You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: PP


El PP viaja con Chester

El publicista Risto Mejide, ex presentador del programa de entrevistas “Viajando con Chester” (Cuatro), es el cerebro de la campaña electoral de Cristina Cifuentes, candidata a la Presidencia de la Comunidad de Madrid por el Partido Popular. Por su parte Esperanza Aguirre, candidata al ayuntamiento de Madrid por el mismo partido, ha comprado un sofá hinchable, un Chester de goma, con el recorrerá la capital y atenderá a los ciudadanos al finalizar los mítines.

chester-aguirre--644x362

Decir Chester es decir estilo tradicional inglés. Un sofá diseñado para que los caballeros británicos de alta cuna puedan sentarse en sus exclusivos clubes de manera cómoda, leer el periódico con la espalda recta y fumar de manera placentera. Sofás con clase, fabricados por los mejores ebanistas, en cuero y buenas maderas. Nada de IKEA, nada de skay o polipiel, nada de mediocridad ni populacho.

El PP viaja con Chester. Esperanza Aguirre, la mujer que abraza inmigrantes negros mientras dice que “el populismo no ha traído más que miseria y opresión”, llevará por Madrid un diván de plástico para sicoanalizar a su público tras los mítines. Imagine la escena en la portada de ABC: Aguirre sentada abrazando a un vagabundo, con el que comparte el café con leche repartido por una ONG y al que explica que ella descubrió la trama Gürtel. Las cámaras de Telemadrid dejarán de grabar inmediatamente después, justo cuando esta “pija pata negra”, ya en bambalinas, se desparasita con salfumán y se baña en agua de rosas.

Por su parte, Cifuentes debió quedar tan contenta de la entrevista que le hizo el avinagrado Mejide el pasado año, justo lo contrario de lo que debe pasarle a un periodista, que decidió contratarle. Es evidente que Mejide es un genio de la publicidad, de la misma forma que Cifuentes es una gran política, de centro y de Alianza Popular al mismo tiempo. Si no me cree vea este vídeo promocional…

¿Dispuesto a votar al PP, a Cifuentes y Risto? Como dice la escena final del vídeo, responder es fácil cuando las ideas están claras: se creen que somos gilipollas. Se lo creen los dos, el publicista y la política. Los tres, porque Aguirre se lo cree aún más. Los ciudadanos somos idiotas, y ellos con un sillón, un publicista y cuatro actores nos van a convencer de que son de centro, de que luchan contra la corrupción, de que los que pagaron su sede con dinero negro son otros, de que aman a los inmigrantes, sobre todo si son pobres y negros, de que han cambiado, de que ahora les preocupan los ciudadanos, de que…

P.D.

Pepa Bueno se estrenó el sábado presentado “Viajando con Chester”. Pepa Bueno no es, como Mejide, un producto prefabricado diseñado para el prime time. Afortunadamente. Pepa Bueno es una gran periodista, que hace un trabajo enorme en la radio: su labor en el espacio matinal de la Cadena SER es simplemente impecable. En pantalla resulta más agradable que el amargado Risto, un tipo que representa un papel. Y más incisiva en los temas interesantes. Risto es fuegos artificiales, Bueno es fundamento. Una periodistas capaz de hacer grandes entrevistas sin necesidad de presumir de independiente, de agresiva, de repreguntadora.

La nueva etapa de “Viajando con Chester” arrancó con Felipe González, el ego con piernas. Y no decepcionó en absoluto: “mi cabeza recicla la información en forma de respuesta”, dijo el ex presidente con su habitual seguridad. Sobrado, González dijo “estar orgulloso de ser protagonista del régimen del 78″, se citó a sí mismo en varias ocasiones, y sentó cátedra siempre. Cuando Bueno le pregunto si le parecía mal que dijesen que Pablo Iglesias se parecía a él… la cadena, Cuatro, dio un corte infame, rastrero e intolerable a la entrevista, a capón, para meter publicidad. Un corte de esos que hablan del desprecio de una cadena por los programas, por la televisión, y confirman que su aventura es simplemente económica. “No… yo… a mí… en su lenguaje corporal, incluso en su tipología, se me parece más a Aznar”, respondió minutos después González. Y comenzó a hablar de Venezuela, de las propuestas bolivarianas, y de que Maduro dice cosas de Felipe Gonzalez.

“Los golpes de estado me repugnan”, afirmó un González contundente. Un González que se mostró menos contundente cuando Bueno le preguntó qué son las puertas giratorias:  “Pues… las que hay en las entradas de los hoteles”. Bueno: “¿Si no hubieses sido presidente estarías en Gas Natural?” González: “Sin duda alguna”.

La segunda entrevista del programa sobra. No porque sea a Coronado, por cuestión de tiempo, de cansancio del espectador…

bin_18611869_con_7536122_12413_11

 

 Un motivo para NO ver la televisión

Cien sillones y pico.

Autor: Max.

Editorial: Nórdica libros.

dd7eabcd996f640255342654cbcbd72e

Hace ya algunos años tuve la suerte de trabajar con Max en el diseño de un suplemento para jóvenes que quiso lanzar El País. El proyecto se aplazó. Luego salió Tentaciones… Guardo como oro en paño los diseños de Max para aquella historia, seguramente demasiado moderna y atrevida para un diario entonces progresista. Pero como dijo Kipling, esta es otra historia que deberá ser contada en otra ocasión.

Hoy hablamos de Chester, y de cómo se puede utilizar un objeto, un mueble, con fines promocionales. Una pena, porque con un sillón también se pueden hacer grandes cosas. A mí se me ocurren unas cuantas, que van desde la siesta a eso en lo que está usted pensando. ¿Y qué me dice del diván del sicoanalista? Bueno, pues Max, Manuel Rodríguez Rivero, convierte el sillón con orejas en el protagonista de un libro maravilloso, recopilación de sus ilustraciones para Babelia, el suplemento cultural de El País.

Durante seis años, entre enero de 2008 y septiembre de 2014, Max realizó 349 dibujos de sillones con orejas. Que se dice pronto. Dibujos que llevan la firma de este dibujante e ilustrador irrepetible, todo un clásico del cómic español. Un espléndido catálogo de sillones, de humor e ironía, de amor por los libros y de clase y estilo. Porque el catalán es uno de los grandes.

CBaYscQU8AEm5NW

Tele Gobierno

Se acercan las elecciones municipales, la prueba del algodón para un Gobierno que se tambalea. En la Junta Directiva Nacional del PP celebrada el pasado lunes, el presidente Mariano Rajoy quiso acabar con las disputas internas y los cruces de declaraciones, con el mal rollo, y recordó al órgano del partido que tienen “credibilidad y relato”, que “están unidos”, y que “volverán a ganar las elecciones”. No hubo risas, solo silencio.

Ya en Moncloa el presidente se puso serio, se quitó la nariz de goma, dobló el Marca y lo tiró al sofá, y le preguntó a Soraya Sáenz de Santamaría si se le ocurría algo para no hacer el ridículo en las municipales. La vicepresidenta le respondió, sin mirarle a los ojos, que este mismo mes el Ejecutivo saca a subasta entre cinco y seis canales de televisión. ¿Eso es todo? Eso y que el Tribunal Supremo resolverá en breve el futuro, la continuidad, de ocho canales con los que compensar a Mediaset y Atresmedia por las nueve licencias de TDT que perdieron cuando se anuló el reparto del espectro diseñado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Captura de pantalla 2015-04-09 a la(s) 11.07.52

Sáenz de Santamaría sabe muy bien cómo funciona este negocio: Yo te doy unos cuantos canales de televisión, fábricas de dinero, y tú dejas de tocarme las pelotas. Esas pelotas que tengo en carne viva, esas pelotas que Mediaset y Atresmedia acarician con sus grandes cadenas, Telecinco y Antena 3, y patean con las pequeñas, Cuatro y La Sexta. Para que no te olvides de quien manda realmente aquí…

Una vez doblegada la televisión pública, para controlar todo el espectro televisivo a Sáenz de Santamaría solo le queda firmar la paz con las privadas. Poco antes de la muerte de Lara la vicepresidenta se reunió con el presidente del Grupo Planeta para cerrar un pacto de no agresión, que pasaba por rebajar la presencia de Podemos en las cadenas de Atresmedia. Tu vas quitando al coletas y yo miro qué puedo hacer por esos canales que están en el alero. El coletas deja de salir en La Sexta, y Podemos comienza a sufrir, dicen, el desgaste de Monedero, Venezuela, Ciudadanos

ob_7650c8_medios2

Soraya Sáenz de Santamaría le dice a Rajoy que sí, que en el PP están unidos, que tienen “credibilidad y relato” y todo lo que quiera, pero que si de verdad pretenden volver a ganar unas elecciones tienen que poner las televisiones, todas, a su servicio. Y en eso estamos. A fin de cuentas solo son tres: TVE, Atresmedia (Antena 3 y La Sexta) y Mediaset (Telecinco y Cuatro).

Y a todo esto le llaman democracia.

Un motivo para NO ver la televisión

Querida Diablilla: la historia de Violette Nozière.

Autores: Eddy Simon y Camille Benyamina.

Editorial: Norma.

Querida-Diablilla_Cover_Preview

Esta es la historia de “el ángel negro”, una hermosa joven que llevaba una doble vida en el París de 1933. Hija cariñosa en casa, irresistible seductora en las terrazas más elegantes de la ciudad. Adora el dinero, el lujo y la vida elegante que le proporcionan algunos hombres. Para conseguir sus fines es capaz de todo, de mentir, de robar y hasta de envenenar lentamente a sus padres.

Se llama Violette Nozière, tiene solo 18 años, y debe solucionar sus problemas económicos, esas necesidades que se ha creado viviendo en un mundo irreal. El caso, que acaba de manera trágica, conmocionó a la sociedad francesa de la época. Eddy Simon y Camille Benyamina hacen un gran trabajo, narrando de forma escalofriante una historia que produce una enorme desazón. Sensación incómoda que se incrementa con las fotografías finales, en las que se puede ver a la acusada durante el juicio. Francamente estremecedora.

Querida-Diablilla-3

 

Españolitos

“Cuando se nombra a la gente por su lealtad y no por su talento… llega el colapso”. Jorge Wagensberg, físico, escritor y museólogo.

“Toni Cantó ha convocado una rueda de prensa en Valencia para aclarar su futuro político”, dijo toda circunspecta la presentadora de Antena 3. Y dió paso al lugar donde estaba la noticia. ¿La noticia? Así lo entendieron muchos: No fue la única cadena de televisión que retransmitió en directo un  acontecimiento histórico, en el que decenas de micrófonos rodeaban a un político que anunciaba que abandonaba la política. ¿Era noticia que Toni Cantó aclarase su futuro político? Y de las gordas, por lo que parece.

Un cariacontecido Cantó dijo que renunciaba a su acta de diputado, algo que demuestra coherencia, y a ser candidato de UPyD por Valencia: “Quiero volver al teatro”, dijo. ¿Cómo, pero acaso teatro y política no son la misma cosa? Quizá con ánimo de aclarar la paradoja, sentenció: “quiero pasar a ser un españolito más”. ¿Españolito? Claro. Los políticos no son españolitos, son españolazos. Quizá por eso se despidió de la política dejando una puerta abierta a su futuro político: seguirá como afiliado de la formación al menos hasta el Congreso Extraordinario convocado para después de las elecciones municipales y autonómicas de mayo, y entonces estudiará sus posibles aspiraciones a concurrir a las próximas elecciones generales. “Todo dependerá de ese congreso extraordinario”, dijo entre contenidos sollozos.

1428394330_547241_1428398825_noticia_fotograma

Cantó es uno de esos nuevos políticos que, tras presumir de hacer “otra política”, se despide como una estrella de la política tradicional, entre flashes y focos… hasta “ese congreso extraordinario”. O hasta la llamada de Ciudadanos. Y es que, como reconoció en La Sexta, “la política tiene un punto de droga”.

Pero si resultó triste, por excesiva, la rueda de prensa de Cantó, qué decir de la que solo unos minutos después ofreció Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno nos regaló la ya habitual “comparecencia plasma”, con la señal para televisión creada por el propio Partido Popular y una puesta en escena teatral: el núcleo duro del partido rodeaba al presidente en una mesa que simulaba unidad. ¿A quién pretenden engañar? Pues muy fácil: a los españolitos.

“Este partido nos ha dado mucho. A mí, desde luego, me ha dado muchísimo”, dijo Rajoy en un emotivo arranque de sinceridad. Y tanto que le ha dado. En blanco y en negro, mediante nómina y en sobres. Quizá ahí se encuentre la respuesta a los problemas de su partido, esos que hablan de pérdida de seguidores, de crisis interna. ¿Un problema de comunicación? ¿Los medios son los responsables? ¿O nosotros o el caos? ¿Todo es cuestión de economía? ¿Falta piel, falta empatía?

La respuesta, insisto, está en la anterior frase del presidente: el partido les ha dado mucho. Seguramente demasiado. A todos, incluido por supuesto Rajoy. Y se lo ha dado Bárcenas. Mientras tanto en el plasma, el propio Rajoy presumía de que el PP ha respondido a la corrupción “con más rigor que nadie”.

JUNTA DIRECTIVA NACIONAL DEL PP

Un motivo para NO ver la televisión

La balada del norte.

Autor: Alfonso Zapico.

Editorial: Astiberri.

labaladadelnorte

En la España de 1933 se cruzan las vidas de dos hombres muy diferentes. Tristán es un jóven periodista bohemio y fracasado, hijo de un terrateniente del norte, de todo un marqués, del dueño de la Compañía Minera del Noroeste. Apolonio es un minero, un tipo íntegro, rudo, solidario y formal al que todos los que trabajan rascando carbón respetan. Apolonio trabaja para el padre de Tristán. De un Tristán que, desmoralizado y enfermo, llega al norte, se instala en casa de su padre, en la cuenca minera, y se enamora de Isolina, una sirvienta, la hija de Apolonio.

“La balada del norte” habla de las personas, de sus pasiones, sus miserias y sus sueños. Pero también de la España de los años 30, un país derrotado, desigual, en el que se cuece la revolución asturiana. Habla de mineros y de opresión, de hastío obrero y de apatía aristocrática, de cómo se genera una revuelta popular.

Este es el tomo primero de una novela gráfica descomunal, por el tamaño del volumen inaugural, 226 páginas, por la belleza de la edición, un placer sensorial, y por los maravillosos dibujos de Alfonso Zapico, un artista que ha cogido la medida a estas historias de largo recorrido. Imprescindible.

7546_1

Captura-de-pantalla-2014-01-20-a-las-12.03.111

El PP, a por todas

“Van a por todas con las televisiones. Con todos los medios, pero con las teles más. Están convencidos de que sin las teles pierden seguro”. Los que van a por todas son, como seguro que usted ya sabe, los del Partido Popular. Y el que me lo cuenta es un buen amigo periodista que sigue de cerca a los populares. Solo unos minutos después de la conversación era destituido Jesús Cintora, presentador de “Las mañanas de Cuatro” (Cuatro). “Hay gente que está hasta el gorro porque usted se encarga de que estén hasta el gorro porque está diciendo que este es un país corrupto, de gente miserable”, le había advertido días antes, con un tono ciertamente mafioso, el portavoz del PP en el Congreso Rafael Hernando. “Se encarga usted todas las mañanas de incentivar esa línea, de decir que todos los políticos son corruptos, que son unos sinvergüenzas”, siguió diciendo. “Esto es su línea de comunicación y yo me alegro. Usted sabe lo que hace, usted es responsable. Usted le llama… No sé cómo le llama a lo que hace…”.

Cintora no es santo de mi devoción. No le cojo el punto. Me parece excesivamente agresivo, y bastante tendencioso. En “Las mañanas…” resultaba claramente más incisivo con la derecha que con la supuesta izquierda, para que usted me entienda. Pero no es un descerebrado, ni un extremista peligroso. Es un periodista que tiene sus opiniones y que trata de hacer su trabajo. ¿Su delito? Ser crítico con el partido en el Gobierno.

Como son un peligro, por una u otra razón, los corresponsales incómodos. Un ejemplo: Hace solo unos días se ha producido la destitución de Yolanda Álvarez como corresponsal en Jerusalén por parte de TVE. Agustín Conde Bajés, diputado nacional del PP por Toledo y portavoz adjunto del PP en el Congreso de los Diputados, ha mostrado su opinión en Twitter: “Por fin TVE cesa a su corresponsal en Jerusalén, que parecía una activista de Hamas en contra de Israel”.

Esto es lo que nos espera de aquí en adelante. Un Gobierno a la deriva y un PP contra las cuerdas que teme perder las elecciones, el poder, y se suelta la melena. Desesperados, van a por todas. Es decir, van a por los medios. A por los públicos por derecho, puesto que piensan que son de su propiedad. A por los privados mediante amenazas, o chantajes, o presiones económicas. Me temo que Jesús Cintora y Yolanda Álvarez no van a ser las últimas víctimas de esta democracia de medio pelo que nos toca vivir.

censura640