You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: telemadrid


Malos tiempos para la tele pública

Acaba 2016, y también los cuatro años de Gobierno de Mariano Rajoy. El presidente dice que en este país ya nadie habla del rescate, la recesión o el paro. Que estamos saliendo de la crisis, que la economía va como un cañón, que se está creando empleo y acabando con la desigualdad. Buenas noticias, que terminan cuando se habla de televisión. Concretamente de televisión pública. Y es que La 1, la principal cadena de la Corporación RTVE, ha continuado su caída libre en estos últimos doce meses hasta alcanzar una audiencia media de un miserable 9,8%. Por primera vez en su historia baja del 10%. Y aún no ha tocado fondo. El duopolio privado, Atresmedia y Mediaset, no puede ser más feliz, con todo un campo de posibilidades, amplio y despejado, sin rivales, en lontananza. Y el ciudadano, el telespectador, no puede ser más desgraciado. Aquellas cadenas que están en manos privadas son una máquina de hacer audiencia, de conseguir dinero, de influir en la sociedad. Las nuestras, las públicas, no tienen audiencia, ni prestigio, ni credibilidad y, encima, económicamente son un agujero negro. Más claro, imposible. Grite conmigo: ¡Viva lo privado!

3333693136_ef61708656

“¡Que cierren las teles públicas, que no sirven para nada!”, aullan los liberales mientras apagan el iPad y cierran The Economist. Tienen razón. TVE ya no sirve ni para que el Gobierno de Mariano Rajoy, Sergio Martín, Bertín Osborne y compañía gane cómodamente las elecciones. La han maltratado tanto, han abusado tanto de su potencial, han destruido con tanta impunidad su legado, han menospreciado de tal manera a los telespectadores/contribuyentes, han enriquecido con tanto descaro a las cadenas privadas, que la televisión pública ya casi no sirve ni como medio de propaganda política.

Que cierren las teles públicas. Será el banderazo de salida, el comienzo del final. Así, cuando poco después acaben con la educación y la sanidad públicas, no quedará nadie para contarlo. Mejor, seremos felices en nuestra ignorancia. Veremos en bucle “Gran Hermano”, debates fascistas camuflados como progresistas, y entrevistas a miembros del Gobierno y de la oposición. Nos dirán a quién votar. Y en los telediarios conectarán con el estadio Santiago Bernabéu para que escuchemos, en riguroso directo, la alineación del Real Madrid y los pitos a Benítez. ¿Cómo, que eso pasó ayer? Efectivamente, en el Telediario de mediodía de ayer mismo, 30 de diciembre de 2015.

Feliz año…

ortugno_manipulaciontve

P.D.1

Televisión pública, decíamos…

Captura de pantalla 2015-12-30 a la(s) 19.09.48

P.D.2

CXbWZUmWMAAd4-6

 

 

 

 

 

Los sueldos de Telemadrid

Los madrileños pagan Telemadrid con su impuestos, pero no saben cómo gasta ese dinero la cadena pública: se niegan a facilitar información sobre los sueldos de sus directivos. Solo han ofrecido un dato, los 134.425 euros al año que cobra su director general, Ángel Martín Vizcaíno. El resto de cifras es un misterio.

Semejante falta de transparencia ha disparado los rumores y ha generado filtraciones. Diferentes medios de comunicación han publicado que en 2012, justo antes de que se ejecutase el ERE, mientras la gran mayoría de los 1.169 trabajadores de Telemadrid cobraban un sueldo base medio de 1.500 euros, había 19 directivos con un sueldo superior a 80.000 euros anuales. También dicen que la suma de los salarios base de las 14 personas mejor pagadas de la pública madrileña supera los 1,78 millones de euros anuales. Y que Ana Samboal, la presentadora de “Diario de la noche”, tiene un sueldo base anual de 200.000 euros.

No se si estas cifras son muy altas, si están fuera de mercado o si directamente los directivos de Telemadrid se lo están llevando. Pero me temo que no puedo hacer otra cosa que sospechar, que pensar que algo sucio está pasando en esa televisión, que tiene que haber algo raro en los sueldos de esos trabajadores privilegiados y de confianza. Si los sueldos fuesen razonables, imagino que no habría ningún problema en hacerlos públicos. Su silencio, esa opacidad económica y laboral, solo puede hacernos sospechar. Lo cual es intolerable.

Telemadrid es una televisión pública, y sus cuentas también deben serlo. Ya. Los madrileños tiene todo el derecho del mundo a saber cómo se está gastando su dinero. Y esto no es negociable. Telemadrid no es Antena 3 o Telecinco. Telemadrid debe ser absoluta y totalmente transparente. Y debe serlo de inmediato. Si no, los políticos responsables se arriesgan a que la gente piense que Telemadrid está pagando sueldos desorbitados a sus ejecutivos por la suciedad de sus servicios prestados. Es decir, por haber convertido la cadena en un órgano de propaganda del Partido Popular, por ayudar a Rajoy, Cifuentes y compañía a ganar elecciones, por intentar destruir la democracia alimentando un sistema corrupto capaz de convertir un medio de comunicación público en altavoz de un partido político.

Que Telemadrid se niegue a revelar los sueldos de sus directivos, gestión privada en una tele pública, es un escándalo de proporciones descomunales.

o-TELEMADRID-facebook

Un motivo para NO ver la televisión

Wreckless Eric

Cd: AmERICa

MI0003976599

Inglés de NewhavenWreckless Eric fue uno de los pioneros de la nueva ola británica. Firmó por el legendario sello Stiff, publicó su primer disco en 1978, y desde entonces ha grabado otros once álbumes, la mayoría trabajos muy sólidos que han tenido muy poca repercusión. A Wreckless Eric seguramente le ha faltado un éxito, una de esas canciones que te sacan de la oscuridad y te sirve de trampolín. En “AmERICa” tampoco encontraremos esa canción soñada. Pero sí once temas muy dignos que hablan sobre los aspectos más usuales de la vida en Estados Unidos. Porque nuestro hombre, que dejó Europa para vivir en Nueva York, rinde en este disco homenaje al país de los cantautores. Pop, pero con el compromiso, el sonido y la intención de un cantante y compositor con muchas cosas que contar.

Hasta nunca, Rojo

Telemadrid ha despedido a Alfonso Rojo. O si usted lo prefiere, no le ha renovado el contrato. La noticia es que después de todo un año presentando el programa “Más Madrid”, un periodista tendencioso aficionado al insulto y la maledicencia dejará de aparecer en la televisión pública de los madrileños. ¿Una buena noticia? A medias…

Telemadrid se libra de un personaje nefasto. Esta es la buena noticia. La mala, que todos los directivos de Telemadrid que, lejos de prohibir el paso de individuos como Rojo a las instalaciones de la cadena, le abrieron las puertas de la misma, le pusieron al frente de un programa y le pagaron (dinero público) por ello, siguen en sus despachos, aferrados a sus cargos y sus nóminas.

La tan cacareada transición en Telemadrid sugerida por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, de momento solo es una broma de mal gusto. Los problemas de la cadena pública madrileña van mucho más allá de Rojo, un simple grano en el culo de una cadena consumida por las hemorroides ideológicas: Telemadrid no es una televisión, es un instrumento de propaganda del PP madrileño. Echar a Rojo es una anécdota dermatológica, cuando lo que Telemadrid necesita es despiadada cirugía.

Mientras no se desmonte de raíz la infraestructura propagandística montada por Esperanza Aguirre y sus secuaces, Telemadrid seguirá siendo una vergüenza para todos: madrileños, periodistas y hasta los miembros honrados y cabales del PP, que imagino existen.

Un motivo para NO ver la televisión

Un buen hijo.

Autor: Pascal Bruckner.

Editorial: Impedimenta.

fit-230x360

Demoledora autobiografía del filósofo y novelista francés Pascal Bruckner, en la que presta especial atención a la influencia de su padre, un tipo instruido pero despiadado, un fascista de tomo y lomo, que marcará su vida. “En casa, la muerte reinaba como dueña y señora, todos éramos cadáveres diferidos, obligados a vivir protegidos como un burlete”.

Bruckner escribe de maravilla, cruzando en este libro fascinante anécdotas personales con reflexiones vitales y filosóficas. Es una cruda novela de formación, como bien reza la contra portada, pero también la espeluznante descripción de un individuo brutal, de un padre violento, despiadado, malvado. El hijo sobrevive a duras penas a la crueldad de un tipo que parece indestructible, y que resulta destructivo y perverso hasta el final de sus días. “Crecer es inventar la propia vida: envejecer es reducirla a algunos elementos anteriores. Si las decisiones han sido erróneas, la vejez será la imagen de esos errores”.

Destaca, por encima de las miserias familiares, el amor de Bruckner por la reflexión, por la cultura, por la literatura: “Los libros me han salvado. De la desesperación, de la estupidez, de la cobardía, del tedio. Los grandes textos nos izan por encima de nosotros mismos, nos ensanchan el alma hasta que alcanzamos las dimensiones de una república del espíritu”. Este es uno de esos grandes textos.

 

.

El orgullo de Telemadrid

Una de las condiciones que impuso Ciudadanos para apoyar el nombramiento de Cristina Cifuentes presidenta de la Comunidad de Madrid fue cambiar la ley televisiva actual. Es decir, “despolitizar y profesionalizar” Telemadrid, y que la elección del consejo y del director general los realizasen mayorías cualificadas. Mutarse hasta parecer la BBC, exigieron los chicos de Rivera: servicio público y pluralidad.

Podría parecer que los directivos de Telemadrid lo han entendido a la primera: retransmitieron la marcha del Orgullo Gay en directo, con cuatro reporteros incrustados e integrados entre el personal. Sin el Follonero de derechas haciéndose el facha. Una cobertura mejor o peor de la fiesta, cuestión de gustos y falta de experiencia, pero cobertura a fin de cuentas, con momentos en los que incluso hablaban del número de asistentes en términos elogiosos. Un millón y medio de personas en la calle. Una fiesta.

Telemadrid

Salir del armario le ha sentado bien a la televisión pública madrileña: 9.5% de share, el doble de la media de la cadena y triple de lo registrado habitualmente por el programa “Aquí Madrid”, donde se emitió la marcha.

Parece lógico. Madrid es una comunidad amplia, abierta, acogedora… Una Telemadrid como la actual, nido de fachas y descarado órgano de propaganda de lo más rancio y lumpen del PP, no podía funcionar. Pero el telespectador estaba ahí. Agazapado en el sofá, frente al electrodoméstico, con el mando a distancia on fire. En cuanto las plumas sustituyeron a las corridas de toros, las carreras de tacones a los spaguetti western, y las dragqueen, los osos amorosos y los palomos cojos a los tertulianos casposos, la cadena ha revivido. Es una fantasía, apenas minutos de color y libertad, porque no se le pueden quitar las manchas a un leopardo: los despachos de Telemadrid siguen llenos de esbirros del PP. Pero ha sido un soplo de aire fresco, y un aviso de lo que está a punto de suceder.

Cifuentes y los suyos tienen que ceder el control de Telemadrid. Así se lo exigió Ciudadanos, y así se lo deben pedir el resto de partidos. Y los ciudadanos. Es una ocasión única para devolver a la televisión pública de los madrileños la dignidad. Y el orgullo, por supuesto.