You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Hermann Tertsch


Tres Tristes fachas

En Telemadrid, mientras Hermann Tertsch hablaba de la grandeza de Aznar se podían ver en múltiples pantallas, a sus espaldas, las de Hermann, imágenes de Francisco Franco con el brazo en alto. Un cursi diría que los duendes de la televisión se habían vuelto locos, loquitos. Una persona normal diría que dios los cría y ellos se juntan. Andreita Fabra diría, con su habitual soltura: ¡Qué se jodan! Yo en este caso, quién me lo iba a decir, soy más de los de Andreita. Cuando juegas tanto con el enfrentamiento y la crispación, cuando añoras tanto el pasado, y cuando nombras tanto a la bicha… la bicha se te acaba agarrando a la chepa, y trata de tomarte por detrás y fundirse contigo en uno, grande y facha.
Tertsch, Aznar y Franco forman un triángulo de ensueño. Como Los Tres Sudamericanos, pero con menos gracia y sin ningún ritmo. Y de sudamericanos nada: españoles hasta la médula, cuidadito. No me diga que no tiene chispa… “Fue durante mi intervención. He pedido explicaciones”, ha dicho un mosqueado Hermann en Twitter. ¿Explicaciones? ¿En Telemadrid? Pero hombre Hermann, si las imágenes te las hubieran colado en Canal Sur o en una entrevista en “El Intermedio” era para sospechar, pero ha sido en Telemadrid, la meca de la derecha, el Everest de la manipulación ultra conservadora, el lugar donde mejor te tratan después del piano bar Toni 2.
No entiendo las quejas de Hermann. No entiendo la polémica que se ha montado. De hecho, después de ver repetidamente las imágenes, creo sinceramente que al bueno de Hermann le sienta bien esa ambientación, ese blanco y negro casposo. No le veía tan guapo desde su crónica desde el lecho del dolor, recuerde, postrado en la cama de un hospital tras la paliza que le propinó ese miserable luchador de Pressing Catch apodado El Gran Wyoming.

Resacas

El juzgado de Primera Instancia ha desestimado íntegramente la demanda que interpuso Hermann Tertsch en 2009 contra el Gran Wyoming por vulneración de su honor al emitir unos vídeo-montajes humorísticos en “El intermedio” (La Sexta). Tertsch solicitó una indemnización de más de 200.000 euros por la agresión moral, “al hacerle pasar por un asesino”. El juez ha dicho que la libertad de expresión ampara la crítica: “El Intermedio es un programa de actualidad pero no un programa informativo…Cuando el espectador se sienta ante su televisor para ver El intermedio y al Gran Wyoming lo hace para reírse, para escuchar sus chistes y para ver los montajes de los vídeos que se proyectan, que cualquier telespectador medio es consciente de que estamos ante montajes realizados para entretener. No los confunde nunca con la realidad”.

Pinchar para seguir leyendo (Cuarto Poder)

 

Macho man

“No hay nada como la piel tersa, los pechitos como capullos y el chochito rosáceo”. Fernando Sánchez Dragó.

España es un país de machotes. Aquí vas por la calle, le das una patada a un bote y llenas la acera de testosterona. Y si pones la tele, escuchas la radio o lees a determinados verracos, también. Cuando no es el alcalde de Valladolid quien se pone choto con Leire Pajín es Pérez Reverte quien se descojona de las lágrimas blandengues de Moratinos (“Ni para irse tuvo huevos”). Por no hablar de esa máquina de seducir llamada Hermann Tertsch. Tipos de una virilidad antigua, de esa que no pierde fuelle con los años. Sementales que eyaculan hasta por la boca, dejándolo todo lleno de kleenex pringosos, palabras sucias y olor a acetona.

El último de ellos es Sánchez Dragó, un veterano showman que en su último libro presume de haber mantenido relaciones sexuales en Tokio con dos “lolitas” de 13 años. “De esas -ahora hay muchas- que visten como zorritas, con los labios pintados, carmín, rimel, tacones, minifalda…”, detalla. El intelectual, subvencionado por los madrileños a través de Esperanza Aguirre (Telemadrid), no duda en ofrecer detalles que, si no fuera por su indiscutible calidad literaria, serían indignos de todo un caballero: “Las muy putas se pusieron a turnarse”.

El hombretón está inspirado, dejémosle seguir… “Las delincuentes eran ellas y no yo”, escribe un garañón que no tiene necesidad alguna de justificarse: los eyaculadores interiores no dejan rastro de sus fechorías. Dragó es un gran eyaculador interior, tanto como para alimentar su descomunal ego con barreños de esperma. No es extraño que personajes como Aznar, Ana Botella o Pedro J le adoren…

El comité de empresa de Telemadrid, CC OO, UGT y CGT piden a la dirección de la cadena la destitución inmediata del presentador de “Las noches blancas”. No parece normal tener a un pervertido al frente de un programa de la televisión pública madrileña. Sin embargo, no será sencillo que el sátiro infanticida abandone el chollo: tiene buena agarraderas. La única persona sobre la que recibí instrucciones en mi paso por El Mundo fue Sánchez Dragó: “No te pido que escribas bien sobre su nuevo programa, sólo que si no te gusta no escribas nada”, me dijo el que entonces era mi jefe. ¿Tendría tan buen concepto de Dragó si le pillase cepillándose a una hija suya de 13 años?

la imagen de españa

Hermann Tertsch, el periodista de Telemadrid que recibió “una patada por la espalda de un profesional” propinada por el taburete de un piano bar madrileño, será uno de los protagonistas de los campus de verano de las FAES, la fundación del PP que preside José María Aznar. Tertsch no se encargará del catering del evento, cuidado, sino que participará como invitado en una mesa redonda llamada “La imagen internacional de España”. Después de la derrota de nuestra selección con Suiza ante millones de telespectadores de todo el planeta, y tras los rumores sobre un posible plan de rescate económico de la UE a nuestro país ¿Qué mayor desgracia podría sucedernos? Pues ahí lo tienen…

Aznar y Tertsch unidos por España. No hemos podido elegir mejores representantes, es evidente. Ni  el regreso de Raúl a la selección, ni la aparición de Jimmy Jump en la final, ni siquiera una prolongación de la presidencia española de la Comunidad Europea podrían hundir más nuestro prestigio internacional. Y si no, vean…

.

El campus de las FAES no se celebrará en el Toni 2, sino en un hotel de Navacerrada. Pero el peligro de que se desborden los sentimientos patrióticos sigue siendo altísimo. Ya saben, creerse mejores que los demás por cuestiones de geografía. Una sensación de superioridad que transmiten Aznar y Tertsch, evidentemente, pero también toda esa ristra de programas creados al rebufo de “Españoles en el mundo”.

Casi tres millones y medio de personas vieron en La 1 de TVE el programa “Españoles en el mundo” dedicado a Guinea Ecuatorial. Diferentes españoles, que trabajan en distintas profesiones y que se han adaptado a la vida en el país africano de varias maneras, protagonizan el programa. Hasta ahí todo bien. Lo malo es la idea que algunos telespectadores pueden tener de Guinea después de ver el programa. En ningún momento se dijo que este país africano padece una de las dictaduras más depredadoras y sangrientas de la historia, ni se habló de la corrupción o el deterioro en la calidad de vida de la población. La sensación era poco menos que idílica: risas, buen rollo, casas bonitas, mucha fruta… Imagino que este tipo de programas no pretende analizar la situación social de los países que visitan, ni poner a los españoles que viven en ellos contra las cuerdas, pero me temo que el resultado final es, en casos como el de Guinea, cuando menos engañoso. La imagen de España y de los españoles no puede estar por encima de todo.

.

P.D.

¿Quién dijo que las vuvuzelas son aburridas? Despues de poner a caldo a Pelé y Platini el amigo Maradona, hombre siempre a la última, demuestra en esta imagen que hasta el instrumento musical más aberrante tiene un puntito…

.

Un motivo para NO ver la televisión

De reparto (retrato de un actor).

Si miramos a los lados veremos que las calles están llenas de actores secundarios. Y también los escenarios, las pantallas, las familias, los trabajos… Secundarios que a veces son mucho más que imprescindibles, por navegar contracorriente, por parecer invisibles, por sobrevivir, por habitar en las zanjas de las ciudades. Les cuento todo esto porque hoy se estrena “De reparto (retrato de un actor)”, un documental sobre la vida de Carlos Lucas, un hombre que “podía haber sido ciclista, o cosmonauta, o banderillero… Pero fue actor de reparto”. Un apasionado canto al secundario, al olvidado, al superviviente, a la fuerza de los recuerdos.

“De reparto…” es un documental emocionante, y en ocasiones triste, que nadie debería perderse. No habla de las grandes estrellas del cine, sino de aquellos maravillosos perdedores a los que cantaban Elliott Murphy y Johnny Thunders. Es la historia de un superviviente. Y del lado oscuro del cine, de las estrellas, de los sueños y las metas. Nada más y nada menos que auténtica, apasionada e imprescindible memoria histórica.