You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: PP


Vota decencia

“Ojalá este domingo regrese la decencia”, ha dicho el filósofo, profesor y académico Emilio Lledó, premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades. Y se ha referido a la ignorancia como principal causa de todo lo malo que nos sucede, desde la violencia al miedo pasando por la pobreza o la infelicidad.

Ignorancia es creer a Esperanza Aguirre cuando asegura que la publicación de su renta por el diario Infolibre “pone en riesgo la recuperación económica”. O cuando dice que “Si Podemos gana será la última vez que votemos libremente”. O cuando afirma que Pablo Iglesias acabaría con los medios de comunicación plurales. O cuando abraza a un inmigrante, besa a un niño, baila un chotis, monta en bicicleta o gana 369.000 euros en un año como “cazatalentos”.

Votar a alguien así sería indecente.

Ignorancia es aplaudir a Mariano Rajoy y a Rita Barberá en la Plaza de Toros de Valencia el mismo día que sabemos que Anticorrupción investiga los gastos de representación de la alcaldesa entre 2011 y septiembre de 2014. Ritaleaks: 685 euros la noche en la suite del hotel Palace madrileño, casi 5.000 euros por el alquiler de un coche con chófer en Londres, ostras, jamón de Jabugo…

Votar a alguien así sería indecente.

Ignorancia es aceptar que el PP, partido cuya financiación irregular ha sido acreditada por el juez Ruz, se haya gastado en esta última campaña más de 20 millones de euros. Ignorancia es tolerar que Cospedal publique su programa electoral el último día de campaña. Ignorancia es aplaudir a este tipo…

Votar a alguien así sería indecente.

“Ojalá este domingo regrese la decencia”, insiste Emilio Lledó.

P.D.

Yo no voto en Madrid, pero me gustaría…

fotonoticia_20150518141817_800

La política omnipresente

Por ahí va Esperanza Aguirre, chulapa de paso firme y decidido, camino del Ayuntamiento de Madrid. Sube seis puntos desde que fue nombrada aspirante, según la última encuesta de El País, y se afianza como el valor más sólido de un Partido Popular consumido por la corrupción. ¿Cuáles son los valores de esta supermujer, cuáles sus méritos? Pues no son pocos: ha destapado la trama Gürtel, ha huido de la policía tras aparcar en el carril bus de la Gran Vía, ha colocado un sillón hinchable entre bambalinas a la salida de sus mítines, ha reivindicado su papel como cazatalentos (Granados, Ignacio González…), ha abrazado a una inmigrante negra, ha negado a Mariano Rajoy, ha bailado un chotis con Pablo Motos y ha dicho verdades tan grandes como que “el populismo no ha traído más que miseria y opresión”. Y eso sí, ha hecho promesas. Muchas promesas, todas las promesas del mundo.

Por si le quedaban dudas sobre el talento de la cazatalentos, Aguirre ofrece a su público, de manera completamente altruista, un master en gestión de la televisión pública. “Aguirre ´fuerza` a Telemadrid a cuatro días de debates”, titula el poco dudoso diario ABC. La información no tiene desperdicio: Esperanza Aguirre, candidata del PP al Ayuntamiento de Madrid, no quiere un debate televisivo a seis bandas. Telemadrid se ha visto obligada a innovar y programar tres días consecutivos de enfrentamientos «cara a cara» entre los aspirantes a la alcaldía –los días 18, 19 y 20– tras la presión ejercida en las negociaciones por los populares madrileños. Las fechas de los encuentros entre Aguirre, Antonio Miguel Carmona (PSOE), Begoña Villacís (Ciudadanos), David Ortega (UPyD), Raquel López (IU) y Manuela Carmena (Podemos) –quince rondas, según ha podido saber ABC– se cerraron ayer mismo. Un formato novedoso que, sin embargo, no se repetirá en el caso de los seis candidatos a la Comunidad”.

Dicho de otra manera: Esperanza Aguirre hace lo que quiere con Telemadrid, una televisión pública, pero a su servicio, dirigida por peleles a sus órdenes. ¿Cómo no votar a un político así?

Aguirre quiere quince debates porque necesita estar en la pomada mañana, tarde y noche. Poco importa el motivo de su omnipresencia mediática. Puesto que no hay discurso, que el programa es un papel en blanco y que las promesas se hacen para romperse, aturullemos al ciudadano a golpe de presencia. Puede haber madrileños que no sepan quién es Manuela Carmena, candidata de Ahora Madrid, pero ni uno solo debe ir a las urnas el próximo día 24 de mayo sin haber visto a Aguirre huir con el coche, bailar chotis, destapar tramas corruptas, besas yonquis, comer churros o, por qué no, mentir como una bellaca.

Mientras escribo estas líneas Aguirre es noticia porque ha dicho que Carmena no había aprobado las oposiciones a juez, y había entrado “por el cuarto turno”. La asociación Jueces para la Democracia ha acusado a Aguirre de mentir: “La realidad es que cualquier persona mínimamente informada sabe que Manuela Carmena accedió al poder judicial través de oposición, porque en aquella época ni siquiera estaba regulado el acceso por concurso a través del cuarto turno”. Aguirre ha dado marcha atrás, “a mí no me duelen prendas en rectificar cuando me equivoco”, de la manera más peregrina: diciendo que “había metido la pata por fiarse de una noticia de ABC.

Solo un día antes Aguirre había cometido otro “error”: acusó a La Sexta de manipular sus declaraciones, de mentir. En el debate “La Sexta Noche” el tertuliano Eduardo Inda afirmó que “hay dos personas que no cobraron sobresueldos en el PP: Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón”. La lideresa corroboró la frase diciendo “exactamente”. En La Sexta rotularon más tarde “Todos en el PP han cobrado sobresueldos menos Gallardón y yo”, frase no textual que sin embargo recoge el contenido de la idea de Inda y de, exactamente, Aguirre. La candidata se enfadó muchísimo: “Que lo sepan todos ustedes: laSexta miente. La frase que dijo Eduardo Inda me la ponen a mí entrecomillada. Ustedes han mentido. Yo no he dicho eso. Lo dijo Eduardo Inda. Y espero que ustedes lo corrijan porque eso es total y absolutamente falso”.

o-AGUIRRE-facebook

Ni un día sin Aguirre. Si es posible, ni un minuto sin Aguirre. Así de sencilla es la estrategia de esta política sin escrúpulos, sin límites, sin moral, sin vergüenza. La lideresa que necesita un partido como el PP, corrupto desde antes incluso de llamarse PP, como única manera de conservar el Ayuntamiento de Madrid.

La televisión de Hermida

Nunca me gustó Jesús Hermida. No me gustan los periodistas protagonistas, esos que buscan la atención del televidente, que eclipsan la noticia, que se sitúan por encima del acontecimiento y del entrevistado. Recuerdo a Hermida como una caricatura de sí mismo, tan engolado, tocándose el pelo, alargando letras, palabras y frases… disfrutando de sí mismo. Tengo más recuerdos del Hermida personaje, y de sus acompañantes y descubrimientos (María Teresa Campos, Nieves Herrero, Miriam Díaz-Aroca…) que de sus trabajos periodísticos. Quizá porque yo era muy pequeño cuando, con Franco vivo, fue corresponsal de TVE en Nueva York. Y tengo un mal recuerdo final, esa entrevista al rey Juan Carlos absolutamente impresentable, dócil y sumisa hasta el esperpento, francamente innecesaria y por supuesto indigna de un periodista de raza.

1357337478677

“El rey Felipe VI y su padre le han recordado como un ejemplo del periodismo español”, dijo la presentadora del Telediario (TVE). “Tenía una gran credibilidad”, aseguró la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. “La televisión que tenemos hoy en día se la debemos a él”, sentencian los expertos en televisión. Poco más que decir.

La televisión actual está repleta de periodistas protagonistas, pero ellos no tienen toda la culpa. La televisión es una fábrica de necios: dispara el ego, multiplica la autoestima, acaba con la capacidad de autocrítica, elimina el compromiso, potencia la vanidad… “Al torpe hace discreto, hombre de respetar”, escribió el Arcipreste de Hita sobre el dinero en su “Libro del Buen Amor”. La televisión es dinero, y también muchas cosas más: “Crea los priores, los obispos, los abades / arzobispos, doctores, patriarcas, potestades / a los clérigos necios da muchas dignidades. /De verdad hace mentiras y de mentiras hace verdades”.

El periodismo está contra las cuerdas. Por la presión del poder, por la crisis económica, por los cambios de formatos… y también por la falta de compromiso de los grandes medios y de muchos periodistas de renombre. El periodismo de hoy está en las hojas parroquiales que no lee nadie, que diría Hernández Mancha: “La caja B y el dinero negro existen en el PP desde su fundación”. Es más: “Naseiro declaró ante notario que Aznar mandaba en la caja B del Partido Popular”.

Captura de pantalla 2015-05-05 a la(s) 18.53.07

Un motivo para NO ver la televisión

Los últimos españoles de Mauthausen.

Autor: Carlos Hernández de Miguel.

Editorial: Ediciones B.

16944g

La historia dice que el 5 de mayo de 1945, cuando la 11ª División Acorazada de los EEUU entró en el campo de concentración de Mauthausen, se encontraron con que la puerta del campo estaba cubierta por una gran pancarta en la que se podía leer lo siguiente: “Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras”. En el interior ondeaban banderas republicanas, que ya habían sustituido a las banderas nazis.

KZ_Mauthausen

“Los últimos españoles de Mauthausen” tiene como subtítulo “La historia de nuestros deportados, sus verdugos y sus cómplices”. Y cuenta exactamente eso, la tremenda lucha por la supervivencia de los prisioneros y la brutalidad de quienes les retuvieron en condiciones infrahumanas. Hombres y mujeres que subieron a los trenes de la muerte y se dirigieron al infierno: los campos de exterminio nazis dirigidos por los terribles miembros de las SS. En Mauthausen murieron 125.000 y 300.000 personas.

Esta es una historia de crueldad, dolor y barbarie, pero también de esfuerzo, solidaridad y esperanza. El autor localiza a varios de los españoles que salieron vivos de aquel campo, habla con ellos y analiza la perspectiva humana. Supervivientes olvidados por la transición, por la historia. Y es que no debemos olvidar que, tal y como asegura el autor, “fue Franco quien decidió la deportación de españoles a los campos nazis”. Un libro emocionante.

.

El PP viaja con Chester

El publicista Risto Mejide, ex presentador del programa de entrevistas “Viajando con Chester” (Cuatro), es el cerebro de la campaña electoral de Cristina Cifuentes, candidata a la Presidencia de la Comunidad de Madrid por el Partido Popular. Por su parte Esperanza Aguirre, candidata al ayuntamiento de Madrid por el mismo partido, ha comprado un sofá hinchable, un Chester de goma, con el recorrerá la capital y atenderá a los ciudadanos al finalizar los mítines.

chester-aguirre--644x362

Decir Chester es decir estilo tradicional inglés. Un sofá diseñado para que los caballeros británicos de alta cuna puedan sentarse en sus exclusivos clubes de manera cómoda, leer el periódico con la espalda recta y fumar de manera placentera. Sofás con clase, fabricados por los mejores ebanistas, en cuero y buenas maderas. Nada de IKEA, nada de skay o polipiel, nada de mediocridad ni populacho.

El PP viaja con Chester. Esperanza Aguirre, la mujer que abraza inmigrantes negros mientras dice que “el populismo no ha traído más que miseria y opresión”, llevará por Madrid un diván de plástico para sicoanalizar a su público tras los mítines. Imagine la escena en la portada de ABC: Aguirre sentada abrazando a un vagabundo, con el que comparte el café con leche repartido por una ONG y al que explica que ella descubrió la trama Gürtel. Las cámaras de Telemadrid dejarán de grabar inmediatamente después, justo cuando esta “pija pata negra”, ya en bambalinas, se desparasita con salfumán y se baña en agua de rosas.

Por su parte, Cifuentes debió quedar tan contenta de la entrevista que le hizo el avinagrado Mejide el pasado año, justo lo contrario de lo que debe pasarle a un periodista, que decidió contratarle. Es evidente que Mejide es un genio de la publicidad, de la misma forma que Cifuentes es una gran política, de centro y de Alianza Popular al mismo tiempo. Si no me cree vea este vídeo promocional…

¿Dispuesto a votar al PP, a Cifuentes y Risto? Como dice la escena final del vídeo, responder es fácil cuando las ideas están claras: se creen que somos gilipollas. Se lo creen los dos, el publicista y la política. Los tres, porque Aguirre se lo cree aún más. Los ciudadanos somos idiotas, y ellos con un sillón, un publicista y cuatro actores nos van a convencer de que son de centro, de que luchan contra la corrupción, de que los que pagaron su sede con dinero negro son otros, de que aman a los inmigrantes, sobre todo si son pobres y negros, de que han cambiado, de que ahora les preocupan los ciudadanos, de que…

P.D.

Pepa Bueno se estrenó el sábado presentado “Viajando con Chester”. Pepa Bueno no es, como Mejide, un producto prefabricado diseñado para el prime time. Afortunadamente. Pepa Bueno es una gran periodista, que hace un trabajo enorme en la radio: su labor en el espacio matinal de la Cadena SER es simplemente impecable. En pantalla resulta más agradable que el amargado Risto, un tipo que representa un papel. Y más incisiva en los temas interesantes. Risto es fuegos artificiales, Bueno es fundamento. Una periodistas capaz de hacer grandes entrevistas sin necesidad de presumir de independiente, de agresiva, de repreguntadora.

La nueva etapa de “Viajando con Chester” arrancó con Felipe González, el ego con piernas. Y no decepcionó en absoluto: “mi cabeza recicla la información en forma de respuesta”, dijo el ex presidente con su habitual seguridad. Sobrado, González dijo “estar orgulloso de ser protagonista del régimen del 78″, se citó a sí mismo en varias ocasiones, y sentó cátedra siempre. Cuando Bueno le pregunto si le parecía mal que dijesen que Pablo Iglesias se parecía a él… la cadena, Cuatro, dio un corte infame, rastrero e intolerable a la entrevista, a capón, para meter publicidad. Un corte de esos que hablan del desprecio de una cadena por los programas, por la televisión, y confirman que su aventura es simplemente económica. “No… yo… a mí… en su lenguaje corporal, incluso en su tipología, se me parece más a Aznar”, respondió minutos después González. Y comenzó a hablar de Venezuela, de las propuestas bolivarianas, y de que Maduro dice cosas de Felipe Gonzalez.

“Los golpes de estado me repugnan”, afirmó un González contundente. Un González que se mostró menos contundente cuando Bueno le preguntó qué son las puertas giratorias:  “Pues… las que hay en las entradas de los hoteles”. Bueno: “¿Si no hubieses sido presidente estarías en Gas Natural?” González: “Sin duda alguna”.

La segunda entrevista del programa sobra. No porque sea a Coronado, por cuestión de tiempo, de cansancio del espectador…

bin_18611869_con_7536122_12413_11

 

 Un motivo para NO ver la televisión

Cien sillones y pico.

Autor: Max.

Editorial: Nórdica libros.

dd7eabcd996f640255342654cbcbd72e

Hace ya algunos años tuve la suerte de trabajar con Max en el diseño de un suplemento para jóvenes que quiso lanzar El País. El proyecto se aplazó. Luego salió Tentaciones… Guardo como oro en paño los diseños de Max para aquella historia, seguramente demasiado moderna y atrevida para un diario entonces progresista. Pero como dijo Kipling, esta es otra historia que deberá ser contada en otra ocasión.

Hoy hablamos de Chester, y de cómo se puede utilizar un objeto, un mueble, con fines promocionales. Una pena, porque con un sillón también se pueden hacer grandes cosas. A mí se me ocurren unas cuantas, que van desde la siesta a eso en lo que está usted pensando. ¿Y qué me dice del diván del sicoanalista? Bueno, pues Max, Manuel Rodríguez Rivero, convierte el sillón con orejas en el protagonista de un libro maravilloso, recopilación de sus ilustraciones para Babelia, el suplemento cultural de El País.

Durante seis años, entre enero de 2008 y septiembre de 2014, Max realizó 349 dibujos de sillones con orejas. Que se dice pronto. Dibujos que llevan la firma de este dibujante e ilustrador irrepetible, todo un clásico del cómic español. Un espléndido catálogo de sillones, de humor e ironía, de amor por los libros y de clase y estilo. Porque el catalán es uno de los grandes.

CBaYscQU8AEm5NW