You are currently browsing the El Descodificador posts tagged: Ana Pastor


En estado de guerra

En una ocasión, cuando la “investigación periodística” del 11-M estaba en su momento cumbre, un directivo de Telemadrid me confesó el porqué de la actitud tan partidista, chusca y manipuladora de los informativos de su cadena: “vivimos en estado de guerra”, aseguró, “y tienes que elegir en qué bando estás”. Me sorprendió, y me causó inquietud, el lenguaje melodramático que utilizó, pero al tiempo me provocó una enorme ternura: estaba ante un idealista. Un tipo fiel a unos principios, que podía estar confundido, de acuerdo, pero se movía por impulsos morales.

Pinchar para seguir leyendo (Cuarto Poder).

Retorno a la propaganda

El PP insinúa que, en caso de ganar las próximas elecciones, prescindirá de Ana Pastor como presentadora de “Los desayunos de TVE”. ¿Acaso alguien dudaba de las intenciones de Rajoy y compañía? No lo creo, sobre todo después de que en su búsqueda de la neutralidad informativa Dolores de Cospedal nombrase a Nacho Villa, ex de la Cope Nacho Villa y manipulador profesional, director de la televisión de Castilla-La Mancha. Son curiosas, sin embargo, las razones que esgrime los populares para justificar la posible decapitación de Pastor: la presentadora, dicen, “carece de espíritu crítico”. Todo un ejemplo de amor a la libertad de expresión, y sin duda una declaración de principios: si el PP gobierna no hará prisioneros. Desmantelará de nuevo la televisión pública, recuperará su cuadra de periodistas-basura (Alfredo Urdaci ya está ensayando telediarios con un Cinexin) y pondrá los informativos a trabajar para el partido. Así de sencillo.

Pinchar para seguir leyendo (Telematón, en Cuarto Poder)

la televisión pública del PP

“TVE no es imparcial. Una televisión pública pagada con los impuestos de todos los ciudadanos debería ser de una objetividad y una imparcialidad meridiana…”, asegura sin ruborizarse María Dolores de Cospedal, secretaria general y número 2 del Partido Popular, en el programa de la televisión pública “Los desayunos”. Ana Pastor, la presentadora, asegura no estar de acuerdo con la afirmación de Cospedal, y le pregunta qué tipo de televisión pública quiere, cuál es su modelo: “¿La televisión madrileña? ¿La televisión valenciana?”. Cospedal se enroca en una sonrisa cínica: “Yo no sé si usted tiene la representación de todos los trabajadores, yo sí tengo la de todo mi partido político. Los informativos de TVE no son parciales”. Cospedal miente de manera premeditada y consciente. Espero que sea así, porque en caso contrario su estupidez sería descomunal: no puede ser tan lerda como para creer relamente lo que dice. Cospedal miente de manera premeditada y consciente, y lo hace de forma tan habitual que sus mentiras y medias verdades ya forman parte de su discurso, de su programa, de su vida. Si es verdad que la mentira envenena, Cospedal tiene que estar podrida por dentro. Sus declaraciones sobre la televisión pública son un insulto a la inteligencia de los telespectadores, de los votantes y de los ciudadanos, que financian la televisión pública más independiente y libre de las últimas décadas. Con estas impresentables declaraciones confirmamos lo que ya sabíamos: que a Cospedal, y por consiguiente al PP (recuerden: “represento a todo mi partido”), le gustaría una televisión pública como Telemadrid, entregada a Esperanza Aguirre. O quizá como la de los tiempos de José María Aznar, con el director de informativos Alfredo Urdaci escupiendo aquello de “Ce-ce-o-ó”.

httpv://www.youtube.com/watch?v=jvydRtfEjVY

La reforma audiovisual socialista se dividió en dos partes: la televisión pública y las televisiones privadas. Como el dinero estaba en estas últimas, los autores intelectuales del cambio apostaron por una TVE desfondada pero independiente y unas privadas miserables pero rentables. En esas estamos, para desgracia de una Cospedal acostumbrada a los periodistas mamporreros y los medios de comunicación sumisos. Y de un partido que, absolutamente cegado por la soberbia y la proximidad de poder, es capaz de teatralizar sus miserias democráticas: “El Partido Popular manifiesta su indignación por el trato recibido por Cospedal en RTVE”, titulan en su web.

Fran Llorente, actual director de informativos de TVE, ha dejado clara la postura de la actual televisión pública en entrevistas recientes: “Gobierne quien gobierne, los españoles ya no tolerarán una TVE manipuladora y despilfarradora”. “Los ciudadanos solo aceptarán una televisión pública independiente”. Poco más que decir… .

Un motivo para NO ver la televisión

Social Distortion

Hace días se presentó en esta sección “Hard Times and Nursery Rhymes”, el nuevo disco de la banda de Mike Ness. Hoy vuelven a estar de actualidad por el estreno a lo grande de un nuevo y espectacular video clip basado en la canción “Machine Gun Blues”…

httpv://www.youtube.com/watch?v=otZ1SfwbE64

el velo

A Ana Pastor se le ha caído, durante su entrevista al presidente de Irán Mahmud Ahmadineyad, el velo que le cubría la cabeza. “Se habla de ello en todo el mundo”, asegura la información del Telediario (La 1, 15.00). “No fui consciente de ello”, titula elmudo.es en portada. Minucias. Lo importante no era ese detalle simbólico, una anécdota, sino que el dictador se había convertido en caricatura frente a una  periodista que, melena al viento, no solo le preguntaba por las torturas a la población, sino que sonreía burlona cuando desconfiaba de sus respuestas. Ahmadineyad, sin duda poco acostumbrado a las entrevistas verídicas, es decir, no pactadas o trucadas, parecía especialmente incómodo y desencajado. Acostumbrado a la mujer cubierta y sumisa, quizá el líder iraní tuvo una erección: era evidente que su cerebro no recibía la sangre suficiente como para responder de manera coherente.

¡Con que poco se descomponen los sátrapas! Una miaja de periodismo, cuatro preguntas incisivas, tres réplicas firmes y un par de contra preguntas, y ahí los tienes, comiendo en una mano femenina. Este es el poder de la información, la fuerza del periodista, el sentido de la profesión. Utilizar la verdad para desnudar la mentira.

La entrevista de Ana Pastor (Los desayunos de TVE) a Ahmadineyad fue tensa, y también extraña. Ese formato en directo, con la pantalla reducida a algo parecido al cinemascope (¿). Esa dubitativa y confusa traducción, que no ayudaba a comprender en su totalidad la batalla dialéctica que sostuvieron la periodista y el dictador. Y finalmente el temple de una Pastor que, ya despojada del velo, se permitió incluso sonreir de manera irónica al tirano: “Te he pillado, Ahmadine”, parecía decirle con sus miradas.

¿Una gran entrevista? Un periodista JAMÁS debería ser noticia. Superado este detalle, digamos que ha sido una entrevista valiente, interesante y sorprendente que, pese a no conseguir extraer gran información de Ahmadineyad, si desnudaba su estupidez y conseguía un climax de gran intensidad televisiva.

- “Usted tiene que escuchar mi respuesta, no tiene que decidir en lugar de los televidentes”, decía un déspota que parecía tener dificultades para contener su rabia.

- “Le voy a dejar responder…”, concedía una Pastor que marcaba el ritmo de la entrevista.

Ana Pastor ha tenido la habilidad, y el talento, de convertir en valores personales aquellas virtudes que deberían ser consideradas imprescindibles para la práctica del periodismo: la independencia, la rebeldía y la intensidad. La miseria del periodismo actual, su docilidad y su servilismo, no deberían restar ni un ápice de valor a una Pastor que se limita a hacer, bien, su trabajo. Y desde la televisión pública, como insiste la periodista…

.

Un motivo para NO ver la televisión

Varios artistas.

Cd: Hear Me Howling! Blues, Ballads, & Beyond.

Sello: Arhoolie Records.

Arhoolie es un sello discográfico legendario, fundado hace medio siglo por Chris Strachwitz, que edita música tradicional norteamericana: blues, country, cajun, bluegras, zydeco… El 3 de noviembre de 1960 prensaron 250 copias caseras, por supuesto en vinilo, de una grabación rural del bluesman tejano Mance Lipscomb. Desde entonces no han dejado de grabar y lanzar canciones de artistas desconocidos, registradas de forma sencilla, sin grandes producciones, con cuidadas carátulas repletas de información. Desde Clifton Chenier a Lighning Hopkins pasando por Big Joe Williams, Big Mama Thornton, Jesse Fuller o Antonio Mairena. Sí, Antonio Mairena, puesto que Arhoolie dedica uno de sus discos, “Early Cante Flamenco”, a recuperar viejas grabaciones de los años 30.

“Hear Me Howling! Blues, Ballads, & Beyond” es una lujosa caja que, para celebrar el cincuenta aniversario de la discográfica, recopila parte de lo mejor de Arhoolie. Cuatro discos, 72 canciones (48 inéditas), cuatro horas  y cuarenta minutos de música, y un libro de 136 páginas con 150 fotografías. Rústico, auténtico, imprescindible.