You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: El Mundo


Crítica de supervivencia

Leo en El Mundo un reportaje largo y muy elaborado, con fotografías e incluso mapas, sobre “Supervivientes”, el reality show que Telecinco ha puesto en marcha desde Cayo Cochinos, en Honduras. Enviado especial, ilustraciones, fotografías, gráfico interactivo, vídeos… Un gran despliegue periodístico, sorprendente en estos tiempos de crisis, que demuestra el excelente criterio de los diarios a la hora de invertir sus fondos. ¿Quién dijo que no había dinero para informaciones de largo recorrido? ¿Quién aseguró que el reportaje había muerto, que los grandes medios no tenían presupuesto para este tipo de periodismo? Ahí tienen a El Mundo, apostando fuerte por las aventuras playeras de Rafi Camino, Nacho Vidal, Isa Pantoja, Carmen Lomana y compañía.

Jorge-Javier-Rasel-participara-Supervivientes_MDSVID20150416_0162_17

Para cerrar el círculo, busco en El Mundo la crítica al programa “Supervivientes”. Suelen ser demoledoras, ya se sabe, con estos programas plagados de famosetes, con estos reality shows repetitivos emitidos por cadenas especializadas en telebasura. No encuentro nada sobre “Supervivientes”. Qué raro, ¿verdad? Sobre todo después de haberse gastado un dineral en producir un reportaje de semejante calibre. Porque no creo que sea Telecinco, o la productora del programa, quienes hayan pagado los gastos del reportaje. Entonces  sería un publi-reportaje…

Nada de “Supervivientes”. Las últimas críticas televisivas de El Mundo están dedicadas a Mariló Montero, a “León come gamba”, a Kiko Matamoros… Y a “Sentencia judicial”. Curioso título para un post, una entrada del 18 de abril: “La Sala Primera del Tribunal Supremo, constituida por los magistrados indicados al margen, ha visto el recurso de casación interpuesto por la demandante Dª María Consolación García-Cortés… vulneraron el honor de la actora a resultas de la publicación en la página web del Diario El Mundo con fecha 6 de mayo de 2008 del artículo de opinión “Chelo Gª Cortés, “Teletrinchada” y de condenarles por esta intromisión ilegítima al pago de una indemnización de 20.000 euros en concepto de daño moral y a difundir el encabezamiento y fallo de esta sentencia en la propia página web del Diario El Mundo, en la sección dedicada a la Televisión”.

¿Vulnerar el honor? ¿Intromisión ilegítima? ¿Daño moral? Vaya, vaya, vaya… Son los efectos colaterales de un post del blog de televisión de El Mundo en el que hablaron de la periodista del corazón Chelo García Cortés en los siguientes términos: “Miss Plumilla Menopáusica transmutada en Pequeña Escribienta Florentina del Buitrerío Ibérico…. acusa, denuncia, escupe, orina a, ante, hacia el resto de su tribu. Lo de esta tía es imbecilidad de grado ‘cum laude”.

La crítica de televisión se ha convertido en una crítica de damnificados. O eres agresivo hasta el insulto en busca de visitas, caso de algunas columnas y blogs de diarios sensacionalistas, o te pliegas sumisamente a las necesidades promocionales de las televisiones de tu empresa, caso de otros medios. Y en mitad de todo ello, grandes despliegues informativos para contar cómo se hace un programa basura en “un área declarada reserva marina y zona biológica protegida”. Periodismo de corto recorrido. Crítica de supervivencia.

Isa-Pantoja-barro-Isla-Privilegio_MDSVID20150416_0178_17

De arponeros, peceras, chanquetes y homosexuales colgados de grúas

En la tertulia política de la noche de los sábados de Telecinco (Mediaset) una señora del Partido Popular asegura que Podemos está financiado por un régimen político que cuelga a los homosexuales de grúas. En la tertulia política de la noche de los sábados de La Sexta (Atresmedia) un periodista de El Mundo afirma que Podemos está financiado por un régimen político que cuelga a los homosexuales de grúas. Cuando la política y el periodismo recorren vidas paralelas es que algo está fallando. Y pasa lo que pasa: que Podemos asusta. Y que Pedro J se alborota. Y como arponero ingenuo que es, muerde sin querer la mano del nuevo cuidador de esa piscifactoria de truchas en que se ha convertido El Mundo: “¡Ah! y en relación a eso que dices de que no te gustaría que dentro de diez años la gente identificara a EL MUNDO como «el periódico de Casimiro», chico, nunca se sabe qué puede caernos del cielo, pero yo que tú tampoco me preocuparía demasiado. Francamente, ese peligro no lo veo”.

pedroj-casimiro

Dicen que honra a El Mundo publicar el ataque de Pedro J a su sucesor, Casimiro García-Abadillo. No es para tanto. Si una vez recibida no hubiesen publicado esa carta empapada en bilis, en diez minutos hubiese estado circulando por medios y redes con un pósit pegado: “¡Extra, extra! El Mundo censura a Pedro J”. Podría parecer esta una historia de peces y hombres, de arponeros y chanquetes. Pero como sucede en demasiadas ocasiones solo es cuestión de pasta. La editora de El Mundo reclama a Pedro J 100.000 euros “como penalización por haber refutado un editorial”.

En el diario progresista El País también tienen telarañas, en la caja y en la dirección. “Podemos supera a PP y PSOE impulsado por la ira ciudadana”, titularon en principio, para más tarde suavizar el concepto convirtiendo el violento enfado en simple incomodidad o molestia: “Podemos supera a PP y PSOE impulsado por el malestar ciudadano”. Lo que no han moderado es el tono del editorial: “Todo esto no justifica dejar a la sociedad en manos de Pablo Iglesias y de Podemos, es decir, de un grupo de diagnóstico catastrofista y voluntad descalificadora, que niega ser de izquierdas ni de derechas para ocultar lo que en realidad es: simple y vulgar populismo como el que, con otras apariencias ideológicas, aparece en diversas partes de Europa”.

La irrupción de Podemos como alternativa de Gobierno, puesto que según un sondeo de Metroscopia supera tanto a PP como a PSOE en intención de voto, desnuda tanto a la clase política como a la clase periodística. El País piensa, tal y como titula su editorial, que se trata de “un seísmo”, pero lo cierto es que solo es un soplo de aire fresco. Un viento despejado y limpio que arrastra el hedor que han dejado en este país políticos corruptos y periodistas mercenarios.

¿Gobernará Podemos? A la hora de votar, olvide usted Gürtel, los sobres, la sede de Génova remozada con dinero negro, los programas incumplidos, los ERE andaluces, el paro y el deterioro de lo público, las tarjetas black, el hambre infantil y la Operación Púnica. Pero no se le ocurra olvidar que los del coletas están financiados por un régimen político que cuelga a los homosexuales de grúas.

B1NOWKSIYAAjOMd

Un motivo para NO ver la televisión

Una curiosidad insaciable.

Autor: Richard Dawkins.

Editorial: Tusquets.

6575_1

Richard Dawkins es mucho más que el autor de “El gen egoísta”, uno de esos libros legendarios en el mundo de la divulgación científica. Dawkins es un etólogo, zoólogo, teórico evolutivo y divulgador científico británico, fundamental por su manera de contar las cosas: su misión, como el mismo ha reconocido, es “apoyar la educación científica, el pensamiento crítico y el entendimiento del mundo natural basado en la evidencia con el fin de superar a la superstición, la intolerancia, el fanatismo religioso y el sufrimiento humano”. Dawkins es un genio, de la ciencia y de la comunicación, y estas son las memorias de sus años de formación en África y Oxford, y de trabajo en Berkeley.

Dawkins se remonta a sus días de estudiante y los analiza desde la perspectiva de la contradicción, aparente, que nos hace creer que el niño y el adulto son la misma persona. “El niño es el padre del hombre”, dice. Y recuerda con sorprendente detalle sus años de estudiante, los centros en que se formó, sus compañeros y profesores. A estos últimos dedica algunos párrafos realmente emocionantes: les considera la base de su formación, de su vida profesional.

“Una curiosidad insaciable” se puede leer como lo que es, la primera parte de la biografía de un gran científico (anuncia la segunda parte para dentro de dos años). Pero también como manual de educación para padres preocupados por sus hijos: “Una vez más, esa penosa ausencia de pensamiento crítico. ¿No se debería instruir a los niños en el pensamiento crítico y la actitud escéptica desde una edad temprana? ¿No se debería enseñarles a dudar, a sopesar la plausibilidad de una afirmación, a demandar evidencias?”.

El autor demuestra poseer una memoria prodigiosa: el libro está repleto de nombres, de lugares y de anécdotas, alguna tan divertida como la protagonizada por Daniel S Lehrman y Konrad Lorenz. Dawkins recuerda, y cuenta con detalle, incluso el momento en que perdió la virginidad “a la edad bastante avanzada de veintidós años, con una dulce violonchelista…”. Pero lo importante es su aprendizaje en África, sus estudios en Oxford, unos maestros notables a los que adora, como demuestra en el mensaje póstumo que dedicó al zoólogo Mike Culle, “probablemente el mentor más importante en mi vida”.

Un momento especialmente interesante es en el que decide “continuar con su plan”, esa retórica de genes “egoístas” habitando una sucesión de cuerpos mortales desechables en la incesante marcha de los genes hacia el futuro, “que podría decirse fue el momento de la concepción de El gen egoista”.

Una biografía ágil y apasionada, un libro de aventuras a fin de cuentas, con las correrías de un hombre inteligente, generoso y modesto (“no soy buen observador”; “Me falta paciencia”; “No tengo conocimiento de ningún grupo animal o vegetal”) que ha estudiado el planeta y sus habitantes. Y lo ha contado de maravilla.

Dar la cara

En El Mundo, periódico famoso por su desbordante imaginación, han dado una nueva vuelta de tuerca al viejo cara a cara, esa legendaria técnica informativa que consiste en enfrentar a dos individuos para que defiendan planteamientos diferentes de un mismo tema. La cosa no tendría mayor importancia si uno de los contendientes no fuera Carlos Cuesta, un peso pesado del intercambio de guantazos. ¡Pobre Lucía Méndez, su rival en el cuadrilátero audiovisual! Y es que hay que tenerlos muy bien puestos para atreverse a cruzar guantes con Kid Banderita, el púgil que saltó al plató embutido en un batín patriótico…

la foto

Cuesta-box

El cara a cara es la simplificación máxima del debate. En estos tiempos de crisis, cualquier idea que suponga un ahorro es bien recibida. ¿Tertulia con un presentador y seis comentaristas? Ni pagándoles con cheques de Mercadona. Dos periodistas de la casa, una cámara de vídeo de las que se utilizan en bautizos, media hora de montaje y rotulación, y… Voilà! Ya tenemos el cara a cara.

Hoy por hoy, el cara a cara que exige este país es el que enfrentase a Mariano Rajoy con Artur Mas. Pero hablar de este debate es hablar de unicornios y hadas. Una fantasía, un sueño imposible. Rajoy no da la cara. De Mas pueden decirse muchas cosas, pero no que se esconda: cada vez que anuncia algo importante ofrece rueda de prensa. Con preguntas. En catalán, inglés y castellano. Muchas veces para no decir nada, para confundir, para enredar. No importa. Hay que estar ahí, dar la cara. Y así pasa lo que pasa: que cuando Rajoy cree tener controlada la situación… Mas toma de nuevo la delantera. Por la cara.

Un presidente que se esconde es un presidente miedoso, débil, blandengue. Un presidente que no toma decisiones es un presidente incompetente. Un presidente pusilánime es un presidente saliente. El discurso de Mas es posible que no guste, que no convenza, que rechine. El discurso de Rajoy es inexistente. En el tema de Cataluña. Y en el de la corrupción, la inmigración… El PP ha rechazado la petición de comparecencia de Rajoy por el ébola.

Bz5Y5nCCMAEJT94

P.D.

Otra gran portada…

Bz0F0lVCMAAfEM5

 

Un motivo para NO ver la televisión

Lee Ranaldo and the Dust.

Cd: Acoustic Dust.

Lee-Ranaldo-300x300

Lee Ranaldo, el rey de la guitarra rabiosa al frente de los legendarios  Sonic Youth, emprendió hace poco más de un año una gira acústica por Europa al frente de una banda llamada The Dust. Durante una escala en Barcelona entraron en unos estudios de grabación y registraron los once temas que forman este álbum, una rareza dentro de la discografía del co fundador de la banda más ruidosa del Nueva York de los años 80.

“Acoustic Dust” suena reposado y sincero, con la batería y el Hammond arropando unas voces que convencen y unas guitarras acústicas que reinan. ¿Las canciones? Siguen el camino marcado por Ranaldo a lo largo de su carrera, entre la complejidad y la energía, entre el pop potente y el rock alternativo. Destacan las tres versiones, de temas de Neil Young, Sandy Denny y Mike Nesmith. Polvoriento de verdad.

Ante la duda, morcillismo

Los periodistas de raza, aficionados a dar doctrina, tienen un consejo favorito: Ante la duda, periodismo. Hermosas palabras, qué duda cabe. Pero en estos momentos de descrédito profesional, de cierre de medios y de EREs salvajes, de periodismo de chichi nabo, el morcillismo es la alternativa. La solución ante la duda. Me explico…

En la jerga teatral el término “meter una morcilla”, también conocido como “mearse en el guión”, significa intercalar palabras o frases que el autor no incluyó en el libreto pero que a los actores les parece que pueden engrandecer, o salvar, la representación. En periodismo, una morcilla era, hasta ahora, inventarse un texto destinado a completar la información. Eso sí, con la intención de dar lustre a la noticia, o hacerla más interesante, o más completa, o vaya usted a saber que miseria. Mearse en la profesión. En el prestigioso diario El Mundo, tantas veces ejemplo de periodismo riguroso y de calidad, han dado una vuelta de tuerca definitiva a la morcilla.

la foto

“El rey Juan Carlos compra morcillas de Burgos”, titulaba a todo trapo la web del diario de Unidad Editorial el pasado día 7 a las 21:02. La información, acompañada de una gran foto, abría el digital del que presume ser “diario online líder de información en español”. El comienzo de la noticia no tenía desperdicio: “El monarca ha acudido a comer al restaurante del hotel Landa, muy cerca de Burgos. Después, ha pasado por la tienda para comprar estos embutidos”. Gran periodismo. Riguroso. Serio. Comprometido. Con un evidente servicio público. Quizá incluso periodismo de investigación: las morcillas eran de Burgos, cuidado, no de cebolla, no patatera, no blanca de Jaén (sin sangre). De Burgos, atención. Sangre, manteca de cerdo, arroz, pimentón, sal y cebolla.

Ante la duda, morcillismo. A la hora de abrir a lo grande el diario líder en internet en España, digo.

P.D.

Ana Botella anuncia que no será la candidata del PP a la alcaldía de Madrid. Lástima: deja la ciudad como los chorros del oro… La fotografía está tomada a las cinco de la tarde de ayer en la entrada al aparcamiento público de la plaza de las Descalzas, en pleno centro de Madrid.

la foto 2