You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: La Razón


La red rosa

Cuatro ha puesto en marcha un programa de política y actualidad a imagen y semejanza de los creados en los últimos tiempos por La Sexta. Es la estrategia empresarial que siguen Mediaset y Atremedia: sus cadenas comerciales son TelecincoAntena 3, aquellas con las que se forran, mientras que con Cuatro y La Sexta buscan la influencia política, para poder forrarse de otras maneras. El estreno de Cuatro se llama “La otra red”, se emite la noche de los viernes y no ofrece la más mínima novedad televisiva reseñable: comienza con un resumen de la noticia de la semana, la Diada, con las habituales entrevistas en la calle, continúa con una mesa con tertulianos vocingleros, y tiene como clímax una invitada con morbo. El estreno tuvo lugar en un plató de lujo, grandes balcones y hermosas columnas iluminadas como un burdel de carretera: la cúpula del Museo Nacional de Arte de Catalunya. El presentador, Javier Ruiz, encantando como siempre de haberse conocido, prometió “mucha información, muchas novedades, muchas sorpresas”.

La sorpresa era Victoria Álvarez, la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola. Se sentó Ruiz junto a la despechada chivata después de contarnos aquello que ya sabíamos. Que si las mochilas con dinero. Que si ella no tenía ni idea de nada. Que como son los Pujol de puñeteros. “Moragas (actual jefe de Gabinete del presidente del Gobierno) me envió un SMS animándome a que denunciara”, dijo ya en la entrevista, insinuando que el Gobierno quería desprestigiar a los Pujol y frenar el soberanismo.

la foto

Se quejó la buena mujer de haber sido utilizada, “por todos”, pero lo hizo sin interrumpir su gira por los platós de España. “No me considero víctima. Ahora, que me utilicen para una serie de cosas…”. ¿Utilizada? Contó, imagino que por dinero, intimidades de su relación con el hijo de los Pujol francamente espeluznantes: “Jordi (hijo) decía que prefería a un yihadista que a un madrileño”; “No podíamos pedir jamón en ningún sitio, porque no era catalán”. Qué fuerte, ¿no? No poder pedir jamón… Detalles personales, muchos triviales, que acercaron la política a la crónica rosa. Tan vergonzoso como ver a Belén Esteban hablar de su hija o de su ex.

Entre los tertulianos, sorpresa. No se puede usted ni imaginar quién estaba: Pilar Rahola. En un alarde de lucidez dijo que, con esas cosas que hacía y decía Pujol no entendía cómo la chivata en cuestión pudo estar dos años con él. “Solo te falta el Interviú”, aseguró Rahola con visión de futuro. Y el programa se tiñó, la 1:23 de la mañana, de un tono amarillo que daba asco. ¿Recuerda “Tómbola” o “Crónicas marcianas”? Pues en ese plan.

P.D.1

Tenemos una televisión pública sin publicidad, ¿recuerda usted? Pues recuerda mal. El sábado, durante la retransmisión de la Vuelta Ciclista a España, en La 1, me tomé la molestia de apuntar los anuncios: Skoda, Danacol, Cofidis, Hispasat, Pinarello, aceitunas La Fragata, Vodafon, Afflelou… incluso melones de Villaconejos. Si nos engañan con esto, ¿Qué no harán con los informativos?

P.D.2

El PP mete la pata en Twitter. Intentan escurrir el bulto echando las culpas a Hootsuite. Y estos responden diciéndoles que mienten. País bananero, una vez más.

BxewDXRCYAA3emy

BxfEbWuCEAAA-DM

P.D.3

Una portada de La Razón para la historia. ¿Del periodismo? No, de la fritanga.

BxXaGrECAAA7IS8

P.D.4

Muere Isidoro Álvarez, presidente de El Corte Inglés.

Salvador Sostres en Twitter: “Que muera un pobre es importante para sus familiares pero que muera un rico es trágico para España”.

Pedro J en Twitter: “Con Isidoro Alvárez desaparece otro grande de España (y un gran amigo que ayudó mucho a Agatha). Un mundo de certezas se desvanece”. “Recuerdo a Aznar en febrero de 1996 hablando con él en mi casa: “Isidoro, cuando ganemos te vas a hinchar a vender calcetines”. Y así fue”.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Sid Griffin

Cd: The Trick Is To Breathe.

SID026-Sid-Griffin-Trick-Is-To-Breathe

Sid Griffin es un viejo amigo. Líder de los legendarios Long Ryders, conoce como nadie las entrañas de las músicas campestres norteamericanas. Y adora a Gram Parsons. Su biografía sobre el genio de los Byrds y los Flying Burrito Brothers, publicada en 1985 con el título de “A music biography”, es sencillamente insuperable. Y sus conciertos en España al frente de los Long Ryders, inolvidables.

Tras disolver los Ryders, Griffin formó The Cole Porters, con los que grabó una docena de discos en los que destacan las guitarras acústicas y las mandolinas. Podríamos decir que estamos ante un estudioso de los años mágicos del country rock. Este “The Trick Is To Breathe” es su tercer disco en solitario. Doce canciones, algunas intimistas y otras festivas e incluso irónicas (Elvis Presley Call His Mama After Ed Sullivan Show), que recuerdan al mejor Griffin: un tipo que escribe canciones brillantes, que tiene una voz madura, que conoce como nadie el Nuevo Rock Americano, y que adora los instrumentos acústicos. Un genio escondido.

 

 

Las cosas van mejor de lo previsto

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dio la cara ante los medios antes de las vacaciones con un balance del curso político. Lo hizo de cuerpo presente, con dos cojones, ante un grupo de periodistas de una docilidad, en líneas generales, repugnante. El líder popular dijo que España no es que marche bien, es que marcha como un cañón: “Las cosas van mejor de lo que habíamos previsto”, aseguró. Muy pesimistas debieron ser aquellas previsiones para ser ahora tan optimistas, o muy sinvergüenza es el responsable de este Gobierno acosado por el desempleo, la acumulación de deuda, el deterioro de los servicios públicos y la corrupción. ¿Corrupción? La pregunta era inevitable: ¿Qué opina usted de la confesión de Jordi Pujol? “Ahora la justicia trata igual a todos. A todos”, se limitó a decir el presidente popular, que evitó hacer valoraciones concretas sobre el caso del expresidente de la Generalitat y sobre los exdirigentes del PP Bárcenas, Matas y Fabra.

BuSYav3IgAAMqv_

(Los cuadros que retratan a exministros han costado al Estado 1,3 millones de euros)

Dice Rajoy que la justicia ahora trata igual a todos. Y por ese camino de esperanza, transparencia y honradez va María Dolores de Cospedal, presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP: “La confesión (de Pujol) ayuda a desmontar la idea de que España nos roba.

La justicia es igual para todos, dice Rajoy. Siempre, eso sí, que puedas pagar la minuta de un abogado como Cristóbal Martell, el “experto en pactos y admitir hechos para evitar la cárcel a sus clientes” elegido por Jordi Pujol, y otros VIP (Messi, el cuñado de Diego Torres…), para solucionar los problemillas que surgen con delitos fiscales y de blanqueo.

Las cosas van mejor de lo que habíamos previsto, insiste Rajoy. Normal, es el líder de un partido con tres ex tesoreros imputados y se siente fuerte y confiado. Algo parecido le sucede a Cospedal, la mujer de la indemnización en diferido, de los pucherazos entendidos como cambios en las leyes electorales, y de las reformas de su sede con dinero negro. Cree en sí misma, confía en su forma de hacer política. Son dos líderes satisfechos con su trabajo y optimistas con su futuro. Normal: la justicia debería tenerles acorralados, por corruptos, y sin embargo los datos del último estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) dicen que el PP, con un 30%, se distanciaría del PSOE en casi nueve puntos y ganaría las elecciones generales. Insisto: Las cosas van mejor de lo previsto. ¡Esa sonrisa, coño!

P.D.

Si quiere leer otra versión de la actualidad, lea La Razón.

BuQ1LqLCQAETkxc

 

Un motivo para NO ver la televisión

The Gashlight Anthens

CD: Get Hurt.

r8Cfqd2

Acaba de publicarse el quinto álbum de estudio de esta banda de New Jersey. Producido por Mike Crossey, el hombre que en el 75 se encargó del sonido de los Arctic Monkeys, “Get Hurt” se ha grabado en los Blackbird Studios de Nashville e incluye once canciones (16 en la edición de lujo) que suenan a rock and roll clásico. A veces incluso demasiado clásico, como es el caso de la canción que da título al disco, un tema que comienza como una balada, y se acelera por encima del medio tiempo hasta rozar el rock para adultos. La cosa mejora, cuidado, pero sin llegar a la brutalidad de “American Slang”. Lástima.

Las calles

Camino por el centro de Talavera de la Reina, una calle peatonal con comercios en ambos lados, cuando me cruzo con un señor que pasea un jabalí. El animal, sujeto con una correa, suelta unos zurullos junto a la puerta de Zara. No muy lejos, en la ferretería La Más Grande, ofertan una esquiladora de ovejas por 495 euros, y muestran todo el material necesario para matanzas y vendimias. En la esquina de la iglesia de San Francisco unos vendedores ambulantes ofrecen cerezas, a tres euros el kilo. Dos kilos cinco euros. Mientras pesan la fruta en una báscula dudosa miran como zorrillos asustados a ambos lados de la calle: si aparecen los municipales saldrán corriendo. A pocos metros, en la tienda de Alain Afflelou, tienen una oferta de verano absolutamente irresistible: el segundo y el tercer par de gafas por solo un euro más. Tchin tchin. Un pobre de solemnidad pide limosna sentado en el suelo, en unos cartones. No muy lejos, mientras tomo una cerveza en una terraza, un grupo de gitanos pone música, con cabra y todo, a la tarde talaverana…

La música callejera horroriza a muchos ayuntamientos. “Mendigos fuera de la calle”, exige La Razón en uno de sus inolvidables titulares. El diario de Marhuenda hace de altavoz de Gallardón, un ministro de Justicia que reclama a la cúpula del Partido Popular que incluyan en su programa para las generales del año próximo una ley que permita a los municipios retirar de las calles a los “sin hogar”.

La calle es suya, ¿recuerda? Y los mendigos, los sin hogar, los vagabundos y, si me apura, hasta los vendedores de cerezas, ensucian esas calles con su presencia infrahumana. Son un asco. No son Marca España. Y están realizando, según Gallardón, un “uso privativo” del espacio público. Busquemos soluciones imaginativas para un problema estético más importante que la corrupción política, la miseria social o la lentitud de una justicia que, según El País, “está por los suelos”.

Seamos prácticos: Tras el éxito de los bancos anti-mendigos, esos asientos callejeros divididos por una barra apoyabrazos para que ningún indigente pueda tumbarse a dormir en ellos, llegan los pinchos anti-homeless. Se trata de una idea facilmente importable que, dicen, está de moda en Londres. Consiste en colocar unos pequeños conos de metal en el suelo de las zonas donde los “sin hogar” acostumbran a pasar la noche. Portales, recodos, esquinazos, cobertizos, etc. Una adaptación para humanos (infra humanos, perdón) de los clásicos sistemas antipalomas que llevan años colocados con enorme éxito en cornisas y ventanas. Se trata de ponérselo difícil a quienes ensucian nuestras ciudades, ¿no?

pinchos-2gif_MDSIMA20140607_0095_11

Aunque quizá el problema sea otro. La calle no es lugar para políticos. Y es que cuando no les hacen un escrache tienen que soportar como un apestoso homeless hace un “uso privativo” del mobiliario urbano.

BpsqmreCEAEMHeZ

 

P.D.

El estado del periodismo en España, en un titular de portada…

BpsNm5GIcAA4GsW

 

Un motivo para NO ver la televisión

La última noche.

Autor: James Salter.

Editorial: Salamandra.

Ultima noche, La_137X220_6ED

Salter es uno de los escritores de cabecera de este blog. La culpa la tienen obras maestras como “Quemar los días” o “Todo lo que hay”. El escritor de Nueva York, ingeniero, guionista, periodista y piloto de caza, describe como pocos los recovecos de las  relaciones entre hombres y mujeres. De eso hablan los diez relatos que forman este libro, un catálogo de sentimientos encontrados, desengaños y traiciones, arrebatos y melancolías.

El tiempo nos pone en nuestro sitio, y nos ofrece una triste perspectiva de nuestra vida. Los errores están ahí para siempre, algo que Salter utiliza para desmontar con crueldad esos espacios que creemos íntimos e inviolables. Su escritura no tiene trampa ni cartón, es impecable, intensa, triste, brillante, sencilla, demoledora.

Sábado a la noche

Sábado noche en La Sexta. No recuerdo una velada tan excitante desde que Moris cantaba aquello de “Sábado a la noche / Ya cobre / Y mi dinero yo me lo gané”. Noche de tertulia política populista, de charlatanes a sueldo, de cadenas televisivas con candidato elegido, de medias mentiras y verdades completas, de absoluta mediocridad intelectual. “La Sexta Noche”.

¿La estrella? No podía ser otro que Pablo Iglesias. El político de moda, el pin pan pum del fascio periodístico, el tipo que le ha cogido el tranquillo a la tertulia televisiva. ¿Su fuerza? Nos recuerda cómo son de mediocres, y de mafiosos, y de incapaces, los demás políticos. Y algunos periodistas.

Pablo Iglesias domina una serie de conceptos irrefutables, que repite como un mantra. Tenemos un Gobierno corrupto, el duopolio PP-PSOE es insoportable, los ciudadanos han salvado a una banca que no da crédito a los ciudadanos, tenemos seis millones de parados, etc, etc. Un mantra realista y cabal que desmonta todos y cada uno los argumentos de los tertulianos profesionales, incluidos los de algunos tan agresivos como Eduardo Inda (El Mundo).

30

Inda acusa a Iglesias de jugar con el dolor de las víctimas del terrorismo por sentarse en una conferencia “con dos etarras”. El mundo al revés. Un periodista del periódico que durante años ha utilizado los atentados del 11-M de manera miserable, no sólo se atreve a hablar del dolor de las víctimas, sino que muestra una agresividad brutal con el líder de Podemos. Seguramente tiene razón Le Monde cuando dice que “El éxito de Podemos en España suscita el resentimiento del resto de partidos”. Yo añadiría que también el de unos medios de comunicación que, tan incapaces y corruptos como los grandes partidos, le ven como un enemigo.

Cómplices necesarios del esperpento, los tertulianos. Algunos, los menos, coherentes, como Jesús Maraña o Inés Sabanes. La mayoría del nivel de Inda, tan sumisos como Marhuenda o tan mediocres como Carmona, prueba viviente de la crisis del PSOE. Organizaba la fiesta La Sexta, una televisión que, como venía anunciando Ferreras con sus críticas despiadadas a Rubalcaba, ya ha tomado partido en la carrera socialista: Mientras tertulianeaban, un rótulo recorría la parte inferior de la pantalla: “Carmen Chacón es la preferida para liderar el PSOE según el barómetro de La Sexta”.

En diez minutos de programa estaba todo dicho. El resto fue una frivolización del concepto coloquio, una repetición de ideas, un tiro al blanco sobre Iglesias, una banalización del debate hasta el esperpento. El “Tómbola” de la política. Con una audiencia brutal, por supuesto: 15%, más de dos millones de espectadores. Ante semejante éxito, el presentador no lo duda: “os invito a los ocho a volver otro sábado”. Debería haber sonado Moris: “Sábado a la noche / Ya cobre / Y mi dinero yo me lo gané”…

Conclusión: si son las tertulias televisivas quienes tienen que mantener informado al ciudadano, quienes deben instruirnos  sobre la actualidad y orientarnos a la hora de votar, estamos perdidos. Porque no olvidemos que La Sexta, como Telecinco, Antena 3 o Cuatro, también son casta.

P.D.1

Un día después, el domingo por la noche, Pablo Iglesias continúa en La Sexta. En el final de su maratoniana jornada de fin de semana en la cadena de Lara, comparte el plató de “El Objetivo” con José Antonio Monago. Ante el riesgo evidente de empacho, apago la tele y abro un libro. Recupero el riego sanguíneo, la actividad neuronal, la sonrisa y la fe en la humanidad. Podemos, pero tenemos que apagar la tele.

P.D.2

Sin comentarios…

P.D.3 

Sin comentarios…

BpDpRprIQAAznqU

 

Un motivo para NO ver la televisión

Queen Esther.

CD: The Other Side.

1401294318_folder

Este disco es sorprendente. Y muy difícil de clasificar. ¿Puede usted imaginar una Lucinda Williams negra? No como cuando interpreta los blues desgarrados de sus primeros discos, no. Una Lucinda Williams negra en el pop, el ritmo, el blues y hasta en las raíces de género Americana. Así suena, si es que se puede imaginar de alguna manera semejante batiburrillo, el último disco de esta cantante brutal, original, explosiva. ¿Black Americana?

Sureña expatriada, Queen Esther se considera una guitarrista que escribe canciones. Y lo cierto es que también canta de maravilla, desde los blues de corte más clásico, como “Jet Airliner” hasta los medios tiempos campestres, como “Oh, Sun” o la inolvidable “I´ve Come Undone Again”. Un disco diferente, que no raro o difícil, repleto de buenas canciones interpretadas por una voz poderosa. Absolutamente delicioso.