You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Frederik Peeters


Enhorabuena, Madrid

Una ciudad que ha tenido como alcaldes a Ana Botella, Alberto Ruiz-Gallardón, José María Álvarez del Manzano y Agustín Rodríguez Sahagún merece disfrutar un poco más de Manuela Carmena.

NhSqGTAhEhAtSZw-800x450-noPad

Un motivo para NO ver la televisión

El hombre garabateado.

Autores: Serge Lehman & Frederik Peeters.

Editorial: Astiberri.

elhombregarabateado

La fantasía al servicio del misterio. O viceversa. Porque este cómic enrevesado, oscuro y sorprendente juega con ambos conceptos, misterio y fantasía, creando con ellos un ambiente tenebroso en el que es posible sumergirse de diferentes maneras, puesto que admite lecturas distintas, interpretaciones diversas. “El hombre garabateado” es la historia de una saga familiar femenina que acumula secretos: habla de mujeres con carácter, de extraños seres con plumas y de siniestras sectas secretas. Y por supuesto de muchas más cosas.

“- No es una historia de hombres.

-¿No?

- Betty, soy como tú. Mi hermana, que vive en Suiza, es como tú. Y la tuya también. Todas fuimos concebidas en La Roche con tíos de una noche. Todas nos criamos sin padre… Y todas hemos sido niñas. Solo niñas. Es el sino de las mujeres Singer”.

Todo comienza en el París de nuestros días, lugar de residencia de Maud, Betty y Clara. Abuela, hija y nieta, tres mujeres diferentes que se quieren y se arañan, que se rechazan y se necesitan… Hasta que llega a sus vidas un personaje macabro que reclama todo el protagonismo. Y un paquete. Es el comienzo de un viaje estrafalario a través del tiempo, de un pasado familiar entre sorprendente y terrorífico. El blanco y negro, con grises, le sienta como un guante. Y el guión, por encima de lo enrevesado de la narración, permite disfrutar con unos personajes ricos y complejos.

“Sucede cada treinta años. La primogénita de las Singer debe ejecutar el canto. Yo lo hice. Magda lo hizo. Y Elizabeth tendría que haberlo hecho, pero no estaba. ¡Por eso tembló la tierra!”.

“El hombre garabateado” podría ser llevado al cine por Guillermo del Toro. Es un cuento de niños para mayores dispuestos a soñar, a dejarse sorprender, a sumergirse sin prejuicio alguno en un thriller fantástico en el que la naturaleza se desboca y las mujeres reinan. Original y clásico a un tiempo.

elhombregarabateado_2

Periodismo de detectives

Dicen en el informativo de La Sexta que desde que han hecho públicos los 11 millones de documentos de los papeles de Panamá se cuentan por miles “las personas que están jugando a detectives”. Curioso.

Y digo curioso porque hasta ayer mismo los medios de comunicación que disponían de los archivos filtrados del ICIJ (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación) aseguraban hacer “periodismo de investigación”. Es decir, que cuando un periodista pone en la ventana “buscar” de un documento tocho los nombres de “Emilio Botín”, o “Imanol Arias”, o incluso “Juan Luis Cebrián”, eso es periodismo de investigación. Pero cuando es un ciudadano fontanero, notario, esteticista o banderillero quien lo hace, entonces se convierte en un “juego de detectives”.

Vaya con el periodismo moderno. ¿Periodismo de detectives? No sé, no sé. De lo único que estoy seguro es de que el periodismo está cambiando, entre otras cosas porque la filtración mató a la estrella de la exclusiva, del verdadero periodismo. Con las redacciones cada vez más vacías, ocupadas por becarios con sueldos miserables en lugar de por profesionales con salarios dignos, no se puede hacer gran periodismo, no se le puede dedicar ni tiempo ni presupuesto. Otra cosa son las filtraciones, tipo Panamá o Wikileaks, o las exclusivas de pega, tipo Inda: excelente relación calidad-precio, prueba evidente del mal momento que vive la profesión.

anonymous-email

El buen periodismo es caro. Requiere tiempo, esfuerzo, conocimientos y una organización profesional. Lo contrario de lo que exigen estos tiempos apresurados y digitales de vídeos “más vistos” y noticias “más leídas”. Ahí tienen los ejemplos de grandes medios venidos a menos. El País, que no levanta cabeza tras el despido de 129 profesionales hace tres años. Y El Mundo, enfrascado en un cuarto ERE que pretende poner a 198 profesionales en la calle.

Dos diarios que han sufrido de lleno la crisis de la prensa. Una crisis que es culpa de todos. Por un lado, de la lenta y tardía respuesta de los grandes medios a la revolución digital, de su búsqueda desesperada del éxito a golpe de clic, del abandono de la calidad, el riesgo y la independencia. Por otro, de unos jefes de mentalidad neoliberal que, lejos de vigilar al poder, verdadera razón de ser del periodismo, se pusieron de su lado y se cobijaron a su sombra. Y finalmente por el aburguesamiento de unas plantillas bien alimentadas y sumisas atemorizadas por el fantasma del paro.

Ya es tarde. Vivimos tiempos donde el periodismo consiste en jugar a detectives.

Un motivo para NO ver la televisión

El olor de los muchachos voraces.

Autores: Frederik Peeters y Loo Hui Phang.

Editorial: Astiberri.

elolordelosmuchachosvoraces

En este western postmoderno hay algo de Jean Giraud, esos paisajes rocosos y esas praderas crepusculares absolutamente impecables. Y también algo de Jodorowsky, esos espasmos místicos, esa relación sonora con los caballos, esas fotos fantasmagóricas, esas visiones dignas del mejor peyote. Y por supuesto algo de “Brokeback Mountain”, el comienzo de una relación digamos que… indeterminada entre el fotógrafo Oscar Forrest y el imberbe Milton.

“Me gustan las llanuras. Los pueblos paganos dan mucha importancia a los sueños. Dicen que, a lo mejor, el mundo en que vivimos es un gran sueño que tiene lugar en la mente de alguien… Es la embriaguez del vacío. Las grandes llanuras provocan una especie de vértigo a lo horizontal. Tanta apertura marea. Como si al borrarse los contornos se provocara un caos incontrolable. Todo se mezcla, todo se invierte”.

La historia se desarrolla en 1872 en Texas. Un geólogo llamado Stingley dirige una expedición por territorio comanche. Como Lewis y Clark pero por el sur, de manera más informal, y con dos compañeros, un fotografo fugitivo y un… niño. Nada es lo que parece, ni el niño, ni el geólogo, ni el fotógrafo, ni siquiera la expedición. Los indios observan desde las rocas, y los cazarecompensas tiene rostro de calavera. Mientras, la despiadada naturaleza sigue su curso.

“Aquella mañana mis hermanos querían enseñarme a ubicar el galope de un caballo, a calcular su velocidad solo con el oído. Me vendaron los ojos, me ataron los brazos a la espalda y me dejaron en medio del campo. Soltaron caballos furiosos en mi dirección y yo tenía que esquivarlos antes de que me arrollaran. Me decían que con miedo se aprende más rápido”.

“El olor de los muchachos voraces” es un cómic del Oeste con matices filosóficos que habla de la amistad y del odio, de los espacios abiertos y las viejas costumbres, del deseo y la insatisfacción y, sobre todo, de la maldición de las apariencias. Nada es lo que parece. Una bonita historia de amor a contrapelo, tan hermosa e insólita como los ritos transculturales del chamanismo, los primitivos recursos ceremoniales y todos aquellos viajes por sendas espirituales.

elolordelosmuchachosvoraces_1