You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Es Pop


El fracaso de la democracia

El Grupo Popular dedicó un aplauso cerrado a Cristina Cifuentes a su llegada al Pleno extraordinario de su máster. Cifuentes enseñó la documentación ya conocida y se definió como la víctima de “una operación de descrédito”. No enseñó su trabajo fin de máster, ni aclaró cómo consiguió cinco sobresalientes sin pisar las aulas, ni cómo se matriculó tres meses después del comienzo de las clases presenciales, ni el porqué de las falsificaciones del acta, ni… “El título que conseguí lo conseguí de forma totalmente legal, y como prueba aquí aporto el título“, sentenció la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Ciudadanos no pidió la cabeza de Cifuentes (nada de moción de censura): se conformó con mantener vivo el caso con una Comisión de Investigación. En El País, Alandete aseguró que Cifuentes “había sido contundente”. “Cifuentes cuenta la verdad, ha sido contundente, convincente y sólida en su intervención”, insistieron en el Partido Popular. El portavoz de este partido exigió: “Espero que desde el tripartito pidan disculpas a las universidades españolas y madrileñas”. Él y Cifuentes rieron con ganas. Acabó el pleno extraordinario. Bronca. Nuevo aplauso cerrado del Grupo Popular, puesto en pie.

¿El prestigio de las instituciones públicas? A quién le importa. ¿La verdad y la decencia? No sé a qué se refiere. ¿La democracia? Un nuevo fracaso.

Aplauso-Grupo-Popular-Cristina-Cifuentes_EDIIMA20180404_0668_21

Un motivo para NO ver la televisión

Cowboy song. La biografía autorizada de Philip Lynott.

Autor: Graeme Thompson.

Editorial: Es pop.

cowboy

En primer lugar, consiga el disco “Live and dangerous” de Thin Lizzy y hágalo sonar a todo volumen. Ya tiene todo lo que necesita para disfrutar al máximo de “Cowboy song”, una biografía densa, jugosa y fascinante de Philip Lynott, hijo ilegítimo de un guayanés y una irlandesa, bajista y cantante, compositor y poeta, líder de la banda de rock más excitante surgida del país de la Guinness. “Esta es la historia de la vida de Lynott en Thin Lizzy, pero también la historia de todas las demás cosas que fue y que podría haber sido, dentro y fuera de la música”, asegura el autor de un libro con final infeliz. Las adicciones y las inseguridades acabaron con la leyenda.

“Como bajista era bueno. Como líder de grupo era fenomenal. Fue un perfeccionista recalcitrante capaz de afectar el pasotismo de Johnny Cool. Alternaba con poetas y jugadores de billar, con pescadores y delincuentes, con Johnny Thunders y Georgie Best. Leía tebeos y a Camus y tenía una vida interior engañosamente amplia”.

Thin Lizzy ha sido la mejor banda de rock and roll irlandesa. Muy por encima de tuestes del calibre de U2, por ejemplo. Esta es la historia del grupo, contada a través de su cerebro y su alma, un negro que irrumpe en la escena musical irlandesa como un elefante en una cacharrería, que forma sus primeras bandas, se codea con buenos músicos, aprende a tocar el bajo y mejora día a día como cantante y como compositor. Sus canciones tienen el pulso de las calles, como si Springsteen hubiese deambulado por Dublín en lugar de por New Jersey. Y su vida permanece ligada a las mujeres, su madre y abuela primero, el resto más tarde: “¡Por el amor de Dios!”, exclama Paul Scully, “si mojar el churro hubiera sido deporte, Phil habría sido Ronaldo. Cielo santo, desde el primer día fue un imán para las mujeres… Las mujeres lo adoraban. Los ojos oscuros, alto, piernas largas y aquella expresión como de medio perdido. Hacía brotar su instinto maternal”.

Lynott grabó con Thin Lizzy cuatro discos memorables (Live and dangerous, Jailbreaker, Johnny the Fox y Bad reputation) y se convirtió en una estrella. Entre las páginas más interesantes de este libro, aquellas dedicadas a lo que pudo haber sido y no fue en su carrera. Por ejemplo la superbanda que estuvo a punto de formar junto a Ritchie Blackmore e Ian Paice, de Deep Purple, y Paul Rodgers, de Free. Tenían hasta nombre para la banda, Baby Face, pero solo ensayaron una vez antes de que el proyecto fracasara: “se quedó en agua de borrajas”.

Casi cuatrocientas páginas en las que el rock and roll se convierte en una forma de vida, en poesía urbana, en energía desbocada sobre el escenario. La vida de Lynott es la vida de una rock star con cerebro, con matices, con un talento grandioso. Todo terminó el 4 de enero de 1986, exactamente quince años después de que entrase en los estudios de Decca para grabar su primer disco con Thin Lizzy. Contundente como una línea de bajo, lírico como un solo de guitarra, documentado como un gran reportaje. Así es esta gran biografía de Lynott, el rocker irlandés más brillante de todos los tiempos.

“The boys are back in town es el ejemplo por antonomasia de la habilidad de Phil Lynott para transformar una borrosa noche de viernes en una colección de instantáneas idealizadas y dotadas de una claridad perdurable. Es un arte engañoso”.

¡Comienza el baile!

Hemos sobrevivido a unas navidades más. Disfrutando de viajes exóticos y padeciendo quirófanos asépticos; comiendo y bebiendo con los presentes y recordando a los ausentes; recorriendo los madriles contaminados, congestionados y nunca superados; ajenos a las fiestas, lejos de Belén, aferrados a las siestas. Contemplando, leyendo, caminando, gastando, recapitulando, engordando, fotografiando, cocinando, enterrando, madrugando… ¿Madrugando? Descorchando, sesteando, brindando, añorando.

No he visto la televisión. Y me alegro: dicen que el vestido de Pedroche ha sido el momento cumbre de unas fiestas que desprecian al telespectador. Lástima de invento, la tele, convertido en fábrica de entretenimiento de baja calidad. En el Rastro, una camiseta resumía a la perfección mi relación con el electrodoméstico…

Captura de pantalla 2017-01-08 a la(s) 19.26.02

Acaba la navidad… ¡Comienza el baile! Mis intenciones para 2017 son las siguientes: dedicarle más tiempo, más espacio, a los libros y los discos, a la naturaleza y el cine, a esos temas que no son noticia, que son insignificantes, que no sirven para nada. Es decir, hablar cada día menos de TV y, cómo me gustaría poder cumplir estas palabras, de política. Usted ya me entiende… de políticos ineptos, de futuros inciertos, de ambiciones, de suciedades, de mediocridades. Vamos a intentarlo. ¡Buen año para todos!

Un motivo para NO ver la televisión

El libro más peligroso

Autor: Kevin Birmingham.

Editorial: Es Pop.

peligroso

Si usted es de los que ha leído el Ulises, enhorabuena: por haber sobrevivido al mundo indescriptible de Joyce… y porque disfrutará enormemente de “El libro más peligroso”, la fascinante historia que rodeó la creación, edición y censura de una de las obras capitales de la literatura. Si usted es de los que no se ha atrevido a sumergirse en el 16 de junio más personal, extravagante y literario de la historia, o de los que tropezó con el texto, enhorabuena: “El libro más peligroso” le ayudará a comprender la importancia del Ulises, a entender su época, a admirar a su autor (y a quienes le ayudaron a editarlo)… Y a intentar, quizá por enésima vez, hacer suyo este ejercicio maestro de las letras mundiales.

“Ulises era para Nora. Un libro que Joyce estaba montando pieza a pieza –la novela que intenta expresarlo todo- era un monumento en honor de su primera noche juntos. El día que Joyce estaba inmortalizando en Ulises era el día que paseó con Nora más allá de los muelles, donde estuvieron a solas por primera vez. 16 de junio de 1904. La tinta en cada palabra de su manuscrito hacía de aquellos momentos fugitivos algo cada vez más indeleble. Ulises fue su carta de amor definitiva”.

Es decir, que en cualquier circunstancia debe leer el libro que hoy nos ocupa, dedicado a la novela más peligrosa. Es una deliciosa invitación para conocer a un genio descomunal, para visitar una época, para tratar de comprender un delirio artístico, para admirar a un puñado de héroes que creyeron en el proyecto, burlaron a la censura y nos regalaron un libro infinito.

“La censura era una táctica usada por poderes conquistados para acallar la turbulencia inherente a una democracia, y colectivos como la Sociedad Neoyorquina para la Supresión del Vicio eran sus instrumentos morales. La censura es lo que ocurre cuando agentes del poder que se benefician del statu quo se alían con moralistas que creen que la sociedad está perpetuamente al borde del colapso. Luchar por la libertad de los libros era luchar por la libertad de autogobierno que había inspirado la Revolución Americana”.

No espere encontrar en “El libro más peligroso” las dificultades y enredos del Ulises. La obra de Kevin Birmingham se devora de principio a fin con entusiasmo juvenil: es una mezcla de novela histórica, policiaca y de aventuras. Contiene cantidades ingentes de información, que no dificultan en absoluto la lectura. Le recomiendo acompañarse de papel y lápiz, para apuntar frases, fechas, datos y personajes de los que sentirá la necesidad de informarse con mayor profundidad.

“Algunas alusiones son tan impenetrables que su placer parece estribar en que permanezcan ocultas. ¿Cómo diantres iban a saber los lectores que el camino que siguen Bloom y Stephen a través de Dublín para llegar a la oficina del Evening Telegraph se corresponde cardinalmente con el camino seguido por los marinos fenicios para llegar a la isla Eolia? Pero no eran solo los paralelos homéricos los que hacían de Ulises una lectura desconcertante. Cada capítulo era distinto. Mes tras mes, un nuevo experimento aparecía con una insólita criatura surgida de un país descoocido”.

No importa que crea que Ulises es una misión imposible, un desafio suicida o una “gymkana para pedantes”. En “El libro más peligroso” encontrará toda la gasolina para recorrer el camino, para disfrutar de ese 16 de junio, para incoporar a Joyce a su lista de imprescindibles. Ulises es más que un libro, es la obra de un genio, el resultado de su tortuosa existencia, de su amor y de su enfermedad, y de una época convulsa y miserable repleta de censores y héroes. Lea “El libro más peligroso” y admire y disfrute el libro más importante.

El landismo vive

Ha muerto Alfredo Landa. Todo el mundo alaba su figura, y recuerda con cariño hasta su filmografía más sórdida. Surgen voces que reconocen el landismo como ideología genuinamente ibérica, tan nuestra como el piropo, el Farias, las tetas de Nadiuska, los trileros, Manuel Fraga, los entresijos de cordero, las corridas de toros o las cabezas de gambas cubriendo el suelo de los bares. No seré yo quien les lleve la contraria.

Alfredo Landa ha muerto, pero el landismo está vivo y en buenas manos. Ese montaraz ideario tiene un heredero a la altura, un líder dispuesto a conservar, alimentar y pregonar tan importante legado. Y es que si usted se fija un poco en nuestro flamante ministro José Ignacio Wert, quizá reconozca en él la versión actualizada, que no culturizada, de Miguel Cañete Moste, el pueblerino que protagoniza “Cateto a babor”, el clásico de Landa. Las similitudes físicas son enormes, las intelectuales, asombrosas. “Soy como un toro bravo: me crezco con el castigo”, dijo el ministro para dejar claro que el futuro de nuestros hijos está en manos de un intelectual.

Bajito, dicharachero, malencarado, altisonante, engreído, zoquete, landista… Wert se enfrenta a los  periodistas que le preguntan por su hermano, un huelguista más en el día de ayer. Les acusa de darle “un pisotazo”. Es el ministro que tiene como objetivo “españolizar a los alumnos catalanes”. Que cree que “no solo no hace falta invertir más para mejorar el rendimiento escolar, sino todo lo contrario”. Que piensa que “la fuga de cerebros nunca puede considerarse un fenómeno negativo”.

Ayer, día de la huelga general en la enseñanza, el ministro de Educación se negó a responder a las preguntas de los periodistas. ¿Intolerable? Si ha visto a su jefe comparecer en rueda de prensa en plasma, no va a ser precisamente él quien de un paso al frente… Wert se esconde el día en que los estudiantes, los profesores y los padres dan la cara. Wert es el pasado. El landismo vive en él.

 

Un motivo para NO ver la televisión

Luther. El origen.

Autor: Neil Cross.

Editorial: Es Pop.

Acabo de leer este libro justo cuando es noticia la liberación de Amanda Berry y otras dos jóvenes de  Cleveland, tras diez años de agónico cautiverio. De alguna manera de eso trata “Luther”. Un tipo malvado está obsesionado con las parejas felices, quiere tener un hijo, y no duda en recurrir al asesinato y al secuestro para conseguirlo. Este es un resumen un tanto simple: Neil Cross desmenuza la mente del criminal, y cuenta con todo lujo de detalles las torturas, los raptos y los asesinatos más brutales. El lector sigue la sombra de Luther, un inspector jefe de la brigada de homicidios con luces y sombras, tanto a nivel personal como profesional, capaz de no descansar un segundo en todo el tiempo que dura la persecución.

Porque “Luther” es la historia de una persecución. Una historia terrible contada con una crudeza que en algunos momentos resulta espeluznante. Novelista y guionista de cine y de series de televisión, Cross ha escrito una gran novela criminal, tensa desde la primera a la última página, repleta de personajes memorables y de giros sorprendentes. Y Luther, ese policía grandote y obsesivo, a veces violento y siempre brillante, ya es un clásico. Muy recomendable.

Pinchar para leer un adelanto.