Lucinda

Un motivo para NO ver la televisión

Lucinda Williams

Tiny Desk (Home) Concert

Oleg

Un motivo para NO ver la televisión

Oleg

Autor: Frederik Peeters.

Editorial: Astiberri.

oleg

Oleg es un dibujante de cómics que, tiene toda la pinta, se parece bastante al autor del libro que tenemos entre manos. Un libro divertido a rabiar, pero con sus momentos para reflexionar, e incluso amohinarse, que cuenta la vida de un tipo en el que muchos de los lectores de este blog se verán reflejados. Inseguro en su trabajo, con dificultades para relacionarse con imbéciles, lector de libros de papel, fumador habitual de hachís, padre de una hija que le ve como una pieza de museo antropológico…

Todo parece indicar que tomándoselos como referencia, Peeters juega con Oleg. Y se desnuda ante el lector de manera tierna y sensible. Aprovecha, además, para despotricar contra el mundo moderno. Un lugar despiadado y deshumanizado en el que reina lo superficial, lo tecnológico y el consumo enloquecido. Para reír un buen rato. Y para pensar, otro tanto.

Captura de pantalla 2021-05-02 a las 23.15.08

Letra torcida, letra torcida

Letra torcida, letra torcida.

Autor: Tom Franklin.

Editorial: Dirty Works.

Captura de pantalla 2021-04-04 a las 7.38.25

Esta es la historia de dos adolescentes, uno blanco y otro negro. Ambos desorientados, solos, tristes. Son víctimas del ambiente rural que se vive en Chabor, un pueblucho sin futuro del sur de Mississippi. Larry y Silas son diferentes al resto. A uno de ellos le llaman 32, al otro, Tenebroso. Uno se refugia en los libros de Stephen King, otro en cabañas de caza abandonadas. ¿Convicto exonerado, uno? ¿Autentico criminal el otro? Crecen en la marginalidad forjando vínculos eternos, basados en la amistad y la melancolía, en la soledad y la incomunicación. Vínculos que sobreviven al paso del tiempo, a la familia, a una sociedad que les observa con desprecio. Viajan en paralelo por una sociedad que les arrincona, que les niega las oportunidades, que les obstaculiza el crecimiento y les condena a la tristeza, el dolor y la tragedia. Disfrutan con los Jeeps destartalados, los rifles del 22 y los perritos calientes grasientos. Comprenden demasiado tarde que les han robado los mejore años de sus vidas.

“Larry se puso de rodillas, se sacudió la tierra de la cara y escupió. Las lágrimas caían de su barbilla, goteaban sobre la tierra de la camisa. Se puso de pie para hacer frente a Silas que, de pronto, parecía otro. Sus ojos mostraban ahora la misma furia que tenían los demás chicos negros del colegio, la misma de aquella chica, Carolyn. Ya estaba arrepentido, pero sabía que era demasiado tarde.

Porque en ese momento Silas avanzaba hacia él con intención de golpearlo, ese vez por iniciativa propia. Se le venía encima  con el uño izquierdo y Larry aguardó el golpe con los ojos cerrados, al momento la cabeza le estalló y el mundo retumbó con un ardiente ruido y manchas de luz. Cuando abrió los ojos estaba mirando en otra dirección. Se le habían doblado las rodillas, abrió y cerró la boca, identificó el sabor de la sangre, pero se sentía aún más afligido por lo que le había gritado a Silas y, a través de su visión anegada, vio El umbral de la noche tirado en el suelo. En algún lugar detrás de él oyó sus voces y se dio la vuelta para contemplar un mundo que ya no volvería a ser el mismo”.

“Letra torcida, letra torcida” es una novela policiaca, con una trama enrevesada que Tom Franklin crea, desarrolla y solventa de manera espectacular. Es un placer sumergirse en este viaje de ida y vuelta por la intimidad de dos adolescentes inolvidables, unidos por lazos asfixiantes, por desapariciones sin aclarar y acusaciones sin formular, por la necesidad imperiosa de recobrar una amistad forjada a golpes. Ambos buscan la redención, algo que inevitablemente pasa por recuperar la memoria, por admitir los errores del pasado, por intentar alguna forma de reconciliación. Franklin ha escrito un libro intenso y complejo, repleto de personajes especiales que derrochan humanidad, que emocionan y acongojan, que muestran algunas de las verdades que debemos tener en cuenta para comprender el mundo que nos rodea. Lo mejor que se ha publicado en los últimos mes.

 

Madrid se desangra

Un motivo para NO ver la televisión

15

Autores: David Muñoz y Andrés G. Leiva.

Editorial: Astiberri.

15

Madrid es un infierno. Ahora, sin duda: está gestionada por dementes. Pero el libro que hoy nos ocupa se sitúa en el verano de 1938, en una ciudad sitiada que resiste y proclama su grandeza republicana: “No pasarán: seremos la tumba del fascismo”. En plena Guerra Civil, las calles de la capital sufren no solo bajo los bombardeos rebeldes. Francotiradores solitarios siembran el caos. Uno de ellos mata a dos milicianos disparándoles desde una ventana. Al lugar llegan el capitán Matías, un militar tranquilo y aparentemente sensato, y Severo, un tipo sanguinario que solo busca venganza. Son los encargados de acabar con el emboscado, que resulta ser un chico de solo 15 años (“un puto crío”) destrozado por la muerte de su hermano falangista. Matías quiere capturarle vivo. Severo, torturale hasta la muerte. Hombres convertidos en alimañas por la guerra.

“Lo quiero vivo ¿estamos? Pero no le vamos a entregar. En cuanto le cacemos… cerramos la puerta… y pasamos un rato con él. Un rato bien largo.  Quien que sufra. Tiene una deuda con nosotros. Y se la vamos a cobrar en carne”. 

Un excelente guión, y un austero y eficaz blanco y negro, redondean esta gran historia. Una de las más dolorosas y emotivas que podemos leer en cómic, con un final que nos destroza. David Muñoz y Andrés G. Leiva, guionista y dibujante, realizan un trabajo formidable en una obra que te agarra en la primera página y, tras zarandearte de manera despiadada durante 90 más, te deja sin palabras en un colofón inolvidable. Una narración  redonda, que resume todo el dolor y la injusticia de una guerra fraticida. Imprescindible.

Captura de pantalla 2021-03-13 a las 8.09.30