You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Podemos


Nunca caminarán solos

Insiste Pedro Sánchez una y otra vez en que si se tienen que repetir las elecciones la culpa será de Podemos. Y lo dice pese a que es público que tiene un pacto sagrado, que inclusó formalizó por escrito, con Ciudadanos, partido del que solo unas semanas antes dijo que “se trata de la misma derecha que el Partido Popular”.

Sánchez pudo elegir a Podemos como compañero de viaje. Pero eligió a Ciudadanos. Y lo hizo pese a decir, un día de finales de 2015, una frase para la historia del socialismo moderno: “No veo a alguien de izquierdas votando a Ciudadanos”. Es el mismo Sánchez que ayer se ha unido a Partido Popular y Ciudadanos para hacerle una jugarreta a Podemos: dejar a los de Iglesias fuera de la Diputación Permanente, el órgano que dirigirá el Congreso cuando el próximo mes de mayo se disuelvan las Cortes.

Ya los tiene usted de la mano, amigo Sánchez. PP, PSOE y Ciudadanos nunca caminarán solos.

Y todo esto cuando uno de los grandes ideólogos del nuevo socialismo, ese Felipe González que acusa a Iglesias y los suyos de bolivarianos, el mismo que advierte a Sánchez del “engaño” de Podemos, los “pseudorevolucionarios de Venezuela”, comienza a sonar cuando se habla de los papeles de Panamá.

Anteayer supimos que Jesús Barderas, amigo íntimo de Felipe González relacionado con los ERE, gestionó hasta 50 sociedades offshore a través del despacho panameño Mossack Fonseca. Y ayer mismo, que la actual mujer de González, Mar García Vaquero, gestionó una cuenta en Suiza a través de una sociedad creada en un paraíso fiscal.

Tiene razón Sánchez. Es difícil ver a alguien de izquierdas votando a Ciudadanos. Tanto como a sus socios del PSOE.

Un motivo para NO ver la televisión

Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado.

Autora: Maya Angelou.

Editorial: Libros del Asteroide.

arton1619-93dba

La primera novela autobiográfica de Maya Angelou se debate entre la vitalidad desbordante de la niña protagonista y la dureza desgarradora de algunos de los acontecimientos que padece. “A los quince años, la vida me había enseñado indiscutiblemente que el abandono, llegado un momento, era tan honorable como la resistencia, sobre todo si no tenías otra opción”.

“Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado” es mucho más que historia de iniciación. Es una novela de aventuras que se desarrolla en diferentes lugares de Estados Unidos, y que tiene el sabor sureño tanto de las correrías de Tom Sawyer como de clásicos abolicionistas. Leyendo a Angelou es posible recordar tanto la desgarradora “Vida de un esclavo americano” (Capitán Swing), de Frederick Douglas, como las descripciones sobre la marginación de la mujer negra de “Un millón de ruiseñores” (Malpaso), de Susan Straight.

Angelou es nómada debido a lo complejo de su estructura familiar, un caos que la lleva de un pueblo de Arkansas en el que los acontecimientos sobresalientes son negativos (“sequías, inundaciones, linchamientos y muertes”) a California pasando por San Louis. Viajes, familia, amigos, negocios, problemas… todo se sucede en una vertiginosa narración, con momentos de sublime belleza, melancolía y diversión alternándose con otros realmente terribles.

“Stamps (de Arkansas) podría haber sido un pueblo de Georgia, Alabama o Misisipí y haberse llamado ´Lárgate antes de la puesta de sol, negro` o cualquier otro nombre igualmente descriptivo. La gente de Stamps solía decir que en nuestro pueblo los blancos tenían tantos prejuicios, que un negro no podía comprarse un helado de vainilla excepto el día 4 de julio. Los demás días, tenía que conformarse con los de chocolate”.

En este libro encontraremos la lucha de una niña negra por entender el mundo blanco que le ha tocado vivir. Rodeada de personajes en ocasiones entrañables, muchas veces miserables, admira a su abuela, añora a sus padres y vive los miedos que le causa una sociedad racista, hipócrita y violenta.

“El señor Freeman me atrajo hacía si y me metió la mano entre las piernas. No me hizo daño, pero la Yaya me había metido en la cabeza este consejo: Manten las piernas cerradas y no dejes que nadie te vea el monedero”.

La violación resume la brutalidad de la sociedad del sur de Estados Unidos durante la primera mitad del siglo XX. Pero en este libro no faltan momentos divertidos, entrañables y por supuesto emocionantes, como ese que muestra las dificultades que tienen las protagonistas para encontrar un dentista que no prefiera “meter las manos en la boca de un perro antes que en la de un negro”. Una obra emotiva que rompió con la marginación de las escritoras negras, y que debe ser leída mientras se escuchan primitivos blues rurales. El alma del viejo y profundo sur.

 

La libertad en nuestro tiempo

No acaba uno de reponerse de las múltiples declaraciones de Félix de Azúa, el académico que la ha tomado con la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, cuando escucha los regüeldos de otro ilustre de las letras. “Hay que parar a Podemos o convertirán España en una calamidad como Venezuela”, afirma un Mario Vargas Llosa pletórico que tiene en una mano los adelantos de las ventas de su último libro y en la otra el pandero de Isabel Preysler.

Captura de pantalla 2016-04-05 a la(s) 19.02.39

No es la primera vez que Vargas Llosa habla de Podemos, partido que considera “tiene un origen antisistema”: “Sería una verdadera tragedia que en España hubiera un retorno a las viejas ideas del caudillismo, de utopismo y todo lo que está detrás del populismo, que es el gran enemigo de la libertad en nuestro tiempo”. Sería una lástima tan grande que igual el Nobel tendría que mudarse definitivamente a la casa de lujo que se ha comprado con su nueva novia en Nueva York: más de 200 metros cuadrados y unas vistas extraordinarias, cerca de la emblemática Quinta Avenida y de Central Park. Según La Razón, no bajará de los 18 millones de euros.

De cuando en cuando Vargas Llosa tiene que salir de esta España podemita, populista y antisistema, para relajarse en la Gran Manzana, capital mundial de ese capitalismo que tanto le gusta. Una ciudad que, según informa El Confidencial, tiene en estos momentos a 60.000 personas sin hogar, el doble que hace diez años, más que durante la Gran Depresión.

“La causa principal es el precio de la vivienda, la bestia negra de los neoyorkinos”, continúa El Confidencial. “La opción más barata, una habitación en un piso compartido (con ratones y radiadores prehistóricos), rara vez baja de los mil mensuales. Por eso, el neoyorkino gasta el 60% del sueldo en el alquiler, el doble de lo recomendado por el Gobierno para una vida sostenible. A esto se añaden los recortes sociales”. Giselle Routhier, directora de políticas de la Coalición para los Sin Hogar (CFTH), resume la situación: “Tenemos una crisis de vivienda asequible”.

Captura de pantalla 2016-04-05 a la(s) 19.04.43

Abrir la boca para que nada cambie. Para que todo siga igual de bien… para mí. Para nosotros. Por la sagrada libertad en nuestro tiempo. Hablan los intelectuales desde sus altares, y los medios de comunicación desde sus portadas. En la de ABC de ayer martes no encontramos una sola línea sobre los papeles de Panamá. Ni Pilar de Borbón ni hostias. Todo el espacio dedicado a Podemos, a los siete millones que Hugo Chávez dio a la fundación CEPS de Pablo Iglesias para sembrar el comunismo y la pobreza en España. Justo antes de la primera reunión entre PSOE, Ciudadanos y Podemos.

¿Siete millones? Ni para el cuarto de servicio del piso de Vargas Llosa en Nueva York, bien es cierto. Y CEPS no es Podemos, es solo la FAES del coletas. No importa. Son antisistema, quieren acabar con la sociedad del bienestar tal como la conocemos: con tantos homeless en NY como durante la Gran Depresión. Pretenden que el mundo sea menos injusto, intentan acabar con las desigualdades, con el fraude fiscal (59.000 millones al año en España). Utopías populistas, insisten Vargas Llosa, ABC y compañía. PP, PSOE y Ciudadanos se suman al linchamiento mediático: “Hay líneas que no deben traspasarse”, dice el portavoz popular en el Congreso Rafael Hernando, “en estas condiciones, espero que ese encuentro no se celebre.

Tienen razón, no tenemos por qué preocuparnos. Ni por los más necesitados: existe la caridad. Ahí tienen los rastrillos solidarios de Pilar de Borbón, sin ir más lejos…

P.D.

CfRz2-cWwAARJGW

Un motivo para NO ver la televisión

Willie Nile

CD: World War Willie.

1459779696_WWWcoversmall

Nuevo disco del cantautor eléctrico con más talento y menos suerte de Estados Unidos. Con permiso de Elliott Murphy, por supuesto. Su disco número diez, si no contamos los diferentes directos, sigue la línea habitual en el músico de Buffalo: guitarras, pianos, buenas canciones y la inconfundible voz de un cantante en plenitud. Doce canciones brillantes, vigorosas, auténticas, entre las que destaca la última. Cierre de oro con una versión que es un homenaje: “Sweet Jane”, de Lou Reed. Otra joya.

Decadencia

La decadencia de un medio de comunicación como El País parece imparable. Un buen periódico puede tener épocas mejores o peores, en las que está más o menos acertado, en las que tiene columnistas brillantes o mediocres, en las que consigue exclusivas sensacionales o se limita a ir a rebufo de las publicadas por otros medios. Un buen periódico puede ser un periódico magnífico o simplemente digno, pero nunca puede ser mezquino o, lo que es aún peor, torpe. La campaña de El País contra Podemos es, además de desmesurada, grosera y violenta, muy torpe. Lo que castiga doblemente al diario que Juan Luis Cebrián empuja cada día al precipicio. No solo manipulan la información, sino que lo hacen mal, de manera tan burda que insulta la inteligencia de unos lectores que, me imagino, huyen en desbandada. Le contaré un último ejemplo de tan enorme deterioro profesional…

Durante algunos momentos de la pasada semana, la web de El País dedicaba hasta cinco noticias de la apertura de su portada a informaciones que desprestigiaban, menospreciaban o vilipendiaban a Podemos. Por ejemplo: Tema del día “Crisis en Podemos”. Opinión: “Podemos, ilusión o ilusionismo”. Bueno, mejor véalo usted mismo…

la foto 3

En las últimas semanas la campaña de El País contra Podemos se ha vuelto feroz. Por cantidad y por… ¿calidad? De ninguna manera. Por cantidad y por torpeza. El pasado viernes publicaban en la portada de su web una noticia titulada “La viuda de Enrique Casas pide a Iglesias una condena clara a ETA”. Justo debajo, una carta abierta de Bárbara Bürkhop, la viuda de Casas, a Pablo Iglesias. Comienza con esta frase:  “Puede ser que mi hemeroteca falle…”.

la foto

¿Puede ser que mi hemeroteca falle? Si ese mismo día tecleábamos en Google las palabras “pablo iglesias condena eta” el primer enlace que aparecía era un vídeo de Youtube en el que Iglesias condena “la actividad de ETA”. Inmediatamente después, enlaces con otras noticias que recogen informaciones similares. La viuda de Enrique Casas puede no sentirse satisfecha con las palabras, en el vídeo o en otros foros, de Iglesias. Pero en un diario como El País, donde imagino conocen perfectamente las imágenes y las declaraciones en las que Iglesias ha condenado la actividad de ETA (“Iglesias ve ´repugnante`que se dude sobre su condena al terrorismo de ETA”), tienen la obligación de contrastar los datos que ofrecen, incluso en boca de otros. Cuando titulan “La viuda de Enrique Casas pide a Iglesias una condena clara a ETA”, sabiendo que Iglesias ha condenado claramente a ETA, solo pueden ser o muy torpes o muy manipuladores. Quizá las dos cosas. La decadencia, en cualquier caso, de un medio que agoniza.

la foto 2

 

El gran pacto

Al bloguero, el cuerpo le pide comentar el pacto entre izquierdas y derechas… Bueno, no sé si usted me entiende, me refiero al pacto entre el PSOE y Ciudadanos, que no es lo mismo. ¿Sería más correcto decir entre derecha y centro derecha? Seguramente. Podríamos hablar, para entendernos, del pacto entre Ciudadanos y… ¿el partido de José Bono? Así está mejor. Un amigo se quejaba tras conocer los amoríos teóricamente contra natura entre Sánchez y Rivera con una frase demoledora: “¡Qué difícil ser socialista y del PSOE a la vez!”.

Captura de pantalla 2016-02-25 a la(s) 14.54.26

El cuerpo del bloguero anda revuelto. Acaba de ver las respuestas de PSOE y Ciudadanos a la misma pregunta (¿El pacto que han firmado deroga la reforma laboral del PP?) y no sale de su asombro: Pedro Sánchez responde sin dudar con un contundente , mientras que el representante de Ciudadanos dice que NO, y habla de reformas y modificaciones. Inmediatamente después el portavoz socialista Antonio Hernando, muy serio y afectado, acusa a Podemos de mentir (“El acuerdo que hemos presentado esta mañana no abarata el despido, es mentira. Podemos miente y lo sabe. Hoy el señor Errejón ha venido aquí a decir mentiras”) y de querer que gobierne el PP: “Hoy, la gran esperanza de Mariano Rajoy se llama Pablo Iglesias”. Dos horas después el PSOE tuvo que rectificar: “Terminamos de leernos el documento de madrugada y se nos puede haber pasado al escribirlo o al hacer un corta y pega de distintos textos”.

El cuerpo me pide nuevas elecciones, la verdad, pero cuando me dispongo a razonar la reflexión, Rita Barberá ofrece una rueda de prensa, dimite el director de TVE, el duopolio televisivo anuncia que ha generado beneficios extraordinarios… Muchos temas jugosos se acumulan el último día de la semana. Lo de Rita se soluciona con un titular: la ex alcaldesa de Valencia dio las gracias, entre otros (Rajoy, Cospedal…), al Ministro de Justicia. ¿Se puede hablar más claro? El director de TVE hace de rata en el Titanic, y abandona el barco cuando el hundimiento es inevitable. No se podía esperar otra cosa. Lo del duopolio son palabras mayores: en 2015 los dos grupos que controlan el grueso del mercado audiovisual ganan 265 millones de euros, que se reparten como buenos hermanos. Mediaset (Telecinco y Cuatro) obtiene 166, 2 millones de beneficio y Atresmedia (Antena 3 y La Sexta) 99,2 millones. ¡Como para cambiar el organigrama televisivo español! ¡Como para apostar por cambios políticos reales, por una regeneración democrática, por otro orden económico!

Los políticos españoles son mediocres. Las televisiones en España son un asco. Están hechos los unos para los otros. El gran pacto con el que ganan todos.