Rajoy quiere la BBC

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones, ha reconocido durante una entrevista en RNE que le gustaría para España “una televisión pública independiente y que no sea objeto de disputas entre nadie, como puede ser la BBC en Reino Unido”. El entrevistador, lejos de soltar una sonora carcajada, ha escuchado piadosamente y ha cambiado de tema. Curiosa reacción: teniendo en cuenta que se le supone periodista, y que Rajoy estaba hablando de su casa, de la radiotelevisión pública, podría haber sentido algo de curiosidad y profundizar en el asunto. No se, algo parecido a esto…

  • Señor presidente, ¿Quiere decir que la radiotelevisión pública española no es independiente y es objeto de disputas políticas? ¿Está dando la razón a aquellos, trabajadores de RTVE incluidos, que hablan de manipulación?
  • De ser afirmativa su respuesta… ¿Por qué no ha hecho nada durante sus cuatro años de Gobierno para corregir esa situación, para acabar con la manipulación, para acercarnos a la BBC?

Alfredo Menéndez, que así se llama el locutor radiofónico mudito, dio la espalda al periodismo, a sus compañeros, a su lugar de trabajo… y cambió de tema. Tendrá familia.

Captura de pantalla 2016-06-16 a la(s) 12.40.53

Un motivo para NO ver la televisión

No estamos solos.

No_estamos_solos-581476691-large

Hoy, cine. ¿Por qué miles y miles de ciudadanos decidieron tomar las calles y plazas de toda España para expresar su indignación frente a los recortes, las privatizaciones, los desahucios y la corrupción política? Porque la gente estaba sufriendo, porque los políticos no hacían su trabajo y robaban, porque crecían las desigualdades y aumentaba la brecha social, porque la democracia estaba siendo maltratada. Los movimientos sociales denunciaron este deterioro de manera espontánea, organizada y con imaginación. El director de cine Pere Joan Ventura, Goya al mejor documental por “El efecto Iguazú”, lo cuenta magistralmente en esta película producida por el Gran Wyoming. “No estamos solos”, es una obra conmovedora que informa, denuncia y emociona. Cine social, comprometido y de calidad. Una gran historia contada de maravilla por un tipo auténtico. Ahora, integra en Youtube. No se la pierdan…

¿En qué quedamos, Cebrián?

El día del debate televisivo a cuatro entre Rajoy, Iglesias, Sánchez y Rivera se podía leer en la página 17 de El País: “Si es verdad que la campaña del 26-J será una de las más decisivas de la historia, con alrededor del 30% de los electores aún indecisos, el debate de esta noche entre los cuatro principales candidatos puede resultar un punto de inflexión determinante”.

Dos días después del debate televisivo a cuatro entre Rajoy, Iglesias, Sánchez y Rivera se podía leer en la portada de El País: “Pablo Iglesias gana un debate sin influencia en el voto del 26-J”.

¿En qué quedamos, Juan Luis? ¿Punto de inflexión determinante o sin influencia? Pues quedamos en que no va a ser fácil.

Va a ser sumamente difícil. Tanto que incluso un socialdemócrata de verdad como el ex ministro Jordi Sevilla, no como esos socialdemócratas perroflautas antisistema, acaba de hacer público el plan B del PSOE: “para evitar terceras elecciones, si no hay mayorías, debería dejarse gobernar al candidato que consiga mayor apoyo parlamentario”. PP incluido. Un tuit que responde a muchas de las preguntas a las que no se atrevió a responder Pedro Sánchez en el famoso debate televisivo.

Captura de pantalla 2016-06-15 a la(s) 18.46.50

¿Todavía tiene dudas sobre las intenciones del PSOE? El camino a la perdición emprendido por Sánchez y compañía es tan evidente que incluso han recuperado a Alfonso Guerra, leyenda del Club de la Comedia socialista, para poner un toque de chascarrillo y buen humor al suicidio del partido del Pablo Iglesias sin coleta: “no nos han perdonado, nos la guardan desde 1921″, dijo el hermano de Juan Guerra en referencia al viaje de Fernando de los Ríos a la Rusia bolchevique que hizo que el PSOE no quisiera entrar en la III Internacional comunista. “¡Bolcheviques, chavistas, comunistas”, repetía el muy cebolleta aferrado al micro. Y sentenció: “Solo por ver cómo se le hiela la sonrisa (a Pablo Iglesias) merece la pena votar al PSOE.

Captura de pantalla 2016-06-15 a la(s) 18.45.35

Un motivo para NO ver la televisión

Soñadores

Autores: Edmond Baudoin y Cédric Villani.

Editorial: Astiberri.

sonadores

Cuando parece que ya nada puede sorprendernos en el mundo de la historia gráfica, que ya está todo dicho en el lenguaje del cómic, resulta que Astiberri edita “Soñadores” y nos deja con los ojos abiertos. Y una gran sonrisa: estamos ante una obra maestra difícil de definir, entre el dibujo documental y la poesía científica. Un libro que en 190 páginas narra, mediante ilustraciones sombrías y textos rigurosos, la suerte de cuatro hombres geniales que fueron capaces de cambiar el curso de la historia.

“Los humanos necesitan dar una dimensión personal a los acontecimientos y muchos comprenden la historia de la humanidad al hilo de las figuras políticas… Hay en cambio quienes, inspirados por Marx y Tolstoi, prefieren ver la historia como el fruto de la acción de los pueblos, las luchas de clases, humanas, culturales, sociales, económicas…”.

El dibujante Edmond Baudoin y el matemático Cédric Villani unen sus fuerzas en este titánico proyecto, una obra colosal que analiza las vidas, y sobre todos los pensamientos y las obras, de cuatro científicos tan brillantes como poco conocidos. Werner Heisenberg (un genio de la estructura atómica que dirigió el intento alemán por tener la bomba nuclear), Alan Turing (precursor de la informatica moderna que descifró el código nazi Enigma), Leo Szilard (excéntrico físico que pensó en la posibilidad de una reacción nuclear en cadena) y Hugh Dowding (oficial al mando de la RAF tan importante en la batalla de Inglaterra como para que Churchill le dedicara aquello de “Nunca tantos debieron tanto a tan pocos” ) son los protagonistas de un libro de historia sorprendente y hermoso que demuestra que tan importante como los hechos es saber contarlos.

“Entre una cosa y otra, esta obra aborda de forma tangencial tres conocidas controversias cientifico-históricas. La primera es el papel de Heisenberg durante la guerra. La segunda guarda relación con la muerte de Turing. La tercera tiene que ver con la influencia de la bomba atómica en las relaciones mundiales. ¿fue un factor estabilizador o desestabilizador? El hecho de que en los últimos setenta años no haya habido conflicto atómico alguno parece dar la razón a la teoría del equilibrio del terror.

“Soñadores” es un libro ambicioso y deslumbrante. Pero no es un libro fácil. Exige la atención de un lector dispuesto a volver atrás para terminar de comprender una teoría, para acabar de entender un análisis, para volver a disfrutar de las dudas morales de un físico sumergido en un homenaje a Harold Lloyd. El goce de la historia y la ciencia, la belleza de la ilustración, en una obra extraordinaria.

2015-04-03-1428045403-9042966-ReveursL_127-thumb

 

 

El ganador fue….

En el día después, el de los debates sobre el debate, todos buscaban al ganador. El Rajoy atrincherado, el Iglesias conservador, el Sánchez descolocado, el Rivera acelerado. ¿Quién se llevó el gato al agua? Nunca lo sabremos, porque igual que en cada español hay un entrenador de fútbol, también hay un politólogo. Aunque bien es cierto que todas las encuestas, excepto la de ABC, dieron vencedor a Iglesias. Bueno, la de ABC y la de 13TV, la tele de la Conferencia Episcopal.

13TV sirve una vez más de ejemplo de medio de comunicación cabal: para su encuesta “¿Quién ha ganado el debate?”, con números de teléfono de pago a disposición de los telespectadores, solo dieron dos opciones. ¿Adivina cuáles? Mariano Rajoy y Albert Rivera. ¡No se podía votar a Sánchez e Iglesias! Los resultados de este alarde de encuesta, democracia tras criba, podríamos decir, los podemos imaginar sin demasiado esfuerzo: ganó Rajoy y Rivera quedó en una digna segunda posición.

Captura-pantalla-opciones-encuesta-debate_EDIIMA20160614_0036_18

Pues esta pantomima, esta burla a la televisión, la información y el periodismo, está financiada por los obispos. De hecho, la iglesia gasta más en 13TV que en Cáritas: diez millones para la ruinosa tele privada, seis millones para la asociación humanitaria. Sí, sí, así se funden la pasta unos obispos cuyos medios de comunicación han sido los más beneficiados en el reparto de publicidad de María Dolores de Cospedal. Unos religiosos de alto rango acosados por la doble moral, por incitar al odio: la Fiscalía investigará al cardenal Cañizares por atacar a gays y feministas.

Ahora vaya usted y marque la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta.

Un motivo para NO ver la televisión

El solitario del desierto.

Autor: Edward Abbey.

Editorial: Capitán Swing.

portadaAbbey-450x702

En la portada de este libro una nota advierte al lector: el autor es el Thoreau del Oeste americano. Bueno, siempre que pensemos en un Thoreau especial, diferente, contracultural, asilvestrado y salvaje, bebedor de cerveza y en ocasiones algo violento: “Prefiero no matar animales. Soy un humanista; preferiría antes matar a un hombre que a una serpiente”, asegura Edward Abbey, naturalista y ecologista con raíces ácratas. La unión entre ambos, Thoreau y Abbey, hay que buscarla en la filosofía, en su forma de observar la naturaleza, en el lirismo de sus descripciones de fauna y flora. Son dos poetas conectados por las aves, los árboles y las nubes, que mantienen algunas diferencias en lo que a la naturaleza humana se refiere.

Henry David Thoreau es uno de los excéntricos de Concord, cerca de Bostón. Miembro del grupo responsable del llamado Renacimiento Americano, el pensador amaba los bosques de Maine, pero también a los seres humanos. Mantuvo un diario durante veinte años. En “El solitario del desierto” Abbey cuenta sus aventuras durante su trabajo como ranger en el Parque Nacional de Los Arcos, al sur de Utah. Y lo hace no en forma de diario, pero casi: orden cronológico, minuciosas descripciones, situaciones tronchantes, reflexiones lúcidas… y poéticos análisis del desierto y sus habitantes. Abbey ama ese hábitat reseco y despoblado, lo que significa amar la soledad, la libertad, la autenticidad, el individualismo, las incomodidades, la melancolía, el peligro, el tiempo libre… la naturaleza pura y salvaje.

Abbey no resulta tan profundo, magnético y social como Thoreau, pero puede resultar infinitamente más divertido en su primitiva rudeza. Por eso “El solitario del desierto” es mucho más que un canto ecológista, una apología del desierto o una invitación a la reflexión interior. “Esto no es una guía de viaje, sino una elegía. Un memorial. Tenéis en las manos una lápida sepulcral. Una maldita piedra. No la dejéis caer sobre los pies, tiradla a algo grande y cristalino. ¿Qué tenéis que perder?”. Nada. Y mucho, muchísimo que ganar.

El cardenal y la felación

El secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, escribió el pasado viernes en El País un texto a toda página, en la sección “Opinión”, en el que destacaba que “la nueva política es una suma de egos bajo la fórmula del bonapartismo y el chavismo”. Y se quedó tan ancho.

En ese mismo periódico, sólo unas páginas más adelante, en un tamaño notablemente más pequeño, un faldón raquítico, informaban de que un grupo de personas con silbatos había interrumpido la representación de la zarzuela de Paco León “¡Cómo está Madriz!”.

Madriz-zarzuela-ruidosa-ultimos-anos_128747992_5656645_1706x960

Mientras el secretario de Estado de Cultura se dedicaba a la propaganda política de medio pelo, no dice mucho de su nivel intelectual utilizar a estas alturas “el bonapartismo y el chavismo”, la cultura de verdad vive problemas auténticos. Y los vive no en países donde la libertad de expresión está en peligro, como Venezuela, sino en este reducto de integridad y democracia llamado España.

En España se encarceló, en uno de los episodios más vergonzosos de nuestra historia reciente, a unos titiriteros por una obra de ficción que no escandalizaba ni a un monaguillo. Y en España se boicotea una obra de teatro en la que, en el colmo del libertinaje y el mal gusto, a un cardenal se le practica una felación. El monaguillo de antes aquí igual se sentía más incómodo, usted ya me entiende. A Alberto Ruiz-Gallardón le pasó: abandonó su butaca cuando fue a ver el montaje. ¿Sería por la felación o porque cita otro tipo de ilustres miembros, en este caso PP, como Bárcenas, Rato o Camps?

Señor LaSalle, defienda la cultura. Aunque no la entienda, aunque no la comparta, aunque no crea en ella. Como secretario de Estado de Cultura que es, esperemos que por poco tiempo, debería intentarlo. Y déjese de propaganda, de política chusca. ¿No se da cuenta de que las entradas para ver la zarzuela de Paco León están agotadas, y las iglesias cada vez más vacías? Pertenece usted a otro tiempo, quién sabe si a otro mundo, seguro que a otra cultura.

P.D.

Lola Galán, la defensora del lector del diario El País, titulaba su columna del pasado domingo “La manifestación fantasma”. Cuando leí la frase no me lo podía creer: ¡Alguien en el  diario de Cebrián se preguntaba por qué se ocultaban imágenes del acto celebrado el sábado por En Comú Podem en el paseo Lluís Companys de Barcelona! ¡Qué rapidez! ¡Qué diligencia! ¡Qué huevos!

Qué pardillo. La defensora del lector del diario El País hablaba de una manifestación de pescadores y cazadores en Madrid. En cualquier caso, le dejo con una imagen de ese acto en Barcelona donde se reivindicó la “diversidad, la fraternidad y el derecho a decidir de Catalunya”. No la encontrará en los grandes medios…

16061101_el_somriure_dels_pobles

P.D.2

La democracia razonable. Análisis del debate a cuatro en Cuarto Poder

1465828006_879049_1465858365_noticia_normal