You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: La Razón


Lee o revienta

Escribo el post de hoy con una profunda desgana: no me apetece escribir, me apetece leer. El cuerpo me pide coger un libro, no un lápiz o un teclado. No quiero contar nada, prefiero que me cuenten algo. Seguramente porque tengo poco que contar, y mucho que escuchar, que ver, que leer.

Vivo en un país donde el 35% de los ciudadanos no lee “nunca o casi nunca”. En el último cuatrimestre las ventas de libros bajaron un 7,4%. Vivir sin leer es vivir a medias, es malvivir. Sin leer se vive peor, pero sobre todo se piensa peor. Y justo ahora lo que más necesita nuestra sociedad son ciudadanos que piensen.

1420825249_648026_1420825302_noticia_normal

Los radicales leen muy poco. O quizá mucho, pero siempre el mismo libro. Leer siempre el mismo libro es tan peligroso como comer siempre la misma comida, hablar con la misma persona o mirar el mismo ombligo. Leer siempre el mismo libro es peor que no leer nada: es la antesala de la ignorancia absoluta, del radicalismo más atroz, del analfabetismo canibal.

Me preocupa enormemente leer, en la portada de El País, que Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, ha creado un club de lectura en su red social que “catapulta al estrellato” los libros que recomienda (cada quince días). Solo tres horas después de aconsejar “El fin del poder”, de Moisés Naím, el libro estaba agotado en Amazon.

No me importa que Zuckerberg recomiende libros, faltaría más. Yo recomiendo libros. Me gusta que me recomienden libros. Pero me inquieta que Facebook sustituya a mi librero, a los libreros. Y sobre todo me alarma el mutualismo simbiótico que se pueda crear entre Facebook y Amazon, esa interacción económico-social entre super empresas digitales. Yo digo lo que es cool y tú se lo vendes. “Quizá las tendencias del nuevo marketing editorial pasen por compartir una crítica elogiosa como ésta en el perfil de Facebook de Mark Zuckerberg”, sentencia el reportaje de El País. Curiosamente, en la última página del mismo diario hablan de un estudio, realizado por investigadores de Cambridge y Stanford con 90.000 usuarios de Facebook, en el que aseguran que “una máquina te conoce mejor que nadie”. El ordenador.

Soy de la vieja escuela, me temo. Seguiré charlando con el librero y comprando en la librería.

exposicion-roto-instituto-cervantes-york_1_1083828.jpg

 P.D.

Así es la prensa gubernamental en España: en portada defiende la sagrada libertad de expresión, en el interior insiste en que sí, pero no. Es decir, que no vale todo, que yo soy Charlie lo de La Tuerka no tiene gracia, que viva la libertad de expresión en Francia.

B7PkD4oIcAAkZ8h

 

Un motivo para NO ver la televisión

Ha muerto Robert Stone. Uno de los grandes. Lamentablemente no demasiado conocido en nuestro país. Fue corresponsal de guerra, impulsó los movimientos contraculturales de los sesenta, y sirvió de puente entre la Generación Beat y el Nuevo Periodismo. En España, la tristemente desaparecida editorial Libros del Silencio publicó hace no demasiado tiempo “Hijos de la Luz”, Recordando los sesenta” y el imprescindible “Dog Soldiers”.

img-robert-stone-1_163532975694

Pincha para comenzar a leer Dog Soldiers.

Pincha para leer una entrevista a Robert Stone.

¿Todos somos Charlie Hebdo?

El diario ABC dedicó su portada del jueves al atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo: “Ataque a la libertad”, titulaba a toda página. El editorial de ese día, que estaba encabezado por una frase contundente (“Salvaje amenaza a la democracia y a la libertad de expresión”), en su interior llamaba a las armas: “Europa no tiene tiempo para seguir especulando sobre la respuesta a la amenaza yihadista. Tanto el Estado Islámico como Al Qaida, Boko Haram o Al Sabah, han decidido convertir el planeta en un campo de batalla para su violencia terrorista y la reacción de los gobiernos democráticos debe situarse a la altura de las circunstancias. Y esto puede exigir adoptar medidas…”.

abc.750

Hace exactamente un año este mismo diario arremetía contra la revista satírica española Mongolia por “utilizar una imagen de la virgen para publicitarse”: “Nuevamente la Semana Santa y sus imágenes son motivo de utilización indebida”, aseguraba el diario que hoy defiende la libertad de expresión. ABC destacaba en esa noticia las declaraciones de Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla, que consideraba “una falta de respeto muy grave” utilizar la imagen de la Macarena. “La libertad de unos termina donde empieza la de otros”, aseguraba, y hablaba de “ofender los sentimientos de los sevillanos” y de “una falta de respeto muy grave y, sobre todo, innecesaria y gratuita”.

¿Qué tiene la Macarena que no tenga Mahoma?

larazon.750

La libertad de expresión es sagrada, incluso para aquellos que no creen en la libertad de expresión. O tienen un concepto muy relativo de la libertad de expresión. O solo ven amenazada la libertad de expresión cuando hay muertos. No olvidemos que hay gente que defiende, al mismo tiempo, la libertad de expresión y la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana.

Ahí tienen a La Razón, sin ir más lejos. El jueves colgaban en los quioscos una emotiva portada en negro, “Todos somos Charlie Hebdo”, y subtitulaban su cabecera con un emocionante “En defensa de la libertad de expresión”. Pues unos años antes los chicos de Marhuenda habían escrito y publicado un editorial en el que analizaban el secuestro del semanario satírico español El Jueves en cuya portada aparecían los entonces Príncipes de Asturias haciendo el trenecito. “La libertad de expresión tiene unos límites: la dignidad moral y las leyes”, aseguraba la Razón. “No es necesario denigrar al otro para hacer ironía o sátira, y menos aún cuando lo que se busca es cuestionar uno de los pilares de la democracia, esto es, la Jefatura del Estado encarnada en la Corona”.

¿Qué tiene la Corona que no tenga Mahoma?

En TVE han defendido hoy, como no podía ser de otra manera, la libertad de expresión. El actual director de informativos de la televisión pública, José Antonio Álvarez Gundín, escribía en La Razón cuando era jefe de Opinión de este diario, allá por 2012: “La libertad de expresión es sagrada, pero no ampara el insulto ni encubre la falta de talento. Tampoco es patente de corso ni refugio de rufianes. Si por algo resultan indigestas las caricaturas francesas de Mahoma es porque carecen de calidad artística y de peso intelectual… son el producto mediocre y vulgar de quien pretende tocar las pelotas o mear el territorio… Una caricatura burda o una película insultante no aportan más de lo que aportaría un bidón de gasolina en un incendio”.

Todos somos Charlie Hebdo. Pero algunos lo somos todos los días, y otros solo el jueves.

P.D.1

Libertad de expresión. La Audiencia Nacional ha imputado al director y presentador del programa de televisión Tuerka News, Facu Díaz, por el gag “El PP se disuelve”, emitido el 29 de octubre de 2014.

P.D.2

El ministro del Interior Jorge Fernández Díaz fue entrevistado el jueves en La Sexta. Y habló de la necesidad de controlar a los radicales religiosos. La imagen no pertenece al momento de la entrevista…

Jorge-Fernandez-Navarra-Ministerio-Interior_EDIIMA20140315_0306_22

 

Un motivo para NO ver la televisión

La hoguera pública.

Autor: Robert Coover.

Editorial: Pálido Fuego.

Hoguera_Cubierta

No es este un libro para pusilánimes, acongojados o haraganes. “La hoguera pública” exige al lector ciertos sacrificios, en lo que se refiere a constancia, intensidad y esmero en la lectura. Estamos ante una obra mayor, ante una historia densa y compleja, enloquecida y tronchante, demoledora y mordaz, que no dejará indiferente a nadie: requiere toda nuestra atención, eso sí, para poder compensarnos con largos ratos de lectura inolvidable. Incluye, además, grandes consejos: “Nunca hay que confiar en ningún hombre que tenga los dientes tan limpios como los de un perro: está claro que nunca ha estado en el mundo real cuando se ha armado la gorda”.

¿La historia? Richard Nixon ejerce de narrador de lo que resulta una avalancha de personajes, datos y anécdotas de un período caliente de Estados Unidos: la Guerra Fría, el comunismo amenazante, los grandes medios de comunicación, los políticos de diferentes calañas… Caricaturas. “Nixonland es la tierra del machacar y agarrar y lo que sea para ganar”. Todo comienza con los días previos a la ejecución, el 19 de junio de 1953, de un matrimonio de origen judío acusado de robar secretos nucleares para pasárselos a los rusos. El patíbulo se levanta en Times Square. Norteamericanos de todas las calañas, sumergidos en pleno conflicto internacional, muestran su interés por este caso.

“La hoguera pública” me recordó, en algunos sentidos, a “El desmoronamiento” (Debate) de George Packer, una versión entre épica y fantástica de los Estados Unidos entre 1978 y 2012. El libro que nos ocupa resulta menos periodístico, pero mucho más hilarante, sobre todo cuando despelleja al poder y sus protagonistas: “La política coquetea con el asesinato y la mutilación, el pillaje y el canibalismo”. La prosa brillante y torrencial de un Coover en estado de gracia consigue que los momentos divertidos y los íntimos y profundos no desentonen, que la lectura sea un placer pese a lo complejo y en ocasiones enrevesado de la trama. Cualquiera que haya intentado escribir un párrafo debe rendirse al trabajo de este profesor universitario, y a los recovecos de esta obra densa y sorprendente que desmonta el American Way of Life. Nada ni nadie salen indemnes del bisturí de Coover, especialmente brillante en su versión descarada y montaraz del Tío Sam, y del miedo a un comunismo con tintes de fantasma.

Un libro insólito, efervescente, inolvidable.

Lujos prescindibles

Estoy desayunando un café con leche, acompañado por unos molletes de Antequera con manteca colorá, mientras ojeo el suplemento “Shopping & Style” incluido en el diario El País. “Hay objetos que hacen la vida más bella y exclusiva. Artículos de lujo imprescindibles para ella y para él”, dice la entradilla. Sesenta y ocho páginas después, saturado de relojes de 4.000 euros, smarthphones de oro rosa de 18 quilates y otras “propuestas para dar forma a un día redondo”, pienso: ¡vaya puta mierda de periódico!

Vivimos en un país con casi doce millones de excluidos y un 36,3% de niños pobres. Mientras los tres españoles más acaudalados duplican en riqueza al 20% de la población más pobre, El País dedica su mejor papel y sus colores más brillantes a un catálogo de “artículos de lujo”. Quizá se basen en fuentes diferentes a las mías: Según confirmó ayer mismo el Instituto Nacional de Estadística, la economía española creció un 0,5% en el tercer trimestre del año respecto al trimestre anterior. ¿La economía de que españoles ha crecido? Me temo que la de los tres más acaudalados, esos que utilizan el suplemento “Shopping & Style” de El País como lista de regalos navideños.

B0_UnlNIQAAJL-c

Los políticos no son los únicos que decepcionan. La prensa tampoco está a la altura de las circunstancias. Cansado de El País, alargo la mano y abro un periódico local: La Tribuna de Talavera. En una sección denominada “El semáforo”, en la que califican la actualidad con los colores del disco, conceden el verde de las cosas bien hechas a María Dolores de Cospedal (Presidenta de CLM) por “echar a andar la Mesa por la Tauromaquia”. Sí, sentado en un bar de Talavera de la Reina, una de las quince ciudades de la Unión Europea con mayor índice de desempleo, la séptima con mayor paro femenino (datos de Eurostat), leo que esa primera Mesa por la Tauromaquia celebrada el jueves en Cuenca “permitió a Cospedal anunciar la puesta en marcha de un Plan Estratégico en esta materia para la región”.

la foto

Los políticos nos están fallando. Pero muchos medios, y demasiados periodistas, también. Ayer todo el mundo comentaba el escándalo de TVE, con nuevos mercenarios al frente de la organización y de los informativos. El primero procedente de Telemadrid, el segundo de La Razón. Resulta irónico que los mismos medios que critican esos currículos, esas designaciones, tengan en sus filas a personajes de la misma calaña: En La Sexta invitan a sus tertulias a Alfonso Rojo, Francisco Marhuenda o Antonio Pérez Henares. En Cuatro estuvieron hace un par de días Hermann Tertsch y Eduardo Inda, ayer mismo Miguel Ángel Rodríguez.

¡Son cadenas privadas, pueden invitan a quien se les antoje! Evidentemente. Pero están alimentando al monstruo. Convirtiendo el periodismo en un circo. Confundiendo al público, que tiene que mirar con lupa para poder distinguir entre información y propaganda. No les importa: Mediaset España ha obtenido un beneficio neto de 25,2 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un aumento del 13,9% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, según ha informado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La prensa tradicional, y la televisión generalista, se han convertido en lujos prescindibles. Como el suplemento “Shopping & Style”, un producto de otro tiempo, de otro mundo.

P.D.1

Jordi Évole critica a Antena 3, de su mismo grupo empresarial (Atresmedia), por la forma de informar sobre la entrevista que hizo a Pablo Iglesias en La Sexta. En Antena 3 Noticias distorsionan las palabras del líder de Podemos, como se puede ver en este vídeo que el periodista enlaza en su cuenta de Twitter… 

P.D.2

¡Última hora! Detenido el director de un diario de Villalba por intermediar en la Operación Púnica.

P.D.3

1414602955_923986_1414603045_noticia_normal

La red rosa

Cuatro ha puesto en marcha un programa de política y actualidad a imagen y semejanza de los creados en los últimos tiempos por La Sexta. Es la estrategia empresarial que siguen Mediaset y Atremedia: sus cadenas comerciales son TelecincoAntena 3, aquellas con las que se forran, mientras que con Cuatro y La Sexta buscan la influencia política, para poder forrarse de otras maneras. El estreno de Cuatro se llama “La otra red”, se emite la noche de los viernes y no ofrece la más mínima novedad televisiva reseñable: comienza con un resumen de la noticia de la semana, la Diada, con las habituales entrevistas en la calle, continúa con una mesa con tertulianos vocingleros, y tiene como clímax una invitada con morbo. El estreno tuvo lugar en un plató de lujo, grandes balcones y hermosas columnas iluminadas como un burdel de carretera: la cúpula del Museo Nacional de Arte de Catalunya. El presentador, Javier Ruiz, encantando como siempre de haberse conocido, prometió “mucha información, muchas novedades, muchas sorpresas”.

La sorpresa era Victoria Álvarez, la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola. Se sentó Ruiz junto a la despechada chivata después de contarnos aquello que ya sabíamos. Que si las mochilas con dinero. Que si ella no tenía ni idea de nada. Que como son los Pujol de puñeteros. “Moragas (actual jefe de Gabinete del presidente del Gobierno) me envió un SMS animándome a que denunciara”, dijo ya en la entrevista, insinuando que el Gobierno quería desprestigiar a los Pujol y frenar el soberanismo.

la foto

Se quejó la buena mujer de haber sido utilizada, “por todos”, pero lo hizo sin interrumpir su gira por los platós de España. “No me considero víctima. Ahora, que me utilicen para una serie de cosas…”. ¿Utilizada? Contó, imagino que por dinero, intimidades de su relación con el hijo de los Pujol francamente espeluznantes: “Jordi (hijo) decía que prefería a un yihadista que a un madrileño”; “No podíamos pedir jamón en ningún sitio, porque no era catalán”. Qué fuerte, ¿no? No poder pedir jamón… Detalles personales, muchos triviales, que acercaron la política a la crónica rosa. Tan vergonzoso como ver a Belén Esteban hablar de su hija o de su ex.

Entre los tertulianos, sorpresa. No se puede usted ni imaginar quién estaba: Pilar Rahola. En un alarde de lucidez dijo que, con esas cosas que hacía y decía Pujol no entendía cómo la chivata en cuestión pudo estar dos años con él. “Solo te falta el Interviú”, aseguró Rahola con visión de futuro. Y el programa se tiñó, la 1:23 de la mañana, de un tono amarillo que daba asco. ¿Recuerda “Tómbola” o “Crónicas marcianas”? Pues en ese plan.

P.D.1

Tenemos una televisión pública sin publicidad, ¿recuerda usted? Pues recuerda mal. El sábado, durante la retransmisión de la Vuelta Ciclista a España, en La 1, me tomé la molestia de apuntar los anuncios: Skoda, Danacol, Cofidis, Hispasat, Pinarello, aceitunas La Fragata, Vodafon, Afflelou… incluso melones de Villaconejos. Si nos engañan con esto, ¿Qué no harán con los informativos?

P.D.2

El PP mete la pata en Twitter. Intentan escurrir el bulto echando las culpas a Hootsuite. Y estos responden diciéndoles que mienten. País bananero, una vez más.

BxewDXRCYAA3emy

BxfEbWuCEAAA-DM

P.D.3

Una portada de La Razón para la historia. ¿Del periodismo? No, de la fritanga.

BxXaGrECAAA7IS8

P.D.4

Muere Isidoro Álvarez, presidente de El Corte Inglés.

Salvador Sostres en Twitter: “Que muera un pobre es importante para sus familiares pero que muera un rico es trágico para España”.

Pedro J en Twitter: “Con Isidoro Alvárez desaparece otro grande de España (y un gran amigo que ayudó mucho a Agatha). Un mundo de certezas se desvanece”. “Recuerdo a Aznar en febrero de 1996 hablando con él en mi casa: “Isidoro, cuando ganemos te vas a hinchar a vender calcetines”. Y así fue”.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Sid Griffin

Cd: The Trick Is To Breathe.

SID026-Sid-Griffin-Trick-Is-To-Breathe

Sid Griffin es un viejo amigo. Líder de los legendarios Long Ryders, conoce como nadie las entrañas de las músicas campestres norteamericanas. Y adora a Gram Parsons. Su biografía sobre el genio de los Byrds y los Flying Burrito Brothers, publicada en 1985 con el título de “A music biography”, es sencillamente insuperable. Y sus conciertos en España al frente de los Long Ryders, inolvidables.

Tras disolver los Ryders, Griffin formó The Cole Porters, con los que grabó una docena de discos en los que destacan las guitarras acústicas y las mandolinas. Podríamos decir que estamos ante un estudioso de los años mágicos del country rock. Este “The Trick Is To Breathe” es su tercer disco en solitario. Doce canciones, algunas intimistas y otras festivas e incluso irónicas (Elvis Presley Call His Mama After Ed Sullivan Show), que recuerdan al mejor Griffin: un tipo que escribe canciones brillantes, que tiene una voz madura, que conoce como nadie el Nuevo Rock Americano, y que adora los instrumentos acústicos. Un genio escondido.