You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: tve


Ocho apellidos de allí abajo

Estoy cansado de escuchar que el talento está en la televisión, y que vivimos una edad de oro de la ficción, de las series, de la calidad. Como telespectador español, como consumidor de televisión ibérica, como individuo que quiere ver buenos programas sin necesidad de pagar, estoy harto de oír estas memeces. El talento quizá esté en la ficción norteamericana, la edad de oro puede que se viva en la BBC, pero lo cierto es que el telespectador español tiene que pagar si quiere disfrutar de ese tsunami de arte y creatividad audiovisual del que nos hablan las secciones de cultura de los diarios.

La tele en España es otra cosa… La noche del martes Antena 3 estrenó “Allí abajo”, una comedia que se limita a copiar, adaptar si usted prefiere, la idea principal de la exitosa película de Telecinco “Ocho apellidos vascos”. Es decir, a desarrollar el conjunto de diferencias entre Euskadi y Andalucía, a trabajar la manida serie de tópicos culturales y sociales, las desemejanzas entre vascos y andaluces: el chuletón frente a la fritura, el txakolí ante el fino, el “pues” contra el “pisha”, el de Bilbao que nace donde quiere y el andaluz pícaro, gracioso y religioso que adora la Semana Santa.

Pues semejante basura, interpretada por actores de medio pelo, repleta de chistes chuscos y de chascarrillos simplones, se ha convertido en el estreno más visto en ficción en España desde “Aída” en 2005: 32,4% de share y más de seis millones de espectadores.

El talento no está ni en Antena 3 ni en Telecinco. La edad de oro de la televisión no se vive ni en Antena 3 ni en Telecinco. En estas dos cadenas está la pasta, el dinero que ganan tras convertirse en las cabezas del duopolio audiovisual español, ese negocio redondo para dos empresas que limita las posibilidad de elección de un telespectador, el español, condenado a manejar un mando a distancia con solo dos botones: Mediaset y Atresmedia.

P.D.

El Telediario de TVE censura a Mortadelo y Filemón para no hablar de Bárcenas

Ibanez-aprovecha-Barcenas-Mortadelo-Filemon_EDIIMA20150407_0574_14

Un motivo para NO ver la televisión

Will Hoge.

Cd: Small Town Dreams.

promoted-media-optimized_54dfa2016ec46

Will Hoge, cantante y compositor de Nashville, Tennesse, está en el mejor momento de su carrera. A sus 42 años lanza su décimo álbum de estudio, “Small Town Dreams”, una nueva joya para una discografía que roza la perfección, en la que el rock and roll, la Americana y el soul se mezclan a la perfección.

Once canciones que acercan de nuevo a Hoge a las raíces, a las guitarras eléctricas, los metales y las composiciones con cierto aire épico, esas que pueden recordar al mejor Springsteen. “Small Town Dreams” es un disco contundente, en el que destaca, como de costumbre, la voz de uno de los mejores cantautores de los últimos tiempos.

 

Mad Men

En la mañana del lunes hasta cuatro noticias de la portada de la web de El País hablaban sobre la serie de televisión “Mad Men”. ¿Nos encontramos ante la mejor serie de televisión de todos los tiempos? En principio estamos ante la serie que esa misma noche arrancaba su séptima y última entrega en Canal +, cadena del grupo PRISA, propietarios de El País. “Todo lo bueno llega a su fin”, informaba el domingo la corresponsal de ese diario en Los Ángeles en un texto sobre la ficción protagonizada por Don Draper que ocupaba toda la página de televisión.

Sinergias aparte, “Mad Men” es una serie para la historia. Concretamente para la historia de las series de calidad de pago, es decir, de series exclusivas, minoritarias y desde luego elitistas. No seré yo quien dude de “Mad Men”, una ficción que desmenuza la vida real, que desnuda las miserias humanas, que pone en entredicho conceptos tan fundamentales como la libertad, el éxito, la felicidad o la identidad. “Mad Men” es una gran serie que, lamentablemente, solo está al alcance de los telespectadores que pagan.

Me gusta “Mad Men” por cómo se burla del American Way of Life, por cómo ironiza sobre el consumismo y el capitalismo, por su forma de narrar el poder de la publicidad, por la manera en que contempla la victoria y la derrota, por su forma cruel de diseñar personajes de ida y vuelta. “Mad Men” es una de esas series que deberían emitir en las universidades para completar la formación de los jóvenes.

En la recta final de “Mad Men” podemos ponerle una guinda con forma de libro. Debería ocupar la sección “Un motivo para NO ver la televisión”, pero he decidido añadirla al texto principal: “Mad Men o la frágil belleza de los sueños en Madison Avenue” (Errata Naturae) es lo que todos los seguidores de Don, Joanne, Peggy y compañía desean. Trescientas páginas con textos de, entre otros, Matthew Weiner y Semi Chellas, Enrique Vila-Matas, Jorge Carrión, Enric Ros, Raquel Crisóstomo, Iván Pastor, Óscar González Camaño… Trescientas páginas en las que se analiza el contexto histórico y la figuración del hogar en la serie, “los hombres-marca” y “las mujeres-objeto”, la genealogía creativa, la construcción mediática del sueño americano y otros asuntos relacionados con una serie que ya es historia. Una gran portada, una cuidada edición, el complemento perfecto para los amantes del intenso mundo de Don Draper.

Pincha para leer las primeras páginas.

15530_10153730262694251_8272267232104498979_n

P.D.1

La Junta de Castilla y León ha aprobado la subvención de clases de caza para niños de 7 a 12 años en los colegios públicos de esa Comunidad. En el programa, denominado “Cazador por un día”, se explica a los pequeños “por qué la caza es necesaria”, a través de “jornadas prácticas de caza”. Ya se han destinado a este fin 303.000 euros de dinero público.

Pinchando aquí se puede firmar una petición dirigida al Ministro de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de España, José Ignacio Wert, para que se cancele la subvención para la promoción y las clases de caza entre los escolares más jóvenes de Castilla y León.

ninos-cazando

P.D.2

Así informa TVE, la televisión pública española…

CB5gk39WgAAyexv

El PP, a por todas

“Van a por todas con las televisiones. Con todos los medios, pero con las teles más. Están convencidos de que sin las teles pierden seguro”. Los que van a por todas son, como seguro que usted ya sabe, los del Partido Popular. Y el que me lo cuenta es un buen amigo periodista que sigue de cerca a los populares. Solo unos minutos después de la conversación era destituido Jesús Cintora, presentador de “Las mañanas de Cuatro” (Cuatro). “Hay gente que está hasta el gorro porque usted se encarga de que estén hasta el gorro porque está diciendo que este es un país corrupto, de gente miserable”, le había advertido días antes, con un tono ciertamente mafioso, el portavoz del PP en el Congreso Rafael Hernando. “Se encarga usted todas las mañanas de incentivar esa línea, de decir que todos los políticos son corruptos, que son unos sinvergüenzas”, siguió diciendo. “Esto es su línea de comunicación y yo me alegro. Usted sabe lo que hace, usted es responsable. Usted le llama… No sé cómo le llama a lo que hace…”.

Cintora no es santo de mi devoción. No le cojo el punto. Me parece excesivamente agresivo, y bastante tendencioso. En “Las mañanas…” resultaba claramente más incisivo con la derecha que con la supuesta izquierda, para que usted me entienda. Pero no es un descerebrado, ni un extremista peligroso. Es un periodista que tiene sus opiniones y que trata de hacer su trabajo. ¿Su delito? Ser crítico con el partido en el Gobierno.

Como son un peligro, por una u otra razón, los corresponsales incómodos. Un ejemplo: Hace solo unos días se ha producido la destitución de Yolanda Álvarez como corresponsal en Jerusalén por parte de TVE. Agustín Conde Bajés, diputado nacional del PP por Toledo y portavoz adjunto del PP en el Congreso de los Diputados, ha mostrado su opinión en Twitter: “Por fin TVE cesa a su corresponsal en Jerusalén, que parecía una activista de Hamas en contra de Israel”.

Esto es lo que nos espera de aquí en adelante. Un Gobierno a la deriva y un PP contra las cuerdas que teme perder las elecciones, el poder, y se suelta la melena. Desesperados, van a por todas. Es decir, van a por los medios. A por los públicos por derecho, puesto que piensan que son de su propiedad. A por los privados mediante amenazas, o chantajes, o presiones económicas. Me temo que Jesús Cintora y Yolanda Álvarez no van a ser las últimas víctimas de esta democracia de medio pelo que nos toca vivir.

censura640

La alfombra negra

José Luis Moreno está negro. Perdóneme usted el chiste, realmente nefasto, pero es que el popular ventrílocuo ha encajado realmente mal el fracaso de su último proyecto como empresario audiovisual: ha interpuesto una demanda de conciliación previa a la interposición de querella criminal contra la web de televisión “Bluper” por lo que considera un delito de injurias y calumnias. Es decir, por una mala crítica. Mi total solidaridad con Bluper.

El programa “La alfombra roja palace”, estrenado la pasada semana en TVE, no solo ha cosechado una audiencia muy baja (5,8% y 843.000 espectadores) y unas críticas durísimas, sino que se ha convertido en el hazmerreír de las redes sociales: “Se espera que ISIS reivindique en cualquier momento Alfombra roja”; “Mejor gastarse nuestro dinero en Alfombra roja que en hospitales, colegios y esas tonterías”; “Lo raro es que la tele no se haya puesto en blanco y negro”; “Acabo de ver cinco minutos de Alfombra roja y pensaba que en cualquier momento saldría Franco rodeado de curas inaugurando un pantano”.

alfombra-roja-palace-tve--644x362

José Luis Moreno tiene cosas buenas, Rockefeller es un icono de la ornitología audiovisual franquista, pero debería admitir que como productor de programas de entretenimiento está un poco desfasado. Y tendría que aceptar las críticas con mayor  deportividad, de la misma forma en que los ciudadanos que pagan sus engendros escriben chascarrillos en Twitter en lugar de cubrirle de brea y plumas y tirarle al pilón.

En cualquier caso, la culpa no es de Moreno, una momia televisiva que intenta ganarse las lentejas haciendo lo que sabe hacer: adefesios audiovisuales. La responsabilidad real es de quien paga 220.000 euros por cada uno de los trece programas contratados. Tres millones de euros por una temporada de “Alfonsa roja palace”, tres millones de euros de dinero público tirados literalmente a la basura.

P.D.

Antonio Miguel Carmona, el candidato del PSOE al Ayuntamiento de Madrid con aspecto de apoderado de novilleros, utiliza las redes sociales para consolidarse como una alternativa seria, juiciosa y brillante a Esperanza Aguirre: “A un salto de conseguir nuestro sueño, a un paso de ganar Madrid”, dice en su cuenta de Twitter

CAtPFjuWQAATB2J.jpg-large

Un motivo para NO ver la televisión

La verde luz de las estepas.

Autora: Brigitte Reimann.

Editorial: Errata Naturae.

Portada-En-la-ciudad

Brigitte Reimann fue una maestra alemana que comenzó a escribir con poco más de 20 años, en el ecuador del siglo XX. Con la visión del periodista, la sensibilidad del escritor y, en ocasiones, un marcado espíritu pedagógico, Reimann experimentó con diferentes pautas narrativas y describió con precisión la vida en la República Democrática Alemana (RDA).

“¿Quién escribe sobre el panadero que le hornea el pan?”, se pregunta en un libro, “La verde luz de las estepas”, que cuenta el viaje de Reimann por Kazajstán y Siberia acompañando a una delegación de la RDA. El plan puede dar pereza, normal, pero la autora mira la realidad de su país de manera implacable, desafiando a la información oficial, con un espíritu crítico que le obliga a ver con sus propios ojos, a no fiarse de las autoridades, a contrastar información de partido con reporterismo. Lo cual es un placer: Brigitte Reimann escribe de manera brillante, permitiéndose el humor y hasta la ironía.

Sobre la estepa, lugar habitado por esos hombres y mujeres que envejecen pronto, pero viven largo tiempo y crían muchos hijos, escribe: “La tierra no es amable, no regala nada, el clima es duro: cuarenta grados en verano, cincuenta grados bajo cero en invierno, poca lluvia, poca nieve, continuamente sopla un fuerte viento que se lleva las capas arables desecadas”. Podía ser un texto de un viejo National Geographic, pero es una maestra haciendo excelente periodismo, narrando la vida, haciéndose preguntas: “¿Qué pasa si se vive aquí viniendo de una gran ciudad, un año tras otro, en verano y en invierno, trazando con uno de esos escarabajos de tractores un surco de cien kilómetros quizá?”.

Ilustrando esta edición, tan cuidada como todo lo que publica Errata Naturae, una selección de fotografías de Brigitte Reimann, una de esa mujeres de singular atractivo.

reimann