You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Pedro J


Un Mundo sin Pedro J

“Pedro J. deja El Mundo para dedicarse al periodismo”. El Mundo Today.

El Mundo es un periódico de autor. Un diario hecho a la imagen y semejanza de Pedro J Ramírez, su director, su ideólogo, su corazón, su médula espinal, su vesícula biliar, su dios todo poderoso y ¿eterno? Una vez anunciada su destitución al frente de la dirección del diario, la primera pregunta solo puede ser una: ¿Sobrevivirá El Mundo?

Con El Mundo Pedro J no solo creó un periódico, sino una forma de hacer periodismo, de entender la profesión, de vender un producto, de ganar dinero y obtener poder. Ahí tienen el 11-M: una descomunal sinvergonzonería que a cualquier otro periodista le hubiera supuesto, una vez embreado y emplumado, el descrédito y la ruina profesional. A Pedro J le ayudó a vender miles de ejemplares.

11

Pedro J es un periodista-artista. Ni de derechas ni de izquierdas, dice, sino todo lo contrario. Capaz de jugar con todos, de negociar con todos, de admitir filtraciones de todos, de aprovecharse de todos… y de traicionar a todos. Pedro J es una máquina de hacer periodismo, su periodismo. Tiene olfato, cintura, chispa, es un trabajador incansable, es brillante, ágil, bebe gin tonics premium, es más peligroso que un mono con una escopeta. No es una víctima. Es un peligro público.

Para el currículo de Pedro J lo ideal es que se lo hubiese cargado el Gobierno de Mariano Rajoy. Una nueva muesca en un revolver, el del periodista irreductible, en el que ya figuraba la salida de Diario 16 propiciada por Felipe González. Pero me temo que la verdad es mucho más mundana: Pedro J no es el problema. El verdadero problema de El Mundo es económico. Si el periódico ganase dinero como en los buenos tiempos, a espuertas, las tensiones de su director con el Gobierno de Mariano Rajoy serían una anécdota. Nadie cuestionaría a Pedro J en unas circunstancias ganadoras. Pero Unidad Editorial ha acumulado pérdidas de 234 millones de euros en 2011 y de 526 millones en 2012. Y en 2013, en plena debacle publicitaria, multiplicó por cinco sus pérdidas.

Tensiones con el Gobierno, de acuerdo, pero insuficientes para forzar un cambio al frente del periódico. Pedro J se marcha porque la estructura del diario es demasiado grande, demasiado costosa, para los ejemplares que vende, para la publicidad que ingresa. No ha sido suficiente ni con el descomunal éxito de Orbyt.

¿Sobrevivirá El Mundo? Quedan grandes profesionales en su redacción, eso es cierto. Y no me dirá usted que García-Abadillo o Eduardo Inda no tienen prestancia como nuevos líderes espirituales. Se encuentran a la altura de columnistas como Jiménez Losantos o Salvador Sostres. El futuro de SU periodismo, del periódico de Pedro J, parece en buenas manos. Si sobreviven bazofias como ABC o La Razón, ¿por qué no puede hacerlo un Mundo sin cabeza?

BB

Un genio: Manel Fontdevila.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Amy Ray

Cd: Goodnight Tender.

Amy

Amy Ray es miembro de Indigo Girls, uno de los grupos femeninos más populares de la música norteamericana. Y este “Goodnight Tender”, su sexto disco en solitario, es una verdadera maravilla. Grabado con enorme sencillez, y con gran contundencia, coquetea con el bluegrass , el folk, el country  e incluso el góspel. Y cuenta historias de amores tristes, de paisajes desolados, de seres destruidos. Un trabajo emocionante con guitarras de pedal y violines. Y con colaboraciones importantes: Duane Allman, Susan Tedeschi, Kelly Hogan, Justin Vernon… Una delicia total.

En nombre de la libertad

Intelectualmente, la convocatoria resulta tan desazonadora como peligrosa. Televisivamente, la imagen es simplemente espeluznante: a la derecha de la pantalla, Jiménez Losantos y Casimiro García-Abadillo. A la izquierda de la pantalla, Pedro J Ramírez y Luis Herrero. En el centro, a modo de coordinador del evento, Carlos Cuesta, el mamporrero perfecto. Estamos ante un nuevo producto ¿informativo?, un “híbrido entre el periódico y la televisión”, tal y como dijo Cuesta en la presentación del engendro. Y tenía razón: lo peor del periódico y lo peor de la televisión. ¿Su nombre? El mundo en libertad.

Hace unos días nos alegrábamos del anunciado cierre de varias cadenas de televisión, por innecesarias y casposas. Hoy debemos entristecernos por el nacimiento de este programa, una de esas tertulias ultras que se amparan en la libertad de expresión para hacer política y soltar doctrina camuflada como información. “No sobra nadie”, dijo el presentador, el tipo que apareció un día disfrazado de boxeador español, cuando le preguntaron por los protagonistas de la tertulia. Y sentenció: “Entre todos los grupos de comunicación, los nuestros son los más comprometidos con la unidad de España y la defensa de la Constitución”. Se refiere a Libertad Digital y El Mundo, no se lo pierda, en palabras textuales del presentador “dos grupos de información que destacan por su independencia a la hora de informar y opinar”.

Afortunadamente, la tertulia en cuestión se emite en medios de comunicación de escasa relevancia audiovisual: Libertad Digital y la web del diario El Mundo. Es el enésimo intento de estos personajes por obtener relevancia televisiva, y será su enésimo fracaso. La doctrina ultra conservadora tiene un público minoritario. Los programas de televisión de la señorita Pepis, basados en el bajo presupuesto y la elevada intransigencia, están condenados a la ruina. ¿Por qué estos individuos montan un programa de televisión marginal? Porque les fascina la idea de utilizar la todopoderosa pantalla para lanzar sus mensajes, para presionar a gobiernos y patrocinadores, para maquinar, influir, presionar.

La televisión actual, pese a ser de muy baja calidad, exige algo más que cinco radicales hablando de sus intereses personales, profesionales y económicos. La televisión actual exige un mínimo de talento. Por tanto, “El Mundo en libertad” no tiene ningún futuro. Afortunadamente.

Información de calidad

La noticia más vista durante todo el fin de semana en la prestigiosa web elmundo.es, perteneciente al no menos considerado diario El Mundo, ha sido ésta: “Belén Esteban abandona Sálvame tras una gran bronca con Lydia Lozano”. El éxito de semejante pieza informativa dice mucho sobre la calidad del medio de comunicación en cuestión, no cabe duda, pero me temo que también de su público. Pedro J ha conseguido, una vez más, la perfección, aunando dos modelos de lector compatibles con su intrépida manera de “informar”: el ciudadano comprometido, que confía en encontrar algún día la huella euskalduna en los atentados del 11-M, y el marujón frívolo que vibra con las vicisitudes de la Pantoja, Falete, Jiménez Losantos y compañía. Complejo mundo éste del periodismo de calidad…

Pedro J quizá reserve las informaciones de calidad, el verdadero periodismo, para sus proyectos de pago. Suena razonable: el buen periodismo es caro, repiten los más prestigiosos gurús. “La información de calidad no puede ser gratis”, aseguraba este domingo Natalie Nougayrède, primera directora de Le Monde, en entrevista en El País Semanal. De hecho, mientras los lectores de elmundo.es en su versión gratuita debían conformarse con la noticia de la bronca de Belén Esteban, la carroña, los clientes de pago de Orbyt podían leer en exclusiva una gran entrevista, de lujo, en la que Sánchez Dragó afirmaba que para él, el desahucio “sería una liberación”.

El desahucio parece un hecho meramente físico, pero también puede ser un acontecimiento intelectual. Sánchez Dragó es un buen ejemplo de inquilino privado de la posesión de su inmueble cerebral, circunstancia que le ha obligado a refugiarse en la chabola televisiva. El mismo lugar en el que Miguel Ángel Revilla, el ex presidente de Cantabria, autodenominado “ciudadano del mundo”, tiene una sección que se llama “La opinión de Revilla” (“La Sexta noche”, La Sexta). Licenciado en Ciencias Económicas, Revilla raja en la tele con la misma contundencia con que lo haría un vendedor de crecepelo en una carreta del Far West. Habla de los paraísos fiscales en “la isla Gran Caimán”, y asegura que el mundo lo manejan “piratas” vestidos con corbata. Él lleva una rosa.

http://www.youtube.com/watch?v=G2RRfpQq1wk

“Nadie interesante tiene un minuto al día en la televisión”, escribió Manuel Hidalgo precisamente en El Mundo ayer domingo. Un sabio este Hidalgo.

 

Un motivo para NO ver la televisión

The Rolling Stones.

Cd:  2120 South Michigan Ave.

Hoy no recomiendo una novedad, sino un clásico oscuro. Un disco pirata de los Stones que recopila las canciones que Jagger y los suyos grabaron en los legendario estudios Chess de Chicago, situados en el 2122 South Michigan Avenue, allá por los años sesenta.

Puro blues, sencillas bases rítmicas, armónicas sonando por los micros de voz, guitarras distorsionadas… y canciones memorables revisitadas con respeto y pasión. El resultado de estas tres jam-sesions de blues-rock, grabadas entre junio del 64 y mayo del 65, se repartió por diferentes discos en todos los formatos (singles, eps, lps…), pero en este bootleg están todas reunidas. Son 27 canciones que forman un disco memorable.

http://www.youtube.com/watch?v=32JR9nBI0xQ&playnext=1&list=PL4A6B1E104F8CE334&feature=results_main

http://www.youtube.com/watch?v=lHOA42Klb8E&feature=player_embedded

Fútbol

Cuando un hombre ve más de cinco partidos de fútbol en una semana se le puede considerar intelectualmente muerto, sin vida cerebral. No es un chiste feminista, es la cruda realidad. Ahí tienen a Rajoy. Le cuento esto porque esta semana nuestra televisión está que lo tira: ni un solo día sin partido de liga. De lunes a lunes, fútbol cada tarde-noche en la pantalla. Futboleros, disfruten de esta sobredosis porque los tiempos están cambiando y lo bueno no dura siempre.

En el PP dicen que el partido en abierto es intocable, pero también dijeron durante la campaña electoral que “lo que necesita España no es facilitar el despido sino fomentar la contratación”. Y el gran Pedro J deja caer en la redes sociales una de esas noticias que hacen que El Mundo sea competencia directa de El Mundo Today: “Una televisión siria acusa al Barça de colaborar en el contrabando de armas”. Con dos cojones.

¿Dispara Messi con fuego real? No, son fuegos artificiales. En el fútbol español la verdadera noticia, la chicha, no está ni en los goles de Messi, ni en el ego de Mouriño, ni en el amarillismo de Pedro J. Está en la deuda. Los clubes deben a Hacienda 752 millones de euros, 150 millones más que hace cuatro años. Si usted es charcutero, y no paga a la Agencia Tributaria, en cuatro días tiene las cuentas embargadas y a la policía llamando a la puerta de su casa para decomisarle las barras de choped. Sin embargo, si usted es presidente del Atlético de Madrid, el equipo más endeudado de España (120 millones de euros), le mandan a la policía, sí, pero para poner orden en las entradas y salidas del estadio, y le darán una palmada en la espalda cuando, siendo tan sumamente moroso, se gasta 40 millones en Falcao.

¡Plof! Esto huele a burbuja. Y eso que el 85% de la deuda de los equipos está aplazada, en virtud de diferentes acuerdos alcanzados por los dirigentes de los equipos con la Agencia Tributaria. Que sea el charcutero quien pide el aplazamiento…

P.D.

Hablando de plofs y charcuteros: Jaume Matas condenado a seis años en el primer juicio del “caso Palma Arena”. ¿Amnistía o quince días en chirona? Se admiten apuestas.

La cosa no termina ahí. Antonio Alemany, periodista, ha sido condenado a tres años y nueves meses por prevaricación, falsedad, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias. Entre 2003 y 2007 Alemany recibió casi medio millón de euros de Matas, como pago por escribirle los discursos y alabarle en el diario El Mundo. Por una u otra razón, este Pedro J es la salsa de la profesión…

 

Un motivo para NO ver la televisión

Alí y Nino

Autor: Kurban Said.

Editorial: Libros del Asteroide.

La faja publicitaria de este libro podría tener un efecto contrario al buscado: que algún lector potencial se asustase al leer frases como “El libro más importante de la literatura de Azerbaiyan” o “Ambientada en Asia a principios del siglo XX”. Tranquilos. “Alí y Nino” es nada más y nada menos que una historia de amor, de corte clásico pero con una sorprendente modernidad en sus planteamientos, reflexiones y conclusiones. Y una excelente traducción: “Todas las tardes, las muchachas van a la fuente. Todas las tardes, al fondo de la plaza, están sentados los hombres jóvenes, y así es como nace el amor en Oriente”.

“Alí y Nino” es la historia de amor entre el aristócrata musulmán Alí y la princesa ortodoxa Nino. Pero también un libro de aventuras y de viajes, de conflicto y de convivencia, de supervivencia y de tolerancia. “Aquí estamos, los representantes de los tres mayores pueblos del Cáucaso: una georgiana, un musulmán, un armenio. Nacidos bajo el mismo cielo, soportados por la misma tierra, distintos y a la vez uno: como las tres personas divinas. A la vez europeos y asiáticos, recibimos de Occidente y de Oriente, y a los dos damos”.

Un gran cuento, con una pareja protagonista y varias culturas actuando como extras, que fascinará a quienes disfrutan con Las mil y una noches, pese a no derrochar sexo y fantasía. Y tener lugar durante la primera guerra mundial en Bakú, ciudad a orillas del Caspio próspera gracias al petróleo. Buena culpa la tiene el ambiente exótico, tan rico como la encrucijada de nacionalidades que circulan por estas páginas inagotables: musulmanes, armenios, cristianos, judíos… Conviven a duras penas, luchan por lo que consideran suyo, y hasta tienen tiempo para el humor: “Entonces mi padre se levantó, me cogió la mano y dijo, con una voz súbitamente temblorosa y ahogada: ´Pero una cosa te suplico: ¡No te metas en política! Haz lo que quieras, pero nada de política`”.

Una pequeña obra maestra.

Pincha para leer el primer capítulo