El hombre que vió cambiar la historia de la música

« 5G

Un motivo para NO ver la televisión

Testimony

Autor: Robbie Robertson.

Editorial: Alfaomega / Neo Person.

Cub. Testimony OK.indd

Toda la grandeza de este libro, la autobiografía de un músico fundamental para entender la historia del rock, podría resumirse en una de las fotografías incluidas en el mismo. Se trata de una imagen en blanco y negro, reproducida a pequeño tamaño, poco más de un cuarto de página, en la que el protagonista, Robbie Robertson, aparece en segundo plano, al fondo de una sala, sentado, con gafas de sol y expresión aburrida. A su derecha está John Hammond, y en primer plano, de pie, Bob Dylan. Robertson fue uno de los invitados, no se lo pierda, a la sesión de grabación de “Like a Rolling Stone”. Robertson y su grupo acompañaban al Dylan eléctrico y desbocado cuando, en el mítico concierto del 17 de mayo de 1966 en el Free Trade Hall de Manchester, el público le llama “Judas”. Robertson lo cuenta todo, y muchísimas cosas más, en este libro.

Guitarrista de The Band, el canadiense estuvo siempre en el lugar preciso en el momento adecuado. Por eso en este maravilloso viaje al pasado en forma de autobiografía, subtitulado correctamente “Los acontecimientos que cambiaron la música”, van pasando los personajes más importantes e influyentes de rock, el cine y el arte de los años 60 y 70. Desde Johnny Cash, Muddy Waters o Bo Diddley a Andy Warhol, Marlon Brando o Martin Scorsese. Cientos de nombres, de artistas grandiosos, que en algún momento se cruzaron con Robertson en la vida o el escenario.

“Poco después recibí una llamada de la oficina de Albert Grossman. La persona que contactó conmigo me preguntó si me apetecía ir a la ciudad cuando tuviera un día libre para reunirme con Bob Dylan. Solo le había visto aquel día que fui al estudio con John Hammond, cuando estaba grabando “Like a Rolling Stone”. Le pregunté a los chicos si conocían la música de Bob. Yo no estaba muy familiarizado con ella, aunque recordaba un tema que había sacado unos años antes, titulado “Oxford town”. Sonaba sincero y el tono de su voz me había llamado la atención. Richard dijo que una de las canciones de Bob, “Subterranean Homesick Blues” le recordaba al tema de Chuck Berry “Too Much Monkey Bussines”.

- Sí –dije yo- ese fraseo rítmico con stacatto se parece bastante”.

Robertson estuvo allí. Y afortunadamente no solo tiene una memoria prodigiosa, sino que ha sabido escribir todas esas anécdotas de manera espléndida: evitando innecesarios detalles escabrosos, pero recreándose en todos aquellos momentos que fascinan a los aficionados al rock and roll. Músicos legendarios que aparecen y desaparecen, instrumentos y equipos de sonido, productores y managers, giras interminables, groupies y drogas, grabaciones inolvidables, amistades inquebrantables y estafadores profesionales… y todo contado de manera respetuosa, amena y apasionada. Robertson ha escrito 600 páginas que ojalá hubieran sido 1.200: controla el ritmo narrativo con el mismo talento y desparpajo con que domina los tiempos musicales, convirtiendo cada párrafo en un acorde que encaja perfectamente con el anterior y el siguiente. El resultado se llama “Testimony”, y se lee con el mismo cadencioso deleite con que se escucha “The Night They Drove Old Dixie Down”.

“Nos alojamos en un motel y volvimos al club aquella noche con la intención de empezar a tocar a las nueve en punto. El público lo componían menos de diez personas. El local estaba tan vacío que podías entablar conversaciones individuales con la audiencia.

A mitad de la primera canción, una chica comenzó a bailar desde el final de la sala en dirección al escenario. Cuando estaba lo suficientemente cerca me di cuenta de que se trataba de una gogó con un solo brazo contratada por el propietario para animar a que la gente se levantara y se pusiese a bailar. Bailó alrededor de una mesa, haciendo señales con su único brazo hacia las personas que estaban sentadas. Nosotros nos hallábamos en trance, observando cómo los clientes se esforzaban por evitar su mirada, aunque finalmente su brazo giratorio consiguió que aquellos intrépidos que se habían atrevido a mirar asintieran con la cabeza en señal de aprobación. Cruzó la sala bailando el Twist hasta llegar a la zona que quedaba delante del escenario y nos regaló unas cuantas piruetas y giros, como si todos formáramos parte de la misma atracción. Y después, sin previo aviso, se lanzó al suelo e hizo un spagat. Casi me meo encima”.

“Testimony” viene a sumarse a la larga lista de autobiografías de grandes músicos que se han publicado en los últimos meses. Y resulta tan recomendable como la que más. Menos personal pero más documental y cautivadora que la de Springsteen. Cien veces más intensa y jugosa que la de Dylan. Una obra maestra del género que no debe faltar en ninguna biblioteca rocanrolera.

 

Tags: ,

« 5G

{ 28 comentarios ... ¡haz el tuyo! }

  1. Hoy he aprendido lo que es un spagat.

    Responder

  2. ¡Y yo! Lo he tenido que buscar. Soy un triste inculto, un cuñado de pacotilla, un simple con oficio y sin beneficio. Carne de estafa y frenopático. Buen viernes.

    Responder

    Selito Reply:

    Pues yo me se un chiste con spagat de esos, pero no lo cuento porque luego Pepa me zumba y con razón ;)

    Responder

    Mr. Remo Reply:

    Es un “despatarrao” de toda la vida pero en versión New York de cuñados y perdedores y alcohólicos de postín :)

    Responder

  3. Esto va por Sir Charles, que parece que a base de cumplir años ha llegado a viejo. Es una serie de fotos de músicos en sus tierna juventud y viejunos. Las fotos de los ZZ top a lo mejor te dan alguna idea para minimizar (si es que te importa un cojón hacerlo) los estragos del paso del tiempo, xddddd

    http://www.oldpicsarchive.com/15-iconic-musicians-then-and-now/9/

    Responder

    Sir Charles Reply:

    A ver, Cucu, confiesa. ¿Querías enseñarme a los rockeros o a esas bellezas latinas calientes y esas novias rusas rubias blue-eyes que se promocionan en la pagina? Ahora en serio, cuando veo esos anuncios me pongo de mala hostia y salgo corriendo de la web. Me parece tan obscena esa trata de blancas y me jode que quede encubierta, como si fueran citas o ligues, cuando la realidad es la que es, puto dinero que compra esclavas sexuales, Y dicen que ya no hay esclavos, claro, ni desigualdad en el mundo. En fin, siento haberte dado la chapa Cucu, tu no tienes la culpa, aunque me extraña que no fueras consciente del tipo de web.

    Salud

    Responder

    M. Rajoy Reply:

    1. La publicidad es personalizada y tiene “algo” que ver con tu historial de navegación por la web
    2. Hay numerosos plugin (o addons) para todos los navegadores que ocultan la publicidad. A mí no me salen las rusas esas, y es posible que a Cucu tampoco.
    3. :mrgreen:

    Responder

    Selito Reply:

    Yo tampoco he visto rusas ;)

    Responder

    Selito Reply:

    Pero he visto un conjunto de 3 cerámicas fálicas por 1800 leuros, no se si cuenta :cool:

    Responder

    M. Rajoy Reply:

    ¿Comparte la PC con su esposa? A lo mejor acaba de descubrir qué es lo que ella desea que le regalen estas navidades … :lol:

    Yugo Amaryl Reply:

    Pues yo me quedo con uno de mis discos muy favoritos, con uno de mis temas aún más favoritos.Tan buenos Jethro Tull que a mí me ayudan a despejarme de grandes cabreos…

    Responder

    Cucumber Reply:

    Ni rusas ni latinas ni ningunas otras me salen, sólo fotos viejunas.

    Responder

    Selito Reply:

    Conclusión: Las rusas sólo le salen al abuelo, el muy viejo verde :lol:

    Responder

    Sir Charles Reply:

    Hoy me salieron esos fetiches africanos y puedo asegurar que nunca he buscado arte popular africano ni novias rusas. Me da pereza instalar plugins. Lo que hago es largarme de las web en las que hay publicidad que no me convenza y solucionado.

  4. Me despatarro a media mañana. Otros rezan el Ángelus.

    Responder

  5. El príncipe Harry se va a casar con una tía que no es de pura raza.

    Otra cosa es que sea una hembra purasangre.

    Los monárquicos están muy afectados.

    Y es que el matrimonio es algo mu serio, sobre todo, si pasa por el altar.

    Responder

  6. Los bisnietos de Isabel II van a salir negritos y rubios a la vez. Fíjate tú. Se les jode el chollo a las revistas del corazón.

    Isabel II no es más que una empresaria que usa los paraísos fiscales para no darle al pueblo lo que es del pueblo. Es algo que no entienden en UK.

    Responder

    qq Reply:

    Como operación de marketing, es cojonuda, al estilo de la del preparao y la presentadora. Matrimonio con una plebeya yanqui mestiza y encima farandulera (y hermana oculta de Begoña Villacís :-P ), qué más se puede pedir. Así el vulgo se embelesa con lo modernos y lo guays que son los monarcas, que se mezclan sin problema con los sangrirrojos, renuevan la devoción oropelesca y les dejan seguir llevándoselo crudo a las Vírgenes tranquilamente, que es de lo que se trata. Además, el banquete lo paga la casa, pero la organización, la seguridad y la demás farfolla alrededor del sarao las pagan entre todos los hijos de la Gran Bretaña, así que encima tampoco saldrá la cosa por un pico. Lo dicho, negocio redondo, y los chavs aplaudiendo. No nos queda por avanzar ni ná.

    Responder

  7. Pug de Mor asiste a óperas en Bélgica. No es más que un pijoflauta con una necesidad narcisista infantil de llamar la atención. El complejo de Edipo mal resuelto y too ese rollo psiconáutico.

    ¿De dónde sale el dinero para tanto lujo? De la ANC??? Y antes de las jugosas subvenciones?? Del dinero de los contribuyentes of course.

    Estoy hasta el gorro de pijos.

    Responder

  8. http://m.eldiario.es/zonacritica/la_manada-violencia_sexual-agustin_martin_becerra_6_713638647.html
    Pepa, creo que esto va en la línea que defendias el otro día. La comparto, by the guay ;)

    Responder

    Santiago Reply:

    https://www.youtube.com/watch?v=IbOHfoX7_a0

    Responder

    Selito Reply:

    Sssssanti, qué sssssolito ssse te vé rodando bajo el Ssssssol….. Levarássss AfterSssun….

    Responder

    Pepa Reply:

    Ya ves, es mental violacion y salen los trolls por todas partes.

    https://politica.elpais.com/politica/2017/12/02/actualidad/1512242181_667173.http

    Responder

    Santiago Reply:

    ¡¡Pretorianos!! Tenéis mucho que aprender, sobre todo de las mujeres. Que os vaya bonito.

    Responder

    qq Reply:

    Premio especial al comentario imbécil del día. Felicidades, disfrútelo con amargura.

    Qué pena, lo que me jode es que por gente como tú pagamos también los demás.

    Santiago Reply:

    qq Reply, para que deje de estar jodido:

    1. No me pone el tema violación
    2. Nunca he pretendido trolear a nada ni a nadie
    3. Una mujer ha conseguido con unas cuantas palabras lo que todos los pretorianos juntos no habían logrado en muchos meses, el punto 4, a ese aprendizaje me refería
    4. Que os vaya bonito

{ 0 Pingbacks/Trackbacks }

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>