You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Telecinco


El niño de Rajoy

La imagen del presidente del Gobierno Mariano Rajoy pegando a su hijo pequeño está dando la vuelta al mundo. Normal. No todos los días un prestigioso estadista, líder de un gran país europeo, le suelta un par de capones a su chaval delante de micrófonos y cámaras. El gesto, un adulto corrigiendo las palabras de un menor golpeándole con los dedos en la cabeza, resulta un tanto violento, pero no debemos darle demasiada importancia: forma parte de la campaña electoral, del juego de humanización al que se están sometiendo todos los políticos. ¿Quién no le ha calzado una hostia al crío cuando se ha venido arriba y se ha pasado de listo? Es la ley de la campaña. Pedro Sánchez se come unas zanahorias por la mañana en Sanlúcar de Barrameda y por las tardes habla de tías y de ligar con Bertín Osborne. Pablo Iglesias toca la guitarra con Pablo Motos. Albert Rivera se apunta a todos los bombardeos mediáticos. Y Rajoy le suelta un coscorrón a su hijo en la COPE por decir que los comentario de Manolo Lama en el videojuego FIFA son “basura”.

¿Esto era la nueva política, la regeneración, el cambio? ¿Para esto ha servido el 15-M? No seamos tan pesimistas. Las cosas no cambian de la noche a la mañana: el comienzo del fin de la vieja política es un hecho, pero los protagonistas de la misma se aferran a sus privilegios como ladillas a la pelambre púbica. Lo sorprendente, lo preocupante, es que los nuevos elementos, los aspirantes al título, aquellos que fueran llamados para modernizar un sistema decrépito y corrupto, entren al trapo y cometan los mismo errores mediáticos. Rajoy necesita humanizarse urgentemente, qué duda cabe, y por eso entra dentro de lo razonable que a un mes de las elecciones se arrastre por lo peor de la radio y la televisión repartiendo mamporros. O eso, o se pone a preparar la mudanza.

Otra cosa es que Sánchez, Rivera e Iglesias le sigan el juego. Que se rebajen a codearse con la caspa para arañar cuatro votos conservadores. De los tres, el más torpe, quizá el peor asesorado, sin duda el menos listo, es un Pedro Sánchez que cada vez que mira por el retrovisor ve más cerca a Rivera e Iglesias. Como esto siga así el líder socialista tendrá que forzar la máquina. ¿Cómo? Pues acercándose con una de sus hijas al programa de Jiménez Losantos para comentar un partido de baloncesto. Cuando la niña diga, por ejemplo, “tengo sed”, le calzará una leche en toda la boca con la mano abierta. “Soy un político limpio”, repetirá una y otra vez, quitándose la sangre de los dedos con una toalla. Al día siguiente en todas las portadas, camino de Moncloa.

P.D.

¿Le suena el programa de Telecinco “Mujeres, hombres y viceversa”? Es la telebasura en estado puro. Un espacio en el que los hombres y mujeres, músculo y chicha, macarras y chonis, son tratados como objetos, carne de intercambio. Pues por semejante burdel audiovisual pasó el miércoles Sor Lucía Caram, la monja tertuliana. ¿De tronista o de pretendienta? ¿De gancho o de asesora? No, en funciones solidarias. Una buena causa: que se sigan forrando los dueños de la empresa de televisión más cochambrosa. Y es que cuando crees que la televisión no puede ser peor, más cutre y degradante, más indecente y embrutecedora, Telecinco aún es capaz de sorprenderte.

Captura de pantalla 2015-11-26 a la(s) 14.12.56

Un motivo para NO ver la televisión

Agenda 2016. Anoche un libro me salvó la vida.

Editorial: Errata Naturae.

Portada_Agenda2016-350x497 

Es una agenda, con su planificación anual, sus días señalados, su división por semanas y su espacio para notas, apuntes y garabatos. Es decir, lo que viene siendo una agenda para el 2016, muy completa, práctica y útil. Qué menos le podemos pedir a una agenda, ¿verdad? La cosa se pone interesante cuando, al abrir sus páginas a voleo, aparece un maravilloso dibujo de la escritora Agota Kristof, pelo y ropa negros, mirada perdida, junto a la recomendación de “El gran cuaderno”, uno de sus mejores libros. Y así hasta 52 retratos maravillosos del gran David Sánchez, uno por semana, de grandes escritores junto a sus obras capitales.

¿Dónde colocaremos esta agenda cuando acabe 2016? No junto a las viejas moleskines de años pasados, es evidente. Quizá junto a “El canon occidental” de Harold Bloom. O incluso en la balda de los manuales de supervivencia de Kitín Muñoz. Porque estamos, no lo olvide usted, ante libros que pueden salvarle la vida y que, por tanto, debemos mantener siempre al alcance de la mano.

Una agenda chula. Una guía de viaje por el mundo del libro. Y un placer visual, gracias tanto a las ilustraciones como al diseño y edición. La guinda: un puñado de páginas dedicadas a citas y detalles literarios. Bares y tabernas, hoteles y hoteluchos, cementerios y animales de compañía, drogas y antecedentes penales… Todo relacionado con los libros, los escritores, la literatura. ¡Feliz 2016!

 

La fiesta de la pluralidad

Un día no muy lejano tal vez podremos disfrutar, si la suerte y los astros de la pequeña pantalla nos acompañan, de la gran fiesta de la pluralidad televisiva. Una de esas jornadas inolvidables, inconmensurables e inigualables para el recuerdo. Será por la noche, evidentemente. Y en prime time, qué duda cabe. La juerga estará patrocinada por todas las cadenas, y contará con absolutamente todos los telespectadores del Estado español como invitados de lujo. En ese momento de gloria, en ese instante para la historia de la comunicación audiovisual, pongamos el canal que pongamos veremos la misma cosa. Una película comercial, una serie de mierda, un concurso de medio pelo, quién sabe si una corrida de toros o el informativo más tendencioso de todos los tiempos. El pasado jueves asistimos a un ensayo de tan memorable jornada…

Telecinco y Cuatro han emitido el mismo día y a la misma hora, diez y media de la noche del jueves, la exitosa película “Ocho apellidos vascos”. Y han reventado las audiencias: 8.270.000 espectadores y un 47,5% de cuota de pantalla. 5.359.000 espectadores y un 30,8% de cuota de pantalla en Telecinco, y 2.911.000 espectadores y un 16,7% de cuota en Cuatro. Cifras escalofriantes, datos estremecedores: Ocho apellidos vascos” se convierte en la película más vista de los últimos 20 años, y en la tercera película española más vista de la historia en televisión. En este aspecto sólo es superada por ‘Cateto a babor’ (10 millones y 60.5%) y por ‘El hijo del cura’ (9,2 millones y 54.8%), ambas en La 1 en 1992”.

En las siguientes imágenes, fotogramas de la película “Ocho apellidos vascos” durante su emisión en Telecinco (arriba) y en Cuatro (abajo).

Mediaset-estrena-Ocho-apellidos-vascos-en-Telecinco-y-Cuatro-a-la-vez_landscape

Mediaset-estrena-Ocho-apellidos-vascos-en-Telecinco-y-Cuatro-a-la-vez_landscape

La fiesta de la pluralidad, insisto, está al caer. Será el gran día. Todas las cadenas compinchadas para vendernos la misma bazofia, algo que hasta la fecha solo sucedía con motivo de los discursos navideños del rey. ¿Para qué gastar en producciones carísimas si el paladar del telespectador está atrofiado? ¿Por qué enfrentarnos y competir como alimañas si las dos empresas estamos en esto por la pasta? ¿Por qué diseñar y poner en marcha diferentes programaciones, si podemos llegar a un acuerdo amistoso, perro no come perro, para fabricar el mismo pienso compuesto? Razonarán los sesudos ejecutivos del duopolio. Y es que unidas Atresmedia y Mediaset en una programación común, en el control está el poder, podrían multiplicar aún más sus beneficios.

La televisión en abierto cada vez es más monótona, menos nutritiva, más rentable. Y lo es en nombre de la pluralidad.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Zeroville.

Autor: Steve Erickson.

Editorial: Pálido Fuego.

 Cubierta_Zeroville

“Zeroville” es una locura de película de papel, de film de Hollywood con forma de libro, de proyección para lectores cinéfilos, de documental psicotrópico con actores de ficción y escenarios reales. “Zeroville” es una pasada, un viaje a las entrañas de un viejo proyector, a las primeras filas de una sala de cine reservada para paladares exquisitos. Steve Erickson, responsable de esta bendita excentricidad, es un profesor de literatura y crítico de cine capaz de unir sus dos pasiones en un texto técnicamente fascinante. Breves capítulos numerados que dan un ritmo frenético a una narración arrolladora, a una avalancha de actores, películas, esperanzas, anécdotas, fracasos…

“Este tío no es un cineasta, es un cineautista.

- ¿Un qué?

- Cineautista.

- Eso implica que es retrasado”.

Finalizan los años 60 en la California del sexo, las drogas y… la Meca del cine. En Hollywood aterriza nuestro cineautista, Vika, un tipo poseído por las historias y los actores que persigue la película secreta, esa que está escondida, fotograma a fotograma, en todas las demás películas. Vikar tiene un tatuaje con Montgomery Clift y Elizabeth Taylor en la cabeza, un gran talento para el montaje y una sensibilidad brutal para la secuencia. Y por supuesto unos conocimientos enciclopédicos sobre el séptimo arte y aledaños. Se obsesiona con el cine, con la  literatura, con algunos vivos, con los muertos: “Comienza a recorrer nocturnamente las criptas y cementerios de Los Ángeles. Marilyn Monroe está enterrada en Westwood y Bette Davis está enterrada en Burbank junto con Fritz Lang y Buster Keaton; en la tumba de Bette, bajo su nombre, Vikar habría esperado leer la inscripción No pidamos la luna, tenemos las estrellas. En cambio, pone: Eligió el camino difícil.

“Zeroville” es un derroche de ingenio e imaginación. El viaje de un individuo de talento prodigioso por las calles de una ciudad en llamas (“El autobús pasa como una exhalación por el Continental Hyatt, donde los músicos de rock arrojan pianos desde la última planta”), en busca de la perfección cinematográfica, de la belleza triste de personajes sumidos en la violencia, la droga, la marginación. Narrativa de primera en una propuesta tan sorprendente como genial, tan deslumbrante como absorbente. Una proeza literaria.

 

El reflejo oscuro de la vida

Óscar Cornejo, productor ejecutivo de La Fábrica de la Tele, ha dicho que el programa Sálvame “refleja la vida como nadie lo había hecho antes”. Y se lo han publicado en El País. Con dos cojones. ¿La crisis de la prensa? No, solo un relleno en forma de columna de opinión para el reportaje sobre los programas del corazón y la telebasura con el que cada cierto tiempo nos deleitan los periódicos.

“Sálvame”, como ustedes ya habrán imaginado, es un producto de La Fábrica de la Tele, la empresa de Cornejo. Por eso cuando el ejecutivo dice que ese programa “refleja la vida como nadie lo había hecho antes” no hay que tomárselo al pie de la letra. No por quitarle mérito a cómo han reflejado la vida Dostoyevsky, Dickens o más recientemente Roth, por poner algunos ejemplos, sino porque se trata de parte interesada en el negocio: nunca una tertulia tan chusca protagonizada por individuos tan mediocres fue tan rentable.

tumblr_mkvu9dduw41rf2m3xo1_400

“En Sálvame hemos juntado a personas cuyo talento es su tremenda capacidad de comunicación”, asegura un Cornejo que no se atreve a dar los nombres de esas personas, pero que no duda en incluir en su texto a David Letterman, Jordi Évole o Pepa Bueno. Yo lo haré: quienes reflejan la vida como nadie lo había hecho antes en el exitoso programa de La Fábrica de la Tele que emite Telecinco son Belén Esteban, Lydia Lozano, Paz Padilla, Jorge Javier Vázquez, María Patiño… Nuevos líderes de opinión, según Cornejo: “La nueva política hace ahora lo mismo que hacemos en Sálvame desde hace siete años: bajar a la calle y mostrar a sus líderes como seres humanos”.

¿Seres humanos? Creo recordar que Kiko Matamoros es habitual de Sálvame. No importa, concedamos un margen de credibilidad a Cornejo, un profesional de éxito capaz de, como un Tony Soprano del negocio audiovisual, rentabilizar de forma magistral la basura. Es decir, ¿Y si Cornejo tuviera razón? No en eso de que la nueva política hace ahora lo que lleva años haciendo Sálvame, porque eso es evidente, sino en que refleja la vida como nunca antes se había hecho. De manera oscura, tenebrosa, perversa, aterradora. Me niego a creerlo: La vida no es tan malvada y calamitosa. La mala televisión, sí. Aunque esté avalada por cuatro millones de espectadores.

rosa-benito2

P.D.

Según un estudio basado en una encuesta con 20.000 españoles, realizado por Personality Media, empresa dedicada al análisis de imagen y consultoría de personajes públicos para las empresas publicitarias, “Sálvame” ocupa el número uno… en la lista de programas de mala calidad.

 Captura de pantalla 2015-11-10 a la(s) 19.08.22 

 

Un motivo para NO ver la televisión

La araña del olvido.

Autor: Enrique Bonet.

Editorial: Astiberri.

 $photoName

Estamos ante una historieta gráfica de peso. Uno de esos trabajos densos e intensos, minuciosamente documentados, dibujados en un blanco y negro austero e implacable, construidos sobre un guión sólido que parece no tener fisuras. Una obra grande que debe descansar junto a los clásicos de Ian Gibson. Porque de Federico García Lorca, de su asesinato y de la oscuridad que sucedió a ese día, habla este libro triste, emocionante y comprometido a partes iguales.

El escritor norteamericano Agustín Peñón llega a España en 1955 con una idea en la cabeza: investigar la muerte de su poeta favorito. Para conseguirlo se sumerge en los círculos más casposos del Madrid franquista, y vive dos años en una Granada donde impera el miedo y la ley del silencio. Peñón investiga. Pregunta a unos y a otros, amigos y enemigos del poeta, pisa los lugares en que vivió y sufrió, y se enfrenta a los fantasmas que rodean un crimen sin resolver. A medio camino entre la memoria histórica, la novela negra y el periodismo de investigación, este sobrecogedor cómic denuncia la brutalidad de una guerra civil, la española, y la crueldad de los vencedores. Una crueldad que sigue machacando a los perdedores décadas después, como demuestra cada una de las fosas comunes con más de 114.000 desaparecidos forzosos que aún quedan en este país. Una crueldad que alimentan unos gobiernos que se niegan a recuperar los cuerpos de aquellos que dieron su vida por la libertad y la democracia. Verdad, justicia, reparación. Para Lorca y para el resto de víctimas del franquismo.

 

Interior_laaranadelolvido_4

Interior_laaranadelolvido_2

Chabelita

Jorge Javier Vázquez leyó un comunicado, en nombre de Telecinco y del programa “Sálvame”, en el que justificaba la futura emisión de una entrevista con la madre biológica de Chabelita, hija adoptiva de Isabel Pantoja. “El impacto de esta noticia es tal que en Sálvame Deluxe no podríamos ser ajenos a la noticia de la semana, del mes y del año. Vamos a tratarla de la misma manera que todas las que tienen relevancia a lo largo de la semana”, ha dicho el presentador. “No vamos a entrar a valorar ni ética ni moralmente si el paso que ha dado esta mujer está bien o está mal. Simplemente nos limitamos a transmitir una información… Por otro lado, el equipo de Sálvame Deluxe y Mediaset quiere dejar bien claro que respeta profundamente a las familias, madres y padres que han tomado la decisión de adoptar, y por extensión a todas aquellas personas que son adoptadas”.

¿Se ha dado cuenta usted de cómo chirrían palabras como “ética” o “moral” en boca de Jorge Javier Vázquez? Da grima no ya escuchárselas, sino incluso leérselas. La entrevista se emitió finalmente el pasado viernes, y consiguió una audiencia del 19.6% y 2.210.000 de espectadores.

Captura de pantalla 2015-10-12 a la(s) 22.48.18

La degradación ética y moral de Mediaset, de los presentadores a su servicio, es tal, que se ven obligados a hacer comunicados en los que tratan de justificar no ya sus hechos, sino incluso sus intenciones. Son basura, y lo saben. Pero cuidado: respetan profundamente a las familias, madres y padres que han tomado la decisión de adoptar, y por extensión a todas aquellas personas que son adoptadas. Una hipocresía que no tiene límites.

¡Pobre Chavelita! No conozco en profundidad y al detalle su historia, pero seguro que es terrible. Una chica sin suerte: cuando parece que la fortuna le sonríe, que está en condiciones de afrontar un futuro esperanzador, resulta que cae en manos de la Pantoja y de Telecinco. Maldita sea, ¿Dónde están los Servicios Sociales cuando se les necesita? Y ahí tiene ahora a la pobre Chabelita, entre Paquirrín y Sálvame, perfectamente adaptada a sus nuevos hábitats, condenada a repetir su triste historia una y otra vez. Eso sí, en prime time.

chabelita_con_jorge_javier_960x540