La red rosa

Cuatro ha puesto en marcha un programa de política y actualidad a imagen y semejanza de los creados en los últimos tiempos por La Sexta. Es la estrategia empresarial que siguen Mediaset y Atremedia: sus cadenas comerciales son TelecincoAntena 3, aquellas con las que se forran, mientras que con Cuatro y La Sexta buscan la influencia política, para poder forrarse de otras maneras. El estreno de Cuatro se llama “La otra red”, se emite la noche de los viernes y no ofrece la más mínima novedad televisiva reseñable: comienza con un resumen de la noticia de la semana, la Diada, con las habituales entrevistas en la calle, continúa con una mesa con tertulianos vocingleros, y tiene como clímax una invitada con morbo. El estreno tuvo lugar en un plató de lujo, grandes balcones y hermosas columnas iluminadas como un burdel de carretera: la cúpula del Museo Nacional de Arte de Catalunya. El presentador, Javier Ruiz, encantando como siempre de haberse conocido, prometió “mucha información, muchas novedades, muchas sorpresas”.

La sorpresa era Victoria Álvarez, la ex novia de Jordi Pujol Ferrusola. Se sentó Ruiz junto a la despechada chivata después de contarnos aquello que ya sabíamos. Que si las mochilas con dinero. Que si ella no tenía ni idea de nada. Que como son los Pujol de puñeteros. “Moragas (actual jefe de Gabinete del presidente del Gobierno) me envió un SMS animándome a que denunciara”, dijo ya en la entrevista, insinuando que el Gobierno quería desprestigiar a los Pujol y frenar el soberanismo.

la foto

Se quejó la buena mujer de haber sido utilizada, “por todos”, pero lo hizo sin interrumpir su gira por los platós de España. “No me considero víctima. Ahora, que me utilicen para una serie de cosas…”. ¿Utilizada? Contó, imagino que por dinero, intimidades de su relación con el hijo de los Pujol francamente espeluznantes: “Jordi (hijo) decía que prefería a un yihadista que a un madrileño”; “No podíamos pedir jamón en ningún sitio, porque no era catalán”. Qué fuerte, ¿no? No poder pedir jamón… Detalles personales, muchos triviales, que acercaron la política a la crónica rosa. Tan vergonzoso como ver a Belén Esteban hablar de su hija o de su ex.

Entre los tertulianos, sorpresa. No se puede usted ni imaginar quién estaba: Pilar Rahola. En un alarde de lucidez dijo que, con esas cosas que hacía y decía Pujol no entendía cómo la chivata en cuestión pudo estar dos años con él. “Solo te falta el Interviú”, aseguró Rahola con visión de futuro. Y el programa se tiñó, la 1:23 de la mañana, de un tono amarillo que daba asco. ¿Recuerda “Tómbola” o “Crónicas marcianas”? Pues en ese plan.

P.D.1

Tenemos una televisión pública sin publicidad, ¿recuerda usted? Pues recuerda mal. El sábado, durante la retransmisión de la Vuelta Ciclista a España, en La 1, me tomé la molestia de apuntar los anuncios: Skoda, Danacol, Cofidis, Hispasat, Pinarello, aceitunas La Fragata, Vodafon, Afflelou… incluso melones de Villaconejos. Si nos engañan con esto, ¿Qué no harán con los informativos?

P.D.2

El PP mete la pata en Twitter. Intentan escurrir el bulto echando las culpas a Hootsuite. Y estos responden diciéndoles que mienten. País bananero, una vez más.

BxewDXRCYAA3emy

BxfEbWuCEAAA-DM

P.D.3

Una portada de La Razón para la historia. ¿Del periodismo? No, de la fritanga.

BxXaGrECAAA7IS8

P.D.4

Muere Isidoro Álvarez, presidente de El Corte Inglés.

Salvador Sostres en Twitter: “Que muera un pobre es importante para sus familiares pero que muera un rico es trágico para España”.

Pedro J en Twitter: “Con Isidoro Alvárez desaparece otro grande de España (y un gran amigo que ayudó mucho a Agatha). Un mundo de certezas se desvanece”. “Recuerdo a Aznar en febrero de 1996 hablando con él en mi casa: “Isidoro, cuando ganemos te vas a hinchar a vender calcetines”. Y así fue”.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Sid Griffin

Cd: The Trick Is To Breathe.

SID026-Sid-Griffin-Trick-Is-To-Breathe

Sid Griffin es un viejo amigo. Líder de los legendarios Long Ryders, conoce como nadie las entrañas de las músicas campestres norteamericanas. Y adora a Gram Parsons. Su biografía sobre el genio de los Byrds y los Flying Burrito Brothers, publicada en 1985 con el título de “A music biography”, es sencillamente insuperable. Y sus conciertos en España al frente de los Long Ryders, inolvidables.

Tras disolver los Ryders, Griffin formó The Cole Porters, con los que grabó una docena de discos en los que destacan las guitarras acústicas y las mandolinas. Podríamos decir que estamos ante un estudioso de los años mágicos del country rock. Este “The Trick Is To Breathe” es su tercer disco en solitario. Doce canciones, algunas intimistas y otras festivas e incluso irónicas (Elvis Presley Call His Mama After Ed Sullivan Show), que recuerdan al mejor Griffin: un tipo que escribe canciones brillantes, que tiene una voz madura, que conoce como nadie el Nuevo Rock Americano, y que adora los instrumentos acústicos. Un genio escondido.

 

 

La Diada

Ay si Franco levantara cabeza… fusilaba a todos estos catalanitos retrasados y dejaba España libre de basura”. Leído en Twitter.

El día de Cataluña, su fiesta. Una jornada reivindicativa. El gran momento para los catalanes. Cientos de miles de personas en la calle. La Guardia Urbana cifra la participación en 1,8 millones de personas. Celebrando, cantando, sonriendo, escuchando a Llach

La-Gran-Via-de-Les-Corts-Catal_54414923289_53389389549_600_396

El mismo día en que Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno, ha recordado a su pueblo que gracias a los trasplantes, un andaluz puede vivir con el corazón de un catalán. Ni Mariló Montero lo explicaría mejor. Solo le ha faltado desvelar si el ciudadano trasplantado rozaría la perfección, al tener el gracejo del andaluz y la capacidad de trabajo del catalán.

En La Sexta cubren la jornada a voces. En directo desde Plaza de Catalunya, con la gente gritando a los tertulianos y los tertulianos levantando la voz para hacerse entender. Algunos tienen experiencia vocinglera: Xavier Sardá. Sí, Sardá, el tipo que incitaba a Boris Izaguirre a subirse en la mesa del plató para enseñar el culo, ejerce de tertuliano estrella en el especial de la cadena progresista de Lara. “El motor se va a gripar”, dice el cronista marciano. “Todos pagamos impuestos, para mantener un Gobierno central y otro de la Generalitat. Uno nos dice que seguro que vamos a votar y el otro que seguro que no. Es una situación inquietante. Es imposible alcanzar un acuerdo”.

El problema va mucho más allá de Rajoy y de Mas, dos pelagatos. El problema es que Cataluña va a ser independiente. Tarde o temprano. En caso de que los catalanes así lo quieran. Y muchos españoles no quieren asumir esta circunstancia. Lo cual es un problema añadido.

Me inquieta una cuestión: ¿Será verdad que la mayoría de los catalanes quieren la independencia? Solo hay una forma de saberlo. Consultando a los catalanes. El 9-N o cualquier otro día. No me gustan las fronteras, ni las marabuntas, y me resultan grotescos los sentimientos patrióticos. Sin embargo me encantan las consultas. Me parece importante conocer las opiniones de la gente, saber qué piensan sobre las cosas, entender sus realidades. Es decir, lo contrario de lo que hacen los principales partidos políticos, alérgicos a la opinión del ciudadano. Consultar es bueno.

Se escucha una voz al fondo de la sala: ¡Las consultas no son legales! Lástima, porque son imprescindibles para conocer la opinión de la ciudadanía. Para respetar la voluntad mayoritaria. Si no son legales, quizá deberían serlo. ¿Qué problema hay en que la gente vote, opine, se defina? Es la esencia de la democracia. Las consultas deberían ser legales, sobre todo en casos tan evidentes como el de Cataluña. De no ser así, de impedirse la consulta, alguien podría pensar que nos da miedo conocer la opinión del pueblo.

¿Miedo? Nunca. Sepamos qué piensan los catalanes. Y después, hablemos.

1410462021_461836_1410462090_portadilla_normal

 

P.D.

¿Recuerda que ayer mismo hablábamos de unos niños explotados por una cadena, Telecinco, en un programa emitido a altas horas de la madrugada? Pues anoche mismo la competencia, Antena 3, estrenó una versión con chavales de entre 6 y 13 años de esa bazofia transformista llamada “Tu cara me suena”. “Tu cara me suena… mini”. Comenzó a las diez y media de la noche y tenía previsto acabar a la una y media de la madrugada. Con los chavales se disfrazaron de famosos, si entendemos como famoso a Joselito, para delirio de padres irresponsables, pederastas trasnochadores y ejecutivos de televisión sin escrúpulos. Alguien debería poner fin a esta repugnante forma de explotación infantil.

BxSP_XjCUAAG1qs

 

Un motivo para NO ver la televisión

Revienta, cerdo.

Autores: Pascal Rabaté y Simon Hureau.

Editorial: Norma.

01200607101_g

La venganza del carnicero cornudo. Así se podría resumir este cómic negro en algunos momentos, tronchante casi siempre, en el que un hombre despechado trama un plan para deshacerse del hombre con quien su mujer mantiene relaciones. No es una historia novedosa, evidentemente. Pero si es original el tratamiento que Rabaté y Hureau utilizan para contar esta historia tan divertida como siniestra.

Didier es un carnicero que está orgulloso de su trabajo. Noble, buenazo, comprensivo… Colecciona tebeos y sospecha de su mujer, que está deprimida, le rechaza y tiene debilidad por Éric, el hombre de una pareja amiga con quien salen a cenar y de vacaciones. Didier confirma sus sospechas y trama venganza en lo que es todo un homenaje al mundo de la historieta, en general, y en particular a Gil Pupila”, una serie legendaria de la escuela belga.

“Revienta, cerdo” se lee de un tirón, y se relee de inmediato para disfrutar de la retranca y la habilidad narrativa de los autores, dos grandes talentos del país vecino.

CREVE-SAUCISSE-3

inter253_02

 

Pequeños monstruos

La noche anterior al comienzo del curso escolar Telecinco, la fábrica de monstruos, estrenó un programa infantil. Marcando paquete. Comenzó a las diez y media de la noche, y acabó pasadas las dos de la madrugada. Hay que ser muy perro para programar de esta manera. O muy astuto, y trabajar de cara al futuro, apoyando sin concesiones la cantera: esos chavales que hoy trasnochan con la cadena de Vasile son los analfabetos del mañana, adictos a las mañanas de Ana Rosa y las noches de Jorge Javier, al cotilleo y la maledicencia, a la televisión más sórdida. Una escuela de zoquetes. La misma política promocional que utiliza el camello que regala droga a los jóvenes para crear nuevas generaciones de adictos a su mierda. Puro marketing: si embruteces a los niños nunca te faltarán consumidores de telebasura, tu producto estrella.

El programa se llama “Pequeños gigantes”, y se ha convertido en el primer gran éxito de la temporada con una audiencia brutal: 25,1%. Es un talent show infantil que, por supuesto, no ofrece nada imaginativo o novedoso: es un formato mexicano que consiste en tratar a los niños como monstruos, haciéndoles creer, tanto a ellos como a los telespectadores, que los pequeños tienen un talento especial para el cante, el baile o la comedia. Mentira. En su inmensa mayoría solo son esos payasetes repipis que nos hacen reír en bodas y reuniones familiares con sus chascarrillos y cancioncillas, los cinco primeros minutos de desparpajo, y nos abochornan el resto del tiempo, horas de vergüenza ajena. Niños travestidos en artistas adultos, musicas adulteradas, disfraces de circo, incitación a la competición, al enfrentamiento, al llanto.

pequenos-gigantes_MDSIMA20140509_0229_35

Piden a un niño de unos diez años que cuente un chiste. “- Me he enterado de que tu hija está con gonorrea… – Qué hostias, ¡mientras sea vasco!”. El público adulto se descojona. El presentador, un Jesús Vázquez que aparece con diferentes calibres de afeitado durante el programa, pone cara de “vaya diablillos”. Uno de los dos morancos, miembro del jurado, asegura que “hay que declinarse por uno de los niños”.

¿Recuerda usted “Little Miss Sunshine”? Pues eso. Un deplorable concurso para niños esperpénticos y competitivos. Una  parada de los monstruos… infantiles. Y en un horario que define claramente los intereses de la cadena: nos importan una mierda los intereses de los niños, lo nuestro es la audiencia. Es decir, la pasta.

 

P.D.

“Si hubiérais trabajado un 1% de lo que trabajó Emilio Botín, no estaríais tan amargados, chicos”. Alfonso Ussía en Twitter.

Botin--Rato-y-la-falta-de-escrupulos-de-nuestras-elites

Este si era el puto amo, y no Bárcenas. Le llamaban Botín, pero en realidad era una especie de Teresa de Calcuta de la economía española. Lo digo después de leer algunos obituarios en la prensa. Igual es que muchos medios de comunicación deben dinero al Santander y no son realmente independientes…

Una vez más, Mongolia lo borda en su canción-homenaje al banquero: Emilio, te queremos (Estabas comprometido con tu país).

 

Un motivo para NO ver la televisión

Cory Branan

Cd: The Not-Hit Wonder.

MI0003756727

Este es uno de esos discos que los seguidores de Steve Earle esperamos vuelva a grabar algún día: grandes canciones interpretadas con una mentalidad abierta, entre el country y el rock. “Muy punk para el country y muy country para el rock”, dice la hoja promocional de “The Not-Hit Wonder”, el quinto  disco de un Cory Branan que nació en Mississippi y suena endiabladamente salvaje. Folk poderoso, Americana despiadada, construida sobre una letras realmente emocionantes. Branan es uno de los grandes cantautores eléctricos del momento, un talento enorme capaz de grabar discos tan inteligentes y apasionados como este.

 

Ante la duda, morcillismo

Los periodistas de raza, aficionados a dar doctrina, tienen un consejo favorito: Ante la duda, periodismo. Hermosas palabras, qué duda cabe. Pero en estos momentos de descrédito profesional, de cierre de medios y de EREs salvajes, de periodismo de chichi nabo, el morcillismo es la alternativa. La solución ante la duda. Me explico…

En la jerga teatral el término “meter una morcilla”, también conocido como “mearse en el guión”, significa intercalar palabras o frases que el autor no incluyó en el libreto pero que a los actores les parece que pueden engrandecer, o salvar, la representación. En periodismo, una morcilla era, hasta ahora, inventarse un texto destinado a completar la información. Eso sí, con la intención de dar lustre a la noticia, o hacerla más interesante, o más completa, o vaya usted a saber que miseria. Mearse en la profesión. En el prestigioso diario El Mundo, tantas veces ejemplo de periodismo riguroso y de calidad, han dado una vuelta de tuerca definitiva a la morcilla.

la foto

“El rey Juan Carlos compra morcillas de Burgos”, titulaba a todo trapo la web del diario de Unidad Editorial el pasado día 7 a las 21:02. La información, acompañada de una gran foto, abría el digital del que presume ser “diario online líder de información en español”. El comienzo de la noticia no tenía desperdicio: “El monarca ha acudido a comer al restaurante del hotel Landa, muy cerca de Burgos. Después, ha pasado por la tienda para comprar estos embutidos”. Gran periodismo. Riguroso. Serio. Comprometido. Con un evidente servicio público. Quizá incluso periodismo de investigación: las morcillas eran de Burgos, cuidado, no de cebolla, no patatera, no blanca de Jaén (sin sangre). De Burgos, atención. Sangre, manteca de cerdo, arroz, pimentón, sal y cebolla.

Ante la duda, morcillismo. A la hora de abrir a lo grande el diario líder en internet en España, digo.

P.D.

Ana Botella anuncia que no será la candidata del PP a la alcaldía de Madrid. Lástima: deja la ciudad como los chorros del oro… La fotografía está tomada a las cinco de la tarde de ayer en la entrada al aparcamiento público de la plaza de las Descalzas, en pleno centro de Madrid.

la foto 2