You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: PP


Bochorno

No tengo tema para el blog de hoy. Cuando se produce esta incidencia y estoy en Madrid lo tengo clarísimo: me lanzo a la calle en busca de inspiración. O de noticias. O de cualquier cosa que me ayude a escribir tres párrafos que no resulten demasiado patéticos. La ciudad me recibe como me merezco. Con un caluroso abrazo: el termómetro callejero marca 37 grados.

Regreso a la madriguera con las orejas gachas, los alerones empapados y sin rastro de inspiración, noticia o ni siquiera rumor. Pero con una caña en el buche y una frase en la memoria. “La ex mujer de Juan Fernando López Aguilar le acusa ahora ante la policía de darle un puñetazo”, titula El Mundo en su portada de papel, justo encima de la cabecera del diario. Bochorno. Térmico y periodístico.

¿Nos hemos vuelto definitivamente locos los informadores? Quizá la culpa sea solo de algunos medios, incapaces de mantener la dignidad con directores de la mediocridad y la malicia de Marhuenda o Bieito Rubido

“El PP pilla a Carmena subiéndose en el coche oficial para recorrer un kilómetro”, afirma ABC. Si el lector es capaz de reponerse de tan hilarante titular y continúa con el texto, se encuentra con el estado actual del periodismo: las mentiras y las medias verdades se entrecruzan en un grotesco ejercicio propagandístico. ABC recoge una “pillada” del PP. Carmena no tiene coche oficial ni chófer (se trata de un vehículo de incidencia). Carmena nunca dijo que viajaría única y exclusivamente en metro. Dos imágenes ilustran tan impactante exclusiva…

metro

El texto resta importancia al titular, y desmonta el escándalo, pero ya no importa. El mal, que es de lo que se trataba, ya está hecho: la alcaldesa que dijo que viajaría en metro engaña a los madrileños subiéndose en un coche oficial. ¡Que lo sepa toda España! Gasolina para conversaciones de barra de bar y más de 480 comentarios en la web, en su mayoría descerebrados: “Según Carmena el 94% de los presos tendría que estar en la calle”, escribe unamas999. “La zona de Conde de Orgaz (donde se dice vive la alcaldesa) es una de las más exclusivas de Madrid… No es mal sitio para una ex comunista que gobierna gracias a Podemos”, sentencia Albedo Troy. “Manuela Carmena y los podemitas se hacen fotos en el metro mientras viajan en coche oficial”, dice un diario digital que recoge de esta manera la noticia de ABC, y al que no merece la pena nombrar.

Misión cumplida.

 

Festival del humor liberal

La prensa especializada en televisión asegura que “Ciudadanos y Cifuentes pactan una Telemadrid ‘a semejanza de la BBC’”. Han tenido que pasar horas desde que leí el titular hasta que he conseguido ponerme a escribir este post: la risa, en forma de demoledor ataque, me impedía dejar de retorcerme por el suelo y escribir una sola palabra. ¡Telemadrid y BBC en una misma frase! ¡Y con el término “semejanza” entre ambas! Ni el más inspirado José Mota… qué digo José Mota… ni el más inspirado Eugenio hubiese sido capaz de concebir un humor más loco, surrealista, irónico y por supuesto tronchante que el que hemos tenido ocasión de disfrutar con esa reflexión.

Pero el festival del humor liberal que está teniendo lugar en la Comunidad madrileña no acaba en esa frase para la historia. Va mucho más allá de un titular inolvidable, por absurdo e imposible, por demencial. Dicen los protagonistas del acuerdo entre Ignacio Aguado y Cristina Cifuentes que los líderes de Ciudadanos y PP prometen una nueva televisión autonómica construida “estableciendo criterios de despolitización, profesionalización y elección del Consejo y Director General por mayorías cualificadas”. Estos tipos están condenados a terminar sus días, recuerde lo que le digo, escribiendo chistes para Arévalo y Bertín Osborne, la pareja de moda en la comedia: ¡Son los putos amos del humor ibérico!

PP-Ciudadanos-Comunidad_de_Madrid-Cristina_Cifuentes-Ignacio_Aguado_MDSVID20150617_0183_7

Cifuentes y Aguado, PP y Ciudadanos, se dan cuenta ahora, vaya por dios, de que la cadena autonómica madrileña necesita despolitización y profesionalización. Y de que no le vendría mal que el Consejo y el Director General fuesen elegidos por mayorías cualificadas. Por lo que parece Cifuentes y Aguado, PP y Ciudadanos, se acaban de enterar de que sus antecesores, Esperanza Aguirre e Ignacio González, otra pareja con indudable gracejo, habían convertido Telemadrid en una máquina de propaganda a su servicio. No se habían enterado, Cifuentes y Aguado, PP y Ciudadanos, de que los madrileños llevan 20 años financiando una cadena sin audiencia y sin prestigio, la vergüenza de la Comunidad, solo para tapar los tejemanejes de Aguirre y González. Y de paso, del resto de miembros corruptos del PP: la Gürtel, la Púnica, las cuentas en Suiza, Bárcenas, Rato y compañía, la financiación ilegal, el ático, las mamandurrias… En el PP han ignorado durante dos décadas los problemas de una autonómica que, según la Federación de Asociaciones de Prensa, se ha saltado reiteradamente el código de la profesión periodística. Ahora quieren convertirla en la BBC.

Con estas tronchantes declaraciones, “una Telemadrid ‘a semejanza de la BBC’”, Cifuentes y Aguado pasan a formar parte por derecho propio de la insigne historia de parejas humorísticas de este país. Tip y Coll, Cruz y Raya, Martes y 13, los Morancos, Pajares y Esteso, el Dúo Sacapuntas, Faemino y Cansado..Solo que, al tratarse de una pareja mixta, Cifuentes y Aguado compartirán sección con Avelino y Pepa o, si preferimos a los clásicos, con Gracita Morales y López Vázquez. Humor rancio para la regeneración de una política tronchante.

Un motivo para NO ver la televisión

The Dream Syndicate.

CD: The Days Of Wine and Roses.

cover

Se acaba de reeditar esta joya, con nuevo sonido y canciones extras. Liderados por un crítico musical llamado Steve Wynn, este cuarteto de Los Angeles encabezó un movimiento de comienzos de los años 80 llamado Nuevo Rock Americano. Junto a bandas como Green On Red, Gun Club, The Rain Parade, The Long Ryders o Del Fuegos, The Dream Syndicate devolvieron la frescura a unos aficionados cansada del rock para adultos.

Este es su primer y mejor disco, editado con nueve canciones en 1982. Sonidos psicodélicos que recordaban a los momentos más inspirados de la Velvet Underground o el Dylan más ácido, con guitarras desbocadas y distorsionadas, y por supuesto una base rockera… y todo gestado en las entrañas de un garaje. Un disco memorable, insisto, que áhora se publica remasterizado, y con seis canciones más de aquellas primeras sesiones de grabación, en una edición primorosa.

.

Con toda la humildad

“Si eres joven, y español, eres del PP aunque no lo sepas”. Pablo Casado.

Este es el mantra elegido por Pablo Casado, flamante nuevo vicesecretario de comunicación del Partido Popular, para intentar ganarse la confianza de los ciudadanos. “Con toda la humildad…”, repite una y otra vez Casado en su gira mediática, de plató en plató, de radio en radio, de entrevista en entrevista, en un desesperado intento por cambiar la imagen de soberbios, altivos, chulos, mangantes, mentirosos y corruptos que arrastran los populares. “Con toda la humildad…”, insiste siempre que puede un Casado que procura maridar esa frase con unos ojitos candorosos y lastimeros que recuerdan a los del gato de Shrek. Y a los de Albert Rivera, otro de esos implacables depredadores camuflados en cuerpos de tiernos ultraliberales.

Captura de pantalla 2015-06-21 a la(s) 19.33.54

Casado quiere “comunicar”. Dice Rajoy, el ideólogo de la banda, que están donde están porque no han sabido “comunicar”. Es decir, que la culpa no es de la financiación ilegal, los sobresueldos, el dinero negro, las cuentas en Suiza o Esperanza Aguirre. No. La culpa está en no saber “comunicar”. Y ahí es donde aparece Casado, tertuliano agresivo con la lección perfectamente aprendida, “con toda la humildad…” y una misión: dar la cara que no ha dado el presidente, un tipo incapaz de construir una frase interesante, de improvisar una idea, de transmitir sensaciones positivas. Una misión imposible: “El SMS de Rajoy a Bárcenas fue un engaño de Bárcenas al presidente”, dijo Casado el sábado en La Sexta.

“Con toda la humildad…”, insiste Casado. ¿Qué fue de aquel furioso mitinero que, con mirada de azor y las venas del cuello en ebullición, llamaba “carcas” a “los de izquierdas” y se burlaba de “las fosas de no sé quién”? Pues que es historia. El nuevo Pablo Casado rezuma piel, es todo sensibilidad y bonachonería, habla de su “hipotecón” y de esos niños que ven cómo su padre en paro se queda en casa en pijama cuando ellos se van al colegio. Piel de gallina. En pocos días le veremos abrazando inmigrantes, no le quepa duda. Lo hará “con toda la humildad…”, ejecutando ese rictus risueño con el que quiere que olvidemos la ejemplaridad de sus antecesores, sus “se fuerte Luis”, sus quiebros a la prensa, sus plasmas y su desprecio por los ciudadanos.

Tenemos que valorar el enorme esfuerzo que está realizando Pablo Casado para llevar a cabo esta pantomima, para convertir su soberbia en propaganda, para disimular la incapacidad del líder. Disfrutemos con su sonrisa virginal y su “con toda la humildad…”. Es un político en la cumbre de su carrera que, como se puede deducir si seguimos su carrera mediática, no es un actor, sino que ha sido citado en calidad de actor.

Captura de pantalla 2015-06-21 a la(s) 19.37.45

Un motivo para NO ver la televisión

La muerte del padre.

Autor: Karl Ove Knausgård.

Editorial: Anagrama.

Unknown

Karl Ove Knausgård es un escritor noruego al que comparan con Proust. Por su literatura profunda y emotiva, y también por lo grandioso de su proyecto. Ha escrito veinte páginas al día durante tres años. Reconstruir los pormenores de una vida, la suya, en 3.600 páginas, seis volúmenes autobiográficos, que no tienen desperdicio. “Escribir es sacar de las sombras lo que sabemos. No de lo que ocurre allí, no de qué clase de actos se realizan allí, sino del allí en sí. Ese es el lugar y la meta de la acción de escribir. ¿Pero cómo llegar hasta ese punto?”.

“La muerte del padre” causó un enorme revuelo en el país de Knausgård. No solo por el título de la obra al completo, “Mi lucha”, sino por lo descarnado de las historias que se cuentan. Algunos de los familiares del autor le denunciaron. Pero cuidado, no estamos ante un reality literario: este primer volumen es una invitación a conocer la vida de un tipo atormentado, acosado por las sombras y las dudas, con dificultades para relacionarse y hasta para disfrutar con normalidad una vida familiar: “Cuando lo que me ha mantenido en marcha durante toda mi vida de adulto, la ambición de llegar a escribir algo grande algún día, resulta amenazado, mi único pensamiento es que tengo que huir… Se me saltan las lágrimas cuando veo una hermosa pintura, pero no cuando miro a mis hijos. Eso no significa que no los quiera, sólo significa que el sentido que proporcionan no puede llenar una vida. Al menos no la mía”.

En estos tiempos de minimalismos, prisas, deconstrucciones y textos breves, el desafío propuesto por Karl Ove Knausgård podría parecer inabordable. Error. Hay que vencer la pereza que pueda producir el reto y sumergirse en la vida de este hombre a veces simple, en la mayoría de ocasiones complejo, que se desnuda ante sus lectores en un ejercicio de sinceridad sin parangón. Imprescindible.

 

 

Cambios simulados en diferido

“A pesar de lo que hemos hecho contra la corrupción, nos ha hecho mucho daño”. Declaración de Mariano Rajoy, el del “sé fuerte Luis”, ayer tarde en la Sede Nacional reformada con dinero negro del PP en Madrid.

Captura de pantalla 2015-06-18 a la(s) 19.12.23

“Somos un gran partido”, dijo ayer Mariano Rajoy sin ruborizarse, “el que garantiza estabilidad, seguridad, recuperación económica y confianza en el futuro…. vamos en la buena dirección”. Me temo que no ha entendido nada. Tras escuchar el monólogo que nos regaló tras meses de silencios prolongados, de esquivar cámaras y micrófonos, de dar la espalda a los periodistas, es decir, a los ciudadanos, me quedo con la sensación de haber perdido el tiempo. Los dos, Rajoy y yo. Él por no enterarse, o no querer enterarse, de lo que ha pasado estos últimos meses en su partido y en su país. Yo, por pensar que la campaña mediática de los últimos días, vendiendo que el presidente planificaba cambios importantes, podía ser cierta. Error. Y grave: la política de los grandes partidos es la política de la mediocridad, y a estas alturas deberíamos tenerlo muy claro.

Mariano Rajoy habló durante 40 minutos en su casa y ante su familia. Solo La Sexta retransmitió en directo ese monólogo, un discurso hueco construido con tópicos, medias verdades, mentiras y lugares comunes, sin el menor contenido político de altura. Los cambios que prometió el presidente resultaron ser simulados y en diferido. El presidente tiene tanta alergia al diálogo como a las novedades, y cuando la sociedad reclama alternativas solo es capaz de advertir del peligro de esas alternativas, y de ofrecerse como garante conservador de seguridad y estabilidad. Lo de siempre: O nosotros o el caos. Es decir, la nada. Rajoy solo puede gobernar desde el miedo. Desde el miedo que pueda generar en los ciudadanos a una debacle social, sangre en las calles y conventos quemados, y del suyo propio a quienes le tienen cogido por la pelotas: mantener a Cospedal es una patética muestra de debilidad, de la misma forma que apoyarse en Pablo Casado es una inconmensurable muestra de torpeza y falta de cantera.

CHy7fupWIAAp8gQ

Casado, nuevo vicesecretario de comunicación, sucesor natural de Aznar según el propio Aznar, es uno de esos jóvenes envejecidos y emputecidos que se burlan de “la guerra del abuelo”, de la Memoria Histórica, de “las fosas de no sé quién”…. ¿En un tuit? No, en un mitin. Pues entonces, ya eso…

.