You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: BBC


El trampolín de Hormigos

¿Se acuerda usted de Olvido Hormigos? Sí, hombre, la concejala de Los Yébenes que grabó un vídeo masturbándose y se lo mandó por teléfono a un colega, para deleite de miles de consumidores de porno de saldo. Pues Hormigos ha decido rentabilizar su famosa actuación. ¿Portada en Interviú? No sea usted cutre, por favor. La política más mediática de Castilla La Mancha, con permiso de María Dolores de Cospedal, será una de las estrellas de “¡Mira quién salta!”, el concurso acuático que prepara Telecinco, la cadena del entretenimiento de calidad. Hormigos cobrará 30.000 euros, y llevará un poco más de ropa que en el famoso vídeo. Pero no mucha más: se trata de un espacio piscinero con sus trampolines, sus tangas y toda la pesca.

En la charca de Telecinco, Hormigos estará como pez en el agua. Méritos ha hecho como para ser una estrella audiovisual, y en la cadena de Paolo Vasile seguro que saben sacar todo lo que lleva dentro: si se tiró al barro con una grabación guarrindonga, ¿Por qué no puede tirarse desde un trampolín de cinco metros de altura? Por 30.000 euros, que es poco más de lo que cobraba al mes Acebes como asesor de Iberdrola, yo me tiraba desde la cumbre del Empire State a un barreño.

Si cuando termine “¡Mira quién salta!”, versión cañí del “Stars in Danger” de la Fox, usted quiere seguir enganchado a este tipo de entretenimiento inteligente, y no tiene contratado el canal Play Boy del Plus, le recomiendo que sintonice programas como “Gandía Shore” (MTV España), “Hombres, mujeres y viceversa” (Telecinco) o incluso la serie “El diario secreto de Hannah” (Divinity TV). Gracias a la TDT su aparato de televisión está repleto de espacios dedicados a la carne. Chicha de calidad, no como la que nos comemos en las hamburguesas de media Europa con carne de caballo hormonado: “El ministro de Agricultura británico, David Heath, ha informado hoy de que su departamento ha detectado rastros de fenilbutazona, un potente analgésico que puede resultar perjudicial para la salud de las personas, en restos de caballos sacrificados en mataderos británicos y ha advertido de que parte de esta carne puede haber entrado en la cadena alimentaria humana”, asegura El País.

Mientras escribo de todas estas mierdas, pienso en que se puede hacer otro tipo de televisión: la BBC ha construido unos robots con forma de pingüino, y cámara incorporada, para poder estudiar desde dentro las colonias de tres especies de estas aves. Medio centenar de cámaras en total, algunas escondidas en falsas rocas, grabando durante un año. Una envidia enorme ante dos cosas que cada vez nos parecen más raras: buena televisión y dinero público bien invertido.

Un motivo para NO ver la televisión

Otis Taylor

Cd: My World Is Gone.


Guitarrista de blues de enorme talento, Otis Taylor también domina el banjo y la mandolina. Y no deja de investigar, de husmear, de rebuscar en el cajón de los sonidos tradicionales. En ocasiones llama a su música “trance blues”… Tras grabar una docena de discos de diferentes pelajes, el músico de Chicago ha grabado un homenaje a los indios norteamericanos.

Todo surgió tras un concierto, cuando un guitarrista nativo llamado Mato Nanji le comentó las desgracias de su pueblo y el abandono por parte del Gobierno de Estados Unidos. A partir de ahí surgieron las canciones, pequeñas narraciones sobre el pueblo indio. En el disco se cruzan las historias de terribles masacres militares con sueños de búfalos blancos, sagrados en la cultura india, infidelidades y simples temas festivos. Todo a ritmo de blues, de country, de valz, de bluegrass… con violines y banjos desbocados, guitarras arrastradas y el viento de las praderas aullando desesperadamente. Un disco profundo que demuestra la buena salud del blues, y su inmensa capacidad para reinventarse.

Marhuenda superstar

No hay tertulia televisiva o radiofónica que se precie sin la participación de Francisco Marhuenda, director de La Razón, sal y pimienta de los debates más pintureros, radicales y esperpénticos de la parrilla. Todas las cadenas invitan a este individuo, desde una progresista como La Sexta a las conservadoras como Antena 3 o Telecinco, pasando por la televisión pública española, la ultra COPE o la Telemadrid de Aguirre. Marhuenda es, por tanto, el número uno del periodismo español, la opinión que todos los españoles queremos oír, el pensador al que debemos seguir. Si Belén Esteban se dedicase a la información política, se apellidaría Marhuenda. Es el puto amo.

Me pregunto qué ha llevado a este hombrecillo de aspecto aniñado, a medio camino entre Milhouse, el amigo de Bart Simpsom, y un moreno y rejuvenecido Carlos Dívar, a la cumbre del periodismo español. A la meca del análisis, el debate y la tertulia. ¿Acaso la calidad del periódico que dirige? ¿Quizá su clarividencia y equilibrio a la hora de hacer información? ¿Resultar indomable y crítico con el poder? ¿Su inquebrantable firmeza, su carácter incorruptible? No, por dios. Marhuenda es el actual crack del periodismo español por todo lo contrario. La Razón es una bazofia absoluta, el órgano de propaganda del Gobierno, un panfleto insufrible que regalan cuando compras la Tribuna de Talavera. Y sus portadas, las de La Razón, hacen competencia directa a El Jueves y Mongolia. Marhuenda es, para colmo de males, un tipo servil hasta límites insospechados: su labor en las distintas cadenas es la de jefe de prensa de Rajoy.

Pues resulta que Marhuenda, ahí donde le ven, se ha convertido en un tipo mediático. Tanto como para que su éxito refleje la brutal decadencia del periodismo televisivo en España. Ahí tienen a todos los profesionales, descojonándose de las portadas de La Razón por la mañana y llamando al responsable de las mismas por la tarde para que acuda a sus tertulias. Quizá exagere, pero puede que no, si digo que la omnipresencia de personajes como Marhuenda en los medios es una gran tragedia social. Genera desinformación, desprestigia la profesión, y convierte los programas de debate en un auténtico circo. Telebasura.

P.D.

El estreno de “Planeta helado”, la nueva serie documental de la BBC, en Canal +, coincidió con el partido de España contra Irlanda. Una pena, porque se trata de un trabajo majestuoso que narra la vida en los ecosistemas polares. Y lo hace a lo grande, con un despliegue humano y tecnológico descomunal, que genera imágenes impactantes de gran calidad. No es un viejo documental de La 2 emitido por décima vez. Es una producción de 2011 que se ve como una película de aventuras. Auténtica televisión pública, británica (con un 29% de audiencia en su estreno en prime time, según El País). Imprescindible.

http://www.youtube.com/watch?v=1ooCiH__tJg

 

Un motivo para NO ver la televisión

Rory Block

Cd: I Belong To The Band: A Tribute To Gary Davis.

Rory Block es una blues woman neoyorkina. Tan grande como las mismísimas Bonnie Rait o Susan Tedeschi, pero más acústica. Domina el slide y las doce cuerdas y, cuando quiere, compone sus propias canciones. Tras grabar discos monográficos con temas de Son House, Mississippi Fred McDowell y Robert Johnson, tres leyendas, Block repasa el cancionero del reverendo Gary Davis, uno de los maestros de la guitarra ragtime y el góspel primitivo. Davis tocó durante décadas en las calles de Harlem, y su sonido puro y su profunda voz han sido reconocidos como fuente de inspiración por músicos tan diferentes como Dylan, Ry Cooder o Jorma Kaukonen, fundador de Jefferson Airplane.

Rescates

¿Recuerda usted a Leticia Sabater? Sí, la Leticia con c, la del pueblo, esa actriz, cantante y bailarina de piel churruscada, voz de grajilla e impresionante currículo que fue figurante en “1, 2, 3 responda otra vez”, ejerció de chica Hermida y protagonizó reality shows tan prestigiosos como “Acorralados”, “La selva de los famosos” o “¡Mira quien baila!”… Sí, Leticia Sabater, la misma que hizo historia en nuestra televisión como presentadora de programas infantiles. Con sus camisetas ajustadas, sus shorts minúsculos, sus crines doradas, su moreno Zaplana y sus neumáticos pechos, Leticia es la responsable de las primeras erecciones de varias generaciones de adolescentes que pasaban de los planos Pitufos a la voluminosa versión ibérica de Xuxa.

Hoy esa Leticia con quien tan buenos ratos pasamos está en apuros. Tiene mal de amores. Y pide ayuda en un vídeo estremecedor. ¿Un rescate emocional?

Una televisión tan miserable, zafia y chabacana como la nuestra no puede permitirse el lujo de tener a Leticia Sabater en el paro, grabando vídeos chuscos que no excitarían ni a un monaguillo. Imagino que Telecinco es el hábitat natural de esta belleza recauchutada, pero lo cierto es que no desentonaría en ninguna cadena. Estamos hablando de un acto de justicia, no de un rescate humanitario. Servidor, como Mariano Rajoy, no va a entrar en debates nominalistas…

Rescate es lo de TVE con “El hombre y la tierra”, la legendaria serie documental de los años 70 de Rodríguez de la Fuente, que ha comenzado a emitirse de nuevo en La 2 (17:00). He crecido con estos documentales, y con ellos comencé a amar la naturaleza, pero creo que volver a emitirlos a las cinco de la tarde debe ser considerado, además de un ejercicio nostálgico, una auténtica intervención en los archivos del Ente. Dicen que la serie ha sido remasterizada, y que han mejorado la calidad de imagen y sonido. Pero lo cierto es que soporta de mala manera la comparación con los grandes documentales actuales, esos rodados en 2011 que pueden verse en las grandes cadenas públicas (BBC) o en cadenas de pago.

En cualquier caso, lo que resulta patético es no mantener un equipo de rodaje de documentales, uno de los auténticos sentidos de una televisión pública.

Y en poco tiempo, más rescates (o como quiera usted llamarlos): “Curro Jiménez”, “La huella del crimen”…¿Qué pensará Europa de esta España de bandoleros que le estamos mostrando? Porque no sé si usted lo sabe, pero la madre de Francisco Correa pagó ayer la fianza y el cabecilla de la Gürtel ya está en la calle. “Ay, mi Paquito, que esta noche lo voy a tener conmigo”, dijo la buena mujer tras depositar los 200.000 euros.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Luna de casino.

Autor: Peter Blauner.

Editorial: Es Pop Ediciones.

“Luna de casino” podría ser motivo de inspiración para el guión de una nueva temporada de Los Soprano. Tiene todos los ingredientes de aquella inolvidable serie: una familia mafiosa, protagonistas con dudas existenciales, muerte y redención, mujeres fatales y hombres letales… Y una ciudad del pecado: “el neón amarillo del casino era tan intenso que la luna parecía barata y chabacana en comparación. Así era Atlantic City”. La luna de casino.

Esta es la historia de otro Tony, de apellido Russo, hijo de un miembro del hampa de la Costa Este de Estados Unidos. Tony quiere vivir al margen de la mafia, con sus propios y honrados negocios de la construcción, y recuperar a su mujer. Pero todo se pone en su contra. Se le cruza una belleza y la oportunidad de hacerse rico con el boxeo. Negocios al margen de la familia. Justo lo que no debe hacer, justo lo que hace.

Peter Blauner, periodistas y guionista de series de televisión como “Ley y Orden”, ha escrito una novela criminal fascinante, por su dureza, su integridad y sus diálogos electrizantes. Una novela criminal sangrienta, pero irónica y por momentos incluso divertida, que muestra un catálogo de personajes absolutamente inolvidables.

“Sabréis porque le llaman Follacerdos, ¿verdad? –dijo Earl juntando las palmas con todos los dedos hacia arriba.

- Viene de las viejas campañas políticas de los republicanos – explicó FC, contento de tener la oportunidad de explicarse – Acusas al oponente de haberse follado a un cerdo y luego te sientas a esperara a que lo niegue. Es lo mismo que hacemos en comisaría. Metemos al sospechoso en una celda y le preguntamos cuando empezó a pegar a su esposa. Presunción de culpabilidad. La piedra basal de todo nuestro sistema legal”.

Pinchar para leer las primeras páginas

el planeta de los simios

Tal y como está el mercado laboral, esto se veía venir. Tarde o temprano tenía que pasar. No sé yo qué pensarán los sindicatos, o si se trata de una oscura maniobra de Díaz Ferrán, presidente de la CEOE… Tome asiento, respire fuerte y lea despacio: la BBC ha emitido el primer vídeo de la historia grabado por chimpancés. No CON chimpancés, sino POR chimpancés. Como se lo cuento. Monos tras las cámaras, al frente de una cinta que se emite nada más y nada menos que en la televisión pública británica. ¿Dónde vamos a llegar? “En España Curri Valenzuela presenta un programa de televisión, y las salas de cine proyectan películas de Garci”, dirá algún lector con guasa. No se lo tomen a  broma, por favor, que la cosa es muy seria. ¿Recuerdan la vieja reflexión atribuida a Bertolt Brecht, que en realidad es del pastor luterano Martin Niemoeller? “Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista…” Pues eso mismo puede pasar.

Si por ejemplo usted es notario es muy posible que se considere un ser superior, a años luz de distancia de los trabajadores de televisión. No se fíe. Vendrán a por usted, y colocarán a un orangután en su despacho. Cuando vea al primate dando fe de la venta de un chalet en Navalcarnero, mientras se zampa un plátano y huele el culo de su secretaria, entonces será demasiado tarde.

Deberíamos haber visto venir el comienzo de esta simiesca invasión. No lo digo por la visita de sus majestades los Reyes a la sede de Antena 3 con motivo del 20 aniversario de la primera cadena privada de nuestro país, dios me libre. Aunque si siguen así las cosas el 30 aniversario lo celebrarán con la visita de Chita y Jane Goodall. Lo digo por el progresivo deterioro de la profesión. ¿Saben ustedes que Leticia Sabater tiene una columna de opinión en Marca? Sí, en el diario deportivo líder de nuestro país.

No nos desviemos del asunto: ya tenemos a los monos tras las cámaras. Como en las peores pesadillas, o en un cuento apocalíptico de H.G. Wells.  ¿Cuál será el siguiente paso? ¿Micos presentadores? ¿Redactores? ¿Guionistas? ¿Ejecutivos? ¿Presidentes de consejos de administración? En ocasiones el comienzo del fin llega en forma de acontecimiento sencillo y aparentemente controlable (un mono manejando una cámara), en cuyo caso las soluciones que tendrían que aplicarse deberían ser igual de pequeñas y funcionales. ¡Demos más poder a los monos! ¡Situémoslos al frente de las grandes cadenas! Puede que se cuelguen con su propia cuerda (el poder es muy goloso), pero es francamente dificil que hagan una televisión peor que la actual.

Dicen que el ingenio del hombre va paralelo a su demencia. El líder bolivariano Hugo Chávez, quizá preocupado por la rivalidad macaca, sin duda celoso, ha decidido acabar con la competencia cortando la señal de Radio Caracas Televisión Internacional. No se trata de un atentado contra la libertad de expresión, sino una cuestión de pura lógica: los muy antipatriotas se negaba a emitir sus discursos. No es la sutileza una de las características de los dictadores. Si lo fuese, no cerrarían televisiones, sino todo lo contrario: concederían muchas cadenas nuevas. Donde sí emitiesen sus discursos, en directo, en diferido y en nombre de la pluralidad. Lo que es la democracia de la banana y el cacahuete.

.

P.D.

Según las previsiones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo de Naciones Unidas que regula las comunicaciones en el planeta, “dentro de 15 ó 20 años la televisión ofrecerá casi perfectamente el entorno visual natural del ser humano”. Una tele con la calidad del ojo del hombre. A buenas horas. Si todo sigue así dentro de 15 ó 20 años un espalda plateada (gorila) dirigirá Telecinco, sustituyendo a un cabeza plateada (Vasile) que será expuesto en el museo de la telebasura. Un longevo bonobo estará al frente de la televisión pública. Y así sucesivamente.

.

Un motivo para NO ver la televisión

Los Cenzontles.

Cd: American Horizon.

Esta banda de raíces mexicanas ubicada en San Francisco tiene incluso su propia escuela de música y baile. Son un grupo amplio, ecléctico, total, que en su último trabajo cuenta con el apoyo de dos estrellas: el bluesmen Taj Mahal y David Hidalgo, el guitarrista de Los Lobos. En este disco espléndido hablan de la frontera, de la inmigración, de la marginación y del sueño americano. Grandes.