Caldo de lombarda

“Permíteme que insista”, dice Matías Prats en un anuncio televisivo. Y permíteme que insista, digo yo en el arranque del post de hoy, puesto que voy a darle una vuelta de tuerca, otra más, al desacreditado tópico que advierte que la justicia es igual para todos. Y es que acabo de leer en el periódico que ha salido de prisión, tras pasar 16 meses en el régimen carcelario más duro, Juan Manuel Bustamante Vergara. Este hombre de 26 años fue acusado de terrorismo. Concretamente de quemar los cajeros automáticos de dos entidades bancarias, de lanzar mensajes en las redes sociales y de poseer sustancias sospechosas.

Las sustancias sopechosas resultaron ser productos de limpieza y caldo de lombarda. Y en el sumario no había una sola prueba de su participación directa en la quema de los cajeros. En contra de Bustamante Vergara, anarquista vegano según los medios de comunicación, pesaba su relación con el movimiento okupa y su presencia en la manifestación Rodea el Congreso. Había sido detenido en tres ocasiones por altercados producidos en este tipo de movilizaciones.

Dieciseis meses entre rejas, acusado de terrorismo mediante pruebas dudosas. En el peor de los casos, quemar dos cajeros. Mientras tanto la Audiencia Nacional dictaba un auto por el que libraba de cualquier medida cautelar a Miguel Blesa y Rodrigo Rato, pirómanos de guante blanco (cientos de miles de españoles estafados por las preferentes y por la salida a Bolsa de Bankia), y calificaba de “intachable” y “cabal” su comportamiento durante el proceso. “Les ampara la presunción de inocencia”, dice el auto pese a que ambos ya están condenados a seis meses y cuatro años y medio de cárcel por el caso las tarjetas black.

Quizá la justicia sea igual para todos. El modo en que se aplica parece evidente que no lo es. “Permíteme que insista”, decimos Matías Prats y yo.

estatua-libertad

Un motivo para NO ver la televisión

Buenos días, guapa

Autora: Maxie Wander.

Editorial: Errata Naturae.

cubierta_s-350x563

Nada más recomendable, solo unas horas después del día de la mujer, que la lectura de este “Buenos días, guapa”, un libro en el que ellas tienen la voz. Escrito en la República Democática Alemana de mediados de los años setenta, reune las historias de diecinueve mujeres. Maxie Wander, la autora, es una fotoperiodista especializada en reportajes, relatos, y guiones que, tras una vida intensa y dura, ofrece lo mejor de sí en esta obra, considerada de culto en las dos alemanias. Normal: se trata de un emotivo y en ocasiones desgarrador boceto de unas mujeres que se enfrentan a una vida difícil, que no siempre tienen futuro y que carecen de formas de expresión. No es fácil ser mujer, no lo era en la RDA de 1977, fecha en que se publicó esta deliciosa descripción de unas fascinantes vidas anónimas.

“Por lo demás, he leído poco, soy de lo más inculta. No conozco a Thomas Mann, la Muerte en Venecia, sólo por la película, y así con todo. A veces me da rabia. Pero me gusta cuando alguien me dice: Oye, Bárbara, tú tienes por delante un montón de cosas bonitas que los demás han dejado ya atrás, alégrate. Y es lo que hago. Uno me llamó narcisista una vez. Pero eso no me afecta. ¿Cómo tendría que vivir? Negarse a sí mismo puede valer para los mayores”. Bárbara.

Bárbara, grafista, soltera, veintitrés años. Su amiga se llama Karin, su amigo Georg. No ha tenido tiempo de preguntarse lo que quiere, va sola a las fiestas, no se imagina una vida en pareja, los celos no son lo suyo. Cómo es la vida de otras personas, eso es la política para ella.

Rosi, secretaria, casada, treinta y dos años y una hija. No es de esas mujeres que se creen que sólo pueden ser felices con un hombre. Piensa que todo puede aprenderse, incluidos amor y sexo, y cree que se debe educar a la gente en una sexualidad sana.

Erika, asistente de escena, separada con dos hijos, cuarenta y un años. Fue facturada a Berlín con toda su infancia estrujada en una maleta. Es feliz, o al menos lo ha sido, pero teme la indiferencia, la fálta de vínculos. No necesita a los hombres, vive la sexualidad en un pánico continuo, su marido era comunista. Estudió, luchó y ha vuelto a vivir.

Berta, casada con un hijo, sesenta y cuatro años. La abuela nació en 1901, se espresa con dificultad, con ocho años cosechaba centeno, con catorce dejó de estudiar, trabajó en una fábrica, vivió en casa de unos tíos en Berlín, vió la guerra y vivió la miseria, dio a luz con 25 años. Ve la tele y pide que le lean.

“¿Sabes?, tuve una vida tan rica… y por eso fui yo también polifacética. Ahora lo echo mucho de menos. Aquí no hay más que política, y basta. Dios mío, a mí nadie me dio la lata con la política. No tenía que hacer nada, sólo tenía que tocar el piano, bailar, estar contenta, nada más. Mira estas revistas, ahí puedes repasar nuestra vida en la Asociación de Artistas. Aquí está Isadora Duncan, era la mejor bailarina descalza del mundo, con velos, al ritmo de una romanza de Mozart o algún otro”. Julia, noventa y dos años.

“Buenos días, guapa” debería estar titulado en plural. Son varias las mujeres que nos deslumbran con sus vidas sencillas, con su derroche de humanidad, con esa visión personal y humilde de toda una existencia. El resto es simplemente perfecto. Un libro grande en su demoledora sencillez.

Tags: , ,

{ 35 comentarios ... ¡haz el tuyo! }

  1. Albricias

    Responder

    Mecacholo Reply:

    Sub-albricias.

    Responder

  2. Pues sí, parece que los medios se han olvidado de informar, o de pedir explicaciones ante esa desfachatez, y siguen con sus crímenes, desapariciones, las presiones de Podemos a la prensa capitaneadas por Victoria Prego y, por supuesto, el autobús de “Hazmereír” (asociación fundada por el sobrino de Rato)

    Para colmo hoy Aguirre, cada vez más acorralada, nos repite que ella no sabe nada de corrupción.

    Hasta cuando durará esto.

    Responder

  3. Buenos días guap@s

    Responder

    Walden Reply:

    Está claro que la expresión “Qué injusta es la vida” está lejos de quedarse desfasada… aunque no nos queda otra de hacer lo que podamos para intentar evitarlo.

    Responder

  4. Dejaos de chorradas. Ni La Que Se Avecina, ni Cuéntame, ni Falcon Crest, ni La Dama de Rosa, ni Dinastía, ni Friends, ni Los Roper, ni siquiera Los Simpson.

    No hay serie más interminable ni sorprendente que “La Justicia es Igual para Todos”. Cuando pensamos que ya está agotada, que esta temporada será la última, que no tiene nada más que ofrecer, siempre llega algún juez o fiscal para darle un giro más al guion, para maltratar un poco más retorcidamente a cualquier piltrafilla muerto de hambre que pasaba por allí al mismo tiempo que limpia obsequioso los zapatos del poderoso o el ricachón, que al final siempre acaban siendo el mismo. No hay serie más realista, ni más adictiva, ni más dura que “La Justicia es Igual para Todos”, la serie que siempre es capaz de aplastarte un poco más contra el suelo cuando ya estás totalmente derrotado y pisoteado, la serie que siempre tiene un capítulo más cabrón y desalmado que el anterior, la serie que llevará mucho más allá de los límites que, ingenuo, creías conocer, a la indefensión, el descrédito y la indignación.

    Por favor, un Ondas ya. Qué coño un Ondas, un TP de Oro. Qué coño un TP de Oro, un Grammy. Qué coño un Grammy, un Razzie.

    Qué coño un premio, un monumento. Un Valle de los Caídos ya para “La Justicia es Igual para Todos”.

    Responder

    elnene Reply:

    Ya te digo. Lamentablemente conozco bastante de cerca un capítulo de “La Justicia es Igual para Todos” y es desasosegante. Luego están los mismos de siempre que cacarean las bondades de nuestra democracia. Cómo se nota que a ellos no les afecta. No te puedes hacer idea de lo injusta que es la Justicia, por mucho que leas casos como este en los medios, hasta que le toca a alguien cercano. Siempre piensa uno que solo ocurre en países del tercer mundo, pero el tercer mundo está aquí mismo, bajo nuestros putos pies, y el personal a por uvas.

    Responder

  5. Apunta a finde primaveral

    Responder

    Sir Charles Reply:

    Cambiate el nick a Ojo de Halcón.
    Salud

    Responder

  6. Ejem,… “Dieciseis”, “espresa”.

    Responder

  7. Vo a echarle un vistazo a ese libro en una librería.

    Responder

    elnene Reply:

    Yo lo acabo de pedir por internet, que no tengo tiempo para la vida bohemia. 8-)

    Responder

    Mr. Remo Reply:

    Yo ya lo tengo. Te j…. :)

    Responder

    elnene Reply:

    Suertudo. No me cuentes el final.

    Responder

  8. Para continuar un poco con la conversación de estos últimos días, en un plan un poco más relajado, y de paso echarse unas risas sanas y sin prejuicios: “La teoría de la idiotez masculina”, http://www.jotdown.es/2016/01/la-teoria-de-la-idiotez-masculina/. Muy recomendable, no os lo perdáis, y si ya quiere uno ponerse algo más serio, mirad los comentarios, porque muchos no tienen desperdicio y dan que pensar.

    Un estudio publicado en el British Medical Journal en diciembre de 2014 utilizaba los premios Darwin para comprobar la llamada «male idiot theory» o teoría de la idiotez masculina. Según esta hipótesis de trabajo muchas de las diferencias en los comportamientos de riesgo, las frecuencias de ingresos en servicio de urgencias o la mortandad se podrían explicar con un sencillo postulado: los hombres somos idiotas y los idiotas hacen cosas estúpidas.

    Responder

    Cucumber Reply:

    “la evolución no siempre premia la inteligencia” :)

    Responder

    Selito Reply:

    Ejem…. Sin duda gracioso, pero….. Es un fake.
    Resulta que el British Journal of Medicine, una de las revistas médicas de mayor impacto en UK, tiene como costumbre centenaria publicar todos los Diciembres un artículo de coña de los temas más variopintos.
    Hace un par de años se publicó un fascinante estudio epidemiológico sobre las formas de transmisión de la infección zombie y las posibles formas de control y erradicación de la enfermedad, donde toda la bibiografía eran las principales pelis, libros y comics al respecto, incluido el Walking Dead, La noche de los muertos vivientes, etc. Creo recordar que lo likeé aquí.
    Hace más años publicaron un estudio randomizado para demostrar que tirarse de un avión con paracaidas es significativamente más seguro para la vida que hacerlo sin (y no pudieron hacer el estudio porque no encontraban sujetos para el brazo experimental, sin paracaidas)
    Dejo enlace de Diciembre pasado donde se hacía un repaso a algunos de los más signififcativos, donde se menciona este de la estupidez masculina que nombras…
    http://www.bmj.com/content/bmj/355/bmj.i6679.full.pdf
    El autor de JOtdown lo apunta en la última frase, aunque no deja claro, creo, que es de coña total…. El que el autor principal tenga 15 años debería dar una pista ;)

    Responder

    qq Reply:

    Bueno, la redacción del artículo hace pensar que sí puede ser una coña, y lo de los 15 años es verdad que es una pista. De todas formas, coña o no, ahí están los datos, es como para planteárselo, aunque puede ser una de estas en las que correlación no implica causalidad. Y como digo arriba, en los comentarios hay quien se lo toma más en serio y, desde luego, plantea cosas que dan que pensar. En fin, que yo no descarto nada. Cipolla…. para machos :mrgreen: .

    Responder

  9. Yo quiero ser mujer o trans o gay. Que los héteros ya no se llevan nada. Ni tan siquiera los bisexuales tienen ya appeal

    Voy a montar un negocio de zurullos envasados al vacío.

    Vivimos consumidos por el consumo.

    Mientras tomo un café en un bar oigo que una señora le dice a otra: “Piensa como quieres vivir, si no, acabarás por pensar como has vivido”. Me que’do flipao. Aunque no estoy de acuerdo por Freud y todo eso, el asunto tiene su miga.

    Estamos insertados en el mundo como una aceituna ensartada en un palillo.

    Sastre siempre estuvo anclado en el pobre voluntarismo.

    Psibilino.

    Responder

    qq Reply:

    Ufff, pues toma, más JotDown (por Darwin, Sir, no mires): http://www.jotdown.es/2017/03/usted-puede-infeliz/. Un artículo de esos de verdad verdadera, oiga.

    Todo este empeño por ser feliz ha servido para convertir a la felicidad en un bien de consumo, que se adquiere bajo la forma de libros de psicología barata, charlas motivacionales, retiros para encontrar the bright side of life. Que el capitalismo haga de las suyas no debería extrañarnos. Pero me inquieta esta cosa infantil del querer ser feliz siempre. La tristeza es, a veces, tan inevitable como sana. Tuve noticia de que hay gente que no pone películas de Disney a sus hijos porque la madre de Bambi se muere. Si non é vero, é ben trovato. Tu trabajo es una mierda, pero tú, feliz. Se mueren tus padres, pero tú, feliz. Hay algo horripilante en todo esto.

    Yo estoy en ello. Aunque incluso ser infeliz sea difícil. Buen fin de semana.

    Responder

    Mr. Remo Reply:

    La única forma que conozco de ser feliz es el “accidente cardiovascular”. Y, en algunos caso, ni eso. Pero tiene que ser jodido. Vamos, de quirófano y abrir de abajo arriba. Un cateterismo es, a todas luces, insuficiente. Lo que ocurre es que tienes que tomar el Sintrom y comer sin sal para el resto de los días. Y es una putada gorda. Amén de andar 4 km diarios. Lo que es una esclavitud. Y no comer chorizo ni salchichón ni chocolate ni café.

    Un cáncer superado también puede ser la solución.

    Responder

    Cucumber Reply:

    Cuestión de seguir las instrucciones, :roll:

    http://s292247046.mialojamiento.es/richdadclub.es/images/rat_race.jpg

    Responder

  10. Abel Azcona se deja tatuar en la zona perianal:

    http://www.elespanol.com/cultura/arte/20170310/199730139_0.html

    Después de esto sólo nos queda Carver y la cerveza.

    Responder

    elnene Reply:

    Me encanta este tipo. La verdad es que tiene huevos.

    Responder

    Cucumber Reply:

    La connerie n’a pas de limite (Jean-François Revel, filósofo racionalista y padre del monje feliz que aparece en el artículo enlazado por qq)

    Responder

    Mr. Remo Reply:

    Me acabo de enterar que hay cursos de “tanatoestética”.

    Responder

  11. La justicia somos todos. Ayer veia el parte y me decia, como puede haber gente que comercie con enfermedades terminales para arañar unos duros (van dos casos en poco tiempo), y luego sale el caso palau con Mas arrastrando a una región a la independencia para tapar las golferias de su partido, despues Pujol Jr, llevando dinero en helicoptero a andorra, el PP de madrid de cuya financiacion Espe no estaba al tanto (se cree de sangre real?), Rajoy pitorreandose de Rivera amenazando con llevar la comision al senado, que es suyo…. y claro, al final es normal que la golferia caiga en cascada.

    Por supuesto los de mas arriba juegan como el barsa, con red, el comodin del arbitro y si hace falta el deus ex maquina, pero admitamoslo, la justicia solo es una cara mas de la podredumbre, todo esta podrido, corrupto, equivocado.

    Responder

  12. Ciudadanos paga las obras de su sede con dinerito público. Ahí, apuntando maneras, para no decepcionar luego. :-)

    Responder

  13. Pero qué coj… pero cómo no habiáis informado de esto…

    Suecia recupera el servicio militar obligatorio.

    http://internacional.elpais.com/internacional/2017/03/02/actualidad/1488460140_316724.html

    Responder

    Mr. Remo Reply:

    Ahora que empezaba a superar lo de Venezuela y ahora esto :cry:

    Responder

  14. Anda, que menudo favor le hizo ayer en “La Sexta Noche” Vestrynge a la Cifu. Si no lo veo, no lo creo. Le hizo un favor o se lo devolvió. A saber.

    Sólo hace falta ya que Monedero coma con ella dos veces por semana y que lo aireen en las redes sociales.

    Responder

  15. http://m.eldiario.es/theguardian/Mueren-robots-esperanza-limpieza-Fukushima_0_620488846.html.

    Un ejemplo de que la energía nuclear es, de largo, la más cara. Pasarán siglos y seguiremos pagando.

    Responder

{ 0 Pingbacks/Trackbacks }

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>