Un día más en el paraíso

Un motivo para NO ver la televisión

Un día más en el paraíso.

Autor: Eddie Little.

Editorial: Sajalín.

portada-un-dia-mas-en-el-paraiso_q9jnp2d

Eddie Little, escritor californiano que murió en 2003 con cuarenta y siete años, esnifó por primera vez pegamento cuando tenía ocho. Se nota. En cada palabra, en cada párrafo, en cada página. Little sabe de qué escribe cuando cuenta la historia de Bobbie Prine, un chaval de catorce años que en solo unos meses pasa de reventar tragaperras a triunfar en las grandes ligas del crimen. Bobbie es Eddie, y “Un día más en el paraíso” su estremecedora autobiografía, un libro repleto de acción que se lee al ritmo de las anfetas y te deja tan doblado como un zurriagazo de jaco. Un clásico del robo y la drogadicción.

Bobbie se cree “un Robin Hood honrado y drogadicto de catorce años”. Casi acierta. En realidad es un delincuente de medio pelo que esnifa speed, se pone “hasta el culo” de pastillas y de vez en cuando se pincha caballo. Para financiarse estos insignificantes vicios comete “pequeños delitos”, como robar radiocasetes de coche. Trapichea, 200 ó 300 dólares a la semana, poca cosa. “Lo único que excede a mi arrogancia es mi ignorancia”, asegura, consciente de sus limitaciones.

Pero conoce gente. Gente que parece la adecuada para hacer realidad sus ambiciones. Primero Rosie, una portorriqueña-irlandesa de diecisiete años con los ojos “tristes y extraviados”, se convierte en su novia. Después Mel y Syd, una pareja de ladrones adultos y profesionales, le cuidan tras una salvaje paliza. Mel se convierte en su Pigmalión. Un hermano mayor que le guía por los caminos del hampa, le hace crecer a golpe de atraco y le siembra el camino de trampas: “Tu amigo Mel es el judío más descerebrado que he conocido en mi vida, pero según tengo entendido hay por ahí un país entero lleno de ellos: Israel. Esos sí que son unos hijos de puta”, le dice el doctor Ben.

Y es que en este “Un día más en el paraíso” encontramos mucho más que atracos a almacenes de droga, cócteles de estupefacientes y personajes con tendencia a la autodestrucción. Problemas emocionales y sociales, incapacidad de amar y expresar sentimientos, el fracaso de la justicia y el sistema penitenciario, la hipocresía de la droga… y por supuesto el racismo: “Vamos chaval, espabila. Si Rosie no pone a parir a los negratas, me como ahora mismo el volante. Todo el mundo se caga en todo el mundo, los negros en los hispanos, los hispanos en los negros, y todos, los negros y los hispanos, en los paletos blancos, en los irlandeses de mierda, en los blancuchos y en los blanquitos, llámalos como quieras. Mel es un puto judío, un usurero, un pichacortada; con esa cuadrilla en la que andas metido tendrías que pasarte todo el tiempo asegurándote de no herir los sentimientos de nadie…La regla es la misma en todas partes: en cuanto un grupo étnico sale de la habitación, se abre la veda”.

“Un día más en el paraíso” tiene todo aquello que buscan los fieles lectores de la colección “Al Margen”, el reducto para manguis, drogatas y convictos de editorial Sajalín. Y lo tiene a lo grande, en intensidad y calidad. Una escapada épica de las dos parejas en busca de no saben muy bien qué, complicada por las adicciones desbocadas, la violencia irracional y unos sueños condenados a fracasar. La historia de una derrota anunciada. Sin duda, uno de los mejores títulos de este catálogo.

Tags: ,

{ 20 comentarios ... ¡haz el tuyo! }

  1. Whelan Quarrelsome

    Make love, not money…

    Responder

    Selito Reply:

    No te limites a tí mismo, se emprendedor: Make money making love… Luego vendrá Riverita a regularizarte, trankilo ;)

    Responder

  2. Yo creo que “pichacortada” no viene en el diccionario.

    Responder

  3. Almeida mongolo.

    Responder

  4. Whelan Quarrelsome

    Por si alguien se anima a poner una queja contra el cierre de Madrid Central, no tardará más de cinco minutos. Se agradece la solidaridad pluriregional…
    ;-)

    https://www.defensordelpueblo.es/tu-queja

    Responder

    Cucumber Reply:

    Pues no se puede decir que no lo hayan conseguido, esta mañana el centro de Madrid era un auténtico atascazo, un pandemónium atroz de los que debe poner cachonda a la Ayuso: una señora juraba en arameo sobre el tontainas del alcalde, lo que habéis votado le decía su compañera.

    La página del Ayuntamiento para reclamaciones (a las que tiene que responder personalizadamente y cuando haya 10 sobre el mismo tema debe de estudiar la cuestión y emitir informe. Madrid Central tiene epígrafe propio, el 25), está a estas alturas desactivada.

    Responder

  5. Me llaman de Cáritas para que apokine una cuota mensual contándome lo mal que está todo, que hay un sinfín de familias en Madrid en riesgo de exclusión y tal y cual…

    Les he dicho que mientras la Iglesia apoye al PP abiertamente en programas como El Cascabel de 13TV y al neoliberalismo puro y duro, no les doy ni un puto euro. Que ya colaboro con otras ONGs más coherentes.

    Responder

    Whelan Quarrelsome Reply:

    Asín se habla… o se escribe, mejor dicho. Además de todo eso apoyan al monaguillo monocorde mononeuronal. No se pierdan el próximo año el rally Chamberí-Lavapiés. Viva el humazo!!!

    Responder

    remoloncete Reply:

    ;) :)

    Responder

    hinojosas2004 Reply:

    Es el despelote, Caritas recibe menos del dos por ciento de su presupuesto de la iglesia. Los hombres de negro se lo gastan todo en sus teles, en sus radios y en sus aires acondicionados para evitar que este calor satánico que nos invade derrita sus católicas barrigas. Los católicos se lo deben de hacer mirar y leer los diez mandamientos para entenderlos.

    Responder

  6. Últimamente he tenido que coger bastantes taxis. Estoy cansado de ir con las ventanillas bajadas, pasando calor y tragando CO2. También de tragarme la bazofia de la COPE o el coñazo de la crónica futbolística. Tengo a Angelillo Apósito taladrándome el hipotálamo. Estoy empezando a soñar con el cavernario de los cojones.

    Me plantearé usar más Cabify a partir de ahora, especialmente en verano.

    Almeida putero.

    Responder

  7. Isabelita se queda para septiembre, como lo que realmente es, una niñata de Chamberí mediocre y redicha. Ese toque repelente de hija de empresario fracasado:

    https://www.publico.es/politica/comunidad-madrid-obstaculos-diaz-ayuso-presidenta-comunidad-madrid.html

    Responder

    Whelan Quarrelsome Reply:

    Después de la investidura sin candidato, se van a celebrar en esta nuestra madrileña comunidad un partido de fútbol sin jugadores, una función de teatro sin actores, y una paella popular en la Plaza Mayor sin arroz. ¿Pá chulos nosotros, que no?

    Responder

  8. La platgeta, :lol:

    Responder

    remoloncete Reply:

    Culito, culito…culito lindo…

    Me imagino a la Monasterio sobando un buen culito de macho.

    Con esa sonrisa de cartón piedra que tiene.

    Dame caña Rocío.

    Domíname.

    :)

    Responder

  9. Rocío perra.

    Isabelita, pollita de telenovela sureña.

    Almeida putero.

    Responder

  10. Como me gustaría hacerle un buen enjuague bucal a Rocío.

    Lo siento.

    Soy machista porque el mundo me ha hecho así.

    Responder

{ 0 Pingbacks/Trackbacks }

Responder a Whelan Quarrelsome Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>