You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: ABC


Bochorno

No tengo tema para el blog de hoy. Cuando se produce esta incidencia y estoy en Madrid lo tengo clarísimo: me lanzo a la calle en busca de inspiración. O de noticias. O de cualquier cosa que me ayude a escribir tres párrafos que no resulten demasiado patéticos. La ciudad me recibe como me merezco. Con un caluroso abrazo: el termómetro callejero marca 37 grados.

Regreso a la madriguera con las orejas gachas, los alerones empapados y sin rastro de inspiración, noticia o ni siquiera rumor. Pero con una caña en el buche y una frase en la memoria. “La ex mujer de Juan Fernando López Aguilar le acusa ahora ante la policía de darle un puñetazo”, titula El Mundo en su portada de papel, justo encima de la cabecera del diario. Bochorno. Térmico y periodístico.

¿Nos hemos vuelto definitivamente locos los informadores? Quizá la culpa sea solo de algunos medios, incapaces de mantener la dignidad con directores de la mediocridad y la malicia de Marhuenda o Bieito Rubido

“El PP pilla a Carmena subiéndose en el coche oficial para recorrer un kilómetro”, afirma ABC. Si el lector es capaz de reponerse de tan hilarante titular y continúa con el texto, se encuentra con el estado actual del periodismo: las mentiras y las medias verdades se entrecruzan en un grotesco ejercicio propagandístico. ABC recoge una “pillada” del PP. Carmena no tiene coche oficial ni chófer (se trata de un vehículo de incidencia). Carmena nunca dijo que viajaría única y exclusivamente en metro. Dos imágenes ilustran tan impactante exclusiva…

metro

El texto resta importancia al titular, y desmonta el escándalo, pero ya no importa. El mal, que es de lo que se trataba, ya está hecho: la alcaldesa que dijo que viajaría en metro engaña a los madrileños subiéndose en un coche oficial. ¡Que lo sepa toda España! Gasolina para conversaciones de barra de bar y más de 480 comentarios en la web, en su mayoría descerebrados: “Según Carmena el 94% de los presos tendría que estar en la calle”, escribe unamas999. “La zona de Conde de Orgaz (donde se dice vive la alcaldesa) es una de las más exclusivas de Madrid… No es mal sitio para una ex comunista que gobierna gracias a Podemos”, sentencia Albedo Troy. “Manuela Carmena y los podemitas se hacen fotos en el metro mientras viajan en coche oficial”, dice un diario digital que recoge de esta manera la noticia de ABC, y al que no merece la pena nombrar.

Misión cumplida.

 

¿Todos somos Charlie Hebdo?

El diario ABC dedicó su portada del jueves al atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo: “Ataque a la libertad”, titulaba a toda página. El editorial de ese día, que estaba encabezado por una frase contundente (“Salvaje amenaza a la democracia y a la libertad de expresión”), en su interior llamaba a las armas: “Europa no tiene tiempo para seguir especulando sobre la respuesta a la amenaza yihadista. Tanto el Estado Islámico como Al Qaida, Boko Haram o Al Sabah, han decidido convertir el planeta en un campo de batalla para su violencia terrorista y la reacción de los gobiernos democráticos debe situarse a la altura de las circunstancias. Y esto puede exigir adoptar medidas…”.

abc.750

Hace exactamente un año este mismo diario arremetía contra la revista satírica española Mongolia por “utilizar una imagen de la virgen para publicitarse”: “Nuevamente la Semana Santa y sus imágenes son motivo de utilización indebida”, aseguraba el diario que hoy defiende la libertad de expresión. ABC destacaba en esa noticia las declaraciones de Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla, que consideraba “una falta de respeto muy grave” utilizar la imagen de la Macarena. “La libertad de unos termina donde empieza la de otros”, aseguraba, y hablaba de “ofender los sentimientos de los sevillanos” y de “una falta de respeto muy grave y, sobre todo, innecesaria y gratuita”.

¿Qué tiene la Macarena que no tenga Mahoma?

larazon.750

La libertad de expresión es sagrada, incluso para aquellos que no creen en la libertad de expresión. O tienen un concepto muy relativo de la libertad de expresión. O solo ven amenazada la libertad de expresión cuando hay muertos. No olvidemos que hay gente que defiende, al mismo tiempo, la libertad de expresión y la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana.

Ahí tienen a La Razón, sin ir más lejos. El jueves colgaban en los quioscos una emotiva portada en negro, “Todos somos Charlie Hebdo”, y subtitulaban su cabecera con un emocionante “En defensa de la libertad de expresión”. Pues unos años antes los chicos de Marhuenda habían escrito y publicado un editorial en el que analizaban el secuestro del semanario satírico español El Jueves en cuya portada aparecían los entonces Príncipes de Asturias haciendo el trenecito. “La libertad de expresión tiene unos límites: la dignidad moral y las leyes”, aseguraba la Razón. “No es necesario denigrar al otro para hacer ironía o sátira, y menos aún cuando lo que se busca es cuestionar uno de los pilares de la democracia, esto es, la Jefatura del Estado encarnada en la Corona”.

¿Qué tiene la Corona que no tenga Mahoma?

En TVE han defendido hoy, como no podía ser de otra manera, la libertad de expresión. El actual director de informativos de la televisión pública, José Antonio Álvarez Gundín, escribía en La Razón cuando era jefe de Opinión de este diario, allá por 2012: “La libertad de expresión es sagrada, pero no ampara el insulto ni encubre la falta de talento. Tampoco es patente de corso ni refugio de rufianes. Si por algo resultan indigestas las caricaturas francesas de Mahoma es porque carecen de calidad artística y de peso intelectual… son el producto mediocre y vulgar de quien pretende tocar las pelotas o mear el territorio… Una caricatura burda o una película insultante no aportan más de lo que aportaría un bidón de gasolina en un incendio”.

Todos somos Charlie Hebdo. Pero algunos lo somos todos los días, y otros solo el jueves.

P.D.1

Libertad de expresión. La Audiencia Nacional ha imputado al director y presentador del programa de televisión Tuerka News, Facu Díaz, por el gag “El PP se disuelve”, emitido el 29 de octubre de 2014.

P.D.2

El ministro del Interior Jorge Fernández Díaz fue entrevistado el jueves en La Sexta. Y habló de la necesidad de controlar a los radicales religiosos. La imagen no pertenece al momento de la entrevista…

Jorge-Fernandez-Navarra-Ministerio-Interior_EDIIMA20140315_0306_22

 

Un motivo para NO ver la televisión

La hoguera pública.

Autor: Robert Coover.

Editorial: Pálido Fuego.

Hoguera_Cubierta

No es este un libro para pusilánimes, acongojados o haraganes. “La hoguera pública” exige al lector ciertos sacrificios, en lo que se refiere a constancia, intensidad y esmero en la lectura. Estamos ante una obra mayor, ante una historia densa y compleja, enloquecida y tronchante, demoledora y mordaz, que no dejará indiferente a nadie: requiere toda nuestra atención, eso sí, para poder compensarnos con largos ratos de lectura inolvidable. Incluye, además, grandes consejos: “Nunca hay que confiar en ningún hombre que tenga los dientes tan limpios como los de un perro: está claro que nunca ha estado en el mundo real cuando se ha armado la gorda”.

¿La historia? Richard Nixon ejerce de narrador de lo que resulta una avalancha de personajes, datos y anécdotas de un período caliente de Estados Unidos: la Guerra Fría, el comunismo amenazante, los grandes medios de comunicación, los políticos de diferentes calañas… Caricaturas. “Nixonland es la tierra del machacar y agarrar y lo que sea para ganar”. Todo comienza con los días previos a la ejecución, el 19 de junio de 1953, de un matrimonio de origen judío acusado de robar secretos nucleares para pasárselos a los rusos. El patíbulo se levanta en Times Square. Norteamericanos de todas las calañas, sumergidos en pleno conflicto internacional, muestran su interés por este caso.

“La hoguera pública” me recordó, en algunos sentidos, a “El desmoronamiento” (Debate) de George Packer, una versión entre épica y fantástica de los Estados Unidos entre 1978 y 2012. El libro que nos ocupa resulta menos periodístico, pero mucho más hilarante, sobre todo cuando despelleja al poder y sus protagonistas: “La política coquetea con el asesinato y la mutilación, el pillaje y el canibalismo”. La prosa brillante y torrencial de un Coover en estado de gracia consigue que los momentos divertidos y los íntimos y profundos no desentonen, que la lectura sea un placer pese a lo complejo y en ocasiones enrevesado de la trama. Cualquiera que haya intentado escribir un párrafo debe rendirse al trabajo de este profesor universitario, y a los recovecos de esta obra densa y sorprendente que desmonta el American Way of Life. Nada ni nadie salen indemnes del bisturí de Coover, especialmente brillante en su versión descarada y montaraz del Tío Sam, y del miedo a un comunismo con tintes de fantasma.

Un libro insólito, efervescente, inolvidable.

Un tonto muy tonto

“Si existiera un campeonato mundial de tontos y él decidiera participar, probablemente ganaría solamente la segunda plaza. No por no tener méritos, más bien por tonto”. La frase, algo enrevesada en su final pero tan poética como cariñosa en su comienzo, es de Mauricio Carlotti, vicepesidente de Atresmedia, y está dedicada a Ramón Pérez-Maura, adjunto al director del periódico gubernamental ABC y hasta hace solo unos días tertuliano habitual de La Sexta.

maura-carlotti

Una bronca entre la casta mediática que comenzó cuando el periodista de la vocecilla aflautada escribió un artículo en el que confesaba haber sido un “tonto útil” de programas como “Al rojo vivo”: “Como soy un poco zote, he tardado bastante en darme cuenta del juego casi decimonónico en el que estoy participando. Se trata, al fin, del viejo axioma: periodismo y dinero condicionando el resultado electoral… Es el negocio perfecto. El capitalismo más abyecto celebrado por la izquierda más rancia a la que ese capitalismo le parece muy bien si le genera votos“. De acuerdo. Pero, ¿y lo de tonto útil? “Un concepto político marxista con el que se define a personas que al defender unos principios acaban convirtiéndose en instrumento de sus rivales… He sido un tonto útil, pero creo que hay quien merece ese título más que yo, y no lo reconoce”, escribe el periodista al servicio del Partido Popular. “El marqués (José Manuel Lara, presidente del grupo Planeta) coloca en sus tertulias a políticos de izquierdas que con sus diatribas contra el sistema dan audiencia a su televisión y esa audiencia da dinero al señor marqués”.

La trifulca, que tuvo lugar vía Twitter, se saldó con el periodista de ABC donando 30.000 euros a Cáritas. Y es que cuando se trata de pasta, pues ya sabe usted: de puta a puta nos tuteamos. “Habla de dinero, olvidando las decenas de miles de euros que ha cobrado por sus participaciones”, escribió Carlotti en su blog.“Reclama a los demás medios una coherencia editorial que su grupo no manifiesta, más allá de estar siempre alineado con quien gobierne, sea quien sea, allí donde se publican sus periódicos”. Y sentenció: “Si un tertuliano, en más de tres años y en 120 tertulias no se entera de dónde está, con quién juega y a qué se juega, creo que con un ‘tonto’ a secas despachariamos adecuadamente el expediente”.

En ese momento de honor y máxima tensión el vicepresidente de Atresmedia sacó a relucir a su familia italiana: “Mi abuelo me enseñó que un hombre no discute, apuesta. Apostamos que son 120 (programas) x 250 (euros por programa) = 30.000 euros”. Pérez Maura niega la cifra y acepta el desafío. Si estaba equivocado, los 30.000 para Cáritas. Si el confundido era Carlotti, los 30.000 para el Centro de Solidarietá Don Milani.

La pasta se queda en casa. Pérez-Maura, un tonto muy tonto, se tiró el pisto entre los rojeras de La Sexta durante 120 programas. Y como cobró 250 euros por cada programa, pues los de Cáritas tienen ahora 30.000 eurillos más en la caja. ““X nada del mundo querría un euro de su empresa. Quede con dios, Carlotti”, escribe todo digno el hombre que llevaba desde 2011 defendiendo a Rajoy y los suyos en La Sexta.

perezmaura01_560x280

Gafes

Milán, noche del domingo. Florentino Pérez en el centro, Ignacio González a su derecha, Ana Botella a su izquierda. En algunas ocasiones, cuando el plano se abría, se sumaba a la fiesta Lucía Figar, Consejera de Educación, Juventud y Deporte del Gobierno de la Comunidad de Madrid y Secretaria Ejecutiva de Comunicación del Partido Popular de Madrid. Sonreían, aplaudían, saltaban… se divertían como hooligans. Era la gran fiesta del baloncesto europeo, la final de la Euroliga, que disputaban el Real Madrid y el Maccabi. El trío en cuestión esperaba la victoria del equipo madrileño para recoger el botín, para parasitar la gloria ajena, para hacerse la foto junto a los ganadores. Perdió el Madrid.

Bn8NaJgIUAAlktF

Las televisiones autonómicas retransmitieron ese partido, la final de la Euroliga. Telemadrid no. Vaya por dios, la tele de la ciudad del finalista español, la cadena de González y Botella, no tiene dinero ni para esto. Los madrileños tuvieron que ver el partido pagando, en Canal +, cadena que emitió la señal recibida aliñada con la de sus propias cámaras. Es decir, con planos constantes, continuos, a todas luces innecesarios, de ese trío para la historia de la malafollá: Florentino Pérez, Ignacio González y Ana Botella. Gafes profesionales, sobre todo los dos últimos, para todo aquello que tenga que ver con el deporte, con el juego y con los madrileños.

¿Deporte? Pregunten a la Botella por las olimpiadas perdidas, por el dinero dilapidado en un sueño imposible, por todas las amarguras del relaxing cup of café con leche. ¿Juego? Consulten con Ignacio González, el rey de los cuentos de la lechera ludópata, de los casinos que se evaporan, de los proyectos faraónicos de chichi nabo. ¿Madrileños? Las víctimas de esta pareja de cenizos. Ciudadanos con la televisión en bancarrota, hundida por los mismos políticos que sonríen, aplauden y saltan en las imágenes de una final de la Euroliga retransmitida por una cadena de pago.

Y hablando de pago… ¿Quién corre con los gastos de todas estas fiestas, de todos estos desplazamientos y hoteles, de todas estos desayunos, comidas y cenas? Los de siempre.

P.D.

Rajoy en ABC: “El presidente del Gobierno se muestra especialmente optimista tras conocer la encuesta que publicó ayer este periódico…”. Y titulan: “Yo siempre me quedo con ABC”. Y se hacen llamar periodistas.

Bn_gcTKIgAEOS3C

 

Un motivo para NO ver la televisión

Jonny Two Bags.

Cd: Salvation Town.

12432_400x400

No deje que la espantosa portada le amilane: “Salvation Town” es un gran disco de música norteamericana de raíces. El responsable es Jonny Two Bags, nombre que quizá no le diga nada. Error. Jonny Two Bags es, atención, Jonny Wickersham, el guitarrista de los imprescindibles Social Distortion. Californiano de Costa Mesa, Jonny lleva catorce años tocando con la banda de punk rock que lidera Mike Ness. Antes había formado parte de bandas como U.S. Bombs, The Cadillac Tramps y Youth Brigade.

“Salvation Town” es un álbum diferente. Country, pero no tanto. Muchas guitarras acústicas, muy buenas canciones (algunas brutales, como “Clay Wheels” o “Wayward Cain”) y colaboraciones importantes: Jackson Browne, David Lindley, miembros de Los Lobos, y Pete Thomas, el batería de la banda de Elvis Costello.