You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Guillermo Corral


El tesoro del cisne negro

Un motivo para NO ver la televisión.

El tesoro del cisne negro.

Autores: Paco Roca y Guillermo Corral.

Editorial: Astiberri.

eltesorodelcisnenegro

Una ficción basada en hechos reales. Eso dicen que es “El tesoro del cisne negro”. Y es cierto, puesto que cuenta una historia verídica, la del descubrimiento en 2007 en aguas del Atlántico del mayor tesoro submarino encontrado nunca, y el posterior litigio por su propiedad. Pero “El tesoro del cisne negro” es mucho, muchísimo más. Es un homenaje a Tintín y Cousteau, evidentemente. Pero también a los libros de portadas amarillas de Editorial Juventud, y a las aventuras de Salgari, de Verne y de Bernard Cornwell. Por supuesto tiene el regusto maligno de Philip Glosse y su repaso a los grandes piratas. Finalmente, nos ofrece la victoria del bien sobre el mal, del débil sobre el poderoso, algo que recuerda a la gesta de Blas de Lezo que el escritor Pablo Victoria llamó “El día que España derrotó a Inglaterra”. Tengo en las manos un libro que, como todas las grandes historias marinas, huele a sal y suena como una ola de tres metros chocando contra el casco de un velero.

“- Acceder a las peticiones españoles equivaldría a prohibir la arqueología subacuática en todo el mundo y condenar al olvido toda la riqueza que esconden los océanos.

- Lo más grave no es el robo, ni siquiera el daño arqueológico. El hundimiento de la Merced fue un acto vil en el que perdieron la vida 237 hombres, mujeres y niños. Un acto que cambió la historia de España y Europa… Un suceso tan grave en su época como Pearl Harbor en la nuestra”.

En “El tesoro del cisne negro” incluso nos encontramos con una historia de amor. Poco más se les puede pedir a Roca y Corral, dibujante y guionista respectivamente de una de esas historias gráficas que gustan a los críticos, se venden como churros y, definitivamente, marcan una época. La aventura, en pleno siglo XXI, es posible. Y lo es pese a la televisión, las redes sociales o la mediocridad política. Lo es gracias a libros de espíritu clásico, como éste, que nos hacen soñar, nos ayudan a recuperar la inocencia lectora de la juventud y, de paso, nos ponen al día sobre legislación de tesoros navales. Un placer atemporal, desde proa a popa, de la primera a la última página. Imprescindible.

“- Álex, lo he estado pensando y quiero que vayas tú a EE.UU. a supervisar la operación de retorno. Necesito alguien en quien confiar.

Las 2234 monedas de oro están en estuches. Pero las de plata siguen en cubos, bañadas en algún tipo de solución líquida. Ithaca no ha revelado qué líquido usa, imaginamos que será uno que reproduzca las características del agua marina para no desestabilizar el metal.

- ¿Cómo podemos saber que no nos engañan? Habrá que contar todas las monedas. Pero son 567.000”.

15427335587444