You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: El Jueves


Política pequeña (pero muy podrida)

El arquitecto encargado de las obras de reforma de la sede del PP ingresó en cajas de seguridad el dinero en b, unos 880.000 euros, con que le pagó el entonces tesorero popular Luis Bárcenas. Lo dice un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la policía remitido al juez Pablo Ruz. Hacienda no tiene dudas.

No sé si usted me ha entendido bien. Se lo voy a repetir: El arquitecto encargado de las obras de reforma de la sede del PP ingresó en cajas de seguridad el dinero en b, unos 880.000 euros, con que le pagó el entonces tesorero popular Luis Bárcenas. Lo dice un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la policía remitido al juez Pablo Ruz. Hacienda no tiene dudas.

Es decir, que el partido que gobierna este país pagó la reforma de su sede con dinero negro. Sí, el Partido Popular, en el que entonces militaban los actuales líderes de este país, de Rajoy a Cospedal pasando por Santamaría, Aguirre, Botella o González Pons. El partido que habla de la unidad de España, del respeto a las instituciones, de tolerancia cero con la corrupción, de la sagrada Constitución, de la fuerza de la religión y las tradiciones, de la grandeza de la bandera, de leyes de transparencia. El partido que llama frikis a sus rivales políticos. El partido que pacta con el PSOE acelerar el relevo en la Monarquía. El partido que dice perseguir a defraudadores y corruptos.

¿Qué más necesitamos saber de un Gobierno? A partir de aquí, si usted quiere podemos seguir hablando. De lo que le venga bien. Por ejemplo de la crisis de la política o del desprestigio de los políticos y las instituciones. O del referéndum sobre la Monarquía. O de la independencia de Cataluña. O de la crisis económica. O de los coletas proetarras. O del fichaje de Diego Costa por el Chelsea. De lo que usted quiera, porque ya todo da igual.

Si el partido político que gobierna este país ha utilizado dinero negro para pagar las reformas millonarias de su sede, y no pasa absolutamente nada, todo aquello que hablemos está de más. No perdamos el tiempo: El sistema está absolutamente podrido. “No es el momento de la política pequeña”, se atreve a decir Mariano Rajoy, presidente de aquel PP y del actual Gobierno. El hombre que ha conseguido que la  política de este país, no ya pequeña, sino diminuta, apeste.

1340560960_558182_1340561304_noticia_normal

 P.D.1

El príncipe Felipe está “muy preparado”. ¿Para qué cosas?

1.- Para leer los discursos que le escriben sus asesores.

2.- ………………………………………………………………………. (Rellene usted, querido lector).

P.D.2

¿Autocensura en El Jueves? La portada que nunca se publicó.

vi_eta_jueves_0

 

Un motivo para NO ver la televisión

Yo, René Tardi prisionero de guerra en Stalag II B.

Autor: Tardi.

Editorial: Norma.

01370101201_g

Jacques Tardi es uno de los grandes del cómic mundial. Pocos como él han sabido capturar en sus dibujos los crepusculares  ambientes policíacos: recordemos sus brillantes adaptaciones de las novelas de Léo Malet, desde “Niebla en el puente de Tolbiac” hasta “Calle de la estación, 120”. Pero hoy está aquí porque quizá nadie haya plasmado en una historieta la crueldad y la sinrazón de la guerra como él. Tardi nació en Valence (Francia) en el 46. Hasta el 28 de junio se puede ver una exposición con sus originales, Putain de Guerre, en París.

Tardi domina las narraciones largas, los diferentes tonos de gris, el análisis minucioso de los personajes. Y se muestra riguroso con la historia, respetuoso con los perdedores y hasta generoso con los violentos. Es el dibujante de la atrocidad bélica, del horror de las trincheras, de la investigación y el detalle, de la Gran Guerra y la pequeña escaramuza.

“Yo, René Tardi prisionero de guerra en Stalag II B” es un tomo grande y pesado, de 188 páginas repletas de viñetas ordenadas, tres por página, que se lee como las grandes novelas: pausadamente, disfrutando cada uno de los largos textos, de los intensos dibujos. No es un cómic para consumir en una hora. Es una densa y memorable narración sobre las penurias de su padre, militar francés y prisionero de guerra de los alemanes durante la II Guerra Mundial. “Es la misma guerra que ha continuado”, asegura. “Por eso, si queremos comprender el mundo en el que vivimos, hay que entender la I Guerra Mundial”.

En 2013 Jacques Tardi rechazó la Legión de Honor francesa, la máxima distinción de la vecina república, por razones de peso: “No quiero recibir nada, ni del poder actual ni de ningún otro poder político cualquiera que este sea”.

Yo-Rene-Tardi-interior

¡Os quiero un huevo!

El portavoz del jurado lo ha dejado claro: “Al haber duda aplicamos la consideración más favorable para el acusado”. No culpable. Camps y su colega Costa, el de la carita triste, se van de rositas. Nada de cohecho impropio, nada de devolver los trajes, nada de cadáveres políticos. ¡Estos muertos están muy vivos! Olviden todas las sonrojantes grabaciones telefónicas que hemos escuchado, olviden los comentarios obscenos de El Bigotes, olviden los testimonios de los empleados de Forever Young, olviden incluso la vocecilla de Costa pidiendo caviar para navidades. El ex president de la Comunidad Valenciana escuchó la sentencia, sonrió, guiño el ojo, agarró la manita de Costa y miró al cielo en un gesto enternecedor, con el que parecía agradecer al todopoderoso que en España la justicia funcione como es debido. “¡Os quiero un huevo!”, imagino que pensó. A todos menos a sus amiguitos del alma, Campos y Betoret, que, lástima, se auto inculparon sin necesidad alguna… Pardillos.

Pinchar para seguir leyendo (Cuarto Poder)

La España negra

“Cuando se escuchaba que Ortega Cano era homosexual, ¿A ti qué te parecía?”, preguntó el periodista de Antena 3 al que fue apoderado del torero. “Se ha tirado a muchas, ha sido machote 100%”, respondió el tratante de matadores. Mientras tenía lugar tan interesante conversación, muy rentable para ambas partes, Ortega Cano, que sufrió un grave accidente de tráfico, permanecía en la UCI de un hospital de Sevilla en estado grave, sedoanalgesiado y dependiente de ventilación mecánica.

Pinchar para seguir leyendo (Cuarto Poder)

El uso de la fuerza

Soraya Sáenz de Santamaría aseguró, en áspero debate con Fernández de la Vega, que el Gobierno tiene “prejuicios contra cualquier cosa que suponga el uso proporcionado, regulado y legal de la violencia”. Se refería a la crisis del Alakrana, y a la posible tibieza en la negociación con los piratas. Soraya, que carece de esos prejuicios, hubiese rociado el barco con napalm, dado de latigazos a los bucaneros antes de pasarlos por el tablón, y rescatado a los marineros sanos y salvos. Soraya ve La Sexta, sin duda. Anoche la cadena de Emilio Aragón emitió “El guerrero americano II: la confrontación”, una pieza  irrepetible, por nefasta, del género mamporro. ¿Una línea editorial? En jornadas anteriores han programado las obras completas de Chuck Norris. Ya saben, esas cintas absolutamente huecas construidas en torno al reparto indiscriminado de bofetadas.

Es posible que Soraya se excite con estas películas. Ninja ibérica, está encantada con que se haya autorizado a empresas privadas de seguridad a llevar armas de guerra. Privatizar las fuerzas armadas es una magnífica idea, puesto que supone cerrar el círculo que comenzó a trazar el PP con la sanidad. A la gente primero se le dispara, luego se le cura… y finalmente se le cobra por las dos cosas. Mal asunto. Ya lo dijo Chicho Sánchez Ferlosio… “Y a nadie le di permiso / para matar en mi nombre / un hombre no es más que un hombre / y si hay Dios, así lo quiso”.

Milonga del moro judío (Jorge Drexler y Chicho Sánchez Ferlosio)

La fuerza, como la mentira, tiene las piernas cortas. Se llega más lejos siendo pícaro, sibilino e incluso hipócrita. En el Telediario matinal, primer informativo de TVE, la reportera que acompañó al presidente del Gobierno durante el vuelo de Yeda (Arabia Saudí) a Atenas (Grecia) a bordo del Airbus del Grupo 45 del Ejército del Aire tenía algo especial que contar. La fuente era de toda solvencia, el mismísimo Zapatero, y las circunstancias de la confidencia, idóneas: habló a los periodistas “sin cámaras, sin micros”. El presidente se desnudaba ante la prensa y, ya no como presidente, sino como colega, les aseguraba que la gestión de la Vicepresidenta de la crisis del Alakrana fue “muy buena”, que la ministra de Defensa estuvo “fenomenal” y que las relaciones entre ambas son “excelentes”. La ausencia de micros y cámaras conceden a esas palabras, se habrán dado cuenta ustedes, una importancia y una credibilidad descomunal.

Cierro con otro Sánchez Ferlosio. Rafael, flamante Premio Nacional de las Letras, escribió en su imprescindible “Vendrán más años y nos harán más ciegos”: “la comunicación ha alcanzado tal volumen y tanta prepotencia, que la noticia pesa muchísimo más que lo notificado”.

 

P.D.

Grande, como siempre, El Jueves, que ha elegido “gilipollas de la semana” a la presentadora Pilar Rubio. Las razones no pueden estar más claras: “Por atacar durante años a Telecinco, tildándolos de telebasura, y pedir incesantemente a su presidente Paolo Vasile que retirara la demanda millonaria interpuesta a la Sexta, para acabar bajándose las bragas y fichar por ellos, la muy golfa…”.

 

P.D.2

La nulidad. Una palabra que, aplicada a los Duques de Lugo, puede sonar coherente. Pero fíjense por donde, no es del todo exacta. Divorcio es la palabra correcta. “Se veía venir”, reconoce TVE. “Pueden comulgar”, dicen en Antena 3. “Pedirán la nulidad”, aseguran en Telecinco. Pero obtener la nulidad no es fácil. “Puede costar hasta 50.000 euros”, apuntan en Antena 3. Y es que la nulidad requiere, no se lo pierdan, que al menos uno de los miembros de la pareja rota alegue inmadurez, miedo, falta de libertad, incapacidad para discernir o juicio enajenado. ¡Acabáramos! ¿Inmadurez, juicio enajenado, incapacidad para discernir?