You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Peter Heller


Cocinillas

El niño televisivo habla en la Cadena SER. Dice que lo peor de participar en el concurso de cocina de la tele ha sido haber faltado al colegio: cuando volvió a clase le costó mucho trabajo recuperar el ritmo y las horas perdidas. Y los padres, imagino, tras el cristal de la pecera, tan orgullosos de su retoño, convertido en estrella mediática. El chaval ha faltado al colegio para participar en un show de TVE, se ha vuelto competitivo y redicho, se expresa como un adulto algo senil y sobrado, pero ha merecido la pena: sale en la tele, tienen un hijo famosete.

¿Dónde están los servicios sociales, que no se hacen cargo de estos pequeños monstruos? Parece evidente que sus familias no les atienden como debieran: los chavales arrinconan los estudios para convertirse en feroces concursantes. “En MasterChef Junior, niños de entre 8 y 12 años demostrarán su talento entre fogones y dejarán con la boca abierta a los espectadores”, asegura la web de TVE. “El jurado eligió a 16 prodigios de la cocina pero sólo 13 continúan en la competición”.

2253848

La competición. Los niños aprenden que lo importante es ganar, imponerse a sus compañeros, y lloran desconsoladamente cuando pierden, cuando son eliminados. Me viene a la cabeza un poema de José Agustín Goytisolo: “La vida es lucha despiadada / nadie te ayuda, así, no más / y si tu solo no adelantas / te irán dejando atrás, atrás, atrás / ¡Anda muchacho y dale duro! / La tierra toda, el sol y el mar / son para aquellos que han sabido /sentarse sobre los demás”.

Los niños cocinillas hablan como restauradores expertos. Maridajes, reducciones, productos gourmet y demás mierdas. Nada adulto les resulta ajeno, incluido el espíritu competitivo. En un país donde, según el INE, un 27% de los hogares no puede permitirse una comida de pollo, pescado o carne cada dos días, un selecto grupo de mocosos repipis deja el colegio para salir en la tele y tirarse el pisto, deconstruir un bocata Nocilla y presumir de michelines. Son el producto de esta sociedad nuestra, en la que se valora más la victoria que la educación, la integridad, la cultura e incluso la felicidad. Una sociedad formada por individuos de todas las tallas que sueñan con interpretar a rajatabla, pobres, a Goytisolo: “Te alzarás / sobre los pobres y mezquinos / que no han sabido descollar”.

 

Un motivo para NO ver la televisión

La constelación del perro.

Autor: Peter Heller.

Editorial: Blackie Books.

perro

¿Un nuevo libro apocalíptico? Efectivamente. Pero no tan apocalíptico como otros en los que está usted pensando. “La constelación del perro” resulta a veces angustioso y claustrofóbico, en ocasiones violento y desazonador, pero siempre ofrece motivos para la esperanza. Incluso las frases más tristes, los momentos más dramáticos, acaban dejando un regusto a aire fresco, a nieve virgen, a futuro abierto.

El protagonista de esta gran aventura es un hombre que lo ha perdido todo. Excepto la capacidad para volar: “Soy el que lo sobrevuela todo y mira hacia abajo. Estoy por encima de todo”, dice a los mandos de su avioneta. Superviviente de una epidemia que casi ha extinguido al ser humano, Big Hig, nuestro héroe, sobrevive en el más feroz de los entornos con la única compañía de Bangley, un experto en armas y estrategias de combate, un perro y una Cessna 182 de 1956. Ama la caza y la pesca, los grandes espacios abiertos y los cielos despejados.

“Durante un rato, mientras vuelo y lo veo todo como lo vería un halcón, me siento liberado de los detalles escabrosos: no estoy enfermo de tristeza ni tengo las articulaciones rígidas, ni siquiera me siento solo ni vivo con la náusea de haber matado ni parezco destinado a matar otra vez”. En el aire, con su perro de copiloto o en la más absoluta soledad, Big Hig disfruta de otro mundo, donde no hay espacio para la violencia, el hambre, la enfermedad o la muerte. Pero el combustible no dura eternamente…

Big Hig se complica la vida por ayudar a los demás. Por huir de la soledad. Por recuperar los valores del viejo mundo. Por elevarse sobre el dolor y la pena: “Visto desde arriba no había pobreza ni sufrimiento ni conflicto: solo dibujo y perfección”. Big Hig es un tipo capaz de inventarse toda una constelación por amor, en memoria de su esposa muerta. Y es que el protagonista de esta épica e inolvidable aventura moderna no se conforma con sobrevivir: quiere hacerlo en el mejor de los mundos posibles. Imprescindible.