You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Sajalín


5G

Volvemos a casa a las nueve y medía de la noche. Diluvia en una carretera comarcal sin arcenes. De pronto, aparecen tres vacas en medio de la carretera. Las sorteamos de milagro y llamamos a la Guardia Civil. “Si quiere hablar con el cuartel pulse 1”. Comunica. Pasan cinco minutos y sigue comunicando. Llamamos al 112 (Emergencias). Se corta: no hay cobertura en la zona donde vivo.

Captura de pantalla 2018-03-01 a la(s) 14.19.38

(Misma carretera, días antes)

Esa misma mañana el rey Felipe había inaugurado un congreso en Cataluña que, dijeron, era sinónimo de progreso. Explicaron a su majestad que el futuro es el 5G. Su majestad escuchó muy atento, habló de investigación, de inversiones, de modernidad. Sí, el rey habló de modernidad. Y se marchó a su casa. Y la gente se quedó allí, hablando de su hoy y de su mañana.

Captura de pantalla 2018-03-01 a la(s) 14.09.08

¿5G?

Las dos Españas no son las protagonistas de una vieja historia de postguerra en blanco y negro. Las dos Españas son una realidad actual. Dos mundos antagónicos, con distintas formas de vida, con servicios diferentes, con un futuro desigual. Y ambos dentro de, dicen, un gran país.

 

Un motivo para NO ver la televisión

La ley de Carter

Autor: Ted Lewis.

Editorial: Sajalín.

ley_carter

Ted Carter, el sicario más cabrón de Londres, recorre la ciudad en busca de un soplón. Acaba la década de los sesenta, es Navidad, Carter se acuesta con la mujer del jefe… Y sin embargo está de muy malas pulgas. El lumpen londinense le da asco y sed. Sobre todo sed. Nuestro hombre bebe constantemente, en cada lugar y en cada circunstancia, antes de un tiroteo y después de un funeral, en la cama y en el bar, por el día y por la noche, solo y acompañado. Pero la bebida no le resta ni un ápice de carisma: Carter es inteligente e irónico, y puede ser brutal y despiadado. Es más, en ocasiones parece que incluso pudiera haber sido sensible en algún momento de su vida.

“En la barra está la clientela habitual de después de las once de la mañana: la oleada de bebedores bien vestidos y oliendo a aftershaves, y si no fuera por los ojos llorosos jamás adivinaríais que tienen que servirse un jerez antes de salir de la cama, ni que casi todos ellos se han pasado una hora temblando en el retrete (o inclinados sobre él) antes de devolver algo de humanidad a sus cuerpos”.

“La ley de Carter” es una novela negra impecable que, sin embargo, no alcanza el calibre de “Carter”, el estreno de la serie con las hazañas del matón. Publicada cuatro años después, “La ley de Carter” está construida sobre una trama quizá enrevesada en exceso, y sin necesidad, protagonizada por decenas de personajes, muchos de ellos insignificantes. Insignificantes, podría ser, si no fuera Ted Lewis quien les sitúa en escena, quien les hace hablar, quien les desnuda y maltrata. Y es que la peor novela negra del mundo reescrita por Lewis, talento en estado puro, se podría leer con enorme placer.

“El ascensor huele igual que el tanga de una estríper, lo que no es de extrañar teniendo en cuenta la cantidad de fulanas que ha transportado desde que mis jefes, los hermanos Fletcher, lo instalaron hace dieciocho meses”.

Lewis sigue ofreciendo un curso de literatura policiaca europea, pero con regusto claramente norteamericano, en cada nueva traducción de las correrías de Ted Carter. Diálogos impecables, personajes perfectos, situaciones complejas que se resuelven de manera brillante… Un maestro.

No mentirás

Podría decirle que no hemos tenido Descodificador durante estas navidades por culpa de la falta de previsión del Gobierno con la nevada, pero le estaría mintiendo. ¿Le importa mucho que le mienta? No estoy muy seguro, la verdad. Nos mienten constantemente y les seguimos creyendo. O al menos votando. Así que imagino que aunque yo le mienta como un bellaco usted seguiría leyéndome, ¿no es así? No quisiera ser menos que María Dolores de Cospedal..

Una de las cosas que más me ha sorprendido estos días ha sido una frase de la Ministra de Defensa: “La injerencia y la desinformación son un nuevo campo de batalla”. ¿Un nuevo campo de batalla? Habló doña Finiquito, la política que ha dicho cosas tan surrealistas como “una indemnización en diferido en forma simulación de lo que hubiese sido en diferido”. Podríamos decir que la injerencia y la desinformación son un campo de batalla desde que la política es política, pero no tenemos necesidad de retroceder tanto en el tiempo. La injerencia y la desinformación son la base de un partido que quiere controlar las redes sociales, que financia medios de comunicación afines que de otra manera estarían muertos, que destruye pruebas judiciales, que ha hecho de la corrupción (la mentira sistemática) su forma de vida.

Estas navidades no hemos tenido Descodificador por la nevada, y la negligencia del Gobierno a la hora de tomar medidas. Bueno, y también porque he pasado unos días tomando caipiriñas en unas islas tropicales. Todo vale, ¿verdad?

Felipe VI preside hoy la Pascua Militar con la presencia del Rey Juan Carlos

Un motivo para NO ver la televisión

Morir en California.

Autor: Newton Thornburg.

Editorial: Sajalín.

portada_morirencalifornia_wg6wvqe

Los que ya conocíamos al escritor norteamericano Newton Thornburg gracias a “Cutter y Bone”, grandiosa novela comentada en su día en este blog, esperábamos nuevas traducciones de sus clásicos. La llegada de “Morir en California” no decepciona en absoluto: sigue mostrando a un escritor en estado de gracia capaz de mantenerte atrapado durante 380 páginas con una historia magníficamente construida, perfecta en su desarrollo y tremenda en un final que por supuesto no desvelaré. Es decir, que si te gustó “Cutter y Bone” adorarás este “Morir en California”. Un master en novela policíaca.

“Ahora, viendo al viejo conducir el taxi a través de esa noche de diciembre, Hook pensó que en estos tiempos de cataclismos, las cosas en el fondo no habían cambiado tanto, ni siquiera en veinticinco años. Los chicanos, como los negros, seguían sirviendo al hombre blanco, solo que ahora los blancos habían aprendido a sentirse culpables en esa relación de servidumbre”.

Un granjero de Illinois pierde a su hijo de dieciocho años poco después de la muerte de su mujer. Lejos del hogar, en California, el chico se suicidó. O eso dicen. Hook, un hombre apegado a la tierra con profundas convicciones morales, no lo cree y comienza a investigar en un ambiente que no es el suyo. Como en las grandes novelas negras, en “Morir en California” hay mucho más que la historia de una venganza, de un padre que trata de recuperar la memoria de su hijo, de una persecución implacable en busca de la verdad. En estas páginas encontraremos la maldad y la bondad, dos de los motores que mueven a los seres humanos. Y por supuesto todo aquello que nos hace parecer diferentes siendo si no iguales, al menos parecidos: el rencor, la violencia, la fe, la memoria, el odio, la esperanza…

“Y después se había instalado la rabia, un toro negro de rabia que no había dejado de embestirlo en toda la tarde: rabia porque habían estado a punto de matarlo por una broma, rabia porque no podía hacer casi nada al respecto, y, por último, rabia porque no era capaz de entender lo que había ocurrido, porque no tenía ni la más remota idea de cuál era la psicología de todo aquello, por qué habían hecho lo que habían hecho”.

“Morir en California” tiene todos los elementos de las mejores novelas policíacas. Elementos que han sido manejados con enorme solvencia por un escritor que, cuando habla del interior de las personas, de aquello que les hace reaccionar, sabe de qué habla. Y sabe cómo contarlo. Un libro que demuestra la grandeza de un género absolutamente inagotable.

¡A por ellos!

La crisis independentista catalana está arrastrando a la prensa a sus niveles más patéticos. ¡Por fin tienen una gran tema, algo que justifique dejar de hablar de las miserias del Gobierno! La crisis económica, la corrupción y todas esas minucias han pasado definitivamente a un segundo plano. ¿Quién puede pensar que el partido que dirige este país es un nido de delincuentes, o que ha ganado elecciones de manera fraudulenta (dopado), cuando lo que está en peligro es la unidad de ESPAÑA?

Marhuenda sabe qué preocupa a los españoles, y por eso ha diseñado su propio sistema de votación…

DKusuYXWkAAR1ry

“¡A por ellos!”, jalean los españoles de bien a la Guardia Civil que parte hacia las tierras ignotas de Cataluña, ese lugar donde vive gente roñosa que habla un idioma incomprensible, come cebolletas y manipula a los más pequeños. ¿Puede haber algo más miserable que manipular a los niños? Menos mal que tenemos a ABC para desenmascarar a estos insurrectos…

Captura de pantalla 2017-09-28 a la(s) 13.26.59

“En las aulas se están creando soldados radicales para la causa”, reza en lenguaje yihadista esta portada para la historia. No es la primera vez que el diario ABC denuncia la manipulación de los antisistema a la juventud…

Captura de pantalla 2017-09-28 a la(s) 13.29.43

No es la primera vez que se manipula a los niños, insisto. Miren a estos dos, incapaces de entender el “¡A por ellos!” que les están gritando unos señores mayores con banderas…

DKy_QfmX0AArtuU

¿Espeluznante verdad? Pero de todas las miserias que he visto estos últimos días en la presa me quedo con una. La más descarada y burda, quizá. La menos sutil. Aquella que me hace sonrojar cuando pienso: “yo trabajé en ese periódico”.

DKos8caWAAAgr7b

Tranquilos. De aquí al domingo todos tienen tiempo para superarse.

Un motivo para NO ver la televisión

Un pueblo de Oklahoma

Autor: George Milburn

Editorial: Sajalín.

1507-1

Si usted es miembro de la secta de fieles a “Winesburg, Ohio”, de la que me considero fundador y presidente, le recomiendo que deje de leer esta miserable reseña, corra hasta su librería favorita, y compre un ejemplar de “Un pueblo de Oklahoma”. En este último libro encontrará la versión asilvestrada y arenosa del clásico de Sherwood Anderson. Un desfile de personajes secundarios que reclaman protagonismo desde el sumidero en que viven, un pueblucho miserable del medio Oeste norteamericano de los años 20 (“Mi pueblo estaba lleno de hijos de puta, había que salir de allí… pero, aún y así, era mi pueblo”). Ya sabe, depresión, hambre, marginalidad, brutalidad, racismo, analfabetismo, fervor religioso y todas aquellas cualidades que nos hacen humanos, desde la avaricia a la lujuria.

“Una tarde, de camino a casa después del trabajo, Myrtle pasó por delante del taller de la Ford. Speedy Scoggins, el propietario, estaba de pie en la entrada. Speedy llevaba casado alrededor de un año con una mujer de Red Arrow, un pueblo a casi veinte kilómetros en dirección norte,

Al ver pasar a la joven, Speedy le gritó:

  • ¡He, muñeca! ¿No quieres decirme hasta dónde llegan las rayas de tus medias?
  • No –respondió Myrtle- pero conozco a un tipo de Red Arrow que sabe muy bien hasta dónde le llegarían a tu mujer”.

Novela colectiva, “Un pueblo de Oklahoma” ofrece una serie de perfiles de supervivientes unidos por la geografía y por la miseria. Descripciones escritas con las tripas de hombres y mujeres cuyos destinos se cruzan, en una suerte de trama repleta de melancolía y lirismo. Supervivientes que son tratados generalmente de manera comprensiva y compasiva: no es fácil ser un santo en un país que corría el riesgo de ser barrido por la desesperación. La escritura de George Milburn no tiene los matices y la delicadeza de Anderson, pero su pulso literario es igual de firme, y su mirada igual de penetrante. Ni un detalle importante en la vida de los habitantes de ese pueblucho de Oklahoma escapa a los ojos de un periodista que supo cómo describir una sociedad destartalada, conservadora y en patético declive. Una nueva epopeya americana.

En el nombre de Dios

Escucho en TVE que en un centro para menores valenciano controlado por unas monjas, que se hacen llamar Terciarias y Capuchinas, maltratan a los niños. Comida escasa y caducada, instalaciones decrépitas, duchas con agua fría. Como me cuesta trabajo creer que se pueda ser tan hijo de perra, pongo toda mi atención en oír cómo la hermana Regina se defiende de las acusaciones: “Se trataba de duchas relajantes que…”.

Hacer el mal en nombre de Dios. No sería la primera vez, ni la última. Viene siendo así desde que se puso en marcha el gran negocio de la religión. Pero cuando creía que el monaguillo acariciado, o el niño sin suerte relajado con agua fría, suponían el colmo de la maldad religiosa cotidiana, llega la COPE y vomita bilis.

“El miserable de Echeminga Dominga merecería que su minusvalía se la trataran en Venezuela”, dijo ayer el periodista Santiago González en el programa “Herrera en la Onda”, donde colabora. Echeminga Dominga, por si no han pillado el ingenioso chiste, es Pablo Echenique, secretario de organización de Podemos con atrofia muscular espinal, una enfermedad degenerativa.

¿Se puede ser más miserable? Le recuerdo que la COPE es, según el ideario aprobado por la Conferencia Episcopal Española, una cadena de radio creada “con el objetivo de ofrecer servicios religiosos” con una ideología “confesionalmente católica que asume el objetivo de difundir la doctrina de la Iglesia”.

Para acabar con las duchas frías, con los monaguillos mirando para Cuenca y con los medios de comunicación fascisto-católicos, hay que darles donde más les duele: deje de marcar la puta casilla de la Iglesia.

Captura de pantalla 2017-05-18 a las 23.50.33

Un motivo para NO ver la televisión

Carter

Autor: Ted Lewis.

Editorial: Sajalín.

portada_carter_dhk58p9

No dan un paso en falso. En editorial Sajalín, digo. Cada nuevo título es un descubrimiento, una recuperación gloriosa, una apuesta por la literatura de mundos olvidados. “Carter” no es una excepción. Una vieja novela negra de un escritor británico de culto, una traducción excelente, una edición cuidada… una muesca más en su revolver.

“Carter” es… Jack Carter. Un sicario de manual, frío e inteligente, capaz de adelantarse a cada jugada. Todo un profesional del crimen. A sueldo de unos mafiosos, Carter viaja al norte de Inglaterra para enterrar a su hermano. Hacía años que no volvía por casa. Recorre las calles y los bares, bebe como un camello y se pelea como un tigre. Algo no le cuadra en la muerte de su hermano, y decide investigar. Comienzan los problemas. Con la familia, con los clanes criminales, con los falsos amigos y los verdaderos enemigos. No es fácil mantenerse limpio en ese estercolero. Es entonces cuando surge el mejor Carter.

“La clientela se consideraba muy selecta. Eran granjeros, propietarios de garajes, dueños de cadenas de cafés, contratistas electricistas, constructores, propietarios de canteras; la nueva pequeña nobleza. Y de vez en cuando, aunque nunca con ellos, sus espantosos retoños. Chavales que conducían un Sprite descapotable con un acento no del todo logrado, aunque se acercaban a él diez veces más que sus padres, con sus botas de ante, sus americanas de pata de gallo y sus novias de colegio de élite que vivían en pareados e intentaban imitar el acento, y los sábados se permitían un poco de pastel de pescado después de las medias pintas de cerveza de barril en el Old Black Swan, con la esperanza de que el pastel de pescado acelerara los sueños del Rover para él y el Mini para ella y el bungalow moderno, una casa estilo granja, no lejos de la autopista a Leeds para ir de compras el viernes”.

Es la Iglaterra de los sesenta, una ciudad gris, industrial, sin futuro… El mejor escenario posible para una novela negra. Un clásico de Ted Lewis, escritor de Manchester con una vida no muy alejada de los ambientes de sus libros, que fue llevada al cine por un Mike Hodges que eligió a Michael Caine para interpretar, de manera magistral, el papel de Carter.

“-Estás acabado, Jack. Lo sabes, ¿no? Me he encargado de que estés acabado.

- No estoy acabado hasta que no esté muerto. Y eso no ocurrirá hasta que no lo estés tú.

Soltó una carcajada.

- Ya estás muerto, Jack, solo que no lo sabes”.

Auténtico clásico del género, “Carter” es un manual sobre cómo deben ser los diálogos en una novela policiaca. Frases cortas, ideas claras, ni una palabra innecesaria. Diálogos que ayudan a conocer a los personajes, que ayudan al lector a entender una historia en ocasiones enrevesada, que son los tendones de una narración musculosa. Una delicia como lectura, una Biblia para quien pretenda escribir una novela negra sin fisuras.