You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: ABC


Gafes

Milán, noche del domingo. Florentino Pérez en el centro, Ignacio González a su derecha, Ana Botella a su izquierda. En algunas ocasiones, cuando el plano se abría, se sumaba a la fiesta Lucía Figar, Consejera de Educación, Juventud y Deporte del Gobierno de la Comunidad de Madrid y Secretaria Ejecutiva de Comunicación del Partido Popular de Madrid. Sonreían, aplaudían, saltaban… se divertían como hooligans. Era la gran fiesta del baloncesto europeo, la final de la Euroliga, que disputaban el Real Madrid y el Maccabi. El trío en cuestión esperaba la victoria del equipo madrileño para recoger el botín, para parasitar la gloria ajena, para hacerse la foto junto a los ganadores. Perdió el Madrid.

Bn8NaJgIUAAlktF

Las televisiones autonómicas retransmitieron ese partido, la final de la Euroliga. Telemadrid no. Vaya por dios, la tele de la ciudad del finalista español, la cadena de González y Botella, no tiene dinero ni para esto. Los madrileños tuvieron que ver el partido pagando, en Canal +, cadena que emitió la señal recibida aliñada con la de sus propias cámaras. Es decir, con planos constantes, continuos, a todas luces innecesarios, de ese trío para la historia de la malafollá: Florentino Pérez, Ignacio González y Ana Botella. Gafes profesionales, sobre todo los dos últimos, para todo aquello que tenga que ver con el deporte, con el juego y con los madrileños.

¿Deporte? Pregunten a la Botella por las olimpiadas perdidas, por el dinero dilapidado en un sueño imposible, por todas las amarguras del relaxing cup of café con leche. ¿Juego? Consulten con Ignacio González, el rey de los cuentos de la lechera ludópata, de los casinos que se evaporan, de los proyectos faraónicos de chichi nabo. ¿Madrileños? Las víctimas de esta pareja de cenizos. Ciudadanos con la televisión en bancarrota, hundida por los mismos políticos que sonríen, aplauden y saltan en las imágenes de una final de la Euroliga retransmitida por una cadena de pago.

Y hablando de pago… ¿Quién corre con los gastos de todas estas fiestas, de todos estos desplazamientos y hoteles, de todas estos desayunos, comidas y cenas? Los de siempre.

P.D.

Rajoy en ABC: “El presidente del Gobierno se muestra especialmente optimista tras conocer la encuesta que publicó ayer este periódico…”. Y titulan: “Yo siempre me quedo con ABC”. Y se hacen llamar periodistas.

Bn_gcTKIgAEOS3C

 

Un motivo para NO ver la televisión

Jonny Two Bags.

Cd: Salvation Town.

12432_400x400

No deje que la espantosa portada le amilane: “Salvation Town” es un gran disco de música norteamericana de raíces. El responsable es Jonny Two Bags, nombre que quizá no le diga nada. Error. Jonny Two Bags es, atención, Jonny Wickersham, el guitarrista de los imprescindibles Social Distortion. Californiano de Costa Mesa, Jonny lleva catorce años tocando con la banda de punk rock que lidera Mike Ness. Antes había formado parte de bandas como U.S. Bombs, The Cadillac Tramps y Youth Brigade.

“Salvation Town” es un álbum diferente. Country, pero no tanto. Muchas guitarras acústicas, muy buenas canciones (algunas brutales, como “Clay Wheels” o “Wayward Cain”) y colaboraciones importantes: Jackson Browne, David Lindley, miembros de Los Lobos, y Pete Thomas, el batería de la banda de Elvis Costello.

El ABC de la desinformación

“La mentira se convierte en el órden universal”. El proceso. Franz Kafka.

Si los políticos mienten como bellacos y no pasa absolutamente nada ¿Por qué no vamos a podemos mentir los periodistas? Si la Corona no dice la verdad y continúa gozando de enormes privilegios ¿Acaso los medios de comunicación van a ser menos? En el momento en que la verdad pierde valor hasta desintegrarse, no nos queda nada. Y a los periodistas, menos: Solo somos cronistas de la realidad. Quizá por eso sea nuestro deber evitar que la mentira llegue a ser, como advirtió Alexander Solzhenitsyn, no solo una categoría moral, sino un pilar del Estado. Tal vez ya sea tarde…

Esta portada de ABC sería tronchante si no fuera patética. Y es que el diario de Vocento, centenario además de conservador y monárquico, es el perfecto ejemplo del deterioro de la información en España: el 9 de septiembre de 2012 afirmaron, en portada y a todo trapo, “Las obras de Eurovegas en Madrid arrancarán en un año”. Y hablaron de “un proyecto para soñar”, con 261.000 puestos de trabajo y 17.000 millones de euros de inversión. Hoy sabemos que las obras de Eurovegas en Madrid no arrancarán jamás, que no habrá ni 261.000 puestos de trabajo ni 17.000 millones de euros de inversión, que ABC mentía, y que la información de este diario no vale lo que sale por el agujero del wáter de su casa cuando tira de la cadena.

El viernes Sheldon Adelson hizo público que Las Vegas Sand abandonaba el proyecto de Eurovegas en España. El sábado el diario ABC se publicó como si nada, con el mismo director y el mismo staff que adelantó en exclusiva el comienzo de las obras en Alcorcón. Normal. En nuestro país la mentira, el mal periodismo y la desinformación, lejos de ser castigados son premiados. Un ejemplo…

Un par de días antes de este lamentable esperpento, el pasado jueves, fue precisamente un periodista de ABC el elegido por Moncloa para preguntar al presidente del Gobierno en la rueda de prensa conjunta de Mariano Rajoy y Herman Van Rompuy. Porque a partir de ese día es Moncloa quien elige a dedo a los periodistas que preguntarán al presidente. Para que no hubiese dudas de cómo funciona este nuevo orden informativo, Rajoy sacó un papel y leyó la respuesta que traía preparada para la pregunta del periodista de ABC. Todo atado y bien atado. Poder y prensa, de la mano.

La teoría dice que el periodismo sirve para informar al ciudadano, para advertirle de los abusos del poder, para desenmascarar a mentirosos y corruptos. ¿Para qué sirve ABC? Para desinformar al ciudadano, para ocultar los abusos del poder, para proteger a mentirosos y corruptos.

Vivimos el mundo al revés, el periodismo invertido, el ABC de la desinformación. Que en estas circunstancias los medios de comunicación sigan cubriendo las ruedas de prensa de Moncloa, bien en diferido-plasma o bien en directo con las preguntas y las respuestas preparadas, resulta absolutamente insoportable. Sobre todo si queremos seguir llamando democracia a esta forma de organización social y política.

Abre los ojos y mira…me las tetas

Un buen par de tetas y una niña fallecida de manera violenta. ¿Imagina usted mejor contenido para un programa de televisión? No existe. Dos temas con chicha, de peso, nada de relleno, que aportan todo lo que el consumidor de televisión en abierto exige: carne viva y carne muerta. El sueño del programador más riguroso, del directivo más creativo. Caviar para el telespectador exigente. Y es que cuando hablamos de comunicación audiovisual hay combinados que no fallan, como sucede con la ginebra y la tónica o con Faemino y Cansado. Con tetas y muerte, un programa que pretende alcanzar la perfección ya solo necesita un detalle, la guinda, en forma de periodismo de calidad: o el toples integral de la presentadora o las declaraciones en exclusiva del abuelo paterno de la niña asesinada.

Como en Telecinco ya hicieron “¡Ay, que calor!”, imagino que en esta ocasión han querido innovar y han apostado por las declaraciones en exclusiva del abuelo paterno de la niña asesinada. En “Abre los ojos y mira”, el nuevo programa de la cadena de Paolo Vasile, la presentadora Emma García apareció el sábado muy escotada. Hasta ahí todo normal, no somos una pandilla de mojigatos. Lo que ya no me parece tan normal fue la entrevista a un pobre hombre que acaba de perder a su nieta de manera especialmente dolorosa y violenta. Pero lo que para usted y para mí es de miserables, para otros es una gran exclusiva.

“Abre los ojos” se disparó con el crimen de Asunta”, decía ayer la prensa especializada. El programa de Telecinco alcanzó su audiencia máxima con un 13,8% del que sin duda estarán orgullosos. Y es que tetas y muerte, no lo olvide, es una combinación irresistible.

Pero cuidado, porque el morbo no es exclusivo de la televisión. ABC, un periódico centenario, y con su propia escuela de periodismo, titulaba ayer a todo trapo en su portada con una frase lapidaria, de esas que nos ahorran juicios, tribunales y demás zarandajas: “Los padres de la niña se confabularon para matarla”. Justo debajo de la sentencia, y ya en tipografía menor, se acercaban a la realidad: “Los investigadores creen…”. Para engrandecer ese periodismo amarillo, un fotomontaje con imágenes de madre, padre y niña (con los ojos tapados, en la web a cara descubierta).

En ABC creen a pies juntillas en el cóctel del que estamos hablando, carne viva y carne muerta, pero no se atreven a ponerlo en práctica con todas sus consecuencias. Como son unos carcas y unos meapilas, no quieren poner las tetas. Y pasa lo que pasa: según el último OJD, en el mes de agosto la difusión del diario en cuestión cayó un 14%.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Breaking Bad.

Varios autores.

Editorial: Errata Naturae.

Anoche se emitió el último capítulo de “Breaking Bad”, una de esas series capaces de cambiar la historia de la televisión. O por lo menos de darle algo de vidilla. Porque no todo en la pantalla son miserias como las del tema central del post de hoy. Y no lo son porque, si usted tiene dinero, puede contratar un canal de pago y disfrutar de las delicatesen de AMC o HBO, por poner un ejemplo.

Dentro de su colección consagrada a series para leer, en la que ya han publicado libros dedicados a The Wire o Los Soprano, la editorial Errata Naturae edita este “Breaking Bad” imprescindible para seguidores de la serie y amantes de la buena ficción. Se trata de una recopilación de textos de veinte autores diferentes, desde Vince Gillian, el creador de la serie, hasta Enrique Vila-Matas, que analizan la serie desde los puntos de vista más diferentes y excitantes: política, sociología, comunicación, periodismo, literatura, historia de las drogas… Son 554 páginas, y 530 gramos (de papel, aclaran), que “deberían leer hasta los camellos”.

 

http://www.youtube.com/watch?v=EvYLiroRu6I

Periodismo ventoso

“Era 1968. Sartre aparecía en las portadas de todos los periódicos, el Saturday Review se preguntaba: “¿Sobreviviremos al nihilismo?” y Life había fotografiado a Jack Gelber sobre un iceberg a la deriva”.                         T. Coraghessan Boyle en su libro “El fin del mundo”.

En 2013 quien aparece en las portadas de los periódicos no es un pensador, sino un futbolista, Bale

 

 

En 2013 las corrientes filosóficas no le importan a nadie. Y nadie se pregunta nada. La Razón, lejos de dudar de algo, afirma de manera contundente: “La remontada de Rajoy”

 

 

En 2013 pensadores, escritores, filósofos e intelectuales son unos pelagatos. El ciudadano compra los periódicos para informarse de las bondades del Gobierno. Por eso y no por otra cosa ABC homenajea a la vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría “rejuvenecida” a su regreso de las vacaciones…

 

En 2013 El País despide a Jesús de La Serna, un periodista cabal, educado, riguroso, un hombre tranquilo, con una foto en la que el fallecido cede protagonismo a quienes le rodean. “El periodista humilde”, reconoce Estefanía en un emotivo perfíl.Por cierto, no se pierda el flequillo de Javier Moreno, actual director del diario estrella de Prisa, a medio camino entre el Tom Wolf de “La izquierda exquisita” y el José Oneto de las tertulias de Hermida.

 

 

El periodismo vive momentos dramáticos. Tanto a nivel moral y profesional como laboral. Afortunadamente los diarios más prestigiosos tienen planes para el futuro: “Nuestro Máster te permite pasar de ser un simple licenciado a periodista”, promete ABC. “Los alumnos de la Escuela salen preparados para una redacción”, asegura un diario, El País, que va aún más lejos: “El nuevo plan supone realizar el máster en la Escuela de octubre a julio, y comenzar los 12 meses de prácticas remuneradas en algún medio de Prisa inmediatamente después”. ¿Pagar para conseguir “inmediatamente después” unas prácticas remuneradas? Tiene buena pinta, pese a recordar a la “simulación en diferido” de Cospedal. Es evidente que el periodismo está en buenas manos…

Pagar un master, ser utilizado como becario en una redacción que acaba de despedir a decenas de profesionales, recibir una paga miserable mientras tus jefes mantienen los sueldos de las vacas gordas, escribir reportajes promocionales, aliñar textos recortando y pegado, luchar contra la autocensura… ¿Para qué? Pues para algún día llegar a ser un periodista veterano, y poder ganarte la vida de la mejor forma posible en la actualidad: como opinador en las tertulias de televisión.

“Estoy hasta la coronilla, ya no puedo más, de que cada pedo que se tire el señor Bárcenas nos pasemos por tierra, mar y aire, en sesiones de mañana, tarde y noche, analizando los olores”, ladra Antonio Pérez Henares en “Al rojo vivo”, el debate político de las mañanas de La Sexta. Cabreado como una mona, en una interpretación teatral que ya quisieran para sí los alumnos del Actors Studio, el tal Pérez Henares continuó con su vocinglera teoría sobre el exceso de información sobre Bárcenas y sus ventosidades. Un ejercicio periodístico lamentable, más por torticero, mamporrero y gubernamental que por escatológico. No era el discurso de un periodista independiente, era el panfleto de un empleado de Rajoy. Periodismo ventoso.

P.D.

¿Recuerda la portada de La Razón? Sí hombre, aquella de “La remontada de Rajoy”. ¿Y las apasionadas defensas que su director, Marhuenda, hace del Gobieno en los debates de la tele? Pues como todo en la vida tienen una explicación: La Razón y La Gaceta, los dos periódicos menos leídos, recibieron entre 18 y 27 veces más publicidad de Sanidad que El País, el más leído.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Robbie Fulks

Cd: Gone Away Backward.

Robbie Fulks es uno de los grandes secretos del country norteamericano. Cantautor de enorme talento afincado en Chicago, Fulks no acostumbra a realizar concesiones comerciales. Quizá por eso haya grabando discos excelentes que han pasado desapercibidos, y que le han convertido en una de esas leyendas de serie B que disfrutan de gran prestigio pero se las ven canutas para llegar a fin de mes. Diez discos después de su álbum de debut, editado allá por 1996, vuelve con este “Gone Away Backward”. Y lo hace a lo grande: regresando a  Bloodshot, su primer y prestigioso sello discográfico.

“Gone Away Backward” es un disco de country folk grabado por un magnífico contador de historias. Las canciones están repletas de personajes, de aventuras, de derrota y esperanza. Fulks no sabe escribir letras huecas. Apuesta por el contenido, y por una instrumentación sencilla, en ocasiones minimalista, que respeta profundamente las raíces. Una especie de Mark Twain con guitarra acústica.