos gráficos, dicen, que invitan a la reflexión, a la melancolía y a la lucha.

En “Un motivo para No ver la televisión” hemos disfrutado de “La inmensa soledad”, el libro que cuenta la historia de Cesare Pavese y Friedrich Nietzsche, huérfanos bajo el cielo de Turín. Una maravilla que se mueve entre la filosofía y la historia. Tal y como sucede con “Manifiesto incierto”, en esta ocasión con el filósofo y ensayista alemán Walter Benjamin como protagonista.

“Benjamin, a la vez marxista, nostálgico, anarquista y excéptico, está convencido de que ´la doble tarea de los intelectuales revolucionarios es derribar la dominación intelectual de la burguesía y entrar en contacto con las masas proletarias`. Se pregunta si esa tarea imposible la efectuarán escritores, pensadores y artistas proletarios o si éstos -según Trotski- solo surgirán tras la victoriosa revolución del proletariado”.

Walter Benjamin “nunca trabajó con sus propias manos”. Era un burgués de buena familia “que se enamora de la clase obrera. Mejor aún: cree que su liberación personal solo puede producirse a través de la liberación del proletariado”. Se declara interesado por la filosofía, la historia de la literatura alemana y la historia del arte. Pero también por la investigación y la traducción (Baudelaire y Proust), la teoría del arte, la sociología de las artes plásticas y la filosofía del lenguaje. Sueña con el psicoanálisis, las utopías sociales y la historia, y con asociar a Platón, Spinoza y Nietzsche. Sobrevive escribiendo “bobadas destinadas a la radio y la prensa”, y comprando y vendiendo libros, cuando en realidad ambiciona convertirse en “el crítico más importante de la literatura alemana”.

Benjamin ve llegar a Hitler al poder. “Al igual que tantos otros intelectuales, vaticina una caída rápida del régimen”, escribe un Pajak que situa al protagonista de nuestra historia un 19 de abril de 1932 en el muelle de Ibiza, un lugar luminoso para un filósofo: “luz eléctrica y mantequilla, licores y agua corriente, flirteos y lectura de periódicos”.

“Soñador abismado en el paisaje”, reza el subtítulo de este libro, de medio formato y cuidada edición de Errata Naturae. Otra maravilla para leer sin prisas, disfrutando de la emotiva intensidad de los textos y la sobria belleza de las ilustraciones. Una obra de arte que garantiza el futuro del libro como objeto irrepetible, como necesidad evidente, como placer irresistible.

1459270627155

Venezuela al límite

“Delincuencia, inflación, pobreza…”, resume el periodista de Antena 3 en la promoción del programa “Venezuela, al límite”, emitido anoche por la primera cadena de Atresmedia. “¿Cuánto cuestan una barra de pan y un rollo de papel higiénico?”, le pregunta el presentador del matinal “Espejo público” en un alarde de originalidad y perspicacia informativa. El reportero responsable del reportaje responde melodramático: “Es más fácil conseguir una pistola que una barra de pan”. Estremecedor. En la parte inferior de la pantalla, un rótulo: “Los delincuentes son los amos de las calles en Venezuela”.

“Un programa imprescindible para hacer una radiografía de Venezuela”, dice otro presentador de “Espejo público” tras ver unas imágenes de la búsqueda de Iñaki de Juana Chaos. Un ejercicio de periodismo de investigación sin precedentes en el que, atención, “desvelan las amenazas del etarra a su casero” en un audio de baja calidad. “En Venezuela es muy fácil que te descubran y llamen a la policía”, dice el aguerrido reportero para justificar la mala calidad de la grabación sonora. “Tuvimos que irnos, empezaron a tomarnos la matricula del coche”, reconoce el valiente reportero.

“Orgullo”, sentenció Susanna Griso tras la promoción matinal del programa sobre Venezuela. Solo unos minutos antes uno de los subalternos de la presentadora, especializado en noticias macabras, había preguntado al sindicalista Diego Cañamero: “¿Es verdad que en Marinaleda están vendiendo aceite a Venezuela?”.

Venezuela se ha convertido en el epicentro del lado oscuro del planeta. No hay otro país con tanta miseria, con tanta violencia, con tantos etarras… con tanta relación con Podemos. Quería ver el programa sobre “el lugar más peligroso del mundo”, pero después de esta imagen no tuve estómago…

nuevolaredohoy

¿Cómo, que no es Venezuela? ¿Que es México? Mecagüen…

Un motivo para NO ver la televisión

El show de Gary.

Autor: Nell Leyshon.

Editorial: Sexto Piso.

Portada_Gary_Alta-195x300

Gary es un chorizo, en muchas de las diferentes acepciones del término. Desde ladrón de pisos a carterista en el metro. Tiene un sexto sentido que le permite localizar la llave de una caja fuerte escondida, sentir la llegada de los propietarios de una vivienda e incluso oler la presencia de la pasma. Es un mangante de primera categoría, de casta le viene al galgo, que se inicia en el mundo del hurto de la mano de su padre. Su madre, alcohólica, espera en casa sin apenas mirar a sus otros dos hijos. Estamos en el sur del Londres de los setenta y los ochenta, un lugar donde “la lluvia cae lo bastante fuerte para aguarte la sangre y las hojas embozan las alcantarillas”. Un mal sitio para crecer en la miseria y el abandono. “La cuestión, Gary, es que no te pillen. Eso es lo importante”, le dice su padre como gran consejo para el resto de su vida.

“Lo que tenemos que entender, Mandy, es que todos nacemos desnudos de gente malograda”.

“Porque alguna gente la caga. A alguna gente no le han enseñado cómo hacer las cosas”.

Nell Leyshon, autora del inolvidable “Del color de la leche” (Sexto Piso), hace que sea el propio Gary quien cuente la historia de su vida. Un narrador de lujo para una historia de miseria, decadencia y derrota. Gary tiene un gran concepto de sí mismo, se ve como un delincuente indestructible, un tipo superdotado para el delito gracias a su inteligencia y su magnetismo. No sabe que solo es un superviviente.

“Es una putada. Dejas de beber y de drogarte, dejas de vaciar bolsos y bolsillos, dejas de colarte en casas y de revolver en los cajones de las bragas, dejas de repartir droga, dejas de mangar en tiendas, empiezas a pagar tus cosas y abres una cuenta en el banco y tienes tu propia llave de casa, empiezas a dar paseos de puta mañana, a cambiarte de calzoncillos y calcetines todos los días, empiezas a decir la verdad, ¿y sabes qué pasa? Que la gente espera una tormenta. Espera que te vuelvas del revés y que todos tus secretos caigan rodando como si fueras un bolsillo”.

Gary sube y baja. Parece que rozará los cielos, pero solo asciende para caer desde más alto. “Ahora sabes mucho de mí porque has leído mis memorias, de hecho sabes la hostia, como ya te he dicho. Pero si hay una cosa que sabes de verdad (y si no, es porque no has prestado atención y necesitas que te den un cabezazo) es ésta: yo lo sé todo. Y como soy una persona que lo sabe todo, sé lo que piensas. Y sé lo que quieres”.

Termino de leer “El show de Gary” con la música que genera en los medios la muerte de Manolo Tena. Y veo puntos en común entre ambos personajes. Tipos que han apostado fuerte, que se han querido y se han maltratado, que rozaron la gloria pero eligieron los infiernos. Supervivientes, a fin de cuentas, que se jugaron la vida a la ruleta rusa. Leyshon, una de las grandes de las nuevas letras británicas, borda las memorias de un maravilloso perdedor. Vibrante desde las primeras páginas hasta la derrota final, como no podía ser de otra manera.