Royal City

Un motivo para NO ver la televisión

Royal City.

Autor: Jeff Lemire.

Editorial: Astiberri.

royalcity1_baja

Buenas noticias: regresa Jeff Lemire. El dibujante canadiense aterrizó en España con “Essex County”, una trilogía de novelas gráficas ambientadas en la vida rural del pueblo donde nació. Personajes inolvidables, espacios abiertos, situaciones límite y detalles fantásticos en tres cómics inolvidables. Por eso es una excelente noticia la llegada de “Royal City”, en este caso una historia de carácter urbano y a todo color que, afortunadamente, recupera la intensidad y la emoción de su primera obra.

Lemire sigue apostando por crear personajes únicos, por llevarlos al límite sin que pierdan la dignidad, arrastrándolos a escenas extrañas en las que vivir situaciones complicadas. “Royal City” habla de las vidas de los miembros de una familia que sobrevive en una ciudad en crisis: acumulan miserias, sufren derrota tras derrota y gestionan de manera sorprendente sus pérdidas. Tommy, el hijo menor, se les aparece de manera obsesiva. A todos, desde al padre moribundo y la madre avinagrada hasta a los hijos, fracasados de diferentes formas.

“¿Cuándo se es demasiado mayor para empezar de nuevo? ¿En qué momento toda la mierda que he hecho me lastra tanto que ya no puedo seguir adelante? Estoy en el punto en el que he dejado de pensar en quién puedo ser y he empezado a comprender que esto es lo que soy. Reconócelo. No soy nada. Soy solo un fraude. Un farsante”.

“Royal City” es la historia de una población en ruinas que alimenta los fantasmas que arrinconan a una familia contra las cuerdas. Intensa y tierna en ocasiones, conmovedora y triste siempre. Bienvenido de nuevo Jeff Lemire.

“Puede que todos los pueblos sean así. Tal vez todas las familias lo sean. No lo sé. Solo sé que estoy deseando salir de este sitio. A veces me pregunto qué pasaría si me fuera de verdad. Me imagino huyendo o algo peor. ¿Se daría cuenta alguien de que ya no estoy aquí?”.

RoyalCIty1_2

La divina comedia de Oscar Wilde

Un motivo para NO ver la televisión

La divina comedia de Oscar Wilde.

Autor: Javier de Isusi.

Editorial: Astiberri.

ladivinacomedia_baja

Un cómic sorprendente, exquisito, total. El formato ladrillo (21,5 x 15,5 x 4) y las más de 350 páginas no deben ser considerados un obstáculo a la hora de sumergirnos en un libro que, nada más abrirlo, se convierte en una exquisitez primorosamente editada. Un obra contundente en forma y fondo que se devora, e invita a profundizar en la vida y la obra del protagonista. Y es que estamos hablando de un Oscar Wilde en la etapa final de su vida, herido de muerte e incapaz de escribir una línea pero pletórico en el análisis y la conversación.

“- ¿Sabes cuál es mi tragedia, Frank? Que he puesto mi genio en mi vida y nada más que mi talento en mi obra. Sin embargo, no me arrepiento de ello. Dime… ¿Cuáles serían, a tu parecer, las dos artes supremas?

- Pues… Yo diría que la literatura y la música… ¿No?

- ¡Hay una mayor! ¡La vida! Solo por detrás de ella se sitúa la literatura, que es su más perfecta expresión. A veces ocurre, es cierto, que la literatura supera a la vida. ¿O acaso no hay libros que nos hacen vivir más en una hora que la vida en veinte penosos años?”.

Javier de Isusi ha realizado un esfuerzo formidable, apostando por un único tono melodramático en el dibujo y por una documentación exhaustiva en el texto. El resultado es estremecedor: Wilde se tambalea y autodestruye, pero siempre desde la genialidad, soñando con la belleza, despreciando la vulgaridad. Destruido por la cárcel y el alcohol, el escritor de origen irlandés sobrevive gracias a la ayuda de unos pocos amigos. En un golpe de genialidad del autor del libro, estos personajes próximos al autor de “El fantasma de Canterville” son entrevistados en episodios que oxigenan un texto intenso, brillante, repleto de inteligentes reflexiones.

“- Si hubiera podido interpretar, escribir, cantar… Me habría evadido y no habría tocado el fondo del dolor. Es el dolor lo que nos abre las puertas del secreto de la vida.

- ¿Ah, sí? ¿Y cuál sería ese secreto?

- Si no existiera el dolor, nuestra alma estaría tan extasiada con la belleza y los placeres del mundo que no podría nunca despertar. El dolor hace que dejemos rebuscar fuera para poder buscar dentro de nosotros”.

“La divina comedia de Oscar Wilde” es un trabajo ambicioso y arriesgado que, partiendo de un planteamiento original, recupera a un escritor universal, reivindica su talento, justifica su decadencia y, quizá lo más importante, despierta la necesidad de recuperar su obra. Una vez finalizado este excelente cómic es imposible no levantarse de la butaca en busca de “La importancia de llamarse Ernesto”.

ladivinacomedia_1

Helter Skelter

Un motivo para NO ver la televisión

Helter Skelter.

Autores: Vincent Bugliosi y Curt Gentry.

Editorial: Contra.

helter-skelter

Este es uno de esos libros que te ponen la piel de gallina, te advierten de cuán enrevesada y compleja puede resultar la maldad humana, y (si eres periodista) te recuerdan lo sumamente difícil que es escribir una obra maestra de la literatura. De cualquier literatura. De la criminal, en este caso, un género amplio, jugoso y en ocasiones injustamente menospreciado que ha permitido a dos genios llamados Bugliosi y Gentry dedicar casi 800 páginas a un crimen sin utilizar una sola palabra de relleno. Todo tiene un porqué, un sentido, en este colosal trabajo, un texto que engancha desde los primeros párrafos y no pierde tensión hasta el álbum fotográfico final.

“Según el informe policial: ´No tenía ninguna fuente de ingresos y vivía a costa de la fortuna de Folger… Consumía cocaína, mescalina, LSD, marihuana, hachís en grandes cantidades… Era extrovertido e invitaba a casi todo el mundo que conocía a que viniera a verle a su domicilio. Las fiestas con estupefacientes estaban a la orden del día`.

Luchó por su vida. La víctima recibió dos disparos, fue golpeada en la cabeza trece veces con un objeto contundente y apuñalada cincuenta y una veces”.

Un fiscal y un escritor firman este libro, consecuencia de una investigación tan amplia como compleja. Toda la información sobre los crímenes de la “familia Manson” contenida en “Helter Skelter” podría llegar a apabullar, pero afortunadamente no es así. Cayó en las manos adecuadas, auténticos especialistas en el arte de narrar, y el resultado es fascinante: entretenido como la mejor novela negra, estremecedor como un informe forense, inolvidable como un clásico.

“A instancias del teniente Helder, el Dr Noguchi omitió detalles cuando se reunió con la prensa. No mencionó el número de heridas, ni dijo que dos de las víctimas habían ingerido drogas. Sí que negó, una vez más, las informaciones, muy divulgadas ya, según las cuales había habido abuso y / o mutilación sexual. Nada de todo ello era cierto, recalcó.

Preguntado por el hijo de Sharon, dijo que la señora Polanski estaba en el octavo mes de embarazo; que el bebé era un niño perfectamente formado, y que si lo hubieran extraído mediante una cesárea post mortem dentro de los veinte minutos posteriores al fallecimiento de la madre, probablemente lo habrían podido salvar. ´Pero cuando descubrieron los cadáveres ya era demasiado tarde”.

El subtítulo de “Helter Skelter” resume a la perfección el contenido del libro: “La verdadera historia de los crímenes de la familia Manson”. Todo sucedió el 9 de agosto de 1969. Tres policías se acercan al numero 10050 de Cielo Drice, en Bel Air, un barrio rico de Los Ángeles. Les recibe una escena dantesca: los cadáveres de la actriz Sharon Tate y otras cuatro personas. Los asesinos se han ensañado con las víctimas en lo que parece un crimen ritual. Norteamerica entera se estremece con el suceso, que tiene todos los ingredientes como para fascinar a una sociedad que siente debilidad por los muertos famosos, la sangre abundante y los procesos judiciales complejos.

Ese cóctel explosivo lo encontramos íntegro en “Helter Skelter”. Y el drama se convierte en placer, puesto que nos lo ofrecen perfectamente contado, detallado, organizado. Cada palabra ha sido cuidadosamente elegida, cada línea derrocha ritmo, cada párrafo roza la perfección. Una obra aterradora por su contenido que deslumbra por su precisión y calidad. Todo un sangriento placer.

 

 

La gente honrada

Un motivo para NO ver la televisión

La gente honrada

Autores: Jean-Pierre Gibrat y Christian Durieux.

Editorial: Norma.

978846793585101_g

Philippe es el perfecto anti héroe. Un hombre que en muy poco tiempo lo pierde todo, su trabajo, su mujer, su casa… Derrotado, se sumerge en el alcohol, se deja arrastrar por la derrota, cree no tener futuro. Un tipo que parece haber tocado fondo, que no tiene ni fuerza ni reaños para salir adelante. Una buena persona, en resumen, al borde del abismo.

“Dado que la sociedad no está al día en sus cotizaciones, su petición no puede llevarse a cabo” ¡Ya ves lo que me dice el puto ordenador! ¡Mis puntos de jubilación son cero! Así que adiós al pago de la indemnización…”.

Entonces Philippe se reinventa. Con la ayuda de la picaresca y de un personaje maravilloso, un librero borrachín que se llama Robert y es puro entusiasmo, nuestro protagonista siente de nuevo ganas de leer. Y de vivir. En su librería de viejo “siempre encontrará un libro descorchado para usted”, asegura Robert. Juntos beben y leen. Se sumergen en Proust, Tolstoi y Duras, en Bernard-Henry Levy y Victor Hugo. Y celebran su amistad por todo lo alto con Côtes de Castillon 1988,  Cháteau Pichon y otras delicias. El mismo vino que casi acaba con Philippe le devuelve ahora a la vida.

“¡Hay que ir con cuidado, Philippe! ¡Los asesinos rondan! ¡Han querido hacerme beber este… aguachirle! …¡Es usted un visionario! ¡Y un bienhechor de la humanidad! ¡Ah, imaginar a todos esos hombres que bajan del tren perfectamente peinados y oliendo a gel de aloe! ¡Qué maravilla!”.

El protagonista ve la salida del túnel trabajando de peluquero en el tren. Una idea innovadora que le permite recuperar la ilusión, la dignidad y el amor. Pero nada dura para siempre. Al ritmo de las estaciones climáticas, que es el ritmo de esta increíble edición integral de “La gente honrada”, Philippe se reencuentra con sus hijos, con su madre, y descubre nuevos amigos, nuevas razones para vivir. Por ejemplo: alguien lee a Stendhal en voz alta mientras tus pies y los de tus colegas se refrescan en la orilla de un río.

Una existencia sencilla y plena, esa que persigue la gente honrada. Un cómic maravilloso que nos habla con melancolía, ternura y optimismo de la amistad, de la familia y de la memoria. Que nos invita a ser generosos. Que nos recuerda la necesidad de aprovechar esas segundas oportunidades que acaban llegando. Y que nos advierte de la importancia de aprender a distinguir cuáles son las cosas realmente importantes. Una lección de vida.

“Veo los problemas y las cosas hermosas de mi vida. Transité por todo con paso torcido. Hice lo que pude con lo que yo era”.

INT9788467935851LAGENTEHONRADA_pag2