El tertuliano que quiere ser alcalde

“Si Pablo Iglesias ha podido, nosotros también podemos”, deben pensar en el PSOE, en un intento por repetir la gran jugada mediática de los últimos tiempos. Una jugada que consiste en utilizar la televisión como trampolín. En este caso, coger a un tipo más conocido por tertuliano que por su verdadero trabajo (diputado de la Asamblea de Madrid y responsable de Economía del Partido Socialista de Madrid), y proponerle como candidato a la alcaldía de la capital. El afortunado aspirante se llama Antonio Miguel Carmona. Seguro que le han visto en charlas televisivas de diferentes pelajes: allí donde se enciende la luz roja de una cámara está Carmona, poco importa que sea un plató de Telemadrid (“Madrid opina”), de Telecinco (“El programa de Ana Rosa”), de TVE (“59 segundos”), Veo 7, Intereconomía o más recientemente en La Sexta, en todos sus formatos. El caso es estar ahí, en la tele, dando doctrinilla. Con tan enorme protagonismo televisivo, ¿de dónde habrá sacado tiempo este hombre para ejercer de diputado? Misterios de la política de alto nivel.

Carmona se enfrentará a Ana Botella, si el PP no le hace un pase negro a la actual alcaldesa. El duelo promete un nivel intelectual elevadísimo. Y es que en este nuevo PSOE, como se puede ver renovado de arriba a abajo, todo es posible. Desde un secretario general que destaca más por sus rasgos físicos que por su discurso hueco, hasta un alcaldable con aspecto de decadente actor de culebrones (no se pierda esos pelillos díscolos en la colleja, esa mirada seductora de galán viejuno) adicto a la demagogia televisiva. El viejo PSOE, el del feo Rubalcaba y el tertuliano Carmona, ha muerto. ¡Viva el nuevo PSOE, el del guapo Sánchez y el tertuliano Carmona!

La televisión es mágica. Pero no tanto como para convertir a un vulgar parlanchín en un candidato ilusionante. Un candidato que ha reconocido que ha “metido gente en los medios de comunicación” y que su discurso en plató está “teledirigido”. Un candidato que utiliza con alegría la coletilla favorita de los tertulianos profesionales: “Es la verdad, lo diga Agamenon o su porquero”. Un candidato que apesta a casta.

La tele es un gran trampolín, qué duda cabe. Pero para funcionar de verdad necesita algo de chicha. Ya sabe, un discurso fresco, novedoso, creíble. No las mismas canciones y las mismas caras desiempre. ¿Este es el nuevo PSOE? ¿El del cambio generacional, nuevas ideas y nuevas personas? Pues tiene buena pinta.

carmona-ok

 

P.D.

image

 

 

Esto no se olvida

Las cámaras de Cuatro han grabado a Jordi Puyol en su refugio de Queralbs. El ex president de la Generalitat pasea plácidamente junto a su parienta, Marta Ferrusola. En un momento dado ella le confía, por lo bajini, la estrategia con que la familia tiene previsto defenderse de la querella del sindicato Manos Limpias: “Tranquilo, esto se olvida”, susurra la matriarca de los Pujol. Y continúan paseando sin perder la sonrisa. Poco más que decir. Paciencia, aguantar el tirón, esperar que pillen a otro, que se enfríe el asunto, que el Barcelona gane la Champions, que esto se olvide.

pujolgrandedn

No es una estrategia original. Es la estrategia habitual entre los chorizos famosos de nuestro país. Alguien, creo que fue Iñaki Gabilondo, dijo hace tiempo que los políticos corruptos solo tienen que aguantar los primeros días, que son los realmente duros, cuando surge la noticia. Si soportan esos primeros golpes, la presión se afloja, el caso pierde interés, los medios buscan nuevos protagonistas. Los ciudadanos se despistan con el vuelo de una mosca. “Esto se olvida”, que diría Jordi Pujol.

¿Seguro? Las hemerotecas son para siempre: “La vergüenza de Cataluña, una mancha sobre España”, titula el Financial Times su editorial de ayer miércoles, dedicado a un Jordi Pujol que “sorprendió a muchos hace algunas semanas tras revelar que fue partícipe de un fraude fiscal durante 34 años. Una noticia que sin duda contamina la imagen de rectitud y trabajo que ha estado defendiendo durante tanto tiempo, y echa por tierra su argumento de que Cataluña aporta al Estado más de lo que recibe. Al menos moral, ya que él es el primero que se ha llevado dinero de las arcas”.

Olvidar es un desastre. Una de las enfermedades más dramáticas y dolorosas de nuestro tiempo consiste precisamente en eso, en olvidar sin remedio. Olvidar es aceptar. Consentir. Olvidar nos aísla, nos empobrece, nos debilita. Esto, ex honorable, no se olvida.

La imagen y la historia

Es una de las fotografías del año, una de esas imágenes que te reconcilian con la vida, te llenan de alegría e incluso podrían llegar a devolverte la fe en el ser humano. ¿El selfie del mono, una sonriente hembra de macaco negro crestado (Macaca nigra), ejemplo de evolución, gracejo y buen carácter? No, me refiero a la escena en que Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, abraza a su nieto Ignacio. Treinta y seis años después se produjo el reencuentro, un milagro para la familia y un motivo de esperanza para todos aquellos que siguen buscando a los bebés robados durante la dictadura de Jorge Rafael Videla. Y de orgullo para el Gobierno argentino, que apoya estas búsquedas.

carlottonietook_95840-L0x0

Envidia. Eso es lo que siento al ver la fotografía del reencuentro de la abuela de la Plaza de Mayo con su nieto. Es la imagen de la normalidad, del pasado asumido y superado, de la reconciliación. Me da envidia porque el mismo día en que veo esa imagen hermosa leo la noticia de unos trabajos de excavación que se están llevando a cabo en una fosa de la Guerra Civil en Burgos con más de 400 muertos: “Las excavaciones, que se retomarán en noviembre, han sido llevadas a cabo gracias a una campaña de mecenazgo impulsada por la Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos que ha conseguido recaudar 14.000 euros en 40 días para costear parte del trabajo de un equipo de 20 científicos”.

estepar 4

De la emocionante imagen argentina a la triste imagen española. Es lo que tiene la historia, que deja huella, que se acumula en las grietas, que alimenta la memoria, que está ahí para quedarse. Una historia que puedes superar o puedes arrastrar. Una historia que permanece marcada a fuego en las hemerotecas, en los libros… y en las fotografías. Una historia de la que sentirse orgulloso o avergonzado. Una historia de lucha o de sumisión, de libertades o de dictaduras, de desaparecidos o de reencuentros. De héroes y de villanos. Una historia que nos persigue.

BpiJCTwCYAEVNyd

Atesorar

He escuchado en el bar, y he leído en las páginas de economía de los diarios, que una de las causas por las que continúa la crisis es porque el dinero no se mueve. Es decir, que los que tienen la pasta no quieren invertir, o emprender, o arriesgar o como usted prefiera llamarlo. Este comentario algo superficial gana peso cuando uno se entera, gracias a un periódico tan serio como La Vanguardia, de que “una docena de españoles atesoran 28.300 millones de euros”. Atesorar. Según el diccionario, acumular y guardar cosas de valor. Concretamente millones de euros. 2.358 millones por cabeza, si dividiésemos la mareante cifra en partes igualmente mareantes.

tiogilito2

Yo no podría atesorar semejante fortuna. Soy incapaz de acumular dinero y me niego en redondo a emplear los ahorros, de tenerlos, en crear riqueza, montar negocios o poner en marcha cualquier tipo de actividad empresarial o especulativa. No soy un emprendedor, es evidente. Nada de invertir en business que incrementen mi fortuna, aunque de paso pudieran ayudar a crear empleo o aumentar la riqueza del país. No soy bueno para los negocios, y soy nefasto para atesorar cosas utiles, rentables o revalorizables. Acumulo rodajas de vinilo, muñecos de dinosaurios, navajas y lápices, cómics de vaqueros… Sinceramente, yo me lo gastaría todo. Me lo fundiría, mejor hoy que mañana, en viajes, en libros y discos, en restaurantes y en drogas. Drogas legales, la mayoría de las veces. Con 2.358 millones en el banco, y con mucho menos, me gastaría la pasta. Toda la que pudiese. Y punto.

Por eso no puedo decir una mala palabra de esa docena de españoles aficionados a “atesorar” millones. Yo atesoro singles de bandas australianas de los 80, figuritas de velociraptores alados fabricadas en China y tebeos de Blueberry. Cada uno a lo suyo. Ellos a los euros. Yo a las “tontás”, como dice la parienta.

P.D.

BuwHrfWIMAAZefL

 

Un motivo para NO ver la televisión

Brian Setzer.

Cd: Rockabilly Riot! All Original.

Brian-Setzer-300x300

Brian Setzer es un gato descarriado. Un músico apegado al pasado que adora las cosas bien hechas: las guitarras Gretch, los viejos amplis de válvulas, los tupés enhiestos… “Rockabilly Riot! All Original” es su primer disco no instrumental desde 1996. Una colección de doce cortes tremendos, puro rockabilly, que le devuelven a la cumbre del género. ¡Setzer es una leyenda! ¡Y en este disco incluye una canción llamada “Vinyl Records”!

La prueba de ello es que muy pocos pueden vestir los modelos que elige sin resultar patéticos. Elvis, Buck Owens, Ray Benson… y él. No se pierdan la portada del disco, puro vintage, pero no se queden ahí. Este es un gran álbum de rock and roll salvaje, atemporal, tocado con las tripas y grabado a la antigua. Grande.