You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Rubalcaba


El calentamiento

Después del “Salvados” (La Sexta) de anoche, ¿quién necesita el debate de hoy? Jordi Évole entrevistó a los segundones (de Aznar y Zapatero respectivamente) que pretenden gobernar este país los próximos años. Y lo hizo sin grandes aspavientos, cruzando preguntas directas y apretando las clavijas: “Señor Rubalcaba, ¿es usted de izquierdas?”. Y ante los intentos de Rajoy por hablar sin decir nada: “Pero usted tendrá opinión propia, ¿no?”. Humor, sí, pero con ingredientes sabrosos: periodismo, ironía, inteligencia…

Évole, un presentador en estado de gracia, no necesita toda la parafernalia que venden el resto de televisiones para organizar un cara a cara entre políticos. Redes sociales, algo de jeta y ganas de tirar palante… El presentador de La Sexta cerró primero la entrevista con el candidato socialista vía Twitter, y después de laboriosas gestiones también consiguió a Rajoy. El resultado, un cara a cara. ¿Un cara a cara? Bueno, no, algo parecido… Las  circunstancias y los tiempos, y esto es importante, no fueron los mismos: Rubalcaba dedicó a Évole una hora y media de su tiempo, y le permitió acompañarle durante la campaña e incluso asistir a un acto (electoral, por supuesto), mientras que el líder del PP despachó en 23 minutos al equipo de “Salvados”.

Ahora sabemos que Rubalcaba tiene familiares en el paro. Que su peor día en el Gobierno de Zapatero fue en mayo, cuando sacaron la tijera. Rubalcaba cree que la política del Presidente en estos últimos tres años no es de izquierdas. Piensa que la vivienda tiene que bajar de precio, que tenemos que castigar a la banca con nuevos impuestos, que no nos engañaron negando la crisis, que no vamos a recuperar la peseta (“¡no, por Dios!”), que hay que abaratar la contratación y no el despido, que el 15-M reconoce un malestar que existe, que la noticia del fin de ETA es la mejor que ha recibido en los últimos tiempos, que no ha visto las cloacas del Estado, que Mouriño es su entrenador, que no sabe cuánto se gasta su partido en la campaña electoral…

Rajoy no subió a Évole en el coche oficial, como hizo Rubalcaba. Rajoy le contestó sobre la marcha, caminando hacia un acto con militantes en La Coruña. Y después, sentados en dos butacas en un rincón. Sabemos que Rajoy no está nervioso ante el debate. Y que no cree que sus recetas sean de derechas, que solo piensa hacer recortes en la administración, que no va a incorporar más funcionarios, que piensa suprimir el impuesto del patrimonio, que quiere modificar la ley del aborto, que cambiará el nombre al matrimonio homosexual (“¿matrimoñas?), propone Évole), que no se atreve a dar cifras de paro en el futuro, que el cese de la violencia por parte de ETA es una buena noticia, que en los debates se deja llevar por la intuición y no tiene preparado nada para esta noche, que ignora cuánto cuesta la campaña electoral del PP …

Un calentamiento de cara al verdadero debate. ¿Lo peor? El jersey de Jordi. Y alguna pieza grabada (el recortapoly) absolutamente innecesaria. El resto, como de costumbre en “Salvados”, un sano ejercicio de televisión creativa.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Los amigos de Eddie Coyle.

Autor: George V. Higgins.

Editorial: Libros del Asteroide.

Leer “Los amigos de Eddie Coyle” te ayuda a entender de dónde vienen las cosas. Los diálogos escritos por Higgins, la estructura perfectamente desordenada del libro, los sutiles perfiles de unos personajes que desprenden realidad… todo ello vió la luz allá por 1970. Años después llegarían clásicos modernos como “Homicidio” (David Simon), “Hollywood Moon” (Joseph Wambaugh), “El poder del perro” (Don Winslow), “La vida fácil” (Richard Price) o series de televisión como “Los Soprano” o “The Wire”. Todos ellos beben de “Los amigos de Eddie Coyle”. De sus creíbles protagonistas, de sus vibrantes conversaciones, de su intensidad sostenida, de la confusión moral que provoca.

No hay buenos o malos. Sólo hay armas. Pistolas de diferentes calibres, ametralladoras de guerra, y hombres que trapichean con este armamento para conseguir diferentes fines. Policías o ladrones, poco importa. Lo importante es que todo suena tan preciso, creíble y realista como para resultar perturbador. E inolvidable. “Los amigos de Eddie Coyle” se desarrolla en el Boston de los años sesenta. Wambaugh supo trasladar esa credibilidad a Los Angeles de los años 90. Winslow a la frontera entre Estados Unidos y México en los setenta. Y Price al Nueva York de nuestros días. Todos ellos son alumnos de Higgins. Todos han leído esta obra maestra, todos han aprendido de ella.

Leer las primeras páginas

Consistencia intelectual

El presentador de Telecinco Jorge Javier Vázquez reflexiona, en entrevista concedida al diario El País, sobre los movimientos ciudadanos, las protestas pacíficas e incluso la modernidad líquida: “Como dijo hace unos días el filósofo Zigmunt Bauman, al 15-M le falta consistencia intelectual”. Si, han leído bien. Jorge Javier Vázquez, presentador de Telecinco también conocido como “Mermelada”, famosete gracias a programas de la categoría de “Sálvame” y partener habitual de personajes como Belén Esteban o Coto Matamoros, cita a Bauman y echa de menos la “consistencia intelectual” del 15-M.

Pinchar para seguir leyendo (Cuarto Poder)

 

Manipular, ese arte

“Congelar las pensiones es de socialistas, no de populares”. Esteban González Pons, vicesecretario general de Comunicación del PP.

Mientras la presentadora de “La Mañana”, un programa del canal 24 horas de TVE, hablaba el pasado día 26 de una huelga de los pilotos de Air Europa, en una pantalla situada al fondo del decorado, en la parte superior izquierda, el telespectador podía observar una superficie circular brillante. ¿La cara oculta de la luna? ¿Una bombilla de bajo consumo? ¿Un ovni oxidado? ¿Una tortilla de patatas con cebolla? No, no, no, espere que ya lo veo… ¡Es el cráneo acharolado de Rubalcaba, el candidato socialista para las próximas elecciones! En el PP no podían permanecer impasibles ante semejante ejercicio de manipulación: González Pons, secretario de Comunicación de los conservadores, denunció con dureza el “tejemaneje descarado en la televisión pública”. “Las maniobras y manejos del jefe de los servicios informativos de TVE, Fran Llorente, no tienen precedentes”, reza la web de la gaviota.

Pinchar para seguir leyendo (Cuarto Poder)

http://www.youtube.com/watch?v=GIXRWIbUNrI&feature=player_embedded

Dimisión

El hecho de que los políticos no acostumbren a  corregir sus errores podría llevarnos a pensar que rectificar es de sabios. Pero no es así: rectificar no siempre es de sabios. Puede muy bien ser de tontos. O de cobardes. O de tramposos. O de consejeros de RTVE. Tras las quejas de periodistas, ciudadanos y trabajadores de la corporación, el Consejo de RTVE ha dado marcha atrás y asegura que anulará hoy mismo el acuerdo alcanzado para que los políticos pudieran supervisar la elaboración de los telediarios.

Tarde, demasiado tarde. Rectificar es, en este caso, de desvergonzados. De censores desenmascarados. Lo primero que deberían hacer los consejeros que, con su voto o su abstención, respaldaron esta medida facciosa, es dimitir. ¡A la calle los políticos incapaces de entender y defender el servicio público! Este sería el primer e innegociable paso para que PP y PSOE recuperasen una cierta salud democrática, algo de credibilidad. Pero no será sencillo: una de las prioridades de los partidos es el control de la información, y muchos periodistas y medios se sienten cómodos alimentando este juego de poder e intereses.

Los partidos políticos que nombraron a estos consejeros ahora les niegan, y se desmarcan de su actuación. Escuchen a esos líderes sinceros, consecuentes y merecedores de toda confianza: “rectificar es de sabios”, dice un original Rajoy. “No me gusta la decisión y estoy a favor de la rectificación” asegura un brillante Rubalcaba. Ni una palabra de dimisiones, ni una crítica dura, ni un ápice de dignidad.

Las víctimas de este escándalo democrático, de semejante vileza política, somos, una vez más, los ciudadanos. La Constitución nos garantiza el derecho a una información libre, independiente y de calidad que, en televisión y hoy por hoy, solo nos proporciona TVE. ¿La mejor televisión pública de la democracia a nivel informativo? Podría ser. Precisamente por eso en lugar de mimarla y protegerla, tratan de ensuciarla y manipularla para, finalmente, destruirla. O ponerla a su servicio.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Wilco ha presentado su nuevo disco en el programa de David Letterman