You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Bin Laden


el miedo

“El latido de Dios en nosotros: el miedo” Elías Canetti.

El miedo es el arma más poderosa. Tanto, que se ha convertido en un eficaz instrumento para el control de las poblaciones. Instala el miedo en una sociedad y la tendrás amarrada, desactivada, comiendo en tu mano. Los ciudadanos debemos proponernos no tener miedo. Ni a los ladrones, ni al paro, ni a la enfermedad…Ni siquiera a los terroristas, a los políticos o a los estados. Y eso aunque lo que leamos, escuchemos o veamos nos ponga los pelos de punta…

Resulta que aquello que nos dijeron la CIA y la Casa Blanca tras el asesinato de Bin Laden era mentira: ni iba armado ni utilizó una mujer como escudo. Da miedo no saber cuándo el Gobierno de Estados Unidos dice la verdad y cuándo miente. Produce aprensión que un Premio Nobel de la Paz ordene matar. Acojona que piensen que el fin justifica los medios, y que haber conseguido información sobre el paradero del líder de Al Qaeda mediante tortura disculpe semejante atentado contra los derechos humanos. Espanta su violencia, su prepotencia, su impunidad y, sobre todo, da miedo el miedo que provoca en el resto de países del mundo.

Alarma que el presidente del Gobierno de nuestro país justifique el asesinato con argumentos francamente  torpes e insignificantes: “Es bastante entendible que las circunstancias hayan dado lugar al resultado de la operación”. Sobrecoge que uno de mis periódicos de referencia, La Vanguardia, publique un editorial como el de ayer: “La orden dada por Barak Obama es legítima. En el plano moral, en el jurídico y en el estratégico…Han liquidado un asesino en serie; un blasfemo”. Desasosiega la ausencia de dudas en el razonamiento, esa contundencia que hace prácticamente imposible rebatirlo. Y da pavor que hayan utilizado palabras como “liquidar” y “blasfemo”. Los lectores de La Vanguardia somos sensibles e inteligentes.

“Acaba de desaparecer el principal instigador de la salvajada que en marzo de 2004 costó la vida a 199 personas en Madrid”, sentencia La Vanguardia en el párrafo final de su editorial. “El 11-M es la respuesta a las acciones de España en Irak, Afganistán y Palestina”, dijo el propio Bin Laden en El Mundo. Pero la ausencia de escrúpulos de algunos periodistas es infinita. Da miedo. El diario de Pedro J insiste en utilizar su teoría de la conspiración como inagotable campaña de promoción. Sus dudas sobre la autoría del 11-M siguen vendiendo periódicos y suscripciones a Orbyt. La desvergüenza de un medio, su ausencia de escrúpulos, solo es comparable a la incapacidad de su redacción (¿miedo?) para poner fin a la infamia que marca un antes y un después en la historia del periodismo español.

Comprendo que usted sienta miedo. Y que se pregunte si no existe cura para este mal global. Me temo que los miedosos solo podemos rebajar nuestro nivel de pavor aumentando nuestras fuentes de información. No se limite a leer un solo periódico, a ver una sola televisión, a escuchar una sola radio, a entrar en un solo blog. Quizá el antídoto para el miedo esté en la búsqueda de la verdad.

.

Un motivo para NO ver la televisión

Presentación “Reacciona” (Editorial Aguilar)

Están ustedes invitados. ¡TODOS!


yes we kill

Le propongo que active su imaginación. A las cinco de la madrugada de un día cualquiera, un grupo de helicópteros Cobra sobrevuela la localidad vizcaína de Getxo. Un comando infiltrado con fuerzas especiales de un país lejano, con hombres armados hasta las cejas, descienden de los aparatos y rodean un caserío. Los helicópteros lanzan artefactos explosivos sobre la vivienda, e inmediatamente después, de manera perfectamente sincronizada, los soldados asaltan la misma disparando contra las personas que se encuentran en el interior. Unos minutos después, cuando cesa el tiroteo, hacen balance. La operación ha sido un éxito: ningún soldado herido, todos los habitantes del caserío muertos. Uno de los helicópteros recoge el cadáver de un famoso terrorista vasco, buscado durante años y, camino de regreso a casa, arroja el cuerpo al mar Cantábrico. “Se ha hecho justicia”, asegura el presidente de ese país lejano.

“Gracias por tan exitosa operación, señor embajador”, dice la presentadora de Antena 3 al embajador norteamericano en España. Nos encontramos de vuelta en el mundo real, y la “exitosa operación” de la que hablan en Antena 3 no es la imaginada en el primer párrafo, sino una verídica: la ejecución por militares norteamericanos de varias personas en un país extranjero. ¿Terroristas? Es muy posible. Lo único seguro es que, como sucede con los crímenes de estado, jamás conoceremos toda la verdad.

Le recuerdo que se trata del mundo real. Soldados de Estados Unidos han entrado en una casa de Pakistán y aseguran haber matado a Bin Laden y a sus acompañantes. Esa era la orden: matarlo. Después han lanzado su cadáver al mar. El presidente Obama, flamante Premio Nobel de la Paz, ha presumido ante las cámaras de televisión de haber autorizado y dirigido la operación. “Se ha hecho justicia”, ha dicho. Por si usted no lo sabía, le diré que Pakistán tiene también un presidente, Asi Ali Zardari, pero me temo que no tiene mucho que decir en este peculiar caso de justicia internacional.

“El mundo es hoy más seguro”, insiste la UE. Quizá solo sea un mundo diferente: ha muerto un terrorista, ha nacido un martir. En un mundo quizá no más seguro, pero sin duda mejor, un tribunal hubiera juzgado a Bin Laden  por su crímenes.

los enemigos de dios

El cura de mi pueblo es un joven que viste sotana, fuma sin tragar el humo, invita a los monaguillos a refrescos y, en los sermones de los domingos, habla de las cosas más mundanas. Un día de política, otro del aborto… El último se lo dedicó a Belén Esteban y la televisión. Como se lo cuento. Yo no le he escuchado (cuando habla de política, abortos y Belén Esteban es la hora del vermú, y estoy en el bar), pero tengo mis fuentes, infiltradas en la iglesia. Justo al lado del confesionario. Ellos son los que me han contado que el sacerdote se queja del Gobierno, dice que el aborto es un crimen, y asegura que la Esteban es una pecadora.

Cada vez es más habitual que los curas no limiten sus sermones a las cosas del alma, y se sumerjan en el jardín de la carne. Siguiendo el orden temático elegido por el sacerdote rural, lo lógico es que el próximo tema tratado en su sermón sea el juez Garzón. La actualidad manda. Un colega suyo, llamado Julián Melero, le ha dado algunas pistas en una misa celebrada el pasado uno de abril en la madrileña iglesia de los Jerónimos: “Hemos venido a celebrar el 71 aniversario del triunfo sobre los enemigos de Dios”. En su éxtasis, Melero se refería, como pueden imaginar, al final de la Guerra Civil española con la victoria de las tropas del ejército golpista.

Cuando Garzón declaró la competencia de los tribunales españoles para enjuiciar los crímenes de las dictaduras chilena y argentina, nadie dijo nada. Pero cuando lo intentó con el franquismo, hasta los curas comenzaron a rajar. No me extraña: ¿Imaginan a Manuel Fraga detenido y juzgado? Placer de dioses.

No tengo muy claro que los curas deban hablar de política. Pero sí tengo clarísimo que en el momento en que lo hacen, todos podemos hablar de religión. ¿A qué estamos esperando para destapar los casos de pedofilia en la iglesia española?

.

P.D.

Caretas fuera: Telecinco aplicará en Cuatro su modelo de producción propia. Lo que traducido por un experto en economía y televisión viene a decir lo siguiente: Telecinco convertirá Cuatro en un estercolero rentable. “Confiamos en que este movimiento adquiera todo su potencial una vez que podamos aplicar nuestra experiencia, nuestro saber hacer y nuestro modelo de negocio”, amenaza Alejandro Echevarría, presidente de Telecinco. Un empobrecimiento de la parrilla que podemos considerar el primer éxito de la fusión de cadenas permitida por el Gobierno de Zapatero. Nunca agradeceremos lo suficiente a este hombre su reforma audiovisual…


.

Un motivo para NO ver la televisión.

Desvelando a Bin Laden.

Autores: Sifaoui y Bercovici.

Editorial: 12 bis.

Cuando en este blog se habla de la iglesia católica, una de las cantinelas habituales de algunos lectores es reclamar similar tono crítico con otras religiones. “Qué fácil es meterse con los católicos ¿A que no tiene valor para decir lo mismo de los musulmanes?”, dicen. Bueno, pues aquí lo tienen: se acaba de editar “Desvelando a Bin Laden”, un cómic sorprendente que desgrana, en tono de humor crítico, la historia de Osama Bin Laden y, de paso, la del terrorismo islámico. “La ideología islamista para mí no es más que una forma de fascismo que tiene por instrumento la religión”, advierte Mohamed Sifaoui, el autor.

El libro se subtitula “el cómic que atenta contra Al Qaeda”, y está dedicado “a todas las víctimas del terrorismo islámico”. Poco más se puede decir, excepto que se trata de un trabajo denso, bien documentado, dibujado de manera muy periodística por Philippe Bercovici (escuela Spirou) y que por momentos resulta tronchante. “La risa puede ser un excelente remedio contra el terror en que los extremistas quieren sumirnos”, asegura un Sifaoui que lleva cinco años viviendo con protección policial. Algo que no le impide sentenciar: “La risa nos diferencia de ellos”.

.

Otro motivo para NO ver la televisión

El aragonés Pecker y su delirante versión del “I Wanna Be Your Boyfriend” de los Ramones con ukelele y hulahop.