You are currently browsing the archives for the General category


Muertos vivientes

Cada mañana me siento a desayunar con un café, un trozo de pan tostado y el diario El País. Pongo un poco de azúcar en el café, aceite de oliva y tomate en el pan, y abro el periódico por las páginas finales, las de televisión. Una rutina que tiene que ver con este blog, que escribo desde hace siete años y está dedicado a la pequeña pantalla y sus vericuetos. Me interesa especialmente la información sobre televisión. Compro El País, entre otras cosas, por la información sobre televisión. Pago buena parte de ese euro con treinta céntimos que me cobra el quiosquero por su información sobre televisión. ¿Y qué me encuentro un día tras otro? Publicidad. Ayer concretamente la sección incluía dos piezas: la primera, sobre una película de animación que estrena hoy Canal +, la plataforma de pago de PRISA, propietaria del diario El País. La segunda, sobre un documental que estrenó esa misma noche una cadena de pago, en el dial 21 de Canal +, la plataforma de pago de PRISA, propietaria del diario El País.

A los periodistas de raza estos detalles les parecen insignificantes. A mí, como lector mestizo, pero de pago, me indignan. Mordisqueo el pan, me limpio unas gotas de grasa de la barbilla, apuro el café y me pregunto: ¿para qué coño sigo comprando el periódico? “Por la sección de internacional y los chistes de El Roto y Forges”, me susurra la voz de mi nostálgica conciencia periodística. “En la red lo tienes todo, no seas tan gilipollas como para pagar la publicidad a precio de información”, grita mi raquítica cartera desde el fondo del bolsillo del pantalón. Juan Luis Cebrián, consejero delegado de PRISA, me ayuda a tomar una decisión: “los periódicos han desaparecido y no lo sabemos. Somos como muertos vivientes”.

No seré yo quien lleve la contraria a Cebrián, el ejecutivo de los 8,2 millones de euros. La crisis de la prensa no está causada por un solo motivo, es evidente, pero la baja calidad de los periódicos podría ser uno de los importantes. El País, el mejor de todos, se desangra en el pago de hipotecas: la ludopatía y el onanismo son dos vicios que licuan la tinta y dejan manchas en cada página. “A mí lo que me preocupa, en El País y en la prensa en general, es el proceso de autocensura en las redacciones, que es muy fuerte”, asegura un Cebrián con un descomunal sentido de la autocrítica. “Es decir, redactores que se abstienen de publicar, de decir cosas, de llevar a cabo investigaciones, lo que sea. Y no porque nadie les presione, ni la empresa ni fuerzas exteriores a la empresa, ni los gobiernos… sino porque el redactor cree que no le conviene”.

Acabáramos. La culpa es de los periodistas. Esos caguetas que piensan que tienen que escribir bien de Canal +, del grupo Santillana, de la Cadena Ser, de Mediaset (Telecinco, Cuatro), de la monarquía, de los políticos que les concedieron las televisiones, del empresario mexicano Carlos Slim, de los bancos acreedores con los que han pactado la refinanciación de una deuda financiera de PRISA que ascendía en 2011 hasta los 3.537 millones de euros…

Muertos vivientes, insiste un Cebrián que, quizá en un gesto que forma parte de su campaña en defensa de la monarquía, y para quitarle plomo al incidente de Froilán, se ha disparado con un Magnum 44 en el pie. ¡Pum!

el cuervo y la urraca

“Todo lo que vemos o nos parece, no es otra cosa que un sueño dentro de otro sueño”. Edgar Allan Poe.

La próxima semana sale a la venta un libro titulado “Reacciona” (Aguilar), escrito por varios individuos con mayor o menor preparación. Uno de ellos es un bloguero indocumentado que se queja del deterioro de la cultura, el abandono de la educación y la mediocridad de los políticos. Un impresentable, qué duda cabe. La educación es una prioridad nacional, los españoles adoran a los políticos y la cultura se encuentra, se lo voy a demostrar, en uno de los mejores momentos de la historia. Lo haré con un ejemplo práctico, basado en dos seres intelectualmente superiores: Edgar Allan Poe y María Dolores de Cospedal.

Coincidiendo con el abandono por parte del ayuntamiento de Baltimore de la casa-museo de Edgar Allan Poe (no pagará los 80.000 dólares anuales que cuesta el mantenimiento), en España se pone a la venta “Cospedal, la reina de la torre de marfil” (Libros Libres), una biografía de la secretaria general y número dos  del Partido Popular. ¡A la mierda Poe! ¡Viva María Dolores!

¿Quién se creía que era ese poetucho siniestro como para que le mantengan la casa abierta más de 150 años después de haberla palmado? Muchos cuervos, muchos gatos y muchas hostias, pero ¿Qué ha hecho Poe por los demás? Nada, aparte de meter miedo a los infelices que leen sus cuentecillos. Sin embargo ahí tienen a la señora Cospedal, elegantemente vestida y mejor peinada, siempre positiva en sus comentarios, y protagonista de una biografía absolutamente grandiosa e imprescindible.

¿Qué ha hecho Cospedal como para merecer una biografía de 250 páginas? se preguntará el lector antisistema. Poca cosa, bien es cierto, pero sus fines son nobles: derrocar al actual Gobierno, acceder al poder y comenzar a reescribir la historia. Por eso esta semblanza de la nada, con sus 250 páginas huecas, debe ser fascinante. Mucho más que los relatos, ensayos, poemas y demás zarandajas de ese bostoniano borrachuzo…

.

P.D.

No se le pueden quitar las manchas a un leopardo. El columnista de El Mundo y tertuliano de Telemadrid Salvador Sostres ha vuelto a hacer de las suyas, escribiendo una escandalosa columna/post en el diario de Pedro J. En esta ocasión Sostres disculpa el crimen de un joven que estranguló a su novia embarazada, el tristemente famoso “asesino de la web-cam”: “un chico normal de 21 años que está enamorado de su novia embarazada, es normal que pierda el corazón y la cabeza”. Elmundo.es ha borrado el texto, pero en la edición de papel de El Mundo permanecerá por los siglos de los siglos.

El twitero Pedro J primero defendió a Sostres (“Sostres vuelve a polemizar y argumentar al límite. Me gusta su dialéctica incisiva”) para poco después, y en un alarde de contorsionismo moral provocado sin duda por los comentarios de los lectores, cambiar radicalmente el discurso: “Comparto muchas de las críticas al blog de Sostres de hoy. Pedimos disculpas… Ayer fallaron nuestros controles”.

¿Fallaron los controles? Llevan años fallando. En Público han hecho el trabajo sucio, y han recopilado algunas de las frases machistas y xenófobas de Sostres publicadas por El Mundo…

-  “Las mujeres llevan toda la historia lamentándose (…) las últimas décadas, colectivamente, a través de todos los tópicos tan tediosos y absurdos del feminismo. Y nada han conseguido”. 29/03/2010

-  “Escandalizarse por los casos de pederastia y abusos sexuales dentro de la Iglesia Católica es fácil y barato, pero estas anécdotas, (…), no pueden ser una enmienda a la totalidad a la mayor oenegé del mundo”. 25/03/2010

-  “No es lo mismo que llegues a casa y te encuentres al niño cepillándose a una muchacha estupenda que encontrarte a tu hija en el sofá o en tu propia cama, a cuatro patas, por bueno que esté el chaval”. 03/11/2010

-  “Llega el sol y las chicas muestran con total descaro cuáles son sus prioridades y su principal esplendor. La belleza es una característica femenina tal como el talento es una característica masculina”. 20/08/2010

-  “Desaparecido Labordeta es hora que desaparezcan, también, todos aquellos productores de quesos que promocionaba en sus programas. Todo este gusto por lo rural no lleva a nada bueno”.

“Los periodistas de El Mundo vamos a entregar una nueva carta a Pedro J. para que prescinda de Salvador Sostres”, asegura la periodista Ana del Barrio en Twitter. ¿Solo de Sostres? Si añadiesen algún nombre más el periódico sería más serio, menos amarillo, más legible. En el vídeo, el tal Sostres demostrando su enorme sensibilidad en otro de sus hábitats naturales: Telemadrid.

.

Un motivo para NO ver la televisión.


Ha muerto Calvin Rusell, uno de los grandes cantantes, guitarristas y compositores tejanos. Uno de aquellos beautiful losers a los que cantaba Bob Seger. Tocaba la guitarra como si J.J. Cale hubiera nacido en Austin, cantaba como si Tom Waits solo hubiera bebido tequila y componía como si Townes Van Zant hubiera enchufado su ampli a una torre de alta tensión. Era muy desconocido, era muy grande.

el increible tertuliano menguante

El que fuera perro de presa de Aznar, un hombre imponente, todo soberbia, todo arrogancia, todo engreimiento, perdió de un plumazo esa prestancia y ese esplendor al sentarse en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid. ¡Quién le ha visto y quién le ve! Delante de la fiscalía, el altanero bocazas se arrugó como una pasa, se encogió como un gusano y tuvo que ajustarse el velcro de  los pañales, descompuesto ante la posibilidad de pasar dos años a la sombra. Es Miguel Ángel Rodríguez, el increíble tertuliano menguante.

Ex secretario de Estado de Comunicación del PP y tertuliano ultra en diferentes cadenas, Rodríguez por fin se ha sentado en el banquillo de los acusados. La fiscal pide para él dos años de cárcel por llamar “nazi”, en repetidas ocasiones y en el programa de TVE “59 Segundos”, al doctor Luis Montes. Ante el juez, el acusado demostró toda su grandeza: primero se acobardó y negó su insulto, que afortunadamente quedó grabado para la posteridad, y después trató de justificar su actitud describiendo el tipo de debate en el que tuvo lugar. “El espectador de este tipo de programas ya sabe lo que va a ver. No estaba en el auditorio Miguel de Unamuno de Salamanca”.

¡Pobres zoquetes los telespectadores de la televisión pública! Y pobre don Miguel de Unamuno, olvidado por la mayoría y maltratado por la escoria. Millán-Astray le acorraló al grito de “¡Abajo la inteligencia!” y, décadas después, otro individuo con ínfulas autoritarias y mirada torva vuelve a ensuciar su nombre en un burdo intento por distraer y disimular sus propias fechorías. “No hay, en efecto, tonto bueno”, resumió sabiamente el propio Unamuno.

“Nazi, nazi, nazi”, ladraba entonces un Rodríguez transmutado en Millán-Astray. “Los debates funcionan así… Nos decimos lindezas… Nos piden que seamos vivos, locuaces, agresivos”, asegura ahora, perdida la compostura, un tertuliano valeroso que no duda en pasar la patata caliente de la ofensa y la injuria a los responsables de los programas. Seamos positivos: en pleno canguelo, el escudero de Aznar muerde la mano que le da de comer y desnuda las miserias de los tertulianos: “Seguramente a los programas de TVE deberíamos ir más preparados, pero no es así. Tienes cinco debates a la semana y no te da tiempo”, asegura, estremecido por un rechinar a sus espaldas que suena a goznes de celda.

En un país civilizado, donde las televisiones tuvieran  principios éticos y los telespectadores criterio, la foto de Miguel Ángel Rodríguez estaría pegada en la cabina de seguridad de todas cadenas con esta frase superpuesta: “Prohibida terminantemente la entrada”. Pero no vivimos en un país cabal, las televisiones carecen de moral y los telespectadores de criterio. El careto de Miguel Ángel Rodríguez seguirá apareciendo con asiduidad en unas tertulias a las que, sin duda, “debería ir más preparado”. A no ser que no tenga suerte en el juicio y, como sucede con los tertulianos que charlan con Gemma Nierga desde la prisión de Valdemoro, se vea obligado a entrar en los debates vía telefónica…

.

P.D.

Vuelven las conspiraciones. Ya saben, los peones negros, las mochilas, la manipulación… “Nuestros rivales se han unido en una conspiración mediática”, dicen, como un solo hombre, Paolo Vasile, Pedro Piqueras y Juan Pedro Valentín. La declaración, que tuvo lugar durante la presentación de la integración de las redacciones de informativos de Telecinco y Noticias Cuatro, está cargada de amargura. ¡Pobre cadena amiga, marginada por el resto de colegas audiovisuales! ¡Triste Telecinco, que en 2010 apenas consiguió un beneficio neto de 70,5 millones de euros, un 45,6% más que durante 2009!

Una única duda: ¿Qué pinta en esa foto de las Azores Juan Pedro Valentín? Para aguantar a esos dos pájaros no basta con forrarse el riñón. Hay que tapizarse el hígado, empapelarse el bazo y hasta recubrirse con Albal el páncreas. Que así sea…

.

Un motivo para NO ver la televisión

Steve Earle.

Cd: I´ll Never Get Out Of This World Alive.

Steve Earle acaba de publicar su mejor disco en años. Lo cual, tratándose de quien se trata, no es moco de pavo. Earle es una leyenda viva en la que se dan cita la fuerza de Springsteen, la autenticidad de Townes Van Zant, el talento de Dylan, la sensibilidad de Guy Clark, el aplomo de Johnny Cash… Steve Earle es uno de los grandes, y este “I´ll Never Get Out Of This World Alive” la demostración de que sigue vivo y bien.

En su disco número quince Earle no hace nuevos experimentos. Recopila lo aprendido a lo largo de los años e incluye canciones de diferentes pelajes. Algunas magníficas baladas suenan a cantautor clásico, otros temas podría firmarlos el Keith Richards que bebía con Gram Parsons, en alguna la voz ha sido distorsionada y en otras las mandolinas y pedales recuerdan los días de la Del McCoury Band. Todo en dosis prudentes, sin una distorsión innecesaria o unos coros de más. Earle ha pisado el freno, ha escrito once grandes canciones (las primeras originales desde el 2007), se ha puesto en manos del productor T-Bone Burnett y ha grabado un disco monumental.

Pero aquí no terminan las buenas noticias. Earle publicará su primera novela, con el mismo título que el disco, el próximo día 12. Y tiene muy buena pinta: cuenta la historia de un médico que es perseguido por el fantasma de un antiguo paciente llamado… Hank Williams.


“This city” esta dedica a Nueva Orleans e incluida en este álbum y en la banda sonora de la serie de HBO “Treme”…

capar a juan carlos

Esta mañana he capado a un cerdo. Pensaba hacerlo el próximo 14 de abril, pero igual para entonces ya se han metido los calores. Sé que cada persona tiene sus propias fantasías, y que todos hemos soñado con poner en su sitio a un sargento chusquero, un cura salido o un impostor de andares principescos. Pero yo no hablo de ajustes de cuentas, sino de funcionalidad: acaponar el gorrino para evitar el llamado “olor macho”. Si no castras al guarro cuando es lechón, la androstenona y el escatol hacen que con el tiempo su carne apeste. Y la de los suyos. Por eso llamé al veterinario, agarramos a Juan Carlos por las patas y por las orejas, y procedimos…

Mi cerdo recién capado se llama Juan Carlos. Un nombre como otro cualquiera. Tengo otro que se llama Dragó, como el legendario árbol canario pero con el acento en la última sílaba, usted ya me entiende. Y otro que se llama Silvio. Y otro que atiende por Lequio. Y estoy pensando en comprarme un gorrino por cada concursante de “Hombres, mujeres y viceversa”, por cada tertuliano de Intereconomía y por cada político mentiroso. Sí, quiero tener una cabaña porcina realmente grande, con ejemplares de todas las familias, razas, pelajes y sangres. Y quiero tenerla cerca para poder darme el capricho de caparles con mis propias manos…

Una vez sujeto con firmeza el tertuliano, perdón, el chancho, se le levantan las patas traseras hasta que su ojete quede a la altura de los ojos del veterinario. La parte violenta del proceso dura solo unos segundos: un certero primer corte, un empujón a las huidizas bolillas, sección del cordón espermático y extracción limpia de las regias cholas. Pulverización con espray antibiótico… y a correr. Ligero de equipaje, como los hijos de la mar.

“Cuatro días en un bote con vinagre, cinco minutos a la plancha… y padentro”. Criadillas soberanas. La receta no es de Robin Food, sino de un espectador que no le quita ojo a los cojoncillos ensangrentados de los gorrinos. Que le aprovechen…

Sin olor a macho, sin poder reproducirse, por fin libre de tan pesadas cargas, ¡ahora sí que resulta realmente campechano el trote de Juan Carlos por la dehesa!

.

Un motivo para NO ver la televisión

Reina del crimen.

Autor: Megan Abbott.

Editorial: Valdemar / Es Pop Ediciones.

Dos mujeres de armas tomar protagonizan esta novela negra, el nuevo y excelente thriller de la editorial Es Pop. Lo de armas tomar entiéndalo al pie de la letra, puesto que la pareja en cuestión es responsable de una de las escenas más violentas de la novela negra de los últimos tiempos. Un amante jugador y traicionero, una pistola, un abrecartas, odio en las miradas, lobas cazando en manada… La sangre salpica al lector, que tiene que tomar aire entre párrafo y párrafo de una escena demoledora.

Título en singular para una historia plural, la de dos reinas del crimen, la titular y la aspirante al trono. Gloria Denton es la gran dama de la mafia, superviviente de los viejos y buenos tiempos, al frente de un negocio de cobro de apuestas y otras zarandajas. Una mujer solitaria, despiadada y amoral que elige a una mocosa ambiciosa y la instruye hasta convertirla en su brazo derecho. Protegida y heredera. Juntas parecen imparables. Un castillo de naipes construido sobre mentiras. “Claro que estoy mintiendo, nena, siempre miento, pero solo porque mienta no quiero decir que no sea también la verdad”. En ese momento debería sonar una canción de Tom Waits…

“Reina del crimen” ha recibido numerosos premios, incluido el Edgar Allan Poe 2008 a la mejor novela de misterio. Todos merecidos. Sobre la portada, obra de El Pulpo Design, lo mejor que puede decirse es que está a la altura del contenido.

Para leer un capítulo, pinchar aquí