You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Jesmyn Ward


¿El libro del año?

Un motivo para NO ver la televisión

La canción de los vivos y los muertos.

Autor: Jesmyn Ward.

Editorial: Sexto Piso.

Captura de pantalla 2018-12-13 a las 10.28.14

¿El mejor libro que he leído en 2018? Quizá. ¿Uno de los cinco mejores libros que he leído en 2018? Sin ninguna duda. “La canción de los vivos y los muertos” es una novela estremecedora sobre el crecimiento y la familia, sobre las dificultades para comunicarnos con aquellos que nos rodean, sobre las entrañas de una parte de la sociedad norteamericana abandonada a su suerte. Una novela redonda, en la que cada palabra está en su lugar, cada personaje borda su papel, cada página es un alud de sentimientos y emociones, de literatura apasionada y desgarradora, de todo aquello que hace de la lectura un placer profundo.

“Si el mundo fuera un lugar justo, un lugar para los vivos, un lugar en el que un hombre como Michael no acabara en la cárcel, yo encontraría fresas salvajes. Eso es lo que mamá buscaría en caso de no encontrar algodoncillos. Yo herviría las hojas en la casa del abogado de Michael, donde pasaremos la noche antes de recoger a Michael por la mañana. Le pondría un poco de azúcar y un poco de colorante, como hacía mamá cuando se me revolvía el estómago cuando era pequeña, y le diría que es su zumito.

Pero el mundo no es así. No hay fresas salvajes en este lado de la carretera. Tendría que ser más pantanoso. Pero el mundo también puede brindar un poco de suerte a los pequeños, a veces muestra un poco de piedad, porque después de andar un rato por el lado de la carretera, lejos de la gasolinera, después de dejar a Misty sacando el brazo por la ventana y diciendo “Vuelve ya, coño”, encuentro fresas salvajes”.

“La canción de los vivos y los muertos” cuenta la historia de un chico de trece años llamado Jojo. Y del mundo que le rodea. Pobreza, racismo, incomunicación, drogas, delincuencia… Su familia está ahí para ofrecerle esperanza, pero también tormento: Jojo y los suyos se enfrentan al futuro mirando de reojo al pasado, en una batalla entre la memoria y la supervivencia, entre el amor y la incomprensión, que pone los pelos de punta.

“Me incliné sobre la mesa. Esnifé. Un tirito limpio y abrasador hasta los huesos, y luego lo olvidé todo. Las zapatillas que no compré, la tarta derretida, la llamada de teléfono. La cría durmiendo en mi cama con mi hijo a mi lado, en el suelo, no sea que yo llegue a casa y lo eche de la cama al encontrármelo. A tomar por culo todo”.

Jesmyn Ward ha escrito un libro grande, que deja al lector atónito por la habilidad de la autora para crear una trama nada novedosa pero tremendamente eficaz, por la sencillez y la belleza del lenguaje, y por la humanidad de los personajes, supervivientes en un mundo en descomposición. Absolutamente imprescindible.

“Conocía la enfermedad de la que estaba hablando. Le llamábamos “el mal rojo”. Oí a un médico decir que afectaba sobre todo a los pobres que sólo comían carne, maicena y melaza. Le tendría que haber dicho a ese médico que los que comían eso eran los que tenían suerte: en el Delta, he oído historias de gente que ha llegado a cocinar tortitas de tierra”.