Había que intentarlo

TVE, la televisión pública española, estaba preparando un concurso familiar en el que las familias participantes tenían que ser como dios manda. Es decir, formadas por un hombre y una mujer. Es más, por un hombre y una mujer que viviesen, de manera habitual, bajo el mismo techo. Nada de mariconadas, de esas familias, por llamarlas de alguna manera, formadas por parejas homosexuales. Ni siquiera monoparentales. Un concurso para familias de las de toda las vida, de hombre y mujer, como tiene que ser.

No se si ha caído en la cuenta de que el programa, que se llama “¿Quién manda aquí?”, es la adaptación de un espacio turco, e iba a estar realizado por la productora privada Gestmusic, no era un encargo de 13TV, la cadena de los obispos. Era un encargo de TVE, la tele pública de todos los españoles. Y ha sido causa de escándalo, como no podía ser de otra manera: la asociación de defensa de los derechos del colectivo LGTB (lesbianas, gais, transexuales y bisexuales) ha dicho que resulta “más grave aún que sea TVE, una cadena pública, quien lo emita, que se dedique dinero de los contribuyentes a perpetuar un modelo que no es el actual”. La Asociación de Familias por la Diversidad, cree que se trata de un espacio “totalmente discriminatorio e ilógico. Nos  gustaría que explicaran cuál es el motivo. Hay una ley que nos permite casarnos y que está sustentada por el Tribunal Constitucional. Nos gustaría saber qué es lo que impide que una familia formada por dos hombres o dos mujeres, o uno de los padres y su hijo, sea reconocida en todos los ámbitos”.

Ante el follón organizado, en TVE han dado marcha atrás: en el nuevo programa podrán participar cualquier tipo de pareja que conviva y tenga un hijo. TVE parece un pollo sin cabeza, sin dirección, sin criterio.

¿Rectificar es de sabios? En este caso habría que preguntarle a tipos como Paolo Vasile, el capo de Telecinco, la cadena que nunca hubiese dudado: que la ideología nunca se imponga a la audiencia. Es decir, que puedes ser todo lo conservador que quieras, pero a la hora de hacer un concurso de éxito, cuanto más alboroto y alegría mejor. ¿Familias homosexuales? Por supuesto.

Pero la ideología es la ideología. Había que intentarlo… Y si no que se lo digan a Luz Sanín, senadora del Partido Popular por Ceuta. Según ella, “las subvenciones de Zapatero a los homosexuales aumentaron la deuda pública”.

BvLLl24IAAArNr_

Matrimonio concursante en “¿Quién manda aquí?” (TVE)

P.D.1

En El Mundo, un nuevo alarde de periodismo, educación y buen gusto: La niña del Gorila (Melody) ha crecido, ahora es más racial y menos putón”.

BvQFkWCIMAAmXhx

 

P.D.2

Lo mejor que se pudo ver el fin de semana en televisión, sin duda alguna, estos dos legendarios sketches de Tip y Coll en La 2 de TVE (19:40). Así están las cosas…

El tertuliano que quiere ser alcalde

“Si Pablo Iglesias ha podido, nosotros también podemos”, deben pensar en el PSOE, en un intento por repetir la gran jugada mediática de los últimos tiempos. Una jugada que consiste en utilizar la televisión como trampolín. En este caso, coger a un tipo más conocido por tertuliano que por su verdadero trabajo (diputado de la Asamblea de Madrid y responsable de Economía del Partido Socialista de Madrid), y proponerle como candidato a la alcaldía de la capital. El afortunado aspirante se llama Antonio Miguel Carmona. Seguro que le han visto en charlas televisivas de diferentes pelajes: allí donde se enciende la luz roja de una cámara está Carmona, poco importa que sea un plató de Telemadrid (“Madrid opina”), de Telecinco (“El programa de Ana Rosa”), de TVE (“59 segundos”), Veo 7, Intereconomía o más recientemente en La Sexta, en todos sus formatos. El caso es estar ahí, en la tele, dando doctrinilla. Con tan enorme protagonismo televisivo, ¿de dónde habrá sacado tiempo este hombre para ejercer de diputado? Misterios de la política de alto nivel.

Carmona se enfrentará a Ana Botella, si el PP no le hace un pase negro a la actual alcaldesa. El duelo promete un nivel intelectual elevadísimo. Y es que en este nuevo PSOE, como se puede ver renovado de arriba a abajo, todo es posible. Desde un secretario general que destaca más por sus rasgos físicos que por su discurso hueco, hasta un alcaldable con aspecto de decadente actor de culebrones (no se pierda esos pelillos díscolos en la colleja, esa mirada seductora de galán viejuno) adicto a la demagogia televisiva. El viejo PSOE, el del feo Rubalcaba y el tertuliano Carmona, ha muerto. ¡Viva el nuevo PSOE, el del guapo Sánchez y el tertuliano Carmona!

La televisión es mágica. Pero no tanto como para convertir a un vulgar parlanchín en un candidato ilusionante. Un candidato que ha reconocido que ha “metido gente en los medios de comunicación” y que su discurso en plató está “teledirigido”. Un candidato que utiliza con alegría la coletilla favorita de los tertulianos profesionales: “Es la verdad, lo diga Agamenon o su porquero”. Un candidato que apesta a casta.

La tele es un gran trampolín, qué duda cabe. Pero para funcionar de verdad necesita algo de chicha. Ya sabe, un discurso fresco, novedoso, creíble. No las mismas canciones y las mismas caras desiempre. ¿Este es el nuevo PSOE? ¿El del cambio generacional, nuevas ideas y nuevas personas? Pues tiene buena pinta.

carmona-ok

 

P.D.

image

 

 

Esto no se olvida

Las cámaras de Cuatro han grabado a Jordi Puyol en su refugio de Queralbs. El ex president de la Generalitat pasea plácidamente junto a su parienta, Marta Ferrusola. En un momento dado ella le confía, por lo bajini, la estrategia con que la familia tiene previsto defenderse de la querella del sindicato Manos Limpias: “Tranquilo, esto se olvida”, susurra la matriarca de los Pujol. Y continúan paseando sin perder la sonrisa. Poco más que decir. Paciencia, aguantar el tirón, esperar que pillen a otro, que se enfríe el asunto, que el Barcelona gane la Champions, que esto se olvide.

pujolgrandedn

No es una estrategia original. Es la estrategia habitual entre los chorizos famosos de nuestro país. Alguien, creo que fue Iñaki Gabilondo, dijo hace tiempo que los políticos corruptos solo tienen que aguantar los primeros días, que son los realmente duros, cuando surge la noticia. Si soportan esos primeros golpes, la presión se afloja, el caso pierde interés, los medios buscan nuevos protagonistas. Los ciudadanos se despistan con el vuelo de una mosca. “Esto se olvida”, que diría Jordi Pujol.

¿Seguro? Las hemerotecas son para siempre: “La vergüenza de Cataluña, una mancha sobre España”, titula el Financial Times su editorial de ayer miércoles, dedicado a un Jordi Pujol que “sorprendió a muchos hace algunas semanas tras revelar que fue partícipe de un fraude fiscal durante 34 años. Una noticia que sin duda contamina la imagen de rectitud y trabajo que ha estado defendiendo durante tanto tiempo, y echa por tierra su argumento de que Cataluña aporta al Estado más de lo que recibe. Al menos moral, ya que él es el primero que se ha llevado dinero de las arcas”.

Olvidar es un desastre. Una de las enfermedades más dramáticas y dolorosas de nuestro tiempo consiste precisamente en eso, en olvidar sin remedio. Olvidar es aceptar. Consentir. Olvidar nos aísla, nos empobrece, nos debilita. Esto, ex honorable, no se olvida.

La imagen y la historia

Es una de las fotografías del año, una de esas imágenes que te reconcilian con la vida, te llenan de alegría e incluso podrían llegar a devolverte la fe en el ser humano. ¿El selfie del mono, una sonriente hembra de macaco negro crestado (Macaca nigra), ejemplo de evolución, gracejo y buen carácter? No, me refiero a la escena en que Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, abraza a su nieto Ignacio. Treinta y seis años después se produjo el reencuentro, un milagro para la familia y un motivo de esperanza para todos aquellos que siguen buscando a los bebés robados durante la dictadura de Jorge Rafael Videla. Y de orgullo para el Gobierno argentino, que apoya estas búsquedas.

carlottonietook_95840-L0x0

Envidia. Eso es lo que siento al ver la fotografía del reencuentro de la abuela de la Plaza de Mayo con su nieto. Es la imagen de la normalidad, del pasado asumido y superado, de la reconciliación. Me da envidia porque el mismo día en que veo esa imagen hermosa leo la noticia de unos trabajos de excavación que se están llevando a cabo en una fosa de la Guerra Civil en Burgos con más de 400 muertos: “Las excavaciones, que se retomarán en noviembre, han sido llevadas a cabo gracias a una campaña de mecenazgo impulsada por la Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos que ha conseguido recaudar 14.000 euros en 40 días para costear parte del trabajo de un equipo de 20 científicos”.

estepar 4

De la emocionante imagen argentina a la triste imagen española. Es lo que tiene la historia, que deja huella, que se acumula en las grietas, que alimenta la memoria, que está ahí para quedarse. Una historia que puedes superar o puedes arrastrar. Una historia que permanece marcada a fuego en las hemerotecas, en los libros… y en las fotografías. Una historia de la que sentirse orgulloso o avergonzado. Una historia de lucha o de sumisión, de libertades o de dictaduras, de desaparecidos o de reencuentros. De héroes y de villanos. Una historia que nos persigue.

BpiJCTwCYAEVNyd