You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Cataluña


El muro

Ante la incertidumbre producida por la deriva secesionista catalana los ciudadanos españoles no tiene por qué preocuparse: están en buenas manos. Son las tranquilizadoras intenciones de un líder político acostumbrado a sortear los problemas, de un hombre calmo enemigo de tomar decisiones, de un ser consumido por la pachorra que se niega a realizar cualquier tipo de esfuerzo aplazable. Algunos de ustedes seguro que ya han adivinado de quién se trata: Mariano Rajoy Brey, presidente del Gobierno de España.

Captura de pantalla 2017-09-12 a la(s) 19.53.35

Pinchar para seguir leyendo (Cuarto Poder).

Un motivo para NO ver la televisión

El último recreo

Autores: Carlos Trillo y Horacio Altuna.

Editorial: Astiberri.

elultimorecreo

Es un placer encontrarse con clásicos del cómic recuperados a lo grande. Resurrecciones realizadas con veneración y rigor que ofrecen una nueva oportunidad a todas esas historietas que son obras maestras, pero en su día se publicaron de mala manera. Trabajos brillantes que, maltratados entonces por la imprenta, son ahora editados en buen papel y con mucho mimo, cuidando hasta el último detalle. Es el caso de “El último recreo”, la serie post apocalíptica que el guionista Carlos Trillo y el dibujante Horacio Altuna publicaron en España a comienzos de los años 80, en episodios de ocho páginas, dentro de una revista llamada “1984”. El formato pequeño y la mediocre impresión impedían disfrutar en toda su grandeza del impresionante blanco y negro de una ficción inquietante que mostraba un mundo sin adultos. Solo los niños habían sobrevivido a la hecatombe, niños capaces de lo mejor y lo peor que también morían cuando se convertían en adultos.

Astiberri ha puesto las cosas en su sitio con una edición a la altura de la importancia de este título. Excelente impresión, inmejorable presentación, para una versión sorprendente de la vieja historia del niño que se niega a crecer. Los protagonistas de “El último recreo” luchan por sobrevivir, atenazados por el impulso del crecimiento, de unos deseos adolescentes que suponen su sentencia de muerte. En medio de ese dilema, de esa situación límite, todo aquello que nos hace humanos: la amistad, la solidaridad, la traición, el egoísmo, los instintos primitivos, el amor, la violencia… La vida.

El resultado es un cómic que, más de 30 años después de su lanzamiento, sigue dejando con la boca abierta. Y con un nudo en el estómago. Imprescindible.

Pinchar para leer una reseña brillante.

REcreo-2

La Semana Bosé

La pesadilla comenzó el domingo 2 de noviembre, cuando Juan Cruz entrevistó a Miguel Bosé en la contraportada de El País. Me pareció la clásica entrevista promocional, Bosé pone a la venta nuevo disco, con respuestas insípidas para preguntas ingenuas. Lo habitual en periódicos sumidos en crisis de identidad, de criterio, de periodismo. No podía sospechar que se trataba del principio del fin, de la debacle, del acabose. Es decir, del comienzo de un fenómeno mediático espeluznante al que llamaremos “La Semana Bosé”.

A partir de ese domingo, hace ocho días, la presencia de Miguel Bosé en los medios de comunicación se convirtió en una pesadilla. Mañana, tarde y noche sus ojillos pintados de Halloween, su gesto altivo y su repetitivo discurso inundaron radios, televisiones, periódicos y redes con un tsunami de mediocridad. Y no solo hablo del nivel artístico, también del periodístico e incluso del promocional: ¿No resulta contraproducente saturar los medios con la presencia de un artista? ¿No crea en el consumidor algún tipo de rechazo, de alergia, de repelús? ¿Deberían los medios seguir los intereses de las discográficas con tanta docilidad?

Peor hubiera sido que hubiese interpretado alguna de las canciones de su nuevo disco, qué duda cabe. El responsable de exquisiteces como “Don Diablo” o “Linda”  se ha limitado a pasear el palmito. A responder a preguntas estúpidas. A proclamarse no ya indignado, sino hasta cantautor comprometido: el disco incluye la canción “Sí, se puede”, con una letra que hará vibrar al mismísimo Pablo Iglésias. “Y te cagas en todo / te frustras en vano / y te preguntas en qué momento todo esto se te fue de las manos”, canta un Bosé que con semejante preciosidad se coloca a la altura de Paco Ibáñez, LLuis Llach o el mismísimo Victor Jara.

Bosé se ha sometido con docilidad a las gracietas de espacios como “El Hormiguero” o “Los viernes al show”. Esta semana ha estado en todos los lugares, en todos los platós, en cualquier escenario. Desde “Hoy por hoy” (Cadena SER) hasta el programa de actualidad política “La Sexta noche” (La Sexta), pasando por campañas de donación de juguetes, firmas de discos en grandes almacenes, galas contra el SIDA… ¿Y todo eso pa´que? se preguntará el lector inconformista: Pues todo eso pa esto…

¿Juegos de Tronos en versión low cost? No, el último video clip de un Bosé que, como dirían en “El Intermedio”, se repite más que un kebab. Y lo hace con la complicidad de unos medios de comunicación que no dudan en seguir el juego promocional de las multinacionales de la música. Y del libro. Y del cine. Y…

Y es que Wert no es el único culpable de la debacle cultural que padece este país.

P.D.1

Puestos a escuchar a imitadores de David Bowie, me quedo con el comandante Chris Hadfield y su versión de Space Oddity grabada en el espacio, a bordo de la International Space Station. El Duque ha dado el visto bueno para que se cuelgue de nuevo en Youtube

P.D.2

El proceso de participación en Cataluña. Mariano, ¿Ves como al final no ha sido para tanto? (Unas fotos, para que lo entiendas).

B1_8WKqIUAAY48H

B2A20zhIYAEipKr

B2AVIKyIgAAPQwU

Un motivo para NO ver la televisión

Lost on the River: The New Basement Tapes.

New-Basement-Tapes-300x300

Estamos ante un proyecto discográfico de gran envergadura: Elvis Costello, Rhiannon Giddens de Carolina Chocolate Drops, Taylor Goldsmith de los Dawes, Jim James de My Morning Jacket y Marcus de Mumford and Sons se han reunido para grabar, con T Bone Burnett como productor, un disco especial, único, irrepetible. ¿La razón? Los temas que interpretan están basados en letras de canciones que Bob Dylan descartó en 1967, periodo en el que trabajaba en sus famosas Basement Tapes.

Dylan enseñó a su colega Burnett la caja con las letras. Y el productor puso en marcha un curioso proceso de trabajo, que consistió en elegir los músicos que pensaba eran adecuados para el proyecto, enviarles las letras y dejarles trabajar en ellas. Cuando se reunieron, grabaron 40 canciones, de las que se han seleccionado 20 para este disco.

Un álbum complicado, denso, sin estribillos, por momentos hipnótico, que se puede considerar de autor: Dylan pone las letras, T Bone Burnett la actitud y el sonido, y Costello y compañía el talento. Un disco de largo recorrido.

Junqueras por bulerías

Arrasó Jordi Évole en su retorno a la noche de los domingos: “Salvados” lideró su franja con 4.104.000 telespectadores, un 20,3% de audiencia. El programa ocupó la portada de la web de El País durante buena parte del lunes. Yo me aburrí como una mona. Pasados los primeros quince minutos, en los que observé y analicé a Oriol Junqueras y su familia de adopción andaluza con interés antropológico, tal y como podría hacer con los concursantes de Gran Hermano, comencé a bostezar. Era la misma historia de siempre, con las ideas y tópicos escuchados una y mil veces, en un decorado diferente. Évole llevó al líder de ERC a Sevilla, donde le esperaba la familia Parejo para una comida casera con un único tema de conversación: la independencia de Cataluña. Una jubilada, una médica, un doctor en economía, un ingeniero agrónomo… y un Junqueras que se defendía como gato panza arriba de las acusaciones de los miembros más radicales del clan sureño. “Procuraré comprar cosas que sean del resto de España antes que de Cataluña (independiente)”, advirtió el ingeniero Antonio. “Si Rajoy, en su día, se hubiera sentado a hablar con Artur Mas, antes de que se plantease el 9-N, habría menos independentistas”, aseguró el político republicano. Nada que no se haya escuchado ya en una barra de bar.

Con excelente criterio, Jordi Évole renunció al excesivo protagonismo, habitual en periodistas televisivos, y se mantuvo en segundo plano. Algo muy de agradecer tras una semana de promoción excesiva, en la asfixiante línea marcada por Santiago Segura para sus “Torrentes”. Quizá llegué a la noche del domingo saturado de Évole. Quizá hastiado del problema catalán. A los quince minutos el programa había perdido la capacidad de sorpresa, el catalán en las antípodas, y el contenido de la sobremesa sevillana perdía relevancia: todo estaba visto, todo escuchado. La culpa no era tanto de Évole y “Sálvados”, en lucha constante por resultar ingeniosos y originales, sino del tema elegido, de absoluta actualidad pero me temo que cada vez más agotado para el consumidor habitual de información.

Cataluña cansa. Cansa y despista, en su circular complejidad, un bucle nacionalista sin fin. Como cansa y despista el españolismo. Y nada ni nadie debería distraer nuestra atención en estos momentos tan delicados. Me preocupa más el deterioro de la sanidad pública que la rapacidad de Jordi Pujol. Me intranquiliza más el abandono de la cultura y la educación pública que la posible frustración causada por el no referéndum del próximo día nueve. Me incomoda más el deterioro general de la ética y los principios de este país que las exigencias independentistas de una región concreta.

 

Un motivo para NO ver la televisión

El carro de Tespis.

Autores: Bonifay & Rossi.

Editorial: Yermo Ediciones.

numeros-F490-484-547-662

Tras ser desterrado, Tespis, el padre de la tragedia griega, recorrió caminos y pueblos en un carro, con su teatro ambulante. En una aventura con algunas similitudes, Drustan, heredero de un sudista, abandona el hogar para no tener que defender la bandera confederada. En esa huida conoce a lo peor del Oeste norteamericano, una cuadrilla de desarrapados que se suben y bajan del carromato del protagonista viviendo un sin fin de aventuras.

Heredero de Giraud y su grandioso Blueberry, este cómic tiene algo de crepuscular y de realista, con unos dibujos dignos y un guión aceptable. El tomo que nos ocupa reúne los cuatro primeros capítulos de la serie, con guiones de Christian Rossi y Phillipe Bonifay, y dibujos de Rossi. Una edición digna, pero algo cara (40 euros) que destaca entre las infinitas reediciones de cómic-western que se están sucediendo últimamente.

PlancheA_8999

Isabel

“Portazo de Barcelona a la serie “Isabel”. Con este sonoro titular abría el diario El País su web la mañana del domingo. El lector que superase el titular y se sumergiese en la noticia obtendría algo de información: la productora Diagonal TV pidió permiso al Museo de Historia de Barcelona para rodar en la plaza del Rey algunas escenas de la serie de TVE “Isabel”, tras decorarla con estandartes y banderas de la corte castellana y aragonesa, pero el director del museo se ha negado. ¿Estamos ante un independentista radical que no soportaría ver símbolos castellano-aragoneses de nuevo sobre edificios catalanes? Me temo que el problema es otro: “No tengo nada en contra de que se rueden escenas en la plaza, lo que no se puede hacer es cubrir o redecorar los elementos de un bien protegido, como pueden ser los muros o los balcones”, afirma Joan Roca, director del Museo Histórico de la Ciudad.

El titular de la noticia resulta exagerado, sensacionalista y engañoso, como sucede con muchas de las informaciones y comentarios que estos días se vierten sobre Cataluña. “Portazo de Barcelona a la serie “Isabel”. Es decir, que la ciudad entera de Barcelona se niega de manera violenta y radical, portazo, a que se ruede en su ciudad una serie españolista. ¿Se niega Barcelona? ¿Toda Barcelona o solo el director de su Museo Histórico? ¿También se niega la mayoría silenciosa, esa que según Sáenz de Santamaría no salió a la calle en la Diada? Resultado: la noticia más vista ayer en El País, con casi 1.900 comentarios.

El debate sobre Cataluña ha convertido las redacciones de los medios de comunicación en mesas de póquer que solo admiten tahúres. Faroleros y fanfarrones hacen desplantes y apuestas, cuentan medias verdades y proclaman medias mentiras, planifican comisiones y calculan beneficios… Son una horda de ludópatas territoriales en busca de beneficios fronterizos. Contrabandistas de emociones, traficantes de sentimientos, mercaderes de banderas. Poco de lo que dicen y escriben es desapasionado, imparcial o ecuánime.

“Pertenecer a una nación no puede ser un valor porque ello deriva en xenofobia y racismo”, escribe Vargas Llosa en el cierre de su artículo de ayer en El País. Y tiene razón. Como la tenía cuando recibió el premio Nobel y leyó un discurso, titulado “Elogio de la lectura y la ficción”, en el que recordaba que “no hay que confundir patriotismo con nacionalismo”.

Está claro, ¿verdad? Pues yo a veces me confundo. Por ejemplo cuando un grupo de individuos entró en el centro cultural Blanquerna de la Generalitat de Cataluña en Madrid, durante el acto de celebración de la Diada, y boicoteó el acto de manera violenta. Los violentos se autoproclamaron patriotas. Tampoco tengo claro por qué algunos políticos se autoproclaman “nacionalistas españoles”, siendo hermanos de sangre, cómplices, de aquellos que desde el poder roban y mienten a los ciudadanos… españoles.

España es su país, su religión, pero sobre todo su negocio. Y con Cataluña pasa otro tanto. Tanto monta…

 

Un motivo para NO ver la televisión

J. Teixi Band

Cd: Grandes Huesos Negros.

La banda de Javier Teixidor es la joya escondida del rock and roll español. Y viene siendo así desde 1978, cuando se llamaban Mermelada y publicaron su primer disco, “Mermelada de lentejas”. Una banda de rhythm and blues feroz, de soul salvaje, de rock contundente, que tiene como columna vertebral a Javier Teixidor (guitarra y voz) y a Daniel Montemayor (Bajo y acordeón). A estas dos leyendas se unieron Carlos Hens (batería) y Emilio Galiacho (teclados). El grupo perfecto, al que solo se pueden añadir detalles que engrandezcan aún más el resultado final: sección de metales, armónica…

“Grandes Huesos Negros” es su primera grabación en cuatro años, trece canciones potentes que no harán cambiar nuestra opinión sobre Teixi y sus colegas. Ritmo, blues y soul. Buenas canciones propias interpretadas como si el mundo fuese a estallar nada más abandonar el estudio. Y grandes versiones, entre las que destaca la de un tema eterno: Jole Blom.

Solo hay una cosa mejor que los discos de la J. Teixi Band. Sus directos… Estas son las primeras fechas de la gira de presentación de “Grandes huesos negros”…

1 de noviembre – Sala Arena Rock (Zaragoza).

2 de noviembre – Sala Babylon (Cuenca).

8 de noviembre – Sala La Cueva del Jazz (Zamora)

9 de noviembre – Sala el Sol (Madrid).

29 de noviembre – Sala El Loco (Valencia).

30 de noviembre – Sala La Gramola (Orihuela, Alicante).

5 de diciembre – Sala Clavicembalo (Lugo).

6 de diciembre – Sala Tarari (Ponferrada, León).

13 de diciembre – Sala Crazy Horse (Bilbao)