You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Sánchez Dragó


De puta a puta

La familia Sánchez Dragó se la ha jugado a Telecinco, la cadena de televisión en la que tantas y tantas veces ha dado la nota (por pasta) el patriarca de la misma. Sucedió el pasado sábado en el programa “El gran debate”. Fernando Sánchez Dragó se levantó todo digno del plató cuando apenas faltaba un minuto para ser entrevistado con motivo de la presentación de “Pacto de sangre”,  libro escrito a pachas con su hija Ayanta Barilli. El eyaculador interior y la mujer con apellido de pasta fresca italiana se marcharon sin decir ni mu, aparentemente ofendidos por un vídeo en el que destacaban un párrafo del libro: “Te he perdonado. Aunque no sepas cuáles son tus culpas, te he perdonado. Es ley de vida. Los padres se equivocan poco o mucho y los hijos perdonan, siempre o casi siempre”.

Poca cosa parece para ofender a los Sánchez Dragó, una de las grandes sagas de la telebasura y la prensa rosa de nuestro país. Versión histriónica y cutre de los Ozores de “La Regenta”, o los Oiaindia de “Verdes valles, colinas rojas”, los Sánchez Dragó han protagonizado algunos de los pasajes más bellos de la historia de España: ¿Recuerdan cuándo Naoko, la última mujer del escritor interior, parió en casa, entre orines de gato, para que El Mundo publicase las fotos? ¿Y cuándo el amojamado playboy presumió de haberse acostado con dos menores de 13 años? ¿Y cuándo reconoció que le escribían los libros, mientras babeaba ante Ana Botella?

“Es una infamia. Primero porque la gente que ve ese programa no lee libros. Yo he ido para hablar de literatura. No para hablar de cotillería de corrala”, ha llegado a decir un Sánchez Dragó que se nos ha caído de un guindo: ¡cree que el hijo putativo de “La noria” es la versión española de “Apostrophes”!

“El libro acaba de salir y yo me planteo si esto no ha sido una estrategia para vender más”, asegura Sandra Barneda, de Telecinco. Maldita sea, ¡qué graves acusaciones, qué cruce tan brutal de descalificaciones! Querido lector: ¿Usted cree tal vil a un escritor de la talla de Sánchez Dragó, y tan mezquina a una periodista de la categoría de su hija, que trabaja para Jiménez Losantos, como para montar una pantomima de este calibre para promocionar su libro? A mí ni se me pasa por la cabeza. Como no se me ocurre pensar que en Telecinco estén encantados con este patético show, un esperpento mediático mil veces más comercial que la enésima entrevista a un histrión que chochea.

Sánchez Dragó y “El gran debate”. De puta a puta, nos tuteamos.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Bajo una estrella cruel.

Autor: Heda Margolius Kovály.

Editorial: Libros del Asteroide.

Se han publicado grandes libros sobre el Holocausto. Auténticas obras maestras que ayudan a conformarse una imagen nítida del horror máximo, de la infamia suprema, de la maldad perfecta. Obras que también tratan, por supuesto, de la esperanza, la superación, la resistencia y la bondad. Se ha publicado mucho sobre el Holocausto, insisto, pero lo cierto es que el tema parece infinito: “Bajo una estrella cruel”, inédito hasta ahora en castellano, es la prueba de que aún quedan grandes obras escondidas.

“Bajo una estrella cruel” son las memorias de Heda Margolius Kovály, checa, hija de una familia de judíos acomodados, superviviente del gueto de Lódz y del campo de concentración de Auschwitz, donde murieron sus padres. De todo esto habla la primera parte del libro, francamente demoledora. “Llevo el pasado dentro de mí plegado como un acordeón, como uno de esos libros de postales, pequeños y elegantes, que la gente trae de recuerdo de ciudades extranjeras”, se puede leer en la introducción.

Heda cuenta cosas espantosas con pasmosa sencillez y no poca dureza. Es una mujer fuerte, no cabe duda. Pero el dolor que padece es tan grande como para dudar incluso de los suyos, aquellos que le dan la espalda cuando, destruida físicamente, sin nada, regresa a Praga: “Es difícil que las personas que viven durante tantos años como esclavos, en contacto directo con fascistas y con el fascismo, no se vuelvan un tanto retorcidas, que no se les contagie un poco de esa podredumbre sin querer y sin darse cuenta”.

La segunda mitad del libro, ya con la protagonista liberada, narra una nueva odisea: la dictadura comunista. Y es que cuando en 1945 tanto Heda como su novio Rudolf Margolius parecen liberados del yugo del fascismo, arranca una nueva e inesperada pesadilla. Margolius es nombrado secretario de Estado de Comercio Exterior del gobierno comunista checoslovaco. Viven días intensos y esperanzadores. Pocos. Rápidamente se desintegra el partido, y comienzan las purgas estalinistas. De nuevo tiempos duros, marginación y cárcel, soledad, hambre y enfermedad.

Decenas de páginas memorables, de situaciones espeluznantes, de descripciones magistrales, en una biografía absolutamente imprescindible. Un libro terrible, de una belleza conmovedora, homenaje a los supervivientes de cualquier totalitarismo, construido con reflexiones como ésta: “¿Es cierto? La verdad, por sí sola, no prevalece. Cuando se enfrenta al poder, la verdad suele perder. Únicamente prevalece cuando la gente es lo bastante fuerte como para defenderla”.

Pinchar para leer el comienzo del libro

Prehistoria

He pasado el fin de semana en Burgos, visitando los yacimientos de la Sierra de Atapuerca y el Museo de la Evolución Humana en unas jornadas organizadas por la imprescindible web de divulgación científica Amazings. Una maravilla. Tanto el espectacular museo como las legendarias excavaciones resultan absolutamente imprescindibles para comprender el último millón de años de la prehistoria europea. Añádale el placer indescriptible que supone pasear por la Trinchera del Ferrocarril, escuchar la historia de la Sima de los Huesos sobre el terreno, o ver los originales del Cráneo 5 de Homo heidelbergensis (Miguelón), el fósil ATD6-58 de Homo antecesor o el bifaz Excálibur.

En el Museo de la Evolución Humana había una exposición sobre Darwin, otra de mis debilidades, y una maqueta a tamaño real del interior del Beagle, el barco en el que el naturalista inglés dio la vuelta al mundo entre 1831 y 1836. Como crítico de televisión siempre he pensado que aquellos eran buenos tiempos: no había televisión. Como ciudadano, también creo que en muchos sentidos fueron tiempos mejores: la gente quería saber, invertía en conocimiento, valoraba a viajeros y científicos, y envidiaba a naturalistas y exploradores. Hoy queremos ser famosos, salir en La Noria, parecernos a los peores ejemplares de nuestra especie. Somos tan ignorantes como para confiar de nuevo en los videntes. Ahí tiene la actual gira de “Más allá de la vida” (Telecinco), el programa presentado por la médium Anne Germain, que llega a varios teatros de diferentes ciudades españolas para que, por un módico precio de entre 30 y 100 euros la entrada, el público pueda contactar directamente con sus muertos.

http://www.youtube.com/watch?v=SdO7cXPH4vM

Le llaman espectáculo, pero en realidad es una estafa. Lo que hace un siglo y medio fue pasión por la ciencia y la investigación, hoy es entusiasmo por la superstición y la patraña. Retrocedemos.

De nuevo en Atapuerca, donde los primeros europeos, acosados por depredadores, hambrunas y duras condiciones climatológicas, tenían una esperanza de vida de apenas 35 años. Podría parecer poco, pero lo cierto es que en el caso de algunos  Homos supuestamente sapiens debería ser más que suficiente. Ahí tienen a Sánchez-Dragó, una de mis debilidades. El eyaculador interior más grande del mundo presume en las páginas del prestigioso diario El Mundo de dos cosas: ser padre a los 75 años, y consumir 70 pastillas diarias, que le hacen “sentirse como un veinteañero”. Concretamente como un veinteañero pastillero, imagino.

Sánchez-Dragó, al igual que los seguidores de la médium Anne Germain, es una prueba evidente del deterioro de la especie humana. Seguramente sus declaraciones solo sean promoción, camuflada como información, de la herboristería que tiene su mujer. En cualquier caso se trata de un ejemplo más del desastre intelectual y moral de nuestra sociedad. Quizá nunca debimos abandonar Atapuerca, quizá estemos regresando a esas sierras sin darnos cuenta. Nos guía la televisión…

 

Un motivo para NO ver la televisión

Exploradores.

Autor: José María Bermúdez de Castro.

Editorial: Debate.

El subtítulo del libro ofrece toda la información que debemos conocer: “La historia del yacimiento de Atapuerca”. Ni más ni menos. La historia, detallada de manera minuciosa pero sin olvidar el carácter pedagógico y el público no especializado a quien va dirigido el libro, de cómo se descubrieron los primeros europeos. Y cómo se sigue trabajando de manera incansable en unos yacimientos que parecen inagotables. Un libro que confirma a Bermúdez de Castro, un gran paleoantropólogo, como un excelente divulgador.

Provocadores

Si de mí dependiera, el informe de la comisión de expertos sobre el Valle de los Caídos y el futuro de los restos de Franco acabaría en la basura. Yo compraría un mapa de carreteras de España en una gasolinera, y me iría al zoológico. Colgaría el mapa en la pared de la jaula de los chimpancés, y al primate más espabilado le daría un puñado de dardos. Acabaría acertando en alguna carretera, ¿no? Pues entonces sacaría de la cárcel a cuatro curas sodomitas y les pondría a excavar, justo en la cuneta de la carretera señalada por el mono, un buen agujero en el que echaría los cadáveres de los cuatro curas, una hoz y un martillo, un mechón de vello púbico de Carmen de Mairena, un ejemplar de la Constitución y, finalmente, los despojos del Caudillo. Encima pondría un anuncio del toro de Osborne, y justo al lado, un puti club.

Querido lector, ¿piensa que se me ha ido la mano? ¿Demasiado crudo e irracional el primer párrafo del post de hoy? ¿Cree que he recibido un golpe en la cabeza o he dejado de tomar la medicación? De ninguna manera. Lo que pasa es que me estoy volviendo un provocador.

Pinchar para seguir leyendo (Cuarto Poder)

Retorno a la propaganda

El PP insinúa que, en caso de ganar las próximas elecciones, prescindirá de Ana Pastor como presentadora de “Los desayunos de TVE”. ¿Acaso alguien dudaba de las intenciones de Rajoy y compañía? No lo creo, sobre todo después de que en su búsqueda de la neutralidad informativa Dolores de Cospedal nombrase a Nacho Villa, ex de la Cope Nacho Villa y manipulador profesional, director de la televisión de Castilla-La Mancha. Son curiosas, sin embargo, las razones que esgrime los populares para justificar la posible decapitación de Pastor: la presentadora, dicen, “carece de espíritu crítico”. Todo un ejemplo de amor a la libertad de expresión, y sin duda una declaración de principios: si el PP gobierna no hará prisioneros. Desmantelará de nuevo la televisión pública, recuperará su cuadra de periodistas-basura (Alfredo Urdaci ya está ensayando telediarios con un Cinexin) y pondrá los informativos a trabajar para el partido. Así de sencillo.

Pinchar para seguir leyendo (Telematón, en Cuarto Poder)