En islas extremas

Un motivo para NO ver la televisión

En islas extremas.

Autora: Amy Liptrot.

Editorial: Volcano.

EN-ISLAS-EXTREMAS-Amy-Liptrot

De la misma manera que Orhan Pamuk realizó el mejor homenaje posible a la vieja Constantinopla en su libro “Estambul. Ciudad y recuerdos”, Amy Liptrot entrega su alma en este maravilloso primer libro a las salvajes y libres islas Orcadas (Escocia). Los lugares, las circunstancias y los recursos literarios son bien diferentes, pero el resultado es el mismo: una insuperable declaración de amor al lugar donde te has convertido en lo que eres. ¿Tu patria? Más bien tu tierra. Ese lugar al que siempre puedes regresar.

La familia de Amy Liptrot tiene, además de una granja en la Orcadas, muchos problemas: “Una vez cuando yo tenía once años, mi padre estaba tan enfermo que dio la vuelta a la casa rompiendo una a una todas la ventanas… Desde su adolescencia mi padre ha sido tratado con terapia electroconculsiva en cincuenta y seis ocasiones… El estruendo de la enfermedad mental, siempre presente en mi vida, se vio amplificado por el fanatismo religioso de mi madre y el entorno en que nací, el perceptible y continuo romper de las olas en los acantilados”. Amy intenta escapar poniendo kilómetros por medio. Se refugia en la gran ciudad, en la distancia y en la bebida: “Me dejó porque bebía, así que ahora era libre para hacerlo. Aunque lo utilizaba como excusa, no fue la ruptura lo que me condujo a beber sin medida. Cuando todavía vivía con mi novio fui a una fiesta de cumpleaños en un bar del centro. Después de una hora y un par de copas me despedí arguyendo que estaba cansada o que no me encontraba bien o que me iba a casa a escribir cuando, en realidad, me iba a casa a beber sola a un ritmo más rápido del que era posible en la fiesta. Aquella noche elegí el alcohol en vez de a mis amigos. Pasé a otro nivel. Después de aquello continué pasándome niveles cada vez más rápido, decidiendo beber a pesar de las advertencias de los compañeros, los médicos, la familia, la ley”.

“En islas extremas” es la conmovedora historia de ida y vuelta que vive una mujer frágil cuando, a punto de despeñarse, encuentra la salvación en la naturaleza. Y en la soledad. Quizá en la combinación de ambas cosas, lo mejor que puede ofrecer un pequeño trozo de tierra rodeado de agua. Porque este libro es, además de unas impactantes memorias, un tratado de historia, un manual de meteorología y una guía de ornitología. Pero no busque párrafos de lacrimógena autocompasión o, peor aún, de mugrienta autoayuda. Esta es la aventura dura, por momentos desgarradora, de una superviviente que muestra que incluso las heridas más grandes pueden cerrarse, que las cicatrices son hermosas, que una prodigiosa intimidad emocional encaja a la perfección con una descomunal fortaleza mental. Amy estuvo en contacto con el infierno, pero comprendió a tiempo que la redención estaba en el viento, el ganado, el mar, el vuelo de las aves…

El título perfecto para inaugurar una nueva editorial, Volcano libros, dedicada “a la naturaleza, pero también a nosotros mismos, esa otra «naturaleza olvidada» de la que habla Nietzsche: el hombre como parte de la naturaleza y, por tanto, naturaleza él mismo”.

Tags: ,

{ 15 comentarios ... ¡haz el tuyo! }

  1. Gracias, Jefe.

    Responder

  2. Qué buena noticia que en estos tiempos extraños aún surjan nuevas editoriales. Y qué bonita es la letra lambda como metáfora del volcán. Gracias por la recomendación.

    Responder

  3. Despertar y no tener nada que hacer, no tener trabajo ni forma de conseguirlo, no tener manera de evitar el calor sofocante en verano o el frío helador en invierno. Y así todo el día, y los días siguientes, hasta completar una semana. Y así toda la semana, y las semanas siguientes, hasta completar un mes. Y así todo el mes, y los meses siguientes, hasta completar un año. Y así todo el año, y los años siguientes, hasta contar 42: los 42 años en el exilio del Pueblo Saharaui. 42 desesperantes años de promesas incumplidas, de ilusiones truncadas, de guerra y alto el fuego, de resoluciones inútiles de Naciones Unidas, todo vivido desde el rincón más inhóspito del planeta. Familias separadas por un muro, minas y tanques, separadas por la muerte o el miedo. 42 años. No son fáciles de imaginar, ni desde los propios campamentos de refugiados. Y la lucha sigue: incomprensiblemente, siguen luchando, siguen exigiendo que se cumpla la ley, reclamando sus derechos, apostando por la Paz. A pesar de todo.
    Dignidad es esto.

    Responder

    Mecacholo Reply:

    Yo me vuelvo mañana a mi familia, mi calefacción, mi trabajo, mi ambiente fácil, mis privilegios. Aquí se quedará esta gente contando más días, semanas, meses…

    Responder

  4. Albéniz, los motivos para no ver televisión nos los sabemos todos, sobre todo los que rulamos por la internet y por tu blog.

    Has er favó de escribir como tú sabes y deja estas pamplinas, que están muy bien, pero para los que ya tenemos una edad no dejan de ser menudencias ya vistas y superadas.

    A ver si para un tío que tiene buena prosa, y se expresa bien, y nos mola, y da gusto leerle, nos vamos a tener que aguantar con manjares menores.

    Desde el respeto y sin acritú.

    Abrazos.

    Responder

  5. ¿Menudencias ya vistas y superadas?
    Mecagüen…

    Responder

    Hoplita Reply:

    Era bromaa… ;)

    Responder

  6. Mi mente se está agostando.

    Iigual hasta tengo un cáncer de cerebro.

    No quiero ser pesao pero los quistes no acaban de irse.

    Cada vez ligo menos los conceptos y escribo frases más cortas.

    Las continuas fascitis plantares de mi pie izquierdo me superan.

    Responder

  7. Una Iglesia de mercaderes y pederastas y obesos y lujuriosos y pijos y burgueses.

    Jesucristo os arrasará por enésima vez hasta que conozcáis lo que significa llevar su cruz para ser luz del mundo.

    Responder

  8. Ya veo, Albéniz, que llegaste a ver a Pérez Reverte en la Sexta. Yo apagué la tele en el z-ésimo talk-show de independentistas contra constitucionalistas. Mérito tienes.

    A la Sexta Noche le quitan a Revilla, Bono, Pérez Reverte y algún/a otro/a y no saben ya ni cómo se llaman.

    Responder

  9. http://m.eldiario.es/zonacritica/Reconociendo-gente-normal-dios-manda_6_716788332
    Yo debo ser más anormal todavía porque en su día me salté toda la parte intermedia que cuenta el Suso…. Y es que haber crecido en una familia como Dios manda de toda la vida es lo que tiene… Por lo menos, Mr Remo me entiende, no? ;)

    Responder

  10. Yo “descubri” al Reverte escritor con los primeros libros, el husar, la tabla de flandes, no se porque lo cogí, creo que me caía bien porque en las crónicas de sarajevo se cagaba en los organismos internacionales por no hacer nada. Aquellos libros me parecían dignos. Un par de décadas después se ha convertido en un personaje cuñadil, o al menos esta muy cómodo en el personaje. Ojo que la mayoría de las cosas tienen sentido, falta de cultura (alguno ha visto el homenaje a Johnny Hallyday y ha pensado en lo improbable de que algo así suceda aquí?), podredumbre institucional etcetc. Pero también es cierto que el tipo esta muy marcado por la mierda que vio, y que no debió ser poca. Parece alguien que ha estado trabajando 20 años en un servicio de atención al cliente y que solo ha tratado con la cara B de la existencia.

    Deje de leerlo tb hace años porque en su caso esta claro que siempre escribe el mismo libro, con los mismos personajes y se le ve bastante la tramoya. No es un virtuoso de la prosa aunque si un currante y como digo su perspectiva de las cosas es muy dicotomica y no parece abierta a actualizaciones. Uno de los últimos libros que escribió lo leí por encima y me dio mucha vergu ajena, prometí no revisar sus obras iniciales.

    Como entrevistador da juego, prefiero escucharlo a el a otros que no cuentan nada, el tío lo deja bien claro, puedo vivir de mis libros y en el sitio que me de la gana, eso indica cierta arrogancia pero da cierta libertad que poca gente tiene, incluso parece que le suda el rabo escribir y lo hace por mantener cuota mediática. No creo que le ayude el cuñadismo chulesco que cultiva (no me extrañaría que el mismo llevase sus parodias tuiteras), pero no voy yo a enmendarle la plana.

    Responder

  11. Por lo que dicen ayer salio Colau en salvame diciendo que tuvo una relacion con una italiana. Tanto me da que le de al biscotto como al lomo de un bombero de cuenca, no creo que afecte a su capacidad como politica, pero sabiendo el ejercito de haters que estan esperando a que se tire un pedo para fusilarla (como a Carmena, a la que pronto culparan de que el madrid pierda), no se si no hay cierto punto de attention whore al enviarle latas de gasolina a los piromanos. Por otro lado, cual es el criterio?, entiendo que Rufian se pirre por ir ya que es chusmilla charnega, pero no creo que sea plato para un politico.

    Responder

  12. 50 años hoy de su muerte…

    Responder

{ 0 Pingbacks/Trackbacks }

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>