Pantuflo

Tras dos meses alejado de la televisión, en lo que ha supuesto un prudente período de desintoxicación mediática, Pablo Iglesias regresó a los platós que le han encumbrado. Y lo hizo por la puerta grande: llamando “Pantuflo” una y otra vez, de forma tan atosigante como cargante, a un periodista. Un periodista que está pidiendo a gritos que le pongan en su sitio, sin duda, pero no de una manera tan burda y poco inteligente. El primer “Pantuflo” de Iglesias pudo incluso arrancar una sonrisa al telespectador, pero los últimos tres o cuatro no hicieron ningún bien al líder de Podemos. Ni al mundo del debate. Ni a la política en general.

Con la desafortunada ristra de “Pantuflos” de Iglesias a Inda solo ganó quien nunca pierde: la televisión. “La Sexta Noche” (La Sexta) consiguió su récord histórico de audiencia, 2.107.000 espectadores y un 16% de share. Y es que un espectáculo cateto, y el de Iglesias comparando al periodista de la sonrisa cínica con el padre de los legendarios Zipi y Zape lo fue, siempre es una garantía de éxito en prime time.

La estrategia de comunicación de Pablo Iglesias, hasta ahora impecable, o al menos muy eficaz, dió un giro la noche del sábado. El “Pantuflo” del político de Podemos sonó cada vez más irrespetuoso y menos ingenioso, más irritante y menos sarcástico, más tramposo y más innecesario. Iglesias debió pedir perdón a un Inda que, por otro lado, se ha convertido en una estrella mediática. Es uno de esos monstruos creado en unas tertulias televisivas en las que sobran hooligans y falta reflexión, cerebro y periodismo.

P.D.1

B8N5ilaIAAA4AIy

P.D.2

Periodismo. Y servicio público.

B8OQFZIIMAAOVDZ-1

 

Un motivo para NO ver la televisión

Historias del Barrio. Caminos.

Autores: Gabi Beltrán y Bartolomé Seguí.

Editorial: Astiberri.

historiasdelbarriocaminos

Un título perfecto: Gabriel, el protagonista de este cómic espléndido, sobrevive en un barrio marginal, dentro de una familia desestructurada, entre el lumpen y la desesperanza. Está solo, se siente solo. Es el centro de una historia triste, de esas que no cuentan las televisiones. Una historia de marginalidad y bondad, en la que se cruzan los personajes que marcan la vida de nuestro joven amigo. Delincuentes de poca monta, prostitutas veteranas, una abuela achuchada, bandas callejeras, chicas inaccesibles, amigos traidores, alcohol y drogas, trastornos mentales, delincuencia y solidaridad, pobreza y esperanza… El mundo real. Las historias del barrio.

El guión es realmente insuperable, con unas introducciones a cada capítulo que son sencillamente literatura. Y las ilustraciones encajan a la perfección con la desgarradora historia. Un cómic brillante desde la primera a la última página.

DESCAPOTABLE004D

650_1000_historias_del_barrio_01

1738D287-F57A-471A-B8EC-37E425AA5FE5-800x394

Mujeres leopardo

La gente se mete con Cristina Pedroche, la presentadora de televisión, desde que lució un vestido con transparencias para dar las campanadas. Y porque sale con uno de esos cocineros estrellados que dan de comer a los ricos. Y porque dicen que está fondona en bañador: algún necio ha llegado a llamarla “La ballena de Vallecas”. Y porque… Se queja Pedroche de que la gente es machista, sexista, sensacionalista y envidiosa. “Igual viene con transparencias y nos alegra el día”, dice el co-presentador del programa de Antena 3 “Espejo público” el día que tienen a Pedroche como invitada.

2015010208091473877

“La gente me critica porque utilizar las redes es gratis”, dice una Pedroche sin transparencias. Se refiere a las redes sociales. Pero mientras habla, en Antena 3 ponen las imágenes de Pedroche con transparencias. Lo de “La ballena de Vallecas” viene, cuenta la chica, del día en que colgó en internet su foto en bañador cuando comenzaba a dar clases de natación. Utilizar las redes es gratis, ¿recuerda? “En todo caso seré una ballena sexy”, sentencia divertida.

Y para despedirse, imparte un curso de autoayuda: “Yo solo quiero que la gente que vea esto, y por eso lo he puesto en las redes sociales, sea feliz. ¡Quiérete! ¡Yo me quiero! ¡Yo estoy feliz! Y no olviden que a las cuatro menos cuarto… ¡“Zapeando”!”. “Zapeando” es el programa que Pedroche presenta en La Sexta.

La televisión tiene el don de convertir el asunto más sesudo en la cosa más trivial. Uno no sabe si Pedroche es una víctima del machismo o una exhibicionista, si está un poco fuerte o se trata de una mujer leopardo. Lo cierto es que las mujeres sexys lo petan en la tele. Y marcan tendencia. Si no me cree, ahí tiene a Belén Esteban: el pijama animal print que luce en la casa de “Gran Hermano VIP” (Telecinco) está agotadísimo en El Corte Inglés.

pijama-belen

Pero el mayor descaro en cuanto a utilización de la imagen de la mujer lo tenemos en el periódico sensacionalista británico The Sun. Hace unos días dijeron que suprimían, por fin, la legendaria chica desnuda de su página 3. En España muchos tertulianos aplaudieron la decisión, evitando recordar que en nuestros quioscos tenemos cada semana la portada de Interviú y cada día la contraportada del deportivo AS. La legendaria hipocresía ibérica. Pero el colmo es que, solo tres días después, el tabloide de Rupert Murdoch aseguró haber sufrido “un lapsus mamario”: “Con relación a las informaciones recientes en otros medios de comunicación, queríamos aclarar que ésta es la página 3 y hay una fotografía de Nicole, de 22 años, de Bournemouth”. Es decir, que vuelven a las andadas. Y es que no se le pueden quitar las manchas al hombre leopardo.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Chris Spedding

Cd: Joyland.

joyland

Chris Spedding es, con 70 años en las espaldas, uno de los guitarristas de serie B más grandes de todos los tiempos. Es decir, que es un genio pero no juega en la liga de Eric Clapton, Jimmy Page, Hendrix, Gilmore y Compañía. Spedding pertenece a esa larga lista de maravillosos perdedores de las seis cuerdas en la que están tipos como Danny Gatton, Link Wray o Roy Buchanan. Los mejores guitarristas desconocidos del planeta.

Se llama Peter Robinson, pero todos le llaman Chris Spedding. Nació en 1944 en la localidad británica de Derbyshire, y comenzó a tocar la guitarra con doce años. Bueno, la guitarra no: el violín. Intentaba sacar a este instrumento los sonidos rocanroleros de la época. Luego llegaron las primeras bandas adolescentes, con las que incluso teloneó a los Stones en el primer concierto tras la muerte de Brian Jones. Para entonces ya era un músico con personalidad, con feeling… ¡Jagger y compañía barajaron su nombre para sustituir a Mick Taylor!

En 1978 conoce al rocker Robert Gordon: “Tiene mejor voz que yo”, asegura Spedding. Juntos graban grandes discos y ofrecen conciertos memorables. Hiperactivo, ha grabado y tocado con decenas de músicos, desde Dee Dee Ramone y Nina Hagen a John Cale y Brian Ferry. Su nuevo disco, “Joyland”, el número 19 en su carrera como solista, cuenta con la participación de numerosos colegas: Glen Matlock, Bryan Ferry, Johnny Marr, Robert Gordon,  Ian McShane, Andy Fraser… No es rockabilly, el género en que se encuentra más cómodo Speeding, pero está repleto de buenas guitarras. Y como de costumbre, envuelto en una hermosa portada.

La limusina de Lara

En La Sexta, la cadena progresista de Lara, partieron la pantalla para poder dar voz a dos cracks. En la izquierda colocaron a Javier Gómez de Liaño, que ejerce de abogado de Luis Bárcenas pese a haber renunciado al puesto. En la derecha situaron a Pedro J Ramírez, ex director de El Mundo enfrascado en la promoción del nuevo diario digital que está creando con la liquidación. La bisagra era el ex tesorero del Partido Popular. Pedro J está eufórico por la exclusiva que acaba de contar, la libertad bajo fianza de 200.000 euros de Bárcenas, noticia que sin duda le ha filtrado Liaño. Un Liaño que está orgulloso de haber conseguido la excarcelación de Bárcenas siendo su abogado en funciones.

Pedro J promociona su figura y su proyecto, Liaño promociona su trabajo y justifica a su cliente. Nadie les acorrala, les pone contra las cuerdas, les interroga de manera periodística. Porque no es periodismo, es promoción.

La televisión es promoción. Ayer fue el Pequeño Nicolás quien utilizaba la televisión como trampolín, hoy es El Bigotes quien se ofrece a Mediaset y Atresmedia, el duopolio audivisual de este país, para ser entrevistado. Definitivamente, la televisión se ha convertido en guarida de pícaros, mangantes, vividores, acaparadores, manipuladores, vagos, chulos, emprendedores y gentes de mal vivir.

Dicho lo cual, debemos ser conscientes de que “El Intermedio” es un milagro. Ver a Gonzo recorriendo en una limusina los lugares más emblemáticos de la vida de Bárcenas, desde la sede del PP a la embajada de Suiza pasando por la Audiencia Nacional, no tiene precio. Observar ese Hammer inmaculado, infinito, dieciséis ventanillas y luces interiores de discoteca, aparcado en Soto del Real es arte. “¡Bienvenido Mr. Bárcenas!”, rezaba el cartel colocado en los laterales del interminable vehículo. Un lujo. Un milagro, insisto.

Pero Lara no va a pagar siempre la limusina de Bárcenas. No sé cuánto durará “El Intermedio”, sí días o años, porque ignoro el momento en que el empresario catalán y el Gobierno tendrán que sentarse a negociar quién sabe si una nueva reforma audiovisual, una campaña de publicidad estatal o cualquier otro negocio que favorezca la pluralidad informativa y empresarial. Lo único de lo que estoy seguro es de que hasta que llegue ese triste momento no deberíamos perdernos un solo programa: Wyoming y sus chicos son el último refugio.

P.D. 

B74tioZCEAEfgov

 

Un motivo para NO ver la televisión

La tejonera

Autor: Cynan Jones.

Editorial: Turner.

9788416142033

Esta es una historia de violencia, en la que nacen y mueren animales mientras las personas sufren. Durante ese tiempo vienen al mundo corderos, los perros ladran atados a cadenas, y los tejones son perseguidos de forma inmisericorde por humanos marginales. Por encima de todo ello, el dolor de la pérdida y la ausencia. Esta es una narración perfecta que habla de cicatrices no cerradas, de hombres de campo, de ampollas en las manos y demonios en las entrañas.

Cyran Jones escribe sobre la vida rural en la costa oeste de Gales. “Se acercaba la Semana Santa y aquellos hombres querían que los llevara a una tejonera para ejercitar a sus perros. Eran de los Midlands. En su mayoría eran de los Midlands o de los Valles del Sur, los hombres que acudían a él para eso, y empezaban a aparecer sobre todo en esa época del año. Ésa era una de las razones por las que se veía aumentar el número de tejones muertos en la carretera”.

Cyran Jones escribe con un cuchillo en los dientes: puede ser retorcido e inmisericorde como Cormac McCarthy, pero también sencillo y estremecedor como Delibes. Por eso “La tejonera” es un libro tremendo, breve y contundente, que te golpea en el estómago como la coz de una mula. Conmovedor en su rudeza, arrebatado y feroz en su ternura. Sorprendente.

Uno de los nuestros

¡Bienvenido Luis! Relájate. Ya puedes dejar de ser fuerte. ¿No te lo dije? ¿Acaso no confiabas en mí? ¿Cuándo se ha visto que un capo di tutti capi deje en la estacada a su mano derecha? En organizaciones como la nuestra, querido Luis, no abandonamos a los tesoreros. Hacen cosas. Son parte importante del negocio, de la familia. Son nuestro corazón, nuestra alma y nuestra caja B. Y tú has sido uno de los grandes, quizá el mejor, un ejemplo para todos nosotros. El puto amo, te llama con toda la razón el cabrón ese del Wyoming.

Luis, has sido fuerte. Ahora tienes que ser prudente, discreto… y mudo. Estamos contigo: el viernes das una entrevista en ABC en la que pides que te tratemos como a Rato, el lunes te quedas sin abogado y el martes… ¡haciendo la maleta! ¿Ves cómo escuchamos tus mensajes? Relájate, desempolva las tablas y vuelve a la normalidad de las grandes estaciones de esquí. ¡Nieve virgen en Baqueira, tronco! Te lo mereces. Ya se que tú prefieres las pistas de Aspen o de Chamonix, pero eso tendrá que esperar. Tranquilo, no te cabrees Luis. Algunas cosas han cambiado desde que saliste de Génova con destino a Soto del Real… Por ejemplo, olvídate de los sobres. Ya se nos ocurrirá otro sistema para recobrar nuestra entrañable relación. Y olvidate de los viajes: durante un tiempo tendremos que retirarte el pasaporte, nada serio, una formalidad. Conozco un par de restaurantes en Baqueira que te cagas, te los paso por SMS. ¿Estás contento, amiguete?

Querido Luis, no te imaginas lo feliz que me hace tu libertad. Ya sé que están bien de ánimo, que sales con el mismo peso y con el mismo pelo. ¡Eso esta bien! Seguro que te diste un buen susto cuando leiste lo de los 42 años de pena ejemplarizante que pedía la Fiscalía. Chorradillas. Borrón y cuenta nueva, colega. Y chitón, ya sabes. Hablando de todo un poco… de chirona seguro que sales más caliente que el asfalto de Georgia. ¿Qué te parece si organizamos una juerga con las chicas? Cuando escuches a Cospedal contar, con dos gin tonic en el cuerpo, lo de tu finiquito en diferido, te vas a descojonar. ¡Tiene más gracia que Eva H y Paz Padilla juntas, la jodía!

Por cierto, hemos tenido que decir que los perjudicados con tus fechorías hemos sido nosotros, el partido. Que nos has engañado, traicionado y robado. Espero que no te hayan sentado mal estas palabras. Sabremos compensarte por las molestias… ¿Necesitas algo de ayuda para la fianza? Ya se que 200.000 euros es calderilla, pero recuerda que no puedes pagar en negro y que ahora mismo no conviene mover ninguna cuenta de esas que tu y yo sabemos. Pide por esa boquita, machote, que para eso están los amigos.

Por cierto… ¿Podemos contar contigo para la campaña electoral? No hace falta que te recuerde que estás en excedencia.

Gracias por todo, Luis. Eres uno de los nuestros. Y ya tal.

Mariano

rajoy_y_barcenas_9602_622x466