You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Telecinco


Una tele como un caballo

“Cuando veo un pene del tamaño de un caballo, me asusto”, confiesa Leticia Sabater a un Jorge Javier Vázquez con los ojos como platos. “He tenido que dejar muchas relaciones porque la tenían muy grande”, sentenció la artista que, como pudieron leer los seguidores de este blog en semi exclusiva, paso por el quirófano para ponerse un himen nuevo y quedar como para estrenar.

sabater-operacion-salvame-1

Tan interesante entrevista tiene lugar en Telecinco, televisión privada que lidera las audiencias en España por noveno mes consecutivo: en mayo alcanzó un 15,4% de cuota, seis décimas más que en abril. Podría contarle maravillas de Mediaset, la empresa propietaria de Telecinco, pero prefiero que sean ellos mismos quienes lo hagan: “Mediaset España se ha posicionado en 2014 como la compañía audiovisual más rentable a nivel nacional y entre las primeras empresas de medios de Europa, así como la mejor preparada para afrontar con optimismo los retos de 2015. La empresa ha obtenido un beneficio neto de 59,5 5M€ y ha duplicado su EBIT (144,8M€ ) y ha mejorado su EBITDA ajustado en un 88% (163,9M€). Mediaset España ha concluido 2014 como el grupo audiovisual líder de audiencia en televisión con el dato más alto de su historia (30,7%); el de mayor tráfico en Internet con 10 millones de usuarios únicos mensuales; y como el más participado en redes sociales con el 56% de los comentarios sobre TV”.

¡Vea usted todo lo que se puede conseguir a partir de un simple himen reconstruido y un pene del tamaño de un caballo! Es la magia de la televisión. Con un decrépito presentador hortera, una desvencijada musa de Ansón, un hollejo recauchutado y cuatro chuminadas más organiza usted la televisión líder en España. Lo que no dice mucho ni del país en cuestión ni de su televisión en concreto. Y qué quiere que le diga de este blog…

Un motivo para NO ver la televisión

La escultura del sí.

Autor: Michel Onfray.

Editorial: Errata Naturae.

Portada-La-escultura-de-si

¿Cómo compensar al lector tras un post tan deprimente como el de hoy, protagonizado por vírgenes recicladas, grandes miembros caballunos, televisiones atontaciudadanos y blogs cómplices? Con una dosis de filosofía moderna. Conocía a Michel Onfray por su “Tratado de ateología” (Anagrama), un libro muy interesante que invita a pensar en la vida en la tierra y olvidarnos del resto de pamplinas. Pues bien, la editorial Errata Naturae publica con su habitual mimo, papel de tacto sensual, buena portada y excelente traducción, un clásico de este doctor en Filosofía fundador de la Université Populaire de Caen.

Onfray apuesta por una filosofía “asociada a hacer viable la propia existencia, allí donde nada es dado y todo debe ser construido”. Vivir de manera hedonista pensando en la propia existencia sobre todas las cosas. Con el texto que hoy nos ocupa, “La escultura del sí. Por una moral estética”, es una invitación a la reflexión crítica, por supuesto, pero también un ejemplo de sentido común, una invitación a entender la felicidad como meta cotidiana, como ejercicio diario. “Es lícito despreciar o ignorar a nuestros semejantes si no se encuentran puntos de conexión con ellos, frente al amor cristiano que todo lo iguala; esa igualdad se traduce en la mediocridad y la neutralidad de los demás”. En ocasiones provocador, a veces impertinente, siempre inteligente, este ensayo de Onfray es un canto a la vida.

Publicidad secuencia

“True Detective” es una de esas series que justifican el dinero que cuesta la suscripción a Canal +. Lo dije en su día, y lo confirmo ahora que en su reposición en abierto ha sido mutilada con crueldad, capada con sadismo y cercenada con alevosía y nocturnidad: en La Sexta interrumpieron con anuncios el legendario plano secuencia de seis minutos del cuarto capítulo, seis minutos repletos de tensión, acción y emoción que son un monumento a la televisión.

6a00d8341bfb1653ef01a3fcd138e2970b

La serie protagonizada por Matthew McConaughey y Woody Harrelson, una auténtica maravilla que ha recibido las mejores críticas, no está funcionando como debiera en La Sexta. La culpa no es, imagino, de la crudeza con que castran los momentos cumbre e introducen la publicidad. La culpa la debe tener no cuidar al telespectador como es debido. No es un problema de La Sexta en particular, sino de la televisión en abierto en general: no cultivan los sentidos del telespectador. Le alimentan a diario con una dieta de alfalfa seca, y cuando se les escapa algo de grano nadie es capaz de apreciar la calidad, el sabor y el aporte nutricional de la semilla. Nos toman por asnos sin paladar. Nos alimentan con paja. Solo nos quieren para poder meter publicidad. Y si es posible, en secuencias de seis o más minutos.

Insisto en un viejo y triste mantra: se puede ver buena televisión, pero pagando.

P.D.

En Telecinco tampoco se cortan con la guadaña. Durante una entrevista de Pepa Bueno en el programa “Viajando con Chester” interrumpen la pregunta de la presentadora para dar paso a la publicidad. No se puede hacer peor.

La vuelta de tuerka

En el momento de escribir este post dos noticias de gran alcance y no poca dimensión sacuden el mundo de la televisión, y ocupan las portadas de los medios dedicados a informar sobre la misma. La primera asegura que Chavelita Pantoja, hija de la popular tonadillera, ha sido evacuada de la isla del programa “Supervivientes” (Telecinco) por sufrir fuertes diarreas. La segunda afirma que Juan Carlos Monedero, el que fuera número tres de Podemos, ha fichado por Mediaset, empresa propietaria de Telecinco. Fuentes de la cadena descartan, en un principio, que el que fuera mano izquierda de Pablo Iglesias sustituya a Chavelita. No porque el politólogo no tenga tirón mediático en tanga, cuidado, sino porque a la hermana de Kiko Rivera le están dando suero, Isostar y Coca Cola sin gas, y esperan que en unas horas se recupere y regrese a la playa.

monedero--644x362

“La moderación puede desarmar a Podemos”, dice un desmelenado Monedero en El País el mismo día que sabemos que pasa a formar parte de la cuadra de Paolo Vasile, el capo de la televisión moderada. Es decir, que Monedero pasa de La Tuerka, televisión de la señorita Pepis creada por un grupo de intelectuales vinculados a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, a la empresa que domina el negocio audiovisual español, responsable de programas tan exitosos y, por qué no, tan comprometidos, como “Hombres, mujeres y viceversa”, “Gran Hermano” o “Sálvame”.

Los seguidores del ex líder de Podemos pueden estar tranquilos: En principio, Monedero no se sumergirá en las aguas del Caribe junto a Nacho Vidal. Jugará cedido en las tertulias matutinas de Cuatro, la hermana pequeña de Telecinco, para irse fogueando en la televisión comercial. Ya sabe, las grandes ligas, las audiencias millonarias, los buenos sueldos.

De esta manera Monedero da una vuelta de tuerka definitiva a su carrera televisiva. ¿Se modera, es decir, se desarma, como él mismo dice? No lo parece. Quizá sea un infiltrado, dispuesto a seguir ejerciendo el contrapoder desde las mismas entrañas del poder. Como Chavelita, que yo creo que ni diarrea ni nada, que lo que tiene es miedo a que la nominen antes que a Carmen Lomana, que es una bruja de mucho cuidado, no hay más que ver que cara de mosquita muerta pone cuando habla con Rafi Camino y con Jorge Javier Vázquez.

 

 

LA NOTICIA

La noticia es de esas que te invitan a saltar de la cama, superar los delirios febriles con un calimotxo de Dalsy, y escribir un post, un gran post, el post televisivo de tu vida: “El presunto descuartizador de Majadahonda fue ´niño perdido`del “Quién sabe dónde” de Lobatón”. ¿No es la perita en dulce con que espera encontrarse el bloguero cada mañana? Se trata de uno de esos titulares densos y jugosos, con diferentes implicados y numerosos enredos, que, a nivel periodístico-televisivo, no tienen parangón: tenemos un descuartizador, un niño perdido, un Lobatón… Todos los ingredientes para rellenar horas y horas de excelente televisión comercial, un espectáculo redondo, circo de tres pistas con el que obtener excelentes audiencias y jugosas recaudaciones. ¿Qué más se puede pedir?  Estamos ante LA NOTICIA.

localizan-restos-biologicos-finca-descuartizador-majadahonda_MDSVID20150424_0042_17

La televisión comercial, que en España es toda la televisión, se asienta en tres patas. A saber: el corazón y la casquería. ¿No eran tres patas? se preguntará el lector más espabilado. Pues sí, falta la política. Pero la política es, en nuestro país, corazón y casquería. Es decir, debate y partidismo, tertulianos y pesebreros, intereses y presiones, chanchullos y mafias. Corazón y casquería.

Con una noticia titulada “El presunto descuartizador de Majadahonda fue ´niño perdido`del “Quién sabe dónde” de Lobatón” las grandes cadenas, que son dos, Antena 3 y Telecinco (recuerde que las otras dos son sus hermanas pequeñas) son capaces de hacer maravillas: entrevistas a los familiares, del descuartizador que fue niño perdido y de las víctimas, análisis de criminólogos, observaciones de psiquiatras, comentarios de ex policías, sugerencias de expertos en lenguaje corporal, consejos de trabajadores de la sección de despiece de un matadero… Todo es posible en un buen programa matinal de Telecinco y Antena 3. Hasta llegar a la guinda: Lobatón entra en plató, entre vítores y aplausos de un público de pago acalambrado por horas de espera.

Esto es LA NOTICIA. Esto es televisión. Esto es periodismo ficción… pero no tanto.

30

Un motivo para NO ver la televisión

Faris

Cd: Mississippi to Sahara.

1430731409_mississippi-to-sahara-faris

Tuareg del sur de Argelia, Fais Amina es un bluesman del desierto. Autodidacta con un sinfín de instrumentos, domina la guitarra y el piano. Con 18 años y los bolsillos vacíos vagabundeó por Europa, con los ojos y los oídos muy abiertos, actuando en garitos y festivales, escuchando sonidos diferentes que influían directamente en su música. “Mississippi to Sahara” es un homenaje a los viejos blues, a la música del Delta, del diablo, a través del corazón de un africano que conoce las raíces, pero que tiene mucho mundo. Sorprendente.

.